Este Primero de Mayo será sin instalar la tradicional exposición fotográfica en la plaza de Puente Alto y sin instalar los stands informativos de revistas y libros, sin las masivas marchas y concentraciones. Según el Ministerio de Salud, en su Informe Epidemiológico, reveló que Puente Alto pasó a ser la comuna con más casos de contagios por Covid-19 en el país.

Enfrentamos una pandemia global. Las grandes epidemias que han afectado al mundo, en otras épocas, como la malaria, cólera, peste negra, el ébola, gripe aviar, la peste bubónica, han dejado muertes y enseñanzas. Hoy, encuentra a gran parte de las autoridades de salud, no preparadas y carentes de políticas públicas creíbles, ya que cientos de miles, sufrirán la agresividad de estas partículas virales. Hay que escuchar a los epidemiólogos y los virólogos y acudir a la ciencia climática y a la ciencia médica.

Hay que promover la higienización de los espacios públicos y del transporte. Los y las trabajadoras y sus familias, son el sector más desfavorecido, quienes viven en hacinamiento. Muchos ya están desempleados. En esta pandemia, más que distanciamiento social e individualismo, es distanciamiento físico lo que necesitamos los seres humanos.

Al desempleo, se agrega la angustia de quienes perciben ingresos bajos, contratos precarios o temporales, personas endeudadas, hasta tres veces su ingreso anual, las y los asalariados viven para las deudas y la pobreza se disfraza, se torna más visible que aparente.

Recuperar el control popular de los millonarios fondos sociales de los trabajadores, hoy administrados por compañías extranjeras o monopolistas nacionales a través de las AFPs e ISAPRES. Renacionalizar el cobre para tener recursos para enfrentar la crisis. Reformar la legislación laboral, para un entendimiento social y popular.

Los trabajadores y trabajadoras de los servicios de salud, exponen sus vidas, por la ciudadanía, con recursos insuficientes para evitar sus contagios. Los poco considerados recolectores de la basura que trabajan día a día en las poblaciones, los que trabajan en el transporte público y en los servicios básicos. A los trabajadores de la farmacias, panaderías, ferias y quienes trabajan por cuenta propia, y en las comunicaciones. En síntesis a los trabajadores manuales y de la ciencia, a todos ellos nuestra solidaridad.

Advertisement

Como lo dijera Luis Emilio Recabarren, fundador del movimiento obrero a comienzos de siglo pasado, “El primero de Mayo quizás no sea una fecha conmemorativa, quizás tampoco sea un aniversario, ni menos una fiesta. El primero de Mayo, debe ser un símbolo y una esperanza, un porvenir y una realidad…Debe ser un día en el cual se den cita los trabajadores del mundo entero para estrechar cariñosamente su amistad; salvando con el pensamiento las distancias, los desiertos, las montañas; en una palabra, salvando las fronteras marcadas por banderas”.

Igualmente, Clotario Blest, fundador de la CUT, desde la cárcel en 1956 afirmó, Los trabajadores de Chile no han sido ni serán aplastados por la tiranía, y si hoy caemos algunos en batalla, se levantaran otros; hasta doblegar la soberbia y prepotencia de la oligarquía económica y sus sirvientes”.

 

Finalmente, el presidente Salvador Allende, el primero de mayo de 1971, nos dijo, “Trabajadores de Chile; Éste no es un día de fiesta; éste es un día de recuerdo, de rememoración. Un día para mirar hacia atrás, más allá y dentro de la frontera de la patria y rendir un homenaje a todos aquellos que, en distintas latitudes, cayeron luchando por hacer más digna la vida del hombre y conquistar la auténtica libertad”.

¡Homenaje a Los Mártires de Chicago, a Los Mártires de la Dictadura, a los caídos en las protestas populares¡

 

Por Ricardo Klapp Santa Cruz

Advertisement
Síguenos:
error1
Tweet 20