Ciencia y Tecnología Redes sociales y Medios

El Gran Hermano ya no pertenece solamente a los libros de George Orwell

El 25 de junio se publicó un informe de Naciones Unidas sobre el “impacto de las nuevas tecnologías en la promoción y protección de los derechos humanos en el contexto de las asambleas, incluidas las protestas pacíficas”. En este informe Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, anuncia a los estados que las nuevas tecnologías deben favorecer, no obstaculizar, el derecho a la protesta pacífica.

 

“El Gran Hermano te vigila” es uno de los lemas de “1984”, novela de George Orwell: su trama ocurre en Oceanía, un país dominado por un gobierno totalitario que mantiene en constante vigilancia a sus ciudadanos e, incluso, insiste en espiar sus pensamientos para mantener el orden.

El informe recién publicado por Naciones Unidas llama la atención sobre varios temas conectados a las nuevas tecnologías que ya al parecer no pertenecen solamente a la ciencia de ficción.

Advertisement

 

Un informe sobre el sobre el “impacto de las nuevas tecnologías en la promoción y protección de los derechos humanos en el contexto de las asambleas, incluidas las protestas pacíficas”.

“Las nuevas tecnologías se pueden utilizar para movilizar a las personas y organizar protestas pacíficas, formar redes y coaliciones y ayudar a las personas a estar mejor informadas sobre las protestas y comprender por qué están ocurriendo, lo que promueve el cambio social”, dijo el Alto Comisionado. “Sin embargo, como hemos visto, pueden ser, y son, utilizados para limitar y violar los derechos de los manifestantes, para monitorearlos y seguirlos e invadir su privacidad”.

Entre otras cosas, el informe proporciona información detallada sobre el uso de la tecnología de reconocimiento facial, que permite la identificación, vigilancia y monitoreo automatizados de manifestantes. Muchas personas ya no tienen el coraje de manifestarse en lugares públicos y expresar libremente sus opiniones porque temen ser identificadas y heridas. Además, es probable que la tecnología de reconocimiento facial perpetúe y amplifique la discriminación, particularmente contra las personas de ascendencia africana y otras minorías.

Advertisement

“Dada la importancia de ejercer el derecho de reunión pacífica para las democracias y el papel que pueden desempeñar las tecnologías de Internet, es esencial que los estados cierren la brecha digital y garanticen un acceso seguro y conveniente a Internet “, dijo el Alto Comisionado.

Ilustración de Patrick RION

Tecnologías y militarización de las protestas pacíficas.

El uso de otras nuevas tecnologías, especialmente armas menos letales y municiones, también están discutidas en el informe. Si bien las fuerzas policiales han utilizado bastones, gas pimienta y gas lacrimógeno durante varias décadas, los avances tecnológicos han llevado al desarrollo de nuevos tipos de armas letales reducidas y municiones utilizadas para combatir a los manifestantes. Las armas de impulso eléctrico como los “Tasers” son parte de ella, así como los proyectiles de impacto cinético, el spray de pimienta y los proyectiles, las armas acústicas y los drones y los sistemas autónomos para lanzar gases lacrimógenos.

“Las llamadas armas menos letales han causado daños catastróficos en las protestas pacíficas en todo el mundo. Si estas armas son necesarias para la aplicación de la ley en ciertos contextos, su uso debe ser monitoreado con urgencia y los estándares de necesidad y proporcionalidad deben cumplir estrictamente”, dijo Bachelet. “Un arma menos letal puede matar si se usa de manera inapropiada, deliberada o accidental. También es esencial que el personal de aplicación de la ley reciba capacitación obligatoria sobre armas de baja mortalidad y que el principio de responsabilidad esté garantizado en caso de violaciones de derechos humanos relacionadas con el mal uso”.

Advertisement

“Las protestas son indicios de que las personas son infelices y quieren un cambio. A menudo son una expresión de su participación en los asuntos públicos. Esta es una verdad incómoda para muchos gobiernos. Su reacción es restringir el espacio para las protestas y culpar a los manifestantes, acusándolos a menudo de ser instigados por elementos extranjeros o incluso criminalizando su acto como terrorismo” se expresó al respecto de esos temas Mona Rishmawi, Jefa de la Subdivisión de Estado de Derecho, Igualdad y No Discriminación de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, (ACNUDH).

“La militarización de la respuesta policial a las protestas pacíficas a menudo lleva a que la comunidad protestante sea tratada como si fuera el enemigo. Además de la criminalización, a veces se imponen toques de queda y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley utilizan la fuerza. Este enfoque de militarización aumenta el potencial de violaciones del uso de la fuerza y ​​alimenta un ciclo de desconfianza y violencia. El uso innecesario y desproporcionado de la fuerza rompe el vínculo entre el Estado y los ciudadanos” siguió Mona Rishmawi.

“En todos los casos, incluso cuando usan armas y municiones menos letales, los agentes de la ley deben cumplir con los principios básicos sobre el uso de la fuerza. Como decimos en nuestro informe, la tecnología está avanzando en el área de armas menos letales. Sin embargo, esto no es una panacea. Estos son menos letales en lugar de no letales. Las armas y municiones menos letales pueden matar y mutilar si se usan incorrectamente y no deben usarse contra manifestantes pacíficos. Nuestra oficina ha notado un mal uso que conduce a la muerte y lesiones desproporcionadas en muchos países donde se están produciendo grandes protestas” declaró la Jefa de la Subdivisión de Estado de Derecho, Igualdad y No Discriminación.

Foto: Elena Rusca

Armas menos letales utilizadas en la militarización de las protestas pacificas.

Advertisement

Lo que cita Mona Rishmawi incluye:

  1. Disparo de botes de gas lacrimógeno y proyectiles de impacto cinético en la cara, cabeza, cara, garganta o cuello de los manifestantes. (Los proyectiles de impacto cinético incluyen balas de goma y bolitas de goma y rondas de “puffs”).
  2. Desplego de irritantes químicos como gases lacrimógenos y gas pimienta en espacios cerrados.

Tres son las recomendaciones principales a los Estados a este respecto presentadas en el informe:

– Los Estados deben abstenerse del uso de armas menos letales en situaciones de control de multitudes que puedan abordarse por medios menos dañinos, y asegurarse de que el uso de armas menos letales se controle de cerca.

– Deben capacitar a sus agentes de la ley en el uso adecuado de armas y municiones menos letales y controlar de cerca su uso durante las operaciones. La publicación de las Directrices de derechos humanos de las Naciones Unidas sobre el uso de armas menos letales en la aplicación de la ley es, creemos, una adición significativa a estos esfuerzos. Las pautas son concisas, fáciles de usar y establecen normas y estándares internacionales sobre el uso de armas menos letales de una manera específica para cada arma basada en escenarios.

Advertisement

– Los Estados también deben garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de los derechos humanos relacionadas con el uso indebido de armas y municiones menos letales por parte de la policía en el contexto de las asambleas a través de mecanismos judiciales o no judiciales.

 

Nuevas tecnologías: ¿un logro o una amenaza por los derechos humanos?

En nuestro mundo actual, las tecnologías digitales son facilitadores clave para protestas pacíficas, participar en asuntos públicos y presionar por el cambio social. Sin embargo, no todas están utilizadas de manera adecuada.

Advertisement

“En el contexto de protestas pacíficas, el uso rutinario del reconocimiento facial sin duda debe sonar las alarmas. Existe un riesgo sustancial de que el uso del reconocimiento facial pueda tener un efecto profundo y escalofriante, lo que lleva a las personas a reconsiderar la participación en protestas y socava su capacidad de expresar sus opiniones y abogar por el cambio” dijo Mona Rishmawi.

El reconocimiento facial constituye un cambio de paradigma: aumenta dramáticamente la capacidad de identificar y rastrear a todos o muchos participantes en una asamblea de manera automatizada.

“En nuestro informe también se describe una variedad de otras prácticas de vigilancia que pueden afectar negativamente el derecho de reunión pacífica. Las autoridades han desplegado un enorme arsenal de técnicas de vigilancia, desde piratería de cuentas y dispositivos hasta el monitoreo sistemático de las redes sociales, la interceptación de comunicaciones. La vigilancia aérea de alta tecnología de los ensambles también es una tendencia preocupante. Las fuerzas policiales en muchos países despliegan rutinariamente dispositivos que se hacen pasar por torres de teléfonos celulares y permiten a las autoridades interceptar o bloquear las comunicaciones de los teléfonos celulares” siguió Mona Rishmawi.

“Con demasiada frecuencia, las autoridades ven las asambleas pacíficas como algo que necesita ser controlado o administrado, en lugar de ser un vehículo crítico para la participación pública en la democracia. La forma en que abordamos las nuevas tecnologías, como el reconocimiento facial, será clave para restaurar el enfoque para proteger la libertad de expresión, ensamblaje y participación” concluyó Mona Rishmawi.

Advertisement

 

Vigilancia digital y COVID-19.

La crisis de COVID-19 ha arrojado inesperadamente a la comunidad mundial hacia aguas desconocidas: la interrupción de las sociedades y las economías está afectando a todos los rincones del mundo.

La crisis también ha sido una lupa para una serie de cuestiones de derechos humanos y ha obligado a las sociedades a realizar intercambios insoportables entre salvar vidas y medios de subsistencia, y entre la salud, por un lado, y la privacidad, la libertad de movimiento y el derecho a reuniones pacíficas, por el otro.

Advertisement

Ya durante una reunión virtual del Consejo de Derechos Humanos en abril se trató el tema del uso de tecnologías de vigilancia digital. Es fundamental que eso cumpla con el derecho internacional y la pandemia no debe marcar el comienzo de una nueva era de vigilancia digital. “Las restricciones relacionadas con COVID-19 no deben exacerbar las violaciones de derechos preexistentes, y las respuestas a la pandemia deben ser proporcionales, con plazos, transparentes y revisadas periódicamente. En consecuencia, los parlamentos, los medios de comunicación y la sociedad civil deberían poder desempeñar su papel”, se pronunció el Consejo “virtual”.

 

Elena Rusca, en Ginebra

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. El control autoritario de los gobiernos ad hoc en el mundo es imparable y el uso de las redes sociales (teléfonos inteligentes) para información poblacional también lo es , a pesar que las fake news ó mentiras ó medias verdades son un porcentaje importante de lo informado ; basta escuchar y leer las informaciones de Trump en Tweet , por ejemplo , para ver cómo se miente y se inventan rumores y chismes que dañan la credibilidad del sistema. Es posible controlar esto ? Lo dudo. Aparte de eso , las autoridades ,por ejemplo , a cargo de los DDHH (en este caso particular) han demostrado ser “parciales” en sus alegatos y manera de actuar ; la Sra. Bachelet es un claro caso de marcada tendencia USA en sus decisiones.Pero la tecnología está
    y llegó para quedarse ; hay que aprender a filtrar y a tragarse algunos cuescos inevitables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *