Crónicas de un país anormal

Término de la monarquía presidencial: la suma urgencia de implantar en Chile un régimen semipresidencial

La Cámara de Diputados no tiene por qué ser sólo un buzón de los proyectos del Ejecutivo, ni tampoco una productora de leyes: una verdadera cámara política representeala soberanía popular.

Este no es el primer intento que realiza la Cámara para analizar tan importante tema. Lamentablemente, Chile no está muy abierto a los cambios y ciertos sectores desprecian toda tentativa para terminar con una Constitución ilegítima en su origen y que radicaliza un presidencialismo monárquico, autoritario y que consagra el desequilibrio de poderes del Estado. Sostengo que esto daña gravemente el prestigio de la política, alejándola de los ciudadanos y convirtiéndola en un pragmatismo sin sentido o una excremente institución.

 

El único factor de poder del Legislativo en las Constituciones de 1925 y 1980, que tienen carácter vinculante, son las acusaciones constitucionales que, en la práctica, más que una institución judicial, se convierten en un instrumento político; cuando el Ejecutivo pierde la mayoría en ambas Cámaras, la oposición puede utilizar la acusación para bloquear al Ejecutivo poniendo en peligro la sustentabilidad del régimen político. Las pruebas históricas son múltiples:  los gobiernos de Carlos Ibáñez, Jorge Alessandri y Salvador Allende tuvieron minorías parlamentarias. Algo similar ocurrió con el gobierno de Michelle Bachelet al perder la mayoría en el parlamento y hoy la coalición por el cambio y el gobierno de Sebastián Piñera es minoritaria en ambas Cámaras. En el fondo, el presidencialismo autoritario sólo puede funcionar bien con mayorías partidarias en el Parlamento o, al menos, con un tercio de ambas Cámaras

Advertisement

 

Al neoliberalismo reinante no le interesa mayormente la política, pues su objetivo es el mercado y el logro del lucro ilimitado. Como sostienen Thatcher, Bush y Hayek, el mercado es el escenario de la lucha entre individuos y familias, y la sociedad como tal no existe. Como no hay bien común que no sea el éxito económico, el país se convierte en una lucha darwinista por la conservación de las especies, de ahí la separación entre lo económico y lo político, que sostienen muchos de los epígonos del neoliberalismo. La política es una técnica, manejada por especialistas, que carece de toda función social. Para aquellos, discutir sobre regímenes políticos es sólo un juego intelectual.(chile no es una democracia sino una plutocracia)

La mayoría de las Constituciones de nuestra historia chilena han surgido de revoluciones y guerras civiles: la de 1833, de Lircay; la 1925, una intervención militar; la de 1980, de la dictadura de Pinochet. Es cierto que las reformas liberales, (1861-1891), y la guerra civil de este último año, permitieron la interpretación asambleísta de la Constitución de 1833 y, a su vez, la Reformas de los presidentes Juan Antonio Ríos, Jorge Alesandri y Eduardo Frei Montalva radicalizaron, en extremo, el régimen presidencialista de 1925. El gobierno de Pinochet construyó una nueva Constitución, por medio de la cual el presidente de la república pasa a ser un monarca o un dictador, convirtiendo el Congreso en una mascarada, carente de todo poder de fiscalización. (Chile es una plutocracia pretoriana)

Todas las constituciones modernas contienen elementos de llamada democracia directa, es decir, la participación de los ciudadanos más allá de las elecciones periódicas; incluso, la Constitución presidencialista de 1925 incluyó el plebiscito. En la actualidad, muchas constituciones plantean la iniciativa popular de ley y la revocación de mandatos para todos los cargos emanados de la soberanía popular; en este campo, creo interpretar que hay mayor consenso que en la instalación de un Primer Ministro.

Advertisement

Chile es un país tremendamente centralista: las asambleas provinciales, contenidas en la Constitución de 1925, jamás fueron aplicadas. También hay bastante consenso, salvo por la opinión del ex presidente Aylwin, en la elección directa de intendentes y consejeros regionales, eliminando el inútil cargo de gobernar provincial.

Personalmente, soy contrario al sistema bicameral: en la mayoría de los regímenes políticos –parlamentarios o semipresidenciales- el senado es puramente decorativo o sólo está limitado a facultades judiciales, y sólo en el régimen presidencial de Estado Unidos y sus imitaciones latinoamericanas el senado legisla junto con la cámara política.

Estimo de suma urgencia la implantación de un régimen semipresidencial, con elementos fundamentales de democracia directa, y un país descentralizado, con amplios poderes a los gobiernos regionales. Este sistema debe contener los siguientes elementos:

 

Advertisement

Un presidente elegido cada cuatro años, a cargo de las relaciones exteriores y de la defensa nacional

Un primer ministro, elegido por la mayoría parlamentaria.

Disolución de la asamblea nacional por parte del presidente de la república y referéndum popular.

Plebiscito revocatorio para todos los cargos de soberanía popular.

Advertisement

Iniciativa popular de ley

Compatibilidad entre los cargos de ministro y parlamentario

Creación de las instituciones de defensor del pueblo y de derechos humanos.

Parlamento unicameral

Advertisement

Sistema electoral proporcional

Garantía explícita del derecho a la educación, salud, vivienda de calidad

La propiedad de las tierras, minas, aguas y energía, por parte del Estado

Primacía de los Tratados Internacionales sobre la legislación interna

Advertisement

La propiedad está al servicio del bien común y puede ser expropiada, basada en interés común.

 

El primer ministro depende del presidente es un fusible como todos los secretarios de Estado (amplio no emergen del ejecutivo sino del primer ministro

 

Advertisement

Nuevas instituciones sometidas a la asamblea

 

Asamblea nacional 500 miembros

 

Advertisement

De los asambleístas

 

10% Pueblos originarios

50% Mujeres

Advertisement

 

La prevaricación en el caso de cualquier funcionario es pena con la muerte civil de por vida

 

El ministerio publico fiscales y director son pasibles de muerte civil al cometer prevaricación de por vida

Advertisement

 

Los fiscales son elegidos por los ciudadanos mediante plebiscito

 

Todo funcionario público tiene por deber defender el dinero publico

Advertisement

 

Las infracciones a este precepto serán penadas a un mínimo de 5 años y cárcel efectiva.

 

El defensor del pueblo debe proteger el respeto a los DDHH y debe querellarse contra cualquier autoridad que los atropelle

Advertisement

 

El banco Central es autónomo y rinde cuentas solamente a la asamblea

 

Sueldo máximo para los funcionarios del estado

Advertisement

 

Chile es una república el voto debe ser obligatoria y la multa a su incumplimiento debe ser muy alta

En toda papeleta habrá la opción rechazo si son más que los positivos se   anula la elección y de repartirse se declara que la ciudadanía rechaza la institución. Se cree otra

Y se condena a sus miembros por notable abandono de sus deberes.

Advertisement

 

Chile es una república, social, multicultural semipresencial. Descentralizada los pueblos originarios son naciones en igualdad con la chilena.

 

El estado debe garantizar el derecho a la vida, la libertad. La igualdad. La salud. el techo y el abrigo

Advertisement

 

El agua, el aire, los cielos son todos los chilenos y ningún poder puede enajenarlos, arrendarlos sin ser APROBADOS en un referéndum

 

Rafael Luis Gumucio Rivas (El viejo)

Advertisement

10 9 2020

 

FUENTE

 

Advertisement

Informe de Marco Enríquez comisión de reforma del régimen político

 

Advertisement

Related Posts

  1. Qué horror y qué sabiduría informada con virus fuerte
    Es un “ejemplo” de belleza y “inteligencia”. no hay dudas
    a pesar de que faltan citas “sabias” de historia antigua
    o anticuada…

  2. Me parece un buen listado para dialogar respecto a una nueva constitución.No concuerdo con el voto obligatorio y sus multas.
    La idea de primer ministro como líder político es mejor que el presidencialismo autoritario.La elección de magistrados y varios cargos de control (Jueces , contralor , SII ) harían posible mejorar los controles del Estado y terminarían con los dedazos políticos ó familiares y tendrían la confianza de los electores….etc

  3. Sergio Blaset Castro says:

    Un trabajo excelente y concuerdo con que, las tesis expuestas deben ser incluidas o, a lo menos debatida por la asamblea constitucional, o como se la llame definitivamente. Discrepo con eso de la primacía de los Tratados internacionales sobre la legislación interna. En Rusia votamos, no hace mucho, por lo contrario. Es cierto que, todo debe ser muy concreto, pues hay casos y casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *