Mundo

Uigur, una historia de discriminación

El este de Turkestán (conocida como la Región Autónoma de Xinjiang) comparte fronteras con China, Mongolia, Rusia, Tíbet, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India, y es el hogar de al menos 11 millones de uigures, según cifras oficiales del gobierno chino. La región se considera “autónoma”, pero nunca ha gozado de una verdadera autonomía, al igual que las regiones vecinas, la “Región Autónoma del Tíbet” y la “Región Autónoma de Mongolia Interior”. Por el contrario, el gobierno central ejerce allí un control más estricto que en las demás provincias no “autónomas” del país, y las minorías étnicas originarias de sus regiones enfrentan una creciente política de asimilación.

La hija de un condenado a cadena perpetua uigur nos comparte su historia.

Cuéntame la historia de tu padre.

¿Por qué fue condenado a cadena perpetua en 2014?

Advertisement

Fue condenado a cadena perpetua por cargos relacionados con el separatismo. Pero hasta ahora no estoy muy segura de cuál es la verdadera razón por la que el gobierno lo condenó, porque mi padre no es el tipo de persona a lo que el gobierno dijo que es. No es un separatista, ni una sola vez ha mencionado la independencia, no es un extremista ni alguien que aboga por la violencia. De hecho, tiene una de las voces más moderadas, y todo lo que quería hacer era ayudar a crear una coexistencia pacífica entre los chinos Han y los uigures en China proporcionando una plataforma para que la gente creara entendimiento entre ellos.

Creamos Uyghurbiz.com, dado que las plataformas de redes sociales como Twitter, Instagram, los motores de búsqueda como Google están prohibidas en China, y todas las demás plataformas en China suelen estar fuertemente censuradas.

Por eso mi padre pensó que tener una plataforma como Uyghurbiz.com para que la gente compartiera sus pensamientos libremente podría ser muy útil para que la gente Han y los uigures se conozcan mejor unos a otros para evitar tener estereotipos. Pero, aparentemente, el gobierno chino lo consideró una amenaza.

Advertisement

¿Ha tenido contacto regular con él desde 2014?

La última vez que hablé con él fue el 14 de enero de 2014, que fue el día antes de que lo arrestaran en nuestro apartamento en Beijing. Antes de su arresto, solía hablar con él por Skype todos los días. Pero después de que lo arrestaron el 15 de enero de 2014, no pude contactarlo. No sabíamos a dónde lo llevaron hasta mayo de 2014, después de mi testimonio ante el Congreso.

¿Qué medidas tomó en su defensa?

He intentado todo lo que he podido para conseguir su liberación. No importa si se trata de su caso con las universidades, con los funcionarios del gobierno, con los medios o incluso escribiendo un libro. Desafortunadamente no he tenido suerte hasta ahora para sacarlo.

Advertisement

¿Cuál es su esperanza para la situación? ¿Qué pasos crees que puedes seguir para ayudar a tu padre?

Espero que todas las personas inocentes como mi padre que están encerradas ilegalmente puedan ser liberadas lo antes posible. También me gustaría seguir haciendo todo lo posible para que mi padre sea liberado, no estoy seguro de qué camino funcionará eventualmente, pero no quiero rendirme.

Y luego tú: ¿tuviste que huir de China por eso? ¿Podrías contarme un poco más sobre tu propia experiencia?

Vine a los Estados Unidos cuando tenía 18 años, estaba planeando ir con mi padre a los Estados Unidos porque fue invitado por la Universidad de Indiana como académico visitante. Pero mi padre fue arrestado en el aeropuerto (2013, 2 de febrero) y me permitieron irme probablemente porque era un adolescente y parecía no tener ninguna amenaza para ellos. (Al respecto de mi padre, él fue liberado del aeropuerto 2 días después y puesto a los arrestos domiciliarios durante unos 11 meses).

Advertisement

¿Cuál es la situación de los uigures?

En la actualidad, más de 1 millón de uigures han sido encerrados en los denominados “centros de reeducación”, donde las personas son obligadas a realizar trabajos forzados, donde las mujeres son esterilizadas a la fuerza, donde las personas son torturadas y adoctrinadas y forzadas alejarse de sus familias.

El gobierno chino no debería poder seguir adelante con este abuso de los derechos humanos. Debemos seguir abogando por el fin de los centro de reeducación. Se deben respetar los derechos humanos de los uigures. La comunidad internacional debe seguir hablando de los uigures y presionar al gobierno chino, ya sea con sanciones económicas o presiones políticas. Las empresas también deberían existir en la región uigur y poner fin a las relaciones con los proveedores que están involucrados en abusos a los derechos humanos, esta es la única forma de garantizar que esas empresas no se beneficien de la explotación.

Advertisement

El contexto.

El pueblo uigur ha vivido en un clima de tensión continua durante décadas, pero la represión se ha intensificado inconmensurablemente desde 2016.

La llegada de Chen Quanguo como secretario del Partido Comunista a la región Uigur, anteriormente conocido por su puño de hierro en el Tíbet, marcó notablemente el comienzo de una represión sin precedentes en la región. De hecho, introdujo un avanzado sistema de vigilancia que le permitió al gobierno chino controlar completamente no solo cualquier movimiento en la región, sino también interferir en todos los aspectos de la vida diaria de los uigures, ya sea en la esfera pública o privado.

Durante la última década, al pueblo uigur se le han arrebatado sus libertades fundamentales, especialmente en términos de libertad religiosa, derechos culturales, derechos lingüísticos y libertad de movimiento.

Advertisement

La entrada en vigor de leyes y medidas draconianas, dirigidas explícitamente a los uigures y su forma de vida, en nombre de la seguridad política del país, y una llamada “lucha contra el terrorismo”, han transformado la región en una prisión al aire libre.

De hecho, el 1 de enero de 2016, China introdujo una nueva ley antiterrorista que consagró en una disminución drástica de la libertad, criminalizando el estilo de vida uigur a través de definiciones intencionalmente vagas y abstractas de “terrorismo” y “extremismo”, conduciendo a graves abusos contra los derechos humanos.

Esta ley ha sido severamente criticada por la comunidad internacional por su lenguaje excesivo e impreciso, incluso por una docena de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas en una extensa carta al gobierno chino en noviembre de 2019[1].

Es 2017 que marca el surgimiento de la vasta red de campos de reeducación en la región Uigur.

Advertisement

Los informes de investigación basados ​​en datos de imágenes satelitales fueron las primeras fuentes de evidencia obtenidas del exterior que demuestran la existencia y desarrollo de estos campos.

Desde entonces, una cantidad creciente de informes de organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, así como la del Comité de la ONU contra la Discriminación Racial en su revisión de China en agosto de 2018, expuso el sistema de internamiento chino que hoy alberga entre 1,8 y 3 millones de uigures y otros pueblos de idioma turco, todos detenidos arbitrariamente, sin posibilidad de acceso a un abogado, y expuestos a torturas y tratos inhumanos.

Recientemente, la publicación de 400 páginas de documentos secretos extraídos del Partido Comunista Chino y publicados por el New York Times en noviembre de 2019, a saber, los “Cables de China” expuestos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y la “Lista Karakax”, expuso el carácter político de estos campos de internamiento y reeducación política, así como las condiciones en las que viven los detenidos. El adoctrinamiento político, los malos tratos y la tortura son prácticas habituales dentro de los campamentos.

“Me preocupan los uigures”, declaró Michelle Bachelet durante el discurso de abertura de la 45° sesión del Consejo de Derechos Humanos. “Mi Oficina sigue colaborando con el Gobierno chino sobre la situación en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y el impacto de sus políticas en los derechos humanos. A raíz de una invitación del Gobierno de China, he estado discutiendo con las autoridades las condiciones de una posible visita a Xinjiang cuando las condiciones sean propicias”.

Advertisement

Desde la revelación de la existencia de la red de campos de internamiento por parte del Comité de la ONU contra la Discriminación Racial en agosto de 2018, un número creciente de países ha expresado continuamente sus serias preocupaciones y ha pedido el fin de estos campos de internamiento.

“Lo que le está sucediendo al pueblo uigur no es tanto una lucha contra el extremismo o terrorismo como afirma el gobierno chino. Más bien, es otro ejemplo de un pueblo indígena marginado y asimilado por un colonizador”, concluyó Zumretay Arkin, del World Uyghur Congress.

[1] En anexo, la carta.

 

Advertisement

Elena Rusca, en Ginebra

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *