Debate Política Portada

La madre del cordero constitucional permanece en las sombras: una espesa red de trampas, reglamentos y quórums la ocultan

El lenguaje político es hoy elusivo y orillero, hipócrita mejor dicho. Las intenciones verdaderas van debajo del poncho. El político profesional desprecia el discurso ideológico. Emplea las técnicas engañosas del marketing y del management . Es lo que impone el sistema que lo amamanta y que es la regla de oro de la política en tiempos del neoliberalismo.

 

Por eso la “madre del cordero” de la Convención Constitucional permanece en las sombras. Los partidos del sistema –y lo son casi todos- han tejido una espesa red de trampas, reglamentos, quórums y otras zarandajas que subordinan la soberanía popular a la voluntad del neoliberalismo. Eso impedirá que las manos limpias del pueblo escriban la nueva Constitución. Las tramoyas urdidas por la secreta hermandad de partidos, cercenarán las facultades de los convencionales. El poder originario será apuñalado a traición por los partidos. La puerta de hierro para contener los cambios será el quórum de dos tercios. Una mayoría de 66% pesará menos que un paquete de cabritas si la reacción controla el 34% de los votos. Propósito fácil para una derecha que bordea el 40% electoral en los últimos 30 años. Los partidos del sistema han impuesto la discriminación a los escaños de los pueblos originarios. Han recurrido también a diversas martingalas para obstaculizar las candidaturas independientes. Se han esmerado en ensayar las zancadillas a los derechos fundamentales que el pueblo esperaba ver consagrados en la Constitución. La tutoría y administración de los partidos está prefabricando una Constitución que será la versión remozada de la que impuso la dictadura en 1980.

 

La economía de mercado

Advertisement

La “madre del cordero” en esta maniobra es la protección de la economía de mercado. El neoliberalismo es el corazón del sistema y los partidos tributarios lo defenderán con celo de fanáticos y argucias de tahúres del póker político.

El neoliberalismo no solo es una doctrina económica para hacer más ricos a los ricos y empobrecer aún más a los pobres. Es un método que hace coherentes las funciones del Estado e impone un pensamiento único. Es toda una “cultura” de dominación oligárquica que solo será barrida por una revolución cultural surgida desde abajo.

Los 25 partidos existentes son beneficiarios de un sistema que cría a la mayoría a su imagen y semejanza. A cambio de leales servicios reciben recursos, privilegios y honores que permiten a la casta política sobrevivir incluso en medio del desprestigio en que hoy se encuentran. La simbiosis economía y política es hoy absoluta. Cortar su cordón umbilical significaría la muerte de ambos.

Esta es la “madre del cordero” que impide la formación de una lista única de candidatos a la Convención. Las listas únicas por distritos, única manera de superar los 2/3 e imponer la democracia en la Convención, se ha hecho imposible. Los partidos del sistema se han adueñado de la Convención y la manejarán a su antojo para defender el sistema que se prometió cambiar. La lista única –acompañada por una vibrante movilización por la victoria del pueblo- habrían permitido convertir la Convención castrada en una Asamblea Constituyente con todos los poderes que le son propios. Tal aspiración se basaba en la historia de algunos partidos que no hace mucho criticaban el modelo neoliberal y apoyaban la Asamblea Constituyente. Pero esos partidos –autollamados de “centroizquierda” o “socialdemócratas”- cambiaron de sintonía asimilados por el sistema.

Advertisement

Sin embargo –admitamos aunque duela- que el fracaso de la lista única no sólo es fruto de las argucias de los partidos del sistema. También existe grave responsabilidad de partidos y organizaciones sociales que se declaran anti neoliberales. Unos y otros no se han movilizado para imponer con la presión de masas –a las que dicen representar- la única estrategia unitaria y democrática para sepultar la Constitución de la dictadura.

La dispersión política de los sectores democráticas –y la ausencia de una Izquierda capaz de marcar el rumbo de las luchas políticas y sociales-, se hace sentir otra vez con toda crudeza.

A menos de un mes de la inscripción de candidatos a la Convención, el campo popular se encuentra sumido en el sopor de Navidad y Año Nuevo. Temporada de vacaciones y delirium consumista, de los cercos que impone el Covid-19 a la libertad de movimiento y de reunión. Y de la intoxicación de las conciencias con el jarabe ideológico de los matinales y de los papagayos de la política. Lo que ocurrirá en abril –cuando se elijan los convencionales- es previsible. La abstención volverá por sus fueros al comprobar el pueblo que los partidos del sistema se han adueñado de la Convención y que nada cambiará. ¿Y de ahí en adelante? Se armará la de San Quintín porque la paciencia de un pueblo tan maltratado y tantas veces engañado tiene un límite, como advirtió la rebelión del 18 de octubre. Sólo la rebeldía conseguirá los cambios sociales y políticos que el sistema y la casta política se niegan a ceder.

 

MANUEL CABIESES DONOSO

Advertisement

14 de diciembre, 2020.

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Fundador Revista Punto Final

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Así es. Las dos derechas, aterradas por la rebelión de octubre, procedieron a unirse el 15 de noviembre del año pasado y “sacar bajo la manga” un maquiavélico diseño que les permitiera engañar por enésima vez a la sociedad chilena, involucrándola en un “proceso constituyente” que les hiciese creer que ahora sí las cosas iban a ser distintas para que ¡ella misma! legitimara un engendro fraudulento -debido al antidemocrático quórum de dos tercios- destinado a mantener el “modelo chileno”. Ya lograron exitosamente -con el plebiscito del 25 de octubre- hacer creer que la gran mayoría rechazó a las dos derechas, cuando lo cierto es que legitimó su diseño fraudulento. Y ahora la gran mayoría se prepara para ir -cual carneros- a la elección de una “Convención Constitucional” que estará impedida de aprobar democráticamente una nueva Constitución, y que por el famoso quórum de los dos tercios se “obligará” a consensuar una Constitución consensual entre las dos derechas (como en 2005), salvo que los partidos realmente de centro-izquierda se “pongan las pilas” -¡algo que todavía no han hecho y que nada indica que lo van a hacer!- para que lleven a efecto una campaña de denuncia del fraude destinada a elegir un tercio de los convencionales con lo que puedan impedir su consumación; y obligar a que el modelo siga deslegitimado con la actual Constitución de Lagos; la que, además, es más fácil de cambiar (con un 60%, para muchos de sus apartados) que lo que sería la “nueva” Constitución que obviamente requerirá de dos tercios para todos sus capítulos. Además, que la “nueva” Constitución se terminará de legitimar aún más ¡con un plebiscito final ratificatorio! Así, el error reconocido por el actual presidente de la UDI, Javier Macaya, de no haber plebiscitado la “Constitución de 2005”; ahora lo “enmendarán” con TRES ELECCIONES AL HILO…

  2. 5 millones ya pidieron su 10%…..algunos IFE’s y otras engañifas….para tener unas fiestas de fin de año suculentas y mientras dura el “día después” vendrá la fecha tope de inscripción de candidatos constituyentes , más de tres meses antes de la elección , cuando las “no listas inscritas” no se puedan votar ; en los infiernos del Dante , será el purgatorio ó las llamas finales que quemarán la nave hasta la próxima revuelta que la reflote ? Hay tiempo para acuerdos , recaudo de firmas , búsqueda de candidatos , organizaciones sociales activas en pos de la lista única con 78% de “apruebo” ? Los días corren , lárguense ,
    muestren lo hecho , comparen , critiquen y decidan…sin los partidos de los 30 años 1

  3. El Estado siempre ha sido un aparato represivo,que funciona a favor y para defender los intereses;políticos,económicos e ideologicos de la clase dominante(dictadura del capital sobre el trabajo),las leyes existentes,son precisamente,hechas para imponer por la fuerza sus dictados. No hay que olvidar,que en Chile siempre ha habido,masacres,presos políticos y perseguidos, por sus ideas políticas y de emancipación(hay que revisar la historia),así que todo lo que ha pasado hasta ahora,no empezo con la dictadura!? Ademas no hay ningún partido político en estos momentos,que este en desacuerdo con lo que esta pasando(salvo lloriqueos y lamentaciones). Mientra toda esta gente de “izquierda” y por supuesto los de derecha,sigan siendo empleados a sueldo del Estado Capitalista,les interesan más sus bolsillos…….El día que algun@s de estos elementos renuncien al puesto que tienen y a la dieta! Recien allí hay que empezar a creerles(me refiero especialmente a los de “izquierda”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *