Medio Ambiente Mundo Portada

PNUD: Nuestro planeta está en curso de colisión

Un índice global experimental ofrece una nueva medida del progreso humano que ilustra el desafío de abordar la pobreza y la desigualdad al tiempo que se reduce la presión planetaria.

 

La pandemia de COVID-19 es la última crisis que enfrenta el mundo, pero a menos que los humanos suelten su control sobre la naturaleza, no será el último, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que incluye un nuevo índice experimental sobre el progreso humano que tenga en cuenta las emisiones de dióxido de carbono y el material huella.

El informe presenta una dura elección para los líderes mundiales: tomar medidas audaces para reducir la inmensa presión que se está ejerciendo sobre el medio ambiente y el mundo natural, o el progreso de la humanidad se estancará.

Advertisement

“Los humanos ejercen más poder sobre el planeta que nunca. A raíz del COVID-19, temperaturas récord y desigualdad en espiral, es hora de usar ese poder para redefinir lo que significa progreso, donde nuestras huellas de carbono y consumo ya no están ocultas “, dijo Achim Steiner, Administrador del PNUD.

“Como muestra este informe, ningún país del mundo ha logrado un desarrollo humano muy alto sin ejercer una gran presión sobre el planeta. Pero podríamos ser la primera generación en corregir esto incorrecto. Esa es la próxima frontera para el desarrollo humano”, dijo.

El informe sostiene que a medida que las personas y el planeta entran en una época geológica completamente nueva, el Antropoceno o la Era de los Humanos, es hora de que todos los países rediseñen sus caminos hacia progresar teniendo plenamente en cuenta las peligrosas presiones que los seres humanos ejercen sobre el planeta, y desmantelar los graves desequilibrios de poder y oportunidades que impiden el cambio.

Para ilustrar este punto, la edición del 30 aniversario del Informe sobre Desarrollo Humano, The Next Frontier: Human Development and the Anthropocene, introduce una nueva lente experimental a su Índice anual de desarrollo humano (IDH).

Advertisement

Al ajustar el IDH, que mide la salud, la educación y el nivel de vida de una nación, para incluir dos elementos más: las emisiones de dióxido de carbono de un país y su huella material.

El índice muestra cómo cambiaría el panorama del desarrollo global si tanto el bienestar de las personas y también el planeta fueron fundamentales para definir el progreso de la humanidad.

Con el HDI ajustado de presiones planetarias resultante, o PHDI, surge una nueva imagen global, pintando una evaluación menos optimista pero más clara del progreso humano.

Por ejemplo, más de 50 países abandonan el grupo de desarrollo humano muy alto, lo que refleja su dependencia de combustibles fósiles y huella de material.

Advertisement

A pesar de estos ajustes, países como Costa Rica, Moldavia y Panamá se mueven hacia arriba en al menos 30 lugares, reconociendo que es posible una menor presión sobre el planeta.

“El énfasis en los problemas definitorios de nuestro tiempo, como el cambio climático y las desigualdades, nos ayuda a dirigir nuestros esfuerzos hacia el futuro que queremos”, dijo Stefan Löfven, Primer Ministro de Suecia, país anfitrión del lanzamiento del informe.

La próxima frontera para el desarrollo humano requerirá trabajar con y no contra la naturaleza, mientras transformando las normas sociales, los valores y los incentivos gubernamentales y financieros, argumenta el informe.

Por ejemplo, nuevas estimaciones proyectan que para 2100 los países más pobres del mundo podrían experimentar hasta 100 días más de clima extremo debido al cambio climático cada año: eso podría reducirse a la mitad si se aplica plenamente el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Advertisement

Y, sin embargo, los combustibles fósiles todavía están siendo subsidiados: el costo total para las sociedades de la financiación pública.

Los subsidios a los combustibles fósiles, incluidos los costos indirectos, se estiman en más de 5 billones de dólares estadounidenses al año, o 6,5 por ciento del PIB mundial, según cifras del Fondo Monetario Internacional citadas en el informe.

La reforestación y el mejor cuidado de los bosques podrían representar por sí solos aproximadamente una cuarta parte de las acciones previas a 2030 que debemos tomar para evitar que el calentamiento global alcance dos grados Celsius por encima de los Niveles preindustriales.

“Si bien la humanidad ha logrado cosas increíbles, está claro que hemos tomado nuestro planeta por concedido”, dijo Jayathma Wickramanayake, Enviada Juvenil del Secretario General de la ONU. “A través de la voces de los jóvenes del mundo se ha reconocido que estas acciones ponen nuestro futuro colectivo en riesgo. Como deja claro el Informe sobre Desarrollo Humano 2020, necesitamos transformar nuestra relación con el planeta: hacer sostenible el consumo de energía y materiales, y asegurar que cada joven sea educado y empoderado para apreciar las maravillas que una persona sana el mundo puede proporcionar”.

Advertisement

La forma en que las personas experimentan las presiones planetarias está ligada a cómo funcionan las sociedades, dice Pedro Conceição, Director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD y autor principal del informe.

Las desigualdades dentro y entre países, con profundas raíces en el colonialismo y el racismo, significan que las personas que tienen más captan los beneficios de la naturaleza y exportan los costos, muestra el informe. Esto ahoga las oportunidades para las personas que tienen menos y minimiza su capacidad para hacer algo al respecto de eso.

Por ejemplo, la tierra administrada por pueblos indígenas en la Amazonía absorbe, por persona base, el dióxido de carbono equivalente al emitido por el 1 por ciento más rico de las personas en el mundo. Sin embargo, los pueblos indígenas siguen enfrentando dificultades, persecución y discriminación, y tienen poca voz en la toma de decisiones, según el informe.

La discriminación basada en el origen étnico deja con frecuencia a las comunidades gravemente afectadas y expuestas a altos riesgos ambientales como residuos tóxicos o contaminación excesiva, tendencia que reproducido en áreas urbanas de todos los continentes, argumentan los autores.

Advertisement

Según el informe, aliviar las presiones planetarias de una manera que permita a todas las personas prosperar en esta nueva era requiere desmantelar los grandes desequilibrios de poder y oportunidades que se presentan el camino de la transformación.

La acción pública, argumenta el informe, puede abordar estas desigualdades, con ejemplos que van desde tributación cada vez más progresiva, para proteger las comunidades costeras mediante medidas preventivas inversión y seguros, una medida que podría salvaguardar la vida de 840 millones de personas que viven a lo largo de las costas de baja elevación del mundo. Pero debe haber un esfuerzo concertado para garantizar que las acciones no enfrentan más a la gente contra el planeta.

“La próxima frontera para el desarrollo humano no se trata de elegir entre personas o árboles; al abordar la desigualdad, capitalizar la innovación y trabajar con la naturaleza, el desarrollo humano podría dar un paso transformador hacia adelante para apoyar a las sociedades y al planeta juntos”, dijo Pedro Conceição.

 

Advertisement

Elena Rusca, Ginebra

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal en Ginebra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *