Nacional

Homenaje póstumo: ¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!

Advertisement

Brigadista y gladiador venido de otro mundo

Protector anónimo de quienes son cegados en el camino,

héroe antiguo que descuida su propia vida

Advertisement

por saltar en nuestro presente al abordaje

Advertisement

y en defensa del desprotegido,

Advertisement

incluso por la hermana y el hermano desconocido.

Advertisement

 

Manos auxiliadoras del mutilado,

Advertisement

sanador de cuerpos malheridos,

Advertisement

seres humanos que en tu suelo gritan “Chile despertó”

Advertisement

y que se desangran en un país que hace 40 años

huele a injusticia, a maltratos y a patíbulo.

Advertisement
Advertisement

 

Su frente la cubrió en Plaza Dignidad con toda la dignidad posible,

con gritos de justicia y protestando ¡ya basta!

Advertisement
Advertisement

Guerrero brigadista sin armas… inofensivo,

Advertisement

buen samaritano resguardando vidas e integridades

con un cándido escudo de cartón, de papel y lata…

Advertisement

escudo pintado con un pincel que clama al cielo “Brigada NEWEN”,

poesía para mis ojos, para mi alma, mis emociones,

Advertisement
Advertisement

pero que bien adentro de mí a mí me suena como a un “Ni perdón ni olvido”

Advertisement

Pecho siempre erguido y abierto al fierro lacrimógeno partidor de cráneos,

destructor de cuencas oculares;

Advertisement
Advertisement

rostro brigadista sobreexpuesto al químico nazi, psicopáticamente adulterado e intervenido.

Advertisement

 

Nunca le importó a este valiente hermano que cayeran sobre él mil bestias acorazadas…

Advertisement

Máquinas con apariencia humana blindadas por la judicatura,

Advertisement

por el Intendente, por el gobierno, por la complicidad de la prensa oficial, por el Legislativo.

 

Advertisement
Advertisement

Adarga humana viviente

que ofrenda sus ojos inocentes al balazo impune.

Advertisement

¡Todo por sus herman@s, por un Chile humano, por un país mejor,

Advertisement

por un Chile en que los abuelos y abuelas no se mueran de pensión

ni en los pasillos de un hospital público,

Advertisement

vale decir a causa de los abusos dominantes,

Advertisement
Advertisement

por abandono o de hambre y de olvido.

 

Heroico y valiente chiquillo…

Advertisement

¡metido no sé cómo en un cuerpo de adulto!

Advertisement
Advertisement

¡Jamás te amilanó la risa sádica ni el cañón amenazante, abusivo y prepotente

de ningún capitán, de ningún paco, de ningún milico, de ningún sargento!

Advertisement

¡Todos vendidos!

 

Advertisement

Fueron esos los que empaparon de sangre

Advertisement
Advertisement

más de 500 ojos indefensos,

el suelo de Plaza Dignidad, las calles, la geografía de Chile,

y las manos samaritanas de este admirable Primera Línea,

Advertisement
Advertisement

brigadista que se jugó incondicionalmente por las víctimas

de un país maltratado por sus élites, país desvalijado por el poder,

Advertisement

desangrado por sus guardianes, país eternamente herido.

Advertisement

 

Advertisement

Soldado transmundano o héroe de luz venido de otra parte,

corazón de niño hipostasiado y fundador de brigadas cósmicas,

Advertisement

para el que luchar por un país nuevo importó siempre más

Advertisement

que ser atropellado por blindajes de hierro, por indolentes,

Advertisement

por criminales, por botas de asesinos.

Advertisement

Tu gente desde hoy te promete

grabar tu nombre en siete calles

Advertisement
Advertisement
Advertisement

y en todas las venas o arterias del territorio,

de norte a sur,

aunque en primer lugar te clavas desde hoy justo en el centro

Advertisement

de nuestra memoria emotiva,

Advertisement

lugar en que habitarás para siempre,

Advertisement

¡brigadista de Primera Línea!

Advertisement

¡Rodrigo alma limpia de chiquillo!

 

Advertisement

Con newen impulsando el viento y las nubes de abril,

Advertisement

el cielo que se abre allá arriba

Advertisement

desde hoy te nombra de la gente su comandante,

su brigadista oficial, su brigadista héroe,

Advertisement
Advertisement

el verdadero protector del débil

que trasciende por lejos el 18 de octubre,

este tiempo y el estallido pasado y el que vendrá.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

¡Que se larguen todos los Baquedanos!

¡Váyanse a la mierrrrrrr…..!

Advertisement

Porque en su lugar instalamos desde hoy

tu nombre y tu heroísmo, admirable brigadista llamado Rodrigo.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

¡Honores para ese hermano que marcha hacia las estrellas hoy

y que carga un botiquín y toda la bondad y la compasión humana sobre sus hombros!

¡Exigimos un minuto silencio y respeto por él y por su familia!

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Con lágrimas bajando por mi cara mestiza y morena en este instante…

¡Gracias eternas al comandante brigadista corazón de niño!

Advertisement

 

Advertisement

¡Hoy te llamo brigadista sagrado!

¡Rodrigo de la Barra presente!

Advertisement
Advertisement

¡Desde hoy leyenda viviente!

 

Advertisement

Con tu partida, perdimos a un imprescindible…

Advertisement

¡Pero un héroe del pueblo y para el pueblo en abril de 2021 ha nacido!

 

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Por Noé Bastías

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Profe de filosofía

Related Posts

  1. Que “”poeta”” más arreglado y poco sonoro . Parece un
    vocinglero lorito poco cantor..
    El es “grande” y nada menos que profe.
    Es un verdadero cantaor sin la guitarra, pero con
    mucho candor vocinglero.. Oh..!

  2. Don Sargento Hugo Beal: Lo que comentas, más habla de ti que del autor de este escrito. La podredumbre moral de tu persona no te permite ver que este escrito expresa los sentimientos que un deudo le dedica a un ser querido que acaba de fallecer. Tu “exégesis”, tu “crítica literaria”, no es capaz de ocultar la carroña moral que te habita; pero te entiendo: es imposible que un sicópata sea capaz de empatizar con el dolor de un otro. Yo lo único que veo en el texto del colega es dolor, no veo poesía. Es lo que cualquier persona normal ve en ese texto. Y ese dolor se respeta. Al respetarlo se hace lo que todo ser normal hace: respetar los sentimientos de dolor y duelo que todo ser humano normal expresa cuando parte un ser querido. Al hacerlo se está respetando también el derecho a descansar en paz que asiste a toda persona que ha fallecido. ¿Entendió mi sargento psicópata? Atte., Micaela Huala, Profesora de Filosofía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software