Mundo

Expertos de la ONU profundamente preocupados por la presunta detención y trabajo forzoso de uigures en China

Los expertos en derechos humanos de la ONU[1] expresaron, durante el último Consejo de Derechos Humanos, serias preocupaciones sobre la presunta detención y el trabajo forzoso de musulmanes uigures en China, pidiendo un acceso sin obstáculos al país para realizar misiones de investigación e instando a las empresas nacionales e internacionales a que escudriñar sus cadenas de suministro.

 

El este de Turkestán (conocida como la Región Autónoma de Xinjiang) comparte fronteras con China, Mongolia, Rusia, Tíbet, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India, y es el hogar de al menos 11 millones de uigures, según cifras oficiales del gobierno chino. La región se considera “autónoma”, pero nunca ha gozado de una verdadera autonomía, al igual que las regiones vecinas, la “Región Autónoma del Tíbet” y la “Región Autónoma de Mongolia Interior”. Por el contrario, el gobierno central ejerce allí un control más estricto que en las demás provincias no “autónomas” del país, y las minorías étnicas originarias de sus regiones enfrentan una creciente política de asimilación.

Varios expertos designados por el Consejo de Derechos Humanos dijeron que habían recibido información que conectaba a más de 150 empresas nacionales chinas y domiciliadas en el extranjero con serias denuncias de abusos de derechos humanos contra trabajadores uigures.

Advertisement

“Estamos profundamente preocupados por estas acusaciones que, si se prueban, constituirían graves abusos contra los derechos humanos”, declaró el Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos, uno de los ocho mandatos independientes de derechos humanos de la ONU para plantear sus preocupaciones sobre el trato a los uigures.

Estamos dispuestos a fortalecer nuestro diálogo con el Gobierno de China lo antes posible y acogemos con beneplácito la pronta respuesta del Gobierno a estas acusaciones, así como su voluntad de continuar el compromiso constructivo con nosotros. Como expertos independientes designados por el Consejo de Derechos Humanos, del cual China es Estado Miembro, consideramos que una visita oficial a China (incluida la región de Xinjiang) sería la oportunidad ideal para ese diálogo y para evaluar la situación por nosotros mismos sobre la base de la libertad y acceso sin obstáculos”.

Según las fuentes, los trabajadores uigures han sido sometidos a condiciones laborales de explotación y de vida abusiva que pueden constituir detención arbitraria, trata de personas, trabajo forzoso y esclavitud mediante el uso del trabajo forzoso.

Las fuentes alegan que cientos de miles de miembros de la minoría uigur han sido recluidos en instalaciones de “reeducación”. Según los informes, muchos también han sido trasladados a la fuerza para trabajar en fábricas en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y en otras provincias chinas.

Advertisement

“Al parecer, los trabajadores uigures han sido empleados a la fuerza en industrias poco calificadas e intensivas en mano de obra, como los sectores agroindustrial, textil y de la confección, automotriz y tecnológico”, afirmó Dante Pesce, presidente del Grupo de Trabajo.

Si bien el Gobierno de China justifica sus acciones relacionadas con el trato de los uigures combatiendo el terrorismo y el extremismo violento, el alivio de la pobreza o con fines de desarrollo, instamos respetuosamente al Gobierno a que ponga fin de inmediato a cualquier medida de ese tipo que no se ajuste plenamente al derecho, las normas internacionales y estándares relacionados con los derechos humanos, incluidos los derechos de las minorías”, continuó Pesce.

Según los informes, muchas empresas y fábricas implicadas en las prácticas abusivas operan como parte de las cadenas de suministro de numerosas marcas mundiales conocidas, agregaron los expertos.

Los expertos de la ONU han escrito al Gobierno de China, así como a empresas privadas, tanto dentro como fuera de China, que pueden estar implicadas en los presuntos abusos. También han escrito a los gobiernos de 13 países donde las empresas están domiciliadas o tienen su sede, recordando las obligaciones de los Estados de origen en virtud de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos para garantizar que las empresas bajo su territorio y / o jurisdicción respeten todos los derechos humanos en todo su territorio.

Advertisement

“Muchas empresas también están implicadas en estas acusaciones, ya sea directamente o a través de sus cadenas de suministro. Las empresas no deben hacer la vista gorda ante esto y deben llevar a cabo una diligencia debida en materia de derechos humanos significativa de acuerdo con los Principios Rectores de la ONU para identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de los abusos de derechos humanos causados, contribuidos o directamente relacionados con sus operaciones, productos o servicios en Xinjiang y en otras provincias chinas”, dijo Surya Deva, Vicepresidente del Grupo de Trabajo.

“Al mismo tiempo, el gobierno chino debe crear un entorno propicio para que todas las empresas que operan en China lleven a cabo la debida diligencia en materia de derechos humanos de conformidad con los estándares internacionales”, señaló Deva.

Los expertos de la ONU dijeron que varios mandatos tienen solicitudes de larga data para realizar visitas oficiales a China, y se alienta al gobierno a responder positivamente a estas solicitudes.

 

Advertisement

El pueblo uigur

El pueblo uigur ha vivido en un clima de tensión continua durante décadas, pero la represión se ha intensificado enormemente desde 2016. La llegada de Chen Quanguo como secretario del Partido Comunista a la región uigur, anteriormente conocida por su puño de hierro sobre el Tíbet, marcó notablemente el inicio de una represión sin precedentes en la región. De hecho, introdujo un avanzado sistema de vigilancia que permitió al gobierno chino controlar por completo no solo cualquier movimiento en la región, sino también interferir en todos los aspectos de la vida cotidiana de los uigures, ya sea en la esfera de los uigures, públicos o privados. Durante la última década, al pueblo uigur se le han arrebatado sus libertades fundamentales, especialmente en términos de libertad religiosa, derechos culturales, derechos lingüísticos y libertad de movimiento. La entrada en vigor de leyes y medidas draconianas, dirigidas explícitamente a los uigures y su forma de vida, en nombre de la seguridad política del país, entienda el Partido, y la llamada ‘lucha contra el terrorismo’, han transformado la región en una prisión al aire libre. De hecho, el 1 de enero de 2016, China introdujo una nueva ley antiterrorista que consagró medidas draconianas en la ley china, criminalizando el estilo de vida uigur a través de definiciones intencionalmente vagas y abstractas de “terrorismo” y “extremismo”, y conduciendo a graves abusos de derechos.

Esta ley ha sido severamente criticada por la comunidad internacional por su lenguaje excesivo e impreciso, en particular por una docena de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas en una extensa carta al gobierno chino en noviembre de 2019.

 

Advertisement

Campos de reeducación

Es 2017 que marca el surgimiento de la vasta red de campos de internamiento en la región de Uigur. Los informes de investigación basados ​​en datos de imágenes de satélite fueron las primeras fuentes de evidencia obtenidas del exterior que demuestran la existencia y el desarrollo de los campamentos Desde entonces, una cantidad creciente de informes de organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación de ‘investigación, así como del Comité de la ONU contra la discriminación racial en su revisión de China2 en agosto de 2018 – expuso el sistema de internamiento chino que hoy alberga entre 1,8 y 3 millones de uigures y otros pueblos de habla turca, todos detenidos arbitrariamente, sin posibilidad de acceso a un abogado y expuestos a torturas y trato inhumano. Recientemente, la publicación de 400 páginas de documentos secretos extraídos del Partido Comunista Chino y publicados por el New York Times en noviembre de 2019, a saber, los “Cables de China” expuestos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y la “Lista Karakax”, expuso la naturaleza política de estos campos de internamiento y reeducación política, así como las condiciones en las que viven los detenidos. El adoctrinamiento político, los malos tratos y la tortura son prácticas habituales dentro de los campamentos.

Desde 2016, las medidas tomadas por el gobierno han llevado a una inevitable escalada de la prisión al aire libre a un infierno orwelliano. Hoy, los uigures son víctimas de una política sistemática de asimilación forzada, y ven su patrimonio cultural y sus mezquitas destruidas. Sus pasaportes confiscados, tienen prohibido practicar libremente su religión o cultura, son víctimas de discriminación estructural en todas las esferas de la sociedad china, ven cualquier comunicación o conexión con extranjeros severamente reprimida, y también son víctimas de trabajo forzoso y prácticas de esterilización forzada, etc. Todos los aspectos de la identidad uigur han sido criminalizados por el gobierno chino, planteando a sus ojos una amenaza para la seguridad del Partido y del país, un “virus” que debe ser erradicado.

Desde la revelación de la existencia de la red de campos de internamiento por parte del Comité de las Naciones Unidas contra la Discriminación Racial en agosto de 2018, un número creciente de países ha expresado continuamente sus graves preocupaciones y ha pedido que se ponga fin a estas repetidas violaciones de derechos humanos. Estos estados, incluida la mayoría de los estados occidentales, así como Japón y algunos países insulares del Pacífico, hablaron públicamente durante el Examen Periódico Universal de China en noviembre de 2018, durante todas las sesiones del Consejo de Derechos Humanos desde septiembre de 2018. Estas críticas han tomó la forma de una respuesta colectiva a través de cartas y declaraciones conjuntas a la ONU, la más reciente liderada por el Reino Unido3 el 30 de junio en el Consejo de Derechos Humanos. ”Hombre en Ginebra. [Si bien la Unión Europea desempeña un papel central en estas acciones, una minoría de Estados miembros de la UE, incluida Italia, no se han sumado a estas declaraciones públicas, resultado de los esfuerzos diplomáticos de una China que juega las divisiones dentro de la Unión.

Advertisement

Lo que le pasa al pueblo uigur no es tanto una lucha contra el extremismo / terrorismo como exige el gobierno chino. Más bien, es otro ejemplo de un pueblo indígena marginado y asimilado por un colonizador.

 

Los Grupos de Trabajo y Relatores Especiales

Los Grupos de Trabajo y Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el organismo más grande de expertos independientes en el sistema de Derechos Humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo del Consejo que abordan situaciones específicas de países o cuestiones temáticas en todas partes del mundo. Los expertos de los procedimientos especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual.

Advertisement

[1] Los expertos: El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y empresas transnacionales y otras empresas comerciales (conocido como Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos): Sr. Dante Pesce (Presidente), Sr. Surya Deva (Vicepresidente), Sra. Elżbieta Karska, el Sr. Githu Muigai y la Sra. Anita Ramasastry; El Sr. Nils Melzer, Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; El Sr. Ahmed Shaheed, Relator Especial sobre la libertad de religión o creencias; El Sr. Tomoya Obokata, Relator Especial sobre las formas contemporáneas de esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias; Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria: Sra. Leigh Toomey (Presidenta-Relatora), Sra. Elina Steinerte (Vicepresidenta), Sra. Miriam Estrada-Castillo, Sr. Mumba Malila y Sr. Seong-Phil Hong; La Sra. Siobhán Mullally, Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños; El Sr. Fernand de Varennes, Relator Especial sobre cuestiones de las minorías; Sra. Karima Bennoune, Relatora Especial en la esfera de los derechos culturales

 

Por Elena Rusca, Ginebra

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software