Debate Política

¿Otra vez sopa? ¿Un gobierno con los mismos políticos vetustos de siempre?

Este 2021 no sólo es un año electoral en Chile, sino que puede ser el momento más importante en su Historia última. Mayo y octubre son los meses claves.

 

¿Será posible estructurar un nuevo gobierno sin gente adecuada ni programa conocido? Es lo que pasa en Chile actualmente. Por desgracia, acá no existe posibilidad algina de formar una argamasa a partir de un big-bang político, pues ni siquiera han caído los viejos muros del neoliberalismo rampante para, al menos, suponer que a pesar de la nada misma hay alguna materia –gaseosa o sólida- que posibilite la indispensable explosión fecunda.

Chile, digámoslo crudamente, está hoy en la estacada política…flotando en la penumbra de un vacío cuyos límites son también desconocidos, y siendo, por tanto,  tarea ímproba  armar una argamasa vital sin los materiales adecuados.

Advertisement

Los electores miran a su alrededor y encuentran los mismos nombres de políticos que tienen más de treinta años abrazados a la ubre fiscal. Muchas cosas han cambiado en el país, pero ellos no…ellos continúan adheridos a la piel y a la carne de la nación  cual lapas pegadas en la roca.

El estallido social de octubre 2019, las masivas movilizaciones populares, el empoderamiento de la gente común, los fuertes ataques de las redes sociales, la casi nula aprobación mostrada por las encuestas de opinión etc., etc,…nada de ello ha hecho mella en esos políticos. Siguen pujando, como si todo lo ocurrido en estos dos últimos años fuese asunto de tono menor, para continuar mamando de la teta fiscal, para seguir usando y abusando de privilegios que a estas alturas de los acontecimientos mucha gente los considera inaceptables.

Y allí están los viejos tercios del persistente duopolio pontificando cínicamente sobre democracia, republicanismo, justicia y solidaridad. Son los apellidos de siempre;  entre muchos otros encontramos a Melero, Coloma, Lavín, van Rysselberghe, Moreira, Chahuán, Matthei, Girardi, Pizarro, Insulza, Muñoz, Teillier, Montes, Allende, Letelier…al acecho, agazapados y dispuestos  a saltar sobre su presa favorita: el Estado, el Fisco, Chile.

Los ciudadanos han soportado durante décadas a esos predadores. Para la mayoría de los chilenos han sido treinta años de humillaciones, corruptelas, mentiras y traiciones. Treinta años trabajando duro, recibiendo salarios bajos y  endeudados hasta la tercera generación…todo ello para que algunas sanguijuelas continúen gozando de un nivel de privilegios y confort tan altos que son envidiados por sus pares en Latinoamérica.

Advertisement

La presión popular aturdió a Piñera, lo desestabilizó. Esa misma presión influyó en el Congreso y en el propio Tribunal Constitucional para obtener por tercera vez el retiro –individual y voluntario- del 10% de los fondos previsionales. El gobierno tambaleaba…el mandatario tenía detractores incluso al interior de su propio bloque político, y se avizoraba una profunda crisis de gobernabilidad en su último año de mandato.

Parecía ser la hora de -¡por fin!- satisfacer las demandas impetradas por el pueblo que tantas veces se había movilizado masivamente para protestar por el estado de cosas vigente,  pero…

Sí, pero….como siempre… la mano amiga de algunos senadores, dizque oposición, surgieron para sacarlo del embrollo. Encabezada por la presidenta del Senado, Yasna Provoste, una reducida comisión de vetustos políticos “progresistas” visitó la Moneda y, luego de sostener una reunión  con el mandatario, sus integrantes salieron  orondos y felices hablando de trabajar con el gobierno en una agenda de extraño nombre, “Mínimos Comunes”, en lo que resulta ser a todas luces un Pacto de Gobernabilidad que, a la postre, beneficiará principalmente al primer mandatario, quien, sintiéndose nuevamente seguro (pese al bajísimo –casi nulo- apoyo ciudadano), insistió de inmediato con una de sus propuestas resistidas por el pueblo: envió al Congreso una indicación para otorgar  un 2% adicional a las Administradoras de Fondos de Pensiones. El ’gatopardismo’, presente una vez más en el mundillo político.

Favor con favor se paga, debe haber pensado doña Yasna Provoste…y para ello, para pagar favores presidenciales, decidió armar una nueva “cocina” al interior del hemiciclo legislativo, llamando a su vera a tres viejos amigos, tres ‘cocineros’ expertos en estas materias de engañar y embolinar al respetable: Jorge Pizarro, Guido Girardi y José Miguel Insulza.

Advertisement

Las prácticas habituales, las ‘cocinas’ ya conocidas, las falsas promesas, los enjuagues, en fin, todo lo que se hizo una y cien veces desde el Congreso para dejar al pueblo en la estacada, contra la pared, humillado y traicionado, volvieron en gloria y majestad. ‘Mínimos comunes’…¿qué será eso? ¿Habrá una lista de esos ‘mínimos’ que suponemos son aceptados por ambas partes de la ‘cocina’?

Pues bien, ¿gente como esta es la que presentarán las tiendas políticas para administrar el país y legislar en “una época de profundos cambios post pandemia”, como pomposamente informa la prensa? ¿No hay renovación  de nombres en ChileVamos y en NuevaMayoría?

Alguien dirá que nos queda la alternativa de los “jóvenes iluminados” del Frente Amplio…Boric presente…o de alguna golondrina escapada de la bandada…Jiles presente.

Parece improbable que los viejos tercios exconcertacionistas, los ‘cocineros’, acepten una elección primaria con la participación del candidato comunista Daniel Jadue (que se ve muy fuerte en las encuestas), con el joven Gabriel Boric e incluso con Pamela Jiles. Sin primarias en ese sector, es otro el  sector que saca de inmediato cuentas alegres.

Advertisement

Entonces, ¿qué hacer?  se preguntan muchas personas. ¿Por quién votar? Sin primarias en la centroizquierda, sin nombres nuevos, sin programa consensuado, sin liderazgo visible, sin candidato único… es la derecha la que espera agazapada para saltar sobre su presa favorita: la Moneda.

Según parece, esta vez tampoco habrá un Big-Bang en el  paisaje político chileno.

.

Por Arturo Alejandro Muñoz

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

.

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Este “big.ban” de las comidas ministeriales, donde, según él, que se
    introdujo a la cocina de La Moneda, cada almuerzo costó 169450 pesos,
    ahora , como gran “”escritor”” de categoría muy alta, viene a poner en
    tela de juicio a la camarilla gobernante.
    El es único y , como conocido “”escritor”””, capta y garrapatea la verdad
    con su pluma de alto valor con sólido fundamento “personal””….

  2. Gino Vallega says:

    La Sra. DC Provoste estará incluyendo en su cocina a “los viejos estandartes” para que traigan de vuelta de Londres las cenizas de Pinochet y las enmarquen en una estatua al lado del asesino serial Arturo Alessandri , frente a La Moneda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software