Opinión política Política

Un recado para Alvaro Elizalde

No se trata de humillar a nadie cuando se expresa la postura política de negarse a incorporar a ciertas fuerzas a un bloque de izquierda que seleccione un candidato presidencial entre socialistas, comunistas, frente amplistas e independientes. ¿No es acaso legítimo no querer una alianza de largo plazo con el Partido Liberal que apoyó a Piñera en su momento y se salió hace poco del Frente Amplio porque no estaba dispuesto a ninguna alianza con el PC, postura que ahora cambia solo por afanes electorales? ¿O con un PPD que apoya políticas económicas neoliberales, tiene expresiones de xenofobia y apoya la militarización del país?

Esto no es maledicencia, es la simple lectura de la carta que envió Heraldo Muñoz a los empresarios y de las posturas del principal economista PPD, Rodrigo Valdés, que se opone a royalties, impuestos a los súper ricos, negociación colectiva por rama y todo lo que contiene un programa económico de izquierda. O la lectura de las entrevistas de Heraldo Muñoz sobre los extranjeros (“no pueden venir a quitarle el trabajo a los chilenos”) o su tenaz oposición a buscar un acuerdo con Bolivia para manipular sentimientos nacionalistas. O vean como votaron Guido Girardi y los senadores PPD (con excepción de Adriana Muñoz) para otorgar a las fuerzas armadas funciones policiales que ni siquiera la constitución del 80 les otorga, permitiendo que fuera aprobada un reforma constitucional que por suerte bloqueó la Cámara. Esa es la evidencia. Constatar diferencias políticas sustanciales no es querer humillar a nadie.

Y luego afirmar que el PS de hoy es el partido de Salvador Allende no es más que un sarcasmo irrespetuoso. Hago una sola pregunta: ¿qué diría Allende de una dirección que cuenta en su seno con el jefe de gabinete de un alcalde acusado de delitos de corrupción y connivencia con condenados por narcotráfico? Por mucho menos Allende dividió, léase bien, dividió el Partido Socialista. Lo hizo en 1952, por negarse a colaborar con el ex dictador Ibáñez. A una persona de principios inclaudicables y que está inscrito en la historia chilena y universal no se lo trajina así no más. Elizalde debiera al menos medir sus palabras y mantener un poco de decoro y de pudor.

Gonzalo Martner.

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Elizalde , ve a lavarte el hocico con tu jabón gringo para que no vuelvas a ensuciar el nombre de Salvador Allende. Si tuvieras pudor, después de la fracasada búsqueda de “pegas electorales” ,habrías renunciado , pero eres un vulgar sátrapa que heraldas (Heraldo) insulsas (Insulza) ideas.

    • Marco Lagunas León says:

      Allende optó por otras alternativa una vez que ya no habían otras soluciones. Aquellos que quieren participar en la primaria no están por la derecha (lease Ibáñez) están buscando aunarse a un bloque contra “los otros” (lease Ibáñez). Un bloque “FA+PCCh, ev otros más”, tan químicamente puro se presenta excluyente y polarizante en un contexto global.

  2. HÉCTOR SOTO AGUAYO says:

    SI SALVADOR ALLENDE VIVIERA LO PRIMERO SERIA ECHAR A TODOS ESTOS COMERCIANTES DE LA POLITICA DEL PARTIDO SOCIALISTA QUE PERDIERON LA VISIÓN Y LA IDEOLOGIA DEL PARTIDO SOCIALISTA ESTE SEÑOR ELIZALDE SERIA EL PRIMERO EN DARLE EL SOBRE AZUL

  3. Marco Lagunas León says:

    Se esta hablando de una primaria, no de un programa de gobierno. En la primaria se trata de mostrar fuerza ante el bloque beligerante, entonces es bueno aunar a todos los que se identifican con los candidatos que se presentan en ese bloque (contra el otro bloque), todas las alternativas de ese bloque, esto no se presta para “confundir” sino para dar claridad a la ciudadania, sobre todas las alternativas. En una segunda vuelta, la definitiva, ya tiene que estar claro y haber un programa. En el trabajo del programa de gobierno, es en donde se descartan y descantan las incongruencias y/o se aúnan y afinan las proyecciones comunes. Pero rechazar a aquellos que golpean la puerta pidiendo participar contra el bloque adversario, es muy feo excluirlos y es soberbia y arrogancia, una reacción traimatica.

  4. Felipe Portales says:

    Efectivamente, quienes condujeron el PDC, el PPD, el PR y el PS en estos 30 años engañaron a sus militantes y adherentes; y al conjunto del pueblo chileno. La lista de sus acciones es abrumadora: Regalo de la mayoría parlamentaria el 89; condonación de todas las corruptas privatizaciones de fines de la dictadura; destrucción de la generalidad de los medios de comunicación de centroizquierda; impunidad de Pinochet; privatización de la mayoría del cobre, del litio, del mar, del agua, de los puertos, de los caminos; etc. etc. Hoy, por fin, estamos sepultando -sin honores- a la triste Concertación neoliberal. Esperemos que no no volvamos a sufrir un nuevo engaño como ese.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software