Destacados Redes sociales y Medios

Radio Venceremos: conversación con Carlos Henríquez Consalvi, la voz de la insurgencia

El miércoles 02 de junio 2021, Radio Comunitaria Los Placeres realizó una entrevista vía zoom al compañero Carlos Henríquez Consalvi, fundador de la Radio Venceremos del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de  El Salvador, radioemisora rebelde que durante 11 años mantuvo al aire la voz de la guerrilla salvadoreña. Este conversatorio, en la segunda parte, incluyó también el tema del Museo de la Palabra y la Imagen, que es la prolongación de la voz de la radio, pero esta vez en la lucha de Resistencia por la Memoria Histórica.

 

 

Transcribo a continuación lo expresado por Carlos Henríquez Consalvi:

Advertisement

“Hablaré brevemente del contexto histórico que en El Salvador hace que surja una Radio Guerrillera que va a estar durante 11 años trasmitiendo desde las montañas de Morazán, el oriente salvadoreño, en un territorio muy pequeño, sin selvas, en un país de por sí ya muy pequeño, de apenas veinte mil kilómetros cuadrados. Este contexto histórico se da en un  país que desde 1932 está sometido a dictaduras militares; en los años setenta las organizaciones populares, maestros, estudiantes, comienzan a organizarse y a luchar contra esos sesenta años  de gobiernos militares. Llegamos a 1980, continuaba más que nunca una represión feroz. En el año 80, Monseñor Romero, que es el Arzobispo de San Salvador es como la última voz que queda para denunciar la inequidad, la injusticia social, pero fundamentalmente la represión. El 24 de marzo de 1980, luego de que Monseñor Romero lanzara una Homilía diciéndole a las Fuerzas Armadas que les ordena cesar la represión y no seguir matando a su pueblo porque ellos eran hijos del pueblo. El 24 de marzo Monseñor Romero es asesinado, una bala le atraviesa el corazón, en momentos en que da una misa aquí en San Salvador, y son los sectores oligárquicos que disparan esa bala para acallar la última voz de los sin voz, la voz que denunciaba las violaciones a los Derechos Humanos.

En ese contexto, y a las puertas de una guerra civil que se prolongaría 11 años, surge la necesidad de fundar una radio, y no podía ser de otra manera que una radio clandestina y en territorios donde primero había que conquistar y luego asegurar, para que el territorio fuera la base de esa emisora que se llamó “Radio Venceremos”.

En 1980, las organizaciones revolucionarias, que eran cinco fundamentalmente, se funden en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que toma su nombre de un líder comunista que en el año 32 participó de alguna manera, y estuvo cercano, a la insurrección indígena y campesina de 1932. En 1980 se funda el FMLN y el 10 de enero de 1981 lanza una ofensiva general en todo el país, y a la par nace la Radio Venceremos.

A mí me tocó fundar la radio con un viejo trasmisor de la Segunda Guerra Mundial, en onda corta, y me tocó el 10 de enero de 1981 comenzar las trasmisiones en la zona montañosa de Morazán. Un viejo trasmisor, un micrófono y una pequeña grabadora donde teníamos una canción chilena: “Venceremos”. Esa canción que venía de Chile fue el himno del inicio de la radio y recuerdo que para hacer la musicalización sencillamente acercábamos la grabadora al micrófono y la alejábamos; después ya tendríamos mixer, etcétera.

Advertisement

Yo nací en los andes venezolanos, en Mérida, participé en la lucha contra Anastasio Somoza como estudiante de Periodismo. Formaba parte de una generación de estudiantes de Periodismo que cuando mirábamos hacia cualquiera de nuestros países, Guatemala, Nicaragua con Somoza, aquí los militares, o sea, dictaduras militares en toda la región y dijimos ¿qué tipo de comunicación vamos a hacer en estos países?, primero hay que derribar las dictaduras, entonces dejamos el estudio del Periodismo y nos incorporamos a esto de la comunicación.

Llego de Nicaragua a El Salvador con el sueño de fundar una radio clandestina, que no fue sueño, y que parecía imposible, porque hacer una radio clandestina en un lugar tan pequeño, sin selvas como Vietnam, o grandes montañas como en Cuba, o en otros lugares donde hubo estas experiencias radiofónicas insurgentes, y bueno, eso fue.

Imagen capturada desde la web

Advertisement

 

Cuando ingresé al proyecto, ya yo venía de Nicaragua, ya conocía lo que significaba la lucha hegemónica de las diferentes tendencias de la izquierda, y con esa lección de lo que hubo en Nicaragua, que hubo tres tendencias, hubo divisiones y luego coincidencias, yo dije mire me incorporo a este proyecto, pero como militante del FMLN y no militante de ninguna de las cinco organizaciones; me costó sostener esa extraña disposición de militar.

Estábamos en territorio bajo control guerrillero, del río Torola hacia arriba , porque la insurgencia empezó a desalojar al ejército de todas las poblaciones del norte de El Salvador y eso nos permitió cumplir lo que parecía imposible, hacer una radio guerrillera en un lugar donde no hay montañas ni selvas. Comenzamos con el viejo trasmisor de la Segunda Guerra Mundial, trasmitíamos en 40 metros, se podía escuchar en cualquier parte del mundo con buenas condiciones atmosféricas, aunque teníamos poca potencia, quizás entre 700 watts y 1 kilo watts, en onda corta. Campesinos y campesinas ingresaron en lo que fue como una Escuela de Periodismo improvisada que se armó para ir formando a los locutores, a las locutoras. Luego nos comunicábamos con todas las Unidades Guerrilleras en todo el territorio a través de trasmisores FM, y esa fue la forma de comunicación. Fueron 11 años, la radio fue muy creativa, usó arte y cultura para trasmitir Memoria Histórica.

Advertisement

 

A mí me tocó ser la voz de la insurgencia y todas las tardes, a esta misma hora, y que sonaba más o menos así: “¡Trasmite Radio Venceremos, voz oficial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, emitiendo su señal de libertad desde El Salvador, territorio en combate contra la opresión y el imperialismo!”

Debemos ubicarnos durante la administración de Ronald Reagan, donde la intervención de Estados Unidos fue feroz aquí en Centroamérica en esa época, entonces la administración Reagan con todo su aparataje bélico y su aparataje de comunicación quería vender la idea de que la insurgencia estaba derrotada, que había huido hacia Honduras, pero el hecho de que todos los días, a las 6 de la mañana, a las 12 del mediodía, a las 6 de la tarde y a las 8 de la noche hubiese una radio clandestina, guerrillera, trasmitiendo,  informando, entrevistando a los prisioneros de guerra, yendo a las tomas de poblaciones. La radio trasmitía todo lo que sucedía en el campo de batalla. Si se capturaban 40 prisioneros y se le quitaba tanto armamento, la radio ahí estaba con su micrófono entrevistando. A mí me tocó entrevistar al Vice Ministro de Defensa, que capturamos luego de derribar su helicóptero. El hecho de que la radio estuviera todos los días informando y rompiendo el cerco de la desinformación de la administración Reagan y del gobierno y las Fuerzas Armadas, hicieron que la radio fuera un objetivo militar al cual se lanzaron bombardeos, la CIA mandó un Comando liderado por una hermosa chica nombrada Diana, a dinamitar la radio, o sea hicieron de todo por acabar la radio, hay muchas historias en torno a los ataques, pero también, si no había montaña, había toda un población que apoyaba la lucha, que como decía es una lucha contra sesenta años de gobiernos militares, contra Escuadrones de la Muerte, tortura, represión, cárcel, exilio. Eran condiciones muy duras, pero nosotros teníamos la certeza de que la causa que estaba detrás de la rabia era una causa justa.

En el año 84, bajo la llamada Guerra de Baja Intensidad, impulsada desde el norte, se dio al Ejército salvadoreño la orden de que tenían que acabar con la radio, que tenían que tener una victoria militar importante. En octubre del año 84, uno de los jefes militares, hay que reconocerlo, más valiente e inteligente,  y el mejor estratega militar, lanza una operación contra la radio, pero nosotros conocíamos la sicología de este personaje, le gustaban los trofeos, cada vez que llegaba a nuestros campamentos se llevaba una mochila, un pasaporte, y después aparecía en la prensa, le gustaba eso de los trofeos. Entonces, el 18 de marzo de 1984, este señor, el Teniente Coronel, lanza un operativo con mil y tantos de hombres, rodeándonos de otros tres mil, y desembarcos helitransportados, con el fin de capturar la radio. Como él quería la radio, se usó la antigua estratagema que se usó en Grecia, el Caballo de Troya, y se preparó un trasmisor que por dentro tenía una trampa no muy amigable. En medio del combate y de todo eso, se le dejó muy cerca al Ejército este trasmisor y, tal como pensábamos que iba a suceder, este jefe militar dice no me toquen eso, yo voy a ir a buscarlo personalmente y va a la zona de guerra y agarra el trasmisor y lo monta sobre su helicóptero, llevando el Caballo de Troya, y cuando se levanta explota en mil pedazos, y este jefe militar había montado en ese helicóptero a los mejores jefes militares de la guerra y cámaras y todo para filmar esta victoria, y lo que son las cosas del destino, este helicóptero explota muy cerca de donde ese mismo jefe militar había cometido la más grande masacre de civiles en la historia de América Latina, que es la Masacre del Mozote, donde el Batallón Atlácatl, que este personaje dirigía, asesinó a 1.000 (mil) campesinos, 400 niños y niñas.

Advertisement

 

 

 

Advertisement

Imagen capturada desde la web

La radio no solamente hizo guerra, fue una Escuela política, hizo un trabajo muy grande en el tema de la Memoria Histórica y también de solidarizarnos con todas las luchas que se estaban dando en el Continente, Nicaragua, Honduras, Guatemala, en el sur, de solidaridad ante la barbarie, la tortura y el exilio que estaban sufriendo ustedes los chilenos.

Durante los 11 años de guerra la conducción estratégica fue muy importante para enfrentar a todos los poderes, la administración Reagan, la Busch, y todo lo que hubo después, entonces la estrategia política, militar y diplomática tenía que cambiar dependiendo de la estrategia que el norte dictaba. Primero la estrategia fue meter armamento, tanques, mucho armamento, y frente a eso la insurgencia comenzó en toda esa zona norte, El Salvador parecía una mancha de leopardo, porque había muchas zonas bajo control guerrillero, y acercándose a las ciudades, y en varias ocasiones se llegó a la capital y hubo grandes demostraciones de fuerza, que fue lo que obligó a firmar los Acuerdos de Paz. Llegó un momento en que para enfrentar todo ese poderío, la estrategia fue hacer grandes concentraciones de combatientes, algo insólito, verdad, en América Latina. Grandes Batallones, no la típica Unidad de 7 hombres de la guerrilla, sino Unidades de 300 hombres que daban batallas muy grandes y lograban victorias militares muy grandes. Se capturaban centenares de soldados, de oficiales, que eran entregados a la Cruz Roja con gran respeto a los Derechos Humanos, pero llegó un momento en que desde el norte llegan unos aviones A 37, llegan unos helicópteros que les llamábamos “la avispita”, o sea con un poder de fuego aéreo muy grande que hizo que había que cambiar la estrategia. Ya no había que tener grandes concentraciones, sino que se hizo una reconversión, se volvió a unidades pequeñas; la consigna era “Hacer de El Salvador un mar de  Guerrilla y Pueblo Organizado”, que significaba hacer pequeñas Unidades Guerrilleras en todo el territorio y con impacto político muy fuerte que eso da base que en el año 89, hay ya una ofensiva hacia las grandes ciudades, la Insurgencia llega y toma el principal hotel de acá la capital San Salvador, y en el hotel estaba Baena Soarez, de la OEA, incluso había asesores de Estados Unidos. Una gran demostración de fuerza que la Radio Venceremos acompañó permanentemente, y una demostración de fuerza que demostró al mundo, y sobre todo al Congreso de los Estados Unidos, que había llegado el momento de una salida política al conflicto. No era posible continuarlo y había que llegar a una negociación y estas demostraciones de fuerza políticas, militares y diplomáticas condujo a que el 16 de enero de 1992 se firmaran los Acuerdos de Paz. A mí me tocó pintarme el pelo, cortarme la barba e ir a la capital, San Salvador, para trasmitir desde allí la buena nueva de que ese día 16 de enero de 1992 se firmaban los Acuerdos de Paz allá en Chapultepec, en México.

Fueron 11 años de Periodismo alternativo, Periodismo comunitario.

Advertisement

Contratapa Boletín Codepu V Región N°57 – noviembre 1989

 

 

 

Advertisement

 

MIRE COMPA, LO QUE PASA ES QUE DE LA MEMORIA NACE LA ESPERANZA

En una actividad un campesino se me acercó, después de una proyección de una película sobre el tema de las luchas sociales, y me dijo: “mire compa, lo que pasa es que de la memoria nace la esperanza”. En eso estamos, con el tema de la Memoria.

Finalizada la guerra fundamos el Museo de la Palabra y la Imagen rescatando los archivos de la clandestinidad, los archivos de la lucha de los maestros, la memoria oral de los sobrevivientes de la masacre contra indígenas en 1932. En 1932 hubo una represión por parte de la dictadura militar que en tres meses  fusiló a ¡diez mil indígenas! Que se habían sublevado enarbolando el tema de la tierra y de justicia. Nos dijimos que en post guerra el tema de la Memoria era fundamental, que era el momento de pensar en los mapas del siglo XXI, qué tipo de sociedad queremos construir, cómo la vamos a construir, de qué forma, y sin Memoria Histórica esto es imposible.

Advertisement

Tratamos de rescatar todos los archivos que tenía que ver con la guerra civil. Todas las trasmisiones de la Radio Venceremos, de 11 años, que las grabábamos en cassette análogos, que han sido digitalizados y están on line. Hemos hecho alianzas con una universidad y con un Centro de Memoria de la Universidad de Tejas, y hemos puesto en línea las trasmisiones de la radio, que es una fuente historiográfica. Te puedes imaginar 11 años de trasmisiones guerrilleras, con las voces de Reagan, porque la radio fue muy creativa y en los noticieros y todo captábamos las voces del momento. En eso estamos ahorita hermano, en lo que se llama el Museo de la Palabra y la Imagen.

Tenemos un local aquí en San Salvador, pero tenemos más de 30 exposiciones sobre Memoria Histórica, rescatando la memoria de las comunidades campesinas, de las víctimas civiles de las violaciones a los Derechos Humanos y vamos por todo el país llevando estas exposiciones de una manera itinerante, y digitalizando todo para compartirlo. Aquí hay 22 radios comunitarias, entonces los contenidos se comparten con las radios comunitarias. En eso estamos, en esta lucha de resistencia a través de la Memoria, con esto que se llama el Museo de la Palabra y la Imagen. Hacemos Talleres con jóvenes, formándolos en el tema de Memoria y defensa de los derechos, a través del audiovisual, del uso de las redes y las nuevas tecnologías. Nos hemos metido mucho en esta parte de las redes y la comunicación, porque los jóvenes son nuestro público. En facebook, twitter, instagram, ahí estamos permanentemente convocando a jóvenes a participaren nuevos talleres, en formar relevos generacionales, respondiéndonos a la pregunta ¿bueno, y dentro de pocos años, quién estará por la Memoria, quién está por gestionar estos Archivos Históricos, quiénes van a seguir la lucha por la defensa de los Derechos Humanos en el país?

El Museo primero rescató la Memoria y los Archivos de películas, de videos, de fotos, de la lucha social, de la guerra, pero después la misma sociedad nos preguntó, ¿bueno, y el Museo de la Palabra y la Imagen es solo de luchas sociales; qué pasa con la Memoria y qué pasa con la identidad y la memoria cultural?, entonces el Museo ha rescatado gran parte del archivo personal de Roque Dalton, uno de los más grandes poetas de América Latina, no solo de los grandes poetas, sino de los grandes pensadores revolucionarios, de un hombre que llevó la poesía hasta las últimas consecuencias. En el Museo tenemos a Roque permanentemente.

Si quieren escuchar las voces y ver las imágenes que el Museo ha rescatado, los invito a ir a internet y colocar esta dirección: archivomesoamericano.org. Allí encontraran algo que hace unas semanas subimos, que es una entrevista que Castellano, de Radio Habana Cuba, le hace en los años 70 a Roque Dalton sobre su poesía. Roque estaba en La Habana a punto de ir a incorporarse a la guerrilla salvadoreña. Quienes estén interesados en ver qué es lo qué hacemos y cómo se trabaja la Memoria y para qué, les invito a visitar este sitio o la web del Museo: www.museo.com.sv. Allí pueden ver las películas, los libros que publicamos.

Advertisement

En relación con el líder Feliciano Ama líder indígena, en San Francisco se hicieron imágenes dignificando y rescatando esta figura muy importante, volviendo al año 1932 cuando miles de campesinos se levantaron en la zona occidental del país, al mismo tiempo que todos los volcanes erupcionaron, fueron dos erupciones, una social y otra tectónica, uno de los grandes líderes de esa insurrección que se levantaba contra una oligarquía cafetalera que había expropiado las tierras indígenas a finales del siglo XIX, y este personaje Feliciano Ama era un líder de la etnia náhua que fue asesinado y su cuerpo colocado en un árbol, esa es una figura icónica. Su familia Ama sigue en esa zona luchando por la dignificación y el recuerdo de esos 10.000 fusilados en 1932, yo creo que en Chile nunca hubo tal barbarie,  entonces sí recuerdo ese poster que hicieron en San Francisco por chilenos solidarios con esa lucha heroica que durante 11 años mantuvo el pueblo salvadoreño y que a mí me tocó. Soy un privilegiado de la vida, imagínate, 11 años con un micrófono en la montaña, en una escuela humana, conviviendo con las comunidades campesinas, que te trasmitían lo que es el valor de compartir una tortilla en un operativo militar, entre cuatro compañeros, y enfrentar los grandes poderes militares del norte, fue un privilegio acompañar esa lucha del pueblo salvadoreño, que en el 92 finaliza con los Acuerdos de Paz, y que es un proceso de paz ejemplar que logró la desaparición de los Cuerpos Asesinos, de los Cuerpos de Tortura y Muerte, por primera vez se abrió el espacio para elecciones libres en El Salvador, en un país donde los Escuadrones de la Muerte asesinaban al Obispo y todos los días asesinaban a 15 estudiantes universitarios, que aparecían al frente de la universidad. A veces me preguntan ¿valió la pena? Y yo les digo sí, valió la pena porque esa lucha logró transformar una historia de dictaduras militares, de inequidades. Que no se logró todo, es cierto. Que los Acuerdos de Paz no contemplaban las transformaciones económicas que el país requería, eso es cierto, pero yo estoy totalmente en desacuerdo con posturas negacionistas que en este momento  tratan de minimizar lo que fue esa lucha social de 11 años, que costó 75.000 víctimas civiles de violación a los Derechos Humanos, de miles de compañeras y compañeros, muchos chilenos que vinieron acá cayeron y regaron con su sangre las montañas de Morazán. Conocí 3 o 4 compañeros chilenos que entregaron su experiencia y también hicieron escuela política, y acá entregaron su sangre.

 

Como les contaba, aquí hay 22 Radios Comunitarias, donde participo, siempre estamos muy cercanos a las redes comunitarias. En la zona donde viví la guerra 11 años está Radio Segundo Montes, que cumple una labor ejemplar en el tema de la Memoria y de ser el vínculo con la comunidad, por eso soy un enamorado de la radio comunitaria y siempre me quito el sombrero frente a todo ese trabajo que se hace desde las radios comunitarias en todo el continente, para mantener ese fuego sagrado que sé que no muere jamás.

 

Advertisement

 

La Radio fue una experiencia existencial fabulosa, de aprendizaje infinito, pero también ahora tengo otro medio de comunicación. Mi radio es el Museo, porque el Museo permanentemente está en las redes, está en twitter, tenemos una gran audiencia allí, se llama @tejiendomemoria; lo mismo a través de facebook; llegamos a mucha población joven, tenemos una constante difusión de todo esto que hacemos en cuanto a la Memoria Histórica, con la idea de construir futuro, porque el futuro se construye con la Memoria”

 

Transcripción realizada por Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 04 junio 2021

Advertisement

 

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software