Política Portada

¿Tienen algo que ofrecer los candidatos de la Derecha más allá de un nuevo desastre?

Recientemente tuvo lugar el primer debate -mas bien pelea – entre los candidatos de la Derecha chilena al cargo de Presidente de la República. Dando una gran muestra de “unidad ideológica” los candidatos se sacaron todos contra todos los trapitos al sol. Un espectáculo bochornoso. En lo esencial un debate donde paradójicamente ninguno de ellos quería reivindicar su actual gobierno también de Derecha, además de todos ellos declarar enfáticamente que no eran de Derecha. Un peculiar negacionismo político muy justificado. Su gobierno como ejecutante es un desastre. Y algunas de sus políticas criminales, comenzando por aquella de la lucha contra el Covid, la mantención de las zonas de sacrificio por la polución, la falta de ayuda real a los más pobres y la violación sistemática de los Derechos Humanos contra el Pueblo trabajador. El mismo gobierno del cual todos ellos excepto uno fueron ministros.

Todos estos candidatos han reiterado en algún momento que no quieren que Chile sea Venezuela como ejemplo de país. Lo que la gente espera de los candidatos no es decirnos lo que no quieren. Lo que esperamos que nos digan es qué país gobernado por la Derecha es realmente un ejemplo a seguir. Tienen ellos algún país con gobierno de Derecha para mostrarnos como ejemplo? ¿Será que ellos quisieran por ejemplo que Chile sea como Perú, donde de los últimos 4 Presidentes de Derecha tres de ellos han sido acusados por la Justicia? ¿Un país donde frente al inapelable triunfo del izquierdista profesor Castillo la candidata de Derecha Keiko Fujimori, heredera de la mafia creada por su padre preso y ella misma con libertad bajo fianza hace todo tipo de llamados a las FFAA peruanas para intervenir en su favor dando un Golpe de Estado maniobra ya descubierta y organizada por el asesino Vladimiro Montecinos desde la cárcel? (Bueno, tal vez esa Derecha golpista sirva de ejemplo, aunque en esta materia la Derecha chilena ya ha dado pruebas de su vocación golpista). ¿Será entonces que el país de Derecha que nos quieren mostrar como ejemplo podría ser Brasil?  País con un cavernario Presidente de Derecha, que renegó de la pandemia y las recomendaciones de la ciencia médica negando la gravedad de la amenaza del Covid-19 en un largo primer período, que recomienda sus propias medicinas a la población, lo que ha significado que hayan muerto ya 600.000 brasileiras(os). Ya para no hablar de su anuencia en la devastación total de la Amazonía brasileña y la guerra de exterminio permitida a fazendeiros y garimpeiros contra los pueblos originales además de una corrupción gobernamental in crescendo. Un Presidente en suma, igual que su congénere de Derecha Piñera. Brasil entero se apresta a marchar el 3 de Julio para pedir su destitución. Será ese un ejemplo a seguir.

Tal vez querrían nuestros candidatos de Derecha que Chile fuera como el también gobierno de Derecha de Colombia con sus últimos Presidentes probadamente aliados al narcotráfico y donde el actual Presidente Duque masacra hoy a la población que reclama justicia social, tal cual lo hace su homónimo de Derecha el Presidente de Chile. Un país que se ha convertido en el Israel de América del Sur para servir los propósitos del Pentágono, hipotecando la siempre cacareada soberanía nacional. ¿Podría ser esta Colombia un ejemplo?

Del gobierno golpista de la Sra. Jeannine Añez  en Bolivia mejor ni hablar. No tuvo nada que mostrar excepto corrupción y permitir dos masacres de trabajadores en protestas. Además en Chile toda la clase política ignora y/o desprecia lo que pasa en el país altiplánico. Viejo reflejo de un nacionalismo transnochado.

Advertisement

En este punto cabe preguntarse, ¿porqué ningún periodista les pregunta jamás a estos candidatos por los gobiernos de Derecha de estos países? Es como si no existieran. En verdad no nos hace falta el Ministerio de la Verdad, ese que en el libro de Orwell estaba encargado de reescribir la Historia de acuerdo al gusto del Big Brother. Su papel lo ha tomado hace rato la “prensa libre” del sistema como les gusta auto llamarse.

Como no pueden darnos como ejemplos a seguir otros gobiernos de Derecha en América del Sur tal vez estos candidatos nos querrán hablar del gobierno de Derecha que viene de terminar en EEUU. ¿Alguno de nuestros candidatos de Derecha reivindica alguna de las políticas del señor Trump, un gobierno que ellos apoyaban a pesar que objetivamente dañó la propia economía chilena? Un gobierno que exacerbó el odio racial existente en ese país, y que organizó el ataque a su Parlamento para desconocer el resultado de las urnas. Un gobierno que negó la gravedad del Covid y se rió del uso inicial de máscaras permitiendo que hoy EEUU sea el país con el mayor número de muertos por el Covid en el mundo. Tanto adora la Derecha chilena al ahora ex-Presidente que en una acción obscena y ordinaria el Presidente Piñera fue a postrarse a los pies del señor Trump poniendo una banderita chilena en un rinconcito de la bandera de las franjas, banderita que sin embargo todos ellos dicen respetar. ¿Alguien escuchó alguna palabra de estos candidatos contra lo que fue el gobierno de Trump? Silencio absoluto hasta el día de hoy. ¿Alguno de ellos haría campaña diciendo que queremos un país a la imagen de la que tenía el cavernario Trump?

 

El caso Orban en Hungría

Como parece que los candidatos de la Derecha no tienen para mostrarnos buenos ejemplos de gobiernos de Derecha en nuestro continente tal vez quieran hablarnos de algunos gobiernos de Derecha de Europa: Hungría por ejemplo, donde el fascista Orban acaba de pasar una ley contra la homosexualidad  lo que ha tenido como réplica inmediata una carta de 17 jefes de gobierno de la Unión Europea contra esta política del gobierno de  Derecha del señor Urban. Mencionamos aquí al fascista Urban, porque nuestros candidatos de Derecha no tienen ningún problema en asociarse con el fascista chileno J. Kast, del Partido Republicano.Como tampoco han tenido problema en correr a saludar a Bolsonaro cuando fue electo, como lo hicieron Kast y la Sra. ex-Presidenta de la UDI. Todos estos candidatos, más o menos cínicamente concuerdan que Kast debe ser su aliado para cuando tenga lugar la segunda vuelta presidencial en Noviembre. O no es verdad?

Advertisement

Supongamos por un momento que nuestros candidatos de Derecha no quieren aparecer asociados a la extrema Derecha y quieran mostrarnos gobiernos de Derecha dulce, de esa que explota a sus conciudadanos con un discurso amable y muy civilizadamente. ¿Pero cuál mostrar? ¿Será que querrían mostrarnos como ejemplo el gobierno de Derecha del señor Johnson en Inglaterra? No será ciertamente por su lucha contra el Covid. El peor país europeo en esta materia. Claro, los gobiernos de Derecha allí han desfinanciado hace tiempo el servicio nacional de salud tal como lo hacen muchos gobiernos en Europa para apoyar la medicina privada, con los resultados conocidos. ¿O nos mostrarán al chascón Johnson en esa “brillante” decisión que tuvo para empujar con todo y salirse de la Unión Europea conseguido en el anterior gobierno de Derecha al suyo, decisión que solo puede perjudicar a ese país, que con o sin el señor Johnson es un país europeo por cultura, historia y tradición?. ¿Tal vez nuestros candidatos de Derecha prefieran hablar del gobierno también de Derecha de Francia, donde el Presidente Macron es amado y respetado por su pueblo a punto de cachetadas públicas? Casi dos años llevan reclamando el pueblo francés en la calle las desigualdades, los salarios miserables y la injusticia en ese país. Todo lo que ha recibido hasta ahora ha sido represión pura y dura. Su política contra el Covid ha sido igual que aquellas de todos los gobiernos de Derecha en el mundo: primero los negocios, la vida de los trabajadores, quienes son los que sufren prioritariamente con el virus por las razones de todos conocidas, después. ¿Cuántos millones de muertos en el mundo se podrían haber evitado si no tuviésemos estos gobiernos de Derecha? Todos ellos actuando exactamente con la misma pauta frente a la pandemia.

¿Les queda algún gobierno mismo de Derecha que quieran mostrarnos como ejemplo a seguir nuestros candidatos?  Tal vez Alemania, aunque claro, las diferencias con Chile son tan grandes que una pretensión en ese sentido sería ridícula por decir lo menos. Pero aceptemos por un momento que quieran mostrarnos aquel país como ejemplo. Solo que el problema es que la Derecha alemana no tiene nada que ver con la Derecha chilena. En Chile las políticas de la Derecha alemana serían consideradas socialdemócratas, que a nuestra Derecha neoliberal le dan asco. Véase cómo han tratado al pobre señor Mario Desbordes en su partido, Renovación Nacional. El hombre tuvo la mala idea de enfrentar la clase social dominante en el país cuando comenzó a tener ese abstracto discurso de Derecha social. El dueño histórico de ese partido, el señor Carlos Larraín  (bien digo dueño pues el financiaba los candidatos de su Partido mientras fue presidente de RN) y sus subalternos Allamand y el por ellos dos despreciado senador Chahuán le han dado un golpe del cual seguramente Desbordes dificilmente se podrá reponer. Y  para poner el último clavo en su cajón político el señor J.M. Ossandón lo ha rematado diciendo más o menos que si yo fuera él me bajaba de la carrera presidencial.

Frente a la falta de ejemplos de países de gobiernos de Derecha a seguir, ¿qué proyecto de país distinto nos pueden mostrar los candidatos de Derecha? Otro gobierno como el del señor Piñera? ¡Ni locos! Todos ellos huyen de la imagen del Gobierno de Derecha actual y su Presidente como quien huye del Covid. Los candidatos de la Derecha no tienen ningún proyecto realmente distinto del de su gobierno actual, ese que ellos mismos y todo el país rechaza. Más aún, no tienen ningún ejemplo en el mundo de gobiernos de Derecha exitosos.

Todos ellos se presentan no solo sin ejemplos que mostrar sino que además tienen que renegar de su pésimo gobierno. Y tan campantes, como si ese gobierno no tuviese nada que ver con ellos. Y hacen como si la destrucción del tejido social, del ambiente, de la Salud, la Educación, las Pensiones, la Seguridad ciudadana y la represión violenta que ha significado la muerte y mutilación de cientos de chilenos (as) y que mantiene centenas de presos políticos sin juicio, entre otras tantas otras políticas y acciones de este gobierno no tuviesen nada que ver con ellos. No se dan ni por aludidos. Hoja en blanco, el pasado no ha existido nunca. Les ofrecemos un país mejor nos dicen a coro. ¡Ah claro! Eso sí que no vamos a dejar que “los radicales y los comunistas” vengan a cambiar la Constitución. Porque ofrecemos una página en blanco pero en los mismos moldes con que hemos gobernado este país hace 200 años. Ninguno de estos candidatos ha dicho una palabra para condenar la grosera y anti-democrática acción de Piñera tendiente a maniatar la Convención Constitucional. Desde contratar una guardia de seguridad dirigida por un patife de Pinochet, hasta contratar el servicio de TV que transmitirá las sesiones donde será el Gobierno el que determine qué se publica o no. Para tener todo bien controlado. Ninguna palabra han dicho estos próceres demócratas sobre esto. Y probablemente ninguna dirán. Ni pensemos que harán o dirán si la Convención se les desmadra y corta derechito para algunas transformaciones que los ricos que son sus patrones no aceptan ni muertos. La historia futura lo dirá.

Advertisement

Además de renegar de su gobierno y haciendo cuentas que nada tienen ellos que ver con todo este desastre que tienen demostrando ser tal vez el gobierno más inepto e incapaz en la historia de Chile, una prueba díficil de superar, nuestros candidatos se reclaman de la Derecha Liberal. No porque hayan propuesto nada estructuralmente serio en ese sentido. Tal  vez será por el origen social de algunos de ellos y querer mostrar la imagen de un “self-made-man”. Surgidos desde abajo a punta de esfuerzo y mérito. Todos ellos, a la excepción del camaleón Lavín, que se ha declarado socialdemócrata. Solo que a él se le permite que diga cualquier cosa porque nadie lo toma muy en cuenta, tal como ha ocurrido con la divertida historia esa de la pendrive como política de seguridad ciudadana. ¡Imagínense! Todo un candidato a la Presidencia con una “política” de esas. Es el único derechista de la Derecha política con aires de socialdemócrata pero que con drones y pendrives se propone controlar hasta lo que tranquilos ciudadanos tienen en su celular y en su vida privada. Ellos, ironía de la vida, que se declaran grandes defensores justamente de la Libertad.

Por estas y otras razones es que estos candidatos que abjuran de su propio gobierno de Derecha, de su Presidente de Derecha y de sus políticas de Derecha no tienen en rigor nada que ofrecer distinto al país, … que no sea otro gobierno de Derecha.

¿Cómo enfrentará la derecha la lucha por la Presidencia?

La Derecha económica por otra parte, los verdaderos dueños de la pelota, esos sí tienen bastante claro que necesitan con urgencia un plan B para el caso que la cosa les corra mal en la primera vuelta presidencial, visto que el ramillete de sus candidatos no tienen nada nuevo para ofrecer y engañar una vez más a los votantes.  Pero primero nuestros ricos están preocupados de las cosas de largo plazo: la nueva Constitución. Ellos quieren que su país que tan bien los ha servido los siga sirviendo en el futuro. De allí que preparan la billetera para ver cómo poder “convencer” algunos constituyentes para frenar esa ola transformadora en distintos niveles e intensidades que es la Convención Constitucional. Entre la irrupción de la Lista del Pueblo, o el sub-conjunto de los 34 más radicales de esta, pasando por la lista del PC-FA hasta la declaración reciente de los 15 convencionales del PS, nadie sabe dónde irán a parar las cosas. ¡Horroroso! Impuestos, agua, AFPs, Isapres, minería, todo el edificio construído con tanto esfuerzo, donde para salvarlo tuvieron que aceptar piadosamente en el pasado la muerte y tortura de miles de compatriotas para salvar su sistema. Es caso para estar preocupados. Exigen que Piñera suba el tono de las amenazas y las restricciones para que la democracia no funcione en dicha Convención, que de tan controlada que parecía que la tenían ahora ya ni han dejado que el propio Piñera se vaya a aparecer el día de la inauguración de los trabajos. Los ricos no quieren tener que recurrir nuevamente a su brazo armado para resolver la contienda. Aunque tampoco les importaría mucho. No apuestan mucho tampoco en la ayuda de Joe Biden para otro golpe de Estado. El tío ese anda proponiendo impuestos a las empresas. ¿Estará loco o senil?

¿Cómo entonces enfrentar la lucha por la Presidencia? Los ricos de este país no dan un pucho por ninguno de sus cuatro candidatos. Y como ya saben que al frente tendrán probablemente al comunista Jadue, o al joven Boric que a veces se alía con el sistema pero del cual tampoco se fían mucho porque también propone erosionar el sistema y juicio a sus gobernantes por los crímenes del covid, ¿qué hacer?

Advertisement

El “Orregazo”  les ha dado la pista para la solución. La no candidata que será la candidata, “todo a su debido tiempo” como dice la señora Frei, presidenta de la DC. De aquí puede salir efectivamente la carta que resuelva el problema para nuestra Derecha económica. La señora Yasna Provoste sería sin lugar a dudas una excelente inversión de bajo costo para salvarles del comunismo por ahora. Total, la DC se contentará con lo suyo de siempre: cargos ministeriales, subsecretarías, direcciones generales, alguna peguita en el Banco Central, gerencias de empresas estatales y en todo el aparato de gobierno a todos los niveles para sus operadores políticos, que son el corazón de ese Partido.

En este cuadro, veremos nuevamente la acción a dos niveles de la Derecha. Primero, con la reinstalación de la CODE, la antigua Confederación Democrática que dirigió en el Parlamento el Golpe de Estado. Por otra parte le recordarán a la ex-Concertación que todos ellos juntos forman el Partido del Orden. Y que hay que defender el Estado de Derecho y las instituciones, porque si pierden todos ellos perderán.  Algo todavía pueden agarrar de la teta del Estado si todos ellos se cuadran con la señora Provoste, a pesar de andar medios en la mala en estos días con la DC. Peleas menores. Todo se puede arreglar. Ya están nuevamente conversando. Y cuando hablan entre ellos ya se sabe el tema importante: cuántos cargos y cuántos ministerios y cuántas direcciones generales y cuántos de esto y lo otro para los nuestros y para ustedes. ¿Cuál sería el programa de la señora Provoste, considerando que sería la candidata de los empresarios? Uno que prometa mucho algunas reformitas que satisfagan para la vista al PS, PPD, PR y otros menores. Porque eso sí, ella necesitará a la Concertación si quiere ganar, y esta ya sabemos que cobrará caro por este apoyo.

Para confirmar este proyecto de solución, la propia Presidenta de la DC, la Sra. Carmen Frei llama a  sus viejos aliados a una “alianza muy amplia de la centro izquierda”. Y la encuestadora Cadem, inevitablemente muestra como sube en las preferencias la Sra. Provoste. Un plan bien preparado hay que reconocer.

La izquierda entonces tendrá que resolver su tradiconal dilema. O votar todos unidos por Jadue o Boric o dejar que tengamos nuestra Derecha por mano de la señora Provoste, que de aparente perdedora y sin candidatos, se las habrá arreglado una vez mas para meternos el dedo en la boca.

Advertisement

 

Por Patricio Serendero

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software