Política

Joaquín Lavín: el gran derrotado en las primarias presidenciales

El gran perdedor de la derecha en las elecciones primarias presidenciales —pacto Chile Vamos—, ha sido el ex alcalde UDI de la comuna de Las Condes, Joaquín Lavín, quién postulaba por tercera vez a una carrera presidencial.

La gran sorpresa en las filas de la derecha la dio Sebastián Sichel, candidato que irrumpió modestamente e, incluso, soportando ácidas críticas de ciertos sectores de la propia derecha, particularmente de aquéllos segmentos que apoyaron incondicionalmente la candidatura de Joaquín Lavín.

Cuando se escrutaba apenas el 50% de los cómputos, el candidato que a estas alturas acumulaba el peor porcentaje, Ignacio Briones, ex ministro de Hacienda durante el segundo mandato de Sebastián Piñera, reconoció su derrota y el triunfo inapelable de Sichel.

Los electores, de este modo, habían censurado a Briones, pues durante su cargo de ministro de Hacienda fue el principal escollo para resolver los problemas económicos de la ciudadanía, aduciendo con altanería que “la billetera fiscal está en banca rota”. Y, por ello, no se disponía de dinero para ayudar a los sectores más necesitados, particularmente en tiempos de crisis financiera nacional e internacional.

Advertisement

Adicionalmente, los argumentos esgrimidos por Briones, —no creíbles para la ciudadanía—, se ejecutaban cuantiosas inversiones para rearmar y modernizar los implementos represivos de Carabineros.

Del mismo modo, Joaquín Lavín, demacrado e incrédulo, tuvo que reconocer el triunfo de Sichel muy a pesar suyo, quien se creía el gran ganador, reconociéndose hasta el cansancio como “social-demócrata”; pero su pasado poco riguroso políticamente le pasó la cuenta. Lavín aplaudió y apoyó incondicionalmente al gobierno dictatorial de Pinochet, e inclusive publicó documentos políticos aplaudiendo el actuar negligente y cruel del dictador, en un período trágico de la historia de Chile.

Lavín intentó quedar siempre bien con los sectores del centro y la derecha. Pero sus argumentos no convencieron, ni menos lo dicho recientemente durante su campaña de las primarias. Insistió que ahora comenzaba a vivirse “un nuevo período en la historia de la política de Chile”, capítulo en el cual él sería “el gran protagonista”. Pero los electores siguieron considerándolo como uno más de los “políticos tradicionales”.

Mario Desbordes intentó jugar a ganador al comenzar la ilusión de su presunta carrera presidencial, efectuando solapadas críticas al gobierno de Sebastián Piñera. Para acallarlo, Piñera lo atrajo a su gabinete ministerial, y Desbordes cayó en la tentación. Su cargo ministerial duró poco, y cuando advirtió la jugada de Piñera ya era demasiado tarde: había perdido terreno.

Advertisement

Durante los días de su campaña para competir en las primarias presidenciales, recibió ácidas embestidas de sus propios correligionarios e, incluso, sufrió mofas discriminatorias por su “tez morena”. Con tan desquiciada argumentación, los sectores de la derecha evidenciaron, sin duda, su persistente discriminación a las personas morenas.

Sebastián Sichel no la tendrá fácil, pues ha tenido igualmente un pasado engorroso, políticamente hablando, pasando de las filas de la Democracia Cristiana a las filas derechistas, donde igualmente ha padecido discriminación y desprecios. No obstante, su obstinada persistencia para llegar adónde se había propuesto, parece ahora comenzar a avanzar por este nuevo derrotero con miras a postular como candidato único de la derecha a la presidencia. No obstante, se le vincula con el empresariado duro del país y con corrientes neoliberales cercanas al propio Piñera.

Lo único cierto, a partir de este momento, es que Gabriel Boric, de 35 años, del Frente Amplio y el gran ganador de las primarias presidenciales, dejó en el camino inesperadamente a Daniel Jadue, el hombre del PC que parecía seguro para disputar las elecciones del próximo período presidencial, elecciones que serán a fines de año.

Tal vez la mayor disyuntiva es, por el momento, la figura de Yasna Provoste, presidenta del Senado, figura del ala progresista de la DC. A estas alturas, el terreno se le presenta pedregoso, dado el potente porcentaje obtenido por Boric en las primarias presidenciales, porcentaje que lo eleva a ser, definitivamente, el firme representante de la izquierda que enfrente a Sebastián Sichel, quién en primera instancia deberá competir con los fantasmas de su pasado que, al parecer, no lo benefician mucho, pese a que cuenta con evidente apoyo empresarial.

Advertisement

En este escenario, la figura de Sebastián Piñera ha quedado relegada no a un segundo plano, sino a un plano verdaderamente inexistente.

 

Por Francisco Leal Díaz

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    El Sr. Jadue aún es el alcalde de Recoleta y mantiene su cargo ,por ahora ,reconociendo con nobleza el triunfo de Boric y plegándose a su campaña ;
    el Sr. Lavín , queda “sin pega política” y quizás se retire a meditar a los arrabales del “pueblito se llama Las Condes”……Al Sr. Briones y la Sra. Parada,
    se les pedirá ,tal vez , que apaguen la luz al salir del servel. Hay más ,pero no cuentan , sus nombres no irán al libro chileno de Ripley.Sí vale la pena recordar que Sichel , se decía en la prensa , era el candidato de la Moneda ; entonces podría ser Siñera ? Se viene Provoste y alguien de los independientes del pueblo constituyente y por supuesto , el führer Kast ó Hermógenes?…Aún tenemos circo , ciudadanos !….antes que la milicada
    pierda la paciencia.
    Puede que haya alguna palabra rara , porque el sistema de corrección automática pone lo que se le canta, si no la escribes varias veces como tu quieres.

  2. Renato Alvarado Vidal says:

    Mal le salió el horóscopo a la Derecha, incluso a su candidato ganador. La situación de Sichel ciertamente es nada cómoda ni auspiciosa, su votación fue inferior a la del perdedor de la lista de enfrente, la votación de su lista entera fue inferior en 400.000 sufragios a la rival y esto es su techo. No creo que los partidos se sientan obligados para con el advenedizo y probablemente habrá también migración hacia Kast.
    En 1964 la derecha abandonó a su candidato Julio Durán Neumann y se volcó hacia el DC Frei Montalva, para atajar al comunismo ateo; ahora podrían hacer algo similar, para salvar el modelo económico. Claro que hay una gran diferencia, en 1964 no se estaba cambiando la Constitución y es en la Convención donde se puede declarar al neoliberalismo fuera de la ley; podría darse el caso de que ni siquiera un último manotazo pudiese darles – aún tras bambalinas – el control del juego.
    Creo que vamos a tener una divertida carrera hacia el centro, con apasionados contrincantes tratando de demostrar quien es más audaz e inclusivo y al mismo tiempo inofensiva o inofensivo para el orden institucional y su estructura de clases. Esto será acompañado por el bueno de Kast, arengando a los verdaderos creyentes y de paso recordándoles a los entusiastas de centro, cuales son los valores del occidente cristiano que no se pueden transar.
    La candidatura de la Lista del Pueblo se hace imprescindible ya que desde octubre de 2019 el pueblo sumó actividad y expectativas, estas condiciones subjetivas necesitan una bandera en torno a la cual unirse y un rumbo al que apuntar, así la agitación se transforma en movimiento de avance.
    Que Daniel Jadue no sea candidato nos ahorra una campaña anticomunista que de aquí a noviembre sería insoportable. Un indicio del vendaval que hubiese venido lo da la propia holgura del triunfo de Boric, quien atacó al candidato comunista con interpelaciones sobre Cuba tipo Reader’s Digest, es probable que Boric haya recibido votos de “mal menor” o incluso, como en el caso del taxista que me contó hoy Redolés, votos en contra de ese comunista #$!!&%¡¡. También le permite al PC abandonar oportunamente el bote, como hizo el Partido Humanista con la Concertación, cuando la deriva se haga manifiesta, ya que después de todo no será SU proyecto y podría hacerlo denunciando abiertamente la razones del fin del pacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software