Política Portada

El Programa presidencial de Sichel y su errado diagnóstico de la realidad chilena

El programa presidencial de Sebastián Sichel[i]como cualquier otro tiene en el inicio un diagnóstico del país. Hacer un diagnóstico es fundamental en cualquier proyecto. En un programa de Gobierno es imperativo. Cuanto más objetivo y cercano a la realidad, mejor el diagnóstico. Pero no mejor por el diagnóstico en sí mismo, sino por las consecuencias que tendrá al proponerse nuevas políticas públicas basadas en dicho diagnóstico. Un diagnóstico acertado de la realidad permitirá mejor proponer las mejoras correcciones y/o desarrollo de nuevas políticas públicas.

El diagnóstico que hace el programa de Sichel incluye como introducción una carta del candidato donde anticipa los temas de su diagnóstico,  pero falla rotundamente en entender la realidad de lo que ha acontecido en el país y de sus resultados medibles que están a la vista de todos. Dado lo extenso del documento (60 páginas) hemos escogido arbitrariamente lo que nos parece más indicativo de los groseros errores tanto de diagnóstico como de las políticas públicas que propone.

El diagnóstico parte diciéndonos que:

Hemos vivido 30 años de democracia, desarrollo económico, superación de la pobreza y, sobre todo, un proceso de estabilidad fundado en un acuerdo no escrito donde gobernabilidad, crecimiento y equidad eran parte de la misma ecuación”.

Advertisement

Esta afirmación no se corresponde con la realidad. Numerosos comentaristas en este diario se han referido a la falta de democracia real que hemos vivido: todavía tenemos la Constitución del dictador, con algunos retoques finales en el gobierno de Lagos; la clase dominante se ha apropiado de la mayor parte de los recursos del país. El crecimiento (y no el desarrollo económico)  del que se jactan fue planificadamente hecho para nuestra oligarquía. Y tenemos una Justicia para los ricos incluida la clase política y otra distinta para los pobres.

¿Superación de la pobreza? El diagnóstico afirma que “la mitad de los chilenos viven con menos de $400.000 mensuales”. Aceptando esta cifra que tampoco corresponde a la realidad, puesto que muchos más están en esa situación, ¿cómo es posible hablar de superación de la pobreza?. Si agregamos nosotros lo que todo el mundo sabe: nivel de endeudamiento de las familias, poca calificación de los trabajadores, precariedad del empleo y el hecho que hace más de una década que el país no crece[ii] entonces es falso hablar de la superación de la pobreza.

Paradójicamente y a seguir se afirma rotundamente que solo “un 1/10 de la población sufre de pobreza estructural”. O sea, el 10% son estructuralmente pobres aunque el 50% gana menos de $400.000 pesos mensuales. Sufren pobreza estructural aquellos que además de tener salarios en el límite de la pobreza sufren todas las carencias relacionadas con ella en vivienda, alimentación, salud, educación, falta de capacitación, etc. El diagnóstico supone entonces que habría un 40% (el 50% de pobres menos el 10% estructural que se nos dice) que no son pobres estructuralmente y por lo tanto no presentarían ninguna de las condiciones que definen la pobreza estructural. Un diagnóstico evidentemente falso.

El gobierno del candidato y del cual él fue parte también desmiente categóricamente estas afirmaciones. En la reciente propuesta de ley corta de pensiones, (con la cual Piñera intentaba parar el proyecto del 4° retiro de las AFP), el Gobierno decía oficialmente que esta cubriría el 80% de los trabajadores con algunos de los planes de ayuda a los declaradamente más pobres. Una manera clarísima de reconocer que los pobres en Chile son el 80% y no el 10% estructuralmente pobres o el 50% “apenas” pobres que indica este diagnóstico.

Advertisement

Se afirma también que hemos vivido un proceso de “estabilidad donde gobernabilidad, crecimiento y equidad eran parte de la misma ecuación”. ¿Qué equidad puede haber en un país donde 1800 familias tenían un ingreso de 586 millones de pesos mensuales[iii] y el 5% de los más ricos se queda con el 55% de los ingresos? Qué equidad puede haber con el trato de la justicia a los más pobres y los más ricos? Entre los hombres y las mujeres? Equidad entre las 3 comunas más ricas de Chile y el resto?

Libertad, justicia y mérito son valores que cimentaron la sociedad chilena que se construyó en base a los acuerdos”, nos dice el candidato en su carta inicial. ¿Qué libertad tiene quien gana 400 lucas al mes? Qué justicia han tenido los manifestantes del 18-O detenidos hace más de un año sin todavía proceso ninguno, comparado con los juicios a la clase política y su corrupción casi generalizada – esa sí estructural – del caso SQM, Corpesca, etc donde algunos de ellos acaban de ser sobreseídos porque de acuerdo con el fiscal Abbot “hay que cuidar a la clase política”?

Ahora, hablar de “mérito” en el proceso vivido…. Uno no sabe si reírse o llorar. Qué descaro! Todo Chile ya sabe a esta altura que la meritocracia vendida como la democracia en las posibilidades de desarrollo de las personas es simplemente una mentira del porte del puente del Malleco. Las estadísticas muestran quienes están en las gerencias y los directorios de las empresas de este país. Los hijos, hijas y parientes de los dueños de esas mismas empresas. Y la gran mayoría de ellos provenientes de solo 5 o 6 escuelas secundarias (“colegios” les llaman los ricos para que la diferencia con las escuelas de los pobres queden claras). Por otro lado las estadísticas nos dicen que 6 de cada10 hijos de pobres seguirán siendo pobres cuando adultos. Como según este diagnóstico habría existido la meritocracia, y los datos indican que son los hijos de los ricos y sus familiares los que ocupan los lugares de destaque en las empresas, esto querría decir que estos son más inteligentes y trabajadores que los hijos de los pobres. Muchos ricos creen que esto es así, y nos dan esta explicación para el destino reservado a los pobres: son “lentos”, además de flojos. El fascismo se alimenta de estas creencias.

Como un elemento base en la pérdida del sentido colectivo de la población, el diagnóstico indica (pág. 4) que hubo por parte de la ciudadanía un sentido de “frustración de la promesa del mérito”. Después de indicar que esta medida se incentivó desde los años 90 (¿cómo?) nos dice que falló porque: “…La base económica de esta medida se vio debilitada por cambios sociales inherentes como enfermedades, divorcios, envejecimiento, y este esfuerzo se convirtió en un sacrificio. A esto se suma el reconocimiento de una sociedad en la que hay personas en mejores posiciones o que enfrentan adversidades sin mayores esfuerzos ni riesgos, lo que aumenta la frustración de la promesa del mérito.

Advertisement

Primero, el mérito siempre exige sacrificio. No es gratuito, excepto claro para algunos. Pero lo que nos deja de boca abierta es aprender que el divorcio, las enfermedades y la vejez impiden que la sociedad tenga una política de mérito hacia las personas. Si estas fueran las causas del fracaso de esta promesa, ninguna sociedad podría tener una política de mérito. Siempre habrá enfermas(os) y divorciadas(os). Todavía peor: como nuestra población envejece, habría todavía menos mérito. Solo el párrafo final casi escondido en esta frase reconoce la verdad: la meritocracia falla porque hay unos que están “en mejores posiciones o que enfrentan las adversidades sin mayores esfuerzos ni riesgos lo que aumenta la frustración de la promesa de mérito”. Esta es la causa profunda del problema: la división de la sociedad en clases sociales donde los más ricos no precisan de cualquier mérito para vivir mejor. Ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos. Basta haber nacido en la buena familia con las buenas conexiones.

En varias partes del documento se afirma que: “..creemos que la urgencia está en los que más necesitan, no en los que más gritan, por lo tanto, el foco será la pobreza y vulnerabilidad de la clase media.”(págs. 4 y 8 por ejemplo). Está aquí expresado claramente lo que esta candidatura entiende por Justicia: quienes reclaman vehementemente por la injusticia, los salarios, las pensiones, la salud, la educación,…. Esos no serán ayudados (salvo los camioneros se entiende).  El gobierno de Sichel se propone ayudar a lo que ellos llaman “clase media”, aquellos que viven con más o menos un millón de pesos o menos al mes y no reclaman; viven disciplinadamente callados en su casa aguantando con las tarjetas de crédito las deudas que los agobian.  Aquellos que la ideología dominante ha hecho creer en la teoría del chorreo, la meritocracia y el respeto del Estado de Derecho, la Justicia, etc. y que creen que pueden subir de clase social algún día y sentarse a la mesa de los favorecidos. Para esto trabajan esforzadamente 50 o más horas por semana. No necesitan de represión por parte de sus explotadores. Se auto explotan pensando en que su situación cambiará algún día. Vanas esperanzas con el modelo de sociedad que tenemos.

3.3.2 Creemos en una propuesta para el mediano plazo:Debemos hacer un plan tributario y no una seguidilla de reformas continuas. Fijar como meta el aumentar la carga tributaria gradualmente a la mediana equivalente de los países de la OCDE cuando tenían ingresos similares a los nuestros. Considerando las diferencias actuales, implica un esfuerzo total en torno al 3% del PIB. Lograr ese objetivo en plenitud hacia fines de la década.”

¿Llegar al 3% del PIB con el aumento de impuestos en ocho años más? ¿Y porqué no llegar a esa meta en el primer o segundo año de gobierno? En 2030, quién sabe donde estará la mediana de impuestos de los países de la OCDE a la cual Chile pertenece desde 2010. (Entre los objetivos de la OCDE están algunos objetivos que han sido copiados en este programa: “Nuestro objetivo es definir políticas que apunten a la prosperidad, igualdad, oportunidad y bienestar para todos”. Además de que el trabajo debe estar centrado en las personas. La OCDE en verdad promueve como regla la economía de mercado. Esa es su filosofía. En América del Sur son miembros Brasil y Colombia además de Chile.

Advertisement

(pág.11)  1.1.1 Acciones a corto plazo

En el ámbito de eficacia y eficiencia en la atención a la ciudadanía, sin abandonar la idea de aplicación de recursos estrictamente necesarios en atender los asuntos públicos, la prioridad estará dada por la concreta y oportuna solución y satisfacción de las aspiraciones ciudadanas.

¿Pero no es esta la prioridad de cualquier servicio público en el mundo? Mejorar el servicio público con menos plata. Suena a eficiencia. Chile Atiende será como por arte de magia ahora un modelo de eficiencia y eficacia a pesar que el Estado le dará “los recursos estrictamente necesarios en atender los asuntos públicos”. (más adelante se propone aumentar el horario de servicio público. O sea, más gasto. Las incongruencias de este documento se multiplican.)

(pág. 15) 1.1.5.4 Un Estado más eficiente y que haga bien la pega: Propone reducir la cantidad de ministerios de 24 a 18 para mejorar su gestión y eficiencia. En contrapartida se crearán dos nuevos ministerios en tareas urgentes: Seguridad Interior que controla la delincuencia y los actos de violencia y un Ministerio de Transformación del Estado, cuya función principal es el control de gestión, evaluación y fijación de metas a favor de los ciudadanos en la gestión pública. (el subrayado es nuestro). De manera que el aumento de la eficacia del Estado y el servicio público se resuelve con policías especializadas contra la delincuencia y “los actos de violencia” (el gobierno actual es más franco, habla de terrorismo).  La eficiencia aquí consiste en reprimir con mejores herramientas a los manifestantes, como aquellas que el gobierno de Piñera ha dotado a las policías.  Ahora, crear un Ministerio de Transformación que no transforma nada sino donde sus objetivos serían hacer la pega que corresponde a los ministerios ya existentes fiscalizándolos, es un monumento a la ineficacia e ineficiencia que se pretenden tan cacareadamente mejorar. Un Ministerio para fiscalizar otros 18 o 19 ministerios. Necesitará mucha gente sin duda. Imagine por ejemplo a este nuevo Ministerio de Transformación diciéndole al Ministerio de Hacienda que sus metas no son las correctas y que su presupuesto anual del Estado está mal hecho. La duplicidad de tareas como aumento de eficiencia y eficacia. Debe ser una técnica novedosa que no conoce nadie.

Advertisement

Para dinamizar el emprendimiento “dinámico” (pág. 37), se dice que:

En la actualidad los fondos de capital de riesgo han crecido principalmente al alero de CORFO. Es necesario profundizar esta industria a través de la atracción de family office y fondos de fondos, permitiendo desarrollar una industria de capital de riesgo sustentable en el tiempo.

… Avanzaremos en el desarrollo de la legislación, para que más empresas que usan tecnología para brindar servicios financieros de manera más eficiente (FinTech) se enfoquen en la inclusión financiera de la población y posibilitando que cualquier ciudadano transformarse en inversionista a través de métodos como el crowdfunding (financiamiento. Colectivo)”.

Convertir a cada ciudadano en inversionista. El sueño de la Sra. Thatcher. Vaya usted a Inglaterra a ver el resultado de esas políticas. Además de que aquí se propone algo que hasta la Ex-Concertación defiende: no incluir los fondos de las AFP (eso son los fondos de fondos) en inversión de capital de riesgo. El neoliberalismo en su mejor.

Advertisement

La calidad y seriedad del diagnóstico y sus propuestas no dejan de sorprender en la siguiente y sorprendente tarea:

(pág. 42) “3.2.1 Asegurar ayuda hasta septiembre con prórroga hasta diciembre: Extender beneficios y prestaciones de la Ley 21.227 de Protección al Empleo y de la Ley 21.263 que flexibiliza transitoriamente el acceso al seguro de desempleo hasta septiembre, prorrogable hasta diciembre (actualmente están garantizados sólo hasta el 6 de junio de 2021).” Esta propuesta o está mal redactada o corresponde a la minuta de algún asesor en el Parlamento.  No se entiende de otro modo.  Si es verdadera, representaría magníficamente la eficiencia: el programa del candidato incluye propuestas para 2021, o sea, antes que comience su gobierno (si gana) en 2022.

(pág. 19) “1.3 .2 Los servicios públicos que más necesitas en un horario a tu servicio”. La medida propone, en atención a que los niveles de congestión y las filas son cada vez mayores, aumentar las horas de atención continuada, desde las 8:30 a las 19:00 horas. Imaginamos que será de Lunes a Viernes aunque esto no se explicita. Esto es, diez horas y media de trabajo diarias y 52.5 horas por semana de 5 días. La medida se aplicará a los servicios esenciales, nombrándose aquí: Registro Civil, Chile Atiende, Compin, Fonasa, Servicio de Impuestos Internos, Extranjería, Tesorería General, entre otros. No se indica si para cumplir con este horario se contratarán más personas, pero leyendo el espíritu general del documento de hacer más con menos, este no parece ser el caso. Nótese que todo esto es en el contexto de aumentar eficiencia y eficacia que el documento nos repite hasta el cansancio. Toda la gente se quejaba de lo malo de algunos servicios públicos con 40 horas de trabajo por semana, y se han seguido quejando con 44 desde la Dictadura para acá. A lo mejor la idea genial de esta propuesta es que talvez con 52.5 las cosas mejoren.

(pág.22). En el capítulo 1.6 Chile en el mundo se nos dice en 1.6.2.2 Medio Ambiente. “Chile se encuentra entre los países más afectados por el cambio climático en curso, de ahí que es de vital importancia avanzar en la concertación multilateral, especialmente en el marco del Acuerdo de París, para mitigar los efectos del calentamiento global. Para ello debemos asumir el liderazgo en materia de protección ambiental doméstica.”

Advertisement

Este párrafo y un par de citas sobre clima a propósito de otros temas (como generar negocios con la economía verde por ejemplo) es todo lo que le dedican las 60 páginas del programa del Sr. Sichel a la defensa del Ambiente en los momentos más críticos de la Humanidad en este respecto. Si se compara con las 4 páginas que le dedica a la Seguridad y las fuerzas policiales, los aparatos de inteligencia, los nuevos servicios, “la actualización” de Carabineros, (donde no hay una sola crítica a su sistemático accionar represivo contra la población), se tiene una medida de lo que entiende la Derecha por gobernar y donde están sus prioridades.

Las AFP no se tocan. Esta es la gallina de los huevos de oro de los ricos de Chile. Una sola vez cita la sigla AFP el documento en sus 60 páginas:

(pág.36) “2.1.5 Fondos de AFP que impulsen emprendimientos y Pymes

Un fondo de fondos que se dedique a la administración de los porcentajes de inversiones autorizados y que compongan esta cartera, puede impulsar fuertemente distintos tipos de emprendimientos y pymes que requieren mayores alternativas de financiamiento.”.

Advertisement

Las Isapres por su parte no solo no se eliminan ni modifican. Se mantienen igual que Fonasa, recibiendo todavía más fondos del Estado en un nuevo Fondo de Compensación. Usted lo puede ver en las páginas 23 y 24.

Podríamos aburrir a los lectores con citas y citas de un documento que no dice una palabra de los verdaderos problemas del país actualizado con conceptos como el de “economía circular” y “personas circulares”. Sugerimos a las y los indecisos leer este programa como aquel que proponía su predecesor. El otro Sebastián. Frases politicamente correctas para inclusión, igualdad, oportunidades para todos, equidad, sustentabilidad, medio ambiente, etc. Ya hemos visto en los gobiernos últimos de las dos Derechas los resultados de este discurso. En suma, un programa donde la estructura del modelo neoliberal se mantiene intacta, a pesar que dice poner las personas en el centro. La economía capitalista tiene como centro la obtención de ganancias para los propietarios dueños y accionistas de esas mismas empresas. Todas sus políticas públicas apuntan a eso en su fondo.

 

Por Patricio Serendero

Advertisement

[i]  https://oficial.servel.cl/wp-content/uploads/2021/06/3_PROGRAMA_SEBASTIAN_SICHEL.pdf

[ii] Entre muchos otros ver artículos de Gabriel Palma y la Fundación Sol

[iii] M. Kremerman, Fundación Sol, 2019, datos base tomados del INE(Instituto Nacional de Estadística)

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Margarita Labarca Goddard says:

    Para Pätricio Serendero: este es un excelente artículo, muy informativo, muy claro y fácil de leer. A diferencia de otros oscuros, rimbombantes y pretenciosos. Qué bien, ojalá muchos escribieran así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software