Política

Kast o “Kastigo”

La derecha que gobierna, a punto de sufrir una hemorragia en los bolsillos, busca cómo salvar a su candidato a la presidencia. Se ha desatado el Diluvio Universal y urge escapar de la catástrofe. Son demasiados los sinvergüenzas que desean huir de las enturbiadas aguas y refugiarse en las Islas Vírgenes. Ahí, sin embargo, penan los Pandora Papers y es mal visto frecuentar ese lugar. “Chile podemos+” ha resultado un fiasco, comparsa de carnaval de barrio, y sólo se presta a burlas. Nadie cree que el lema de esta empresa donde se arriendan disfraces, sirva de algo. Al principio, había surgido la frase ancla: “Chile tiene nombre de paz y amor”, pero los tiempos no estaban para hacer poesía.

Se les enturbió el ingenio e ignoran cómo recomponer sus candidaturas en vías de naufragar. Día a día estudian las encuestas de opinión, que elaboran ellos mismos en los sótanos de La Moneda, donde a menudo se reparten sobre con dinero, y se entregan a la congoja. ¿A quién deben privilegiar entre sus harapientos candidatos? ¿Cuál sería el Mesías de días turbulentos? ¿Convendría aliarse a los renovados, a los grupos que asisten a las procesiones o abrazan a los pinochetistas? El tema, bien podría servir para reescribir la historia de Chile.

Cada 18 de octubre, es una fecha propicia que utilizan quienes ¿gobiernan?, para reprimir al pueblo, que en las calles, manifiesta en forma pacífica su descontento de años. El gobierno de los señores forajidos, donde la astucia en depredar y burlar impuestos, los sitúa en el Monte del Olimpo, lloran al observar el hundimiento de sus proyectos. Igual seguirán robando, en forma más acotada y protegidos por las tinieblas. Alegan que estas marchas de conmemoración, las organizan los irresponsables, empeñados en destruir y saquear las ciudades. Como son infiltrados y el lumpen adicto al gobierno, bien adoctrinados y mejor remunerados, saben actuar.

Todo indica que el entierro del capullo Sebastián Sichel, se anunciará en estos días. Su cadáver político, huele a fracaso y su sepelio, debería producirse en cualquier momento. Así, la derecha que presume de demócrata, buscará su rápido sustituto y tornará sus veleidosos ojos hacía su natural remplazante. Es decir, al emperifollado y relamido José Antonio Kast. Cuyos vínculos con esa derecha que manda, ordena, usufructúa, roba y cuando se ve acosada, reprime y propicia los golpes de estado. Todo dentro de lo que se entiende por democracia, la cual se viola una y otra vez, para demostrar su vigencia. Al menos así dijeron los golpistas en septiembre de 1973, para derrocar y asesinar a Salvador Allende.

Advertisement

José Antonio Kast se ha convertido en el sustituto natural de Sebastián Sichel. No hay otra lectura. Los husos del reloj marcan la hora y el tiempo se desvanece. Chile Podemos+, aunque cada vez puede menos, agobiado por la estitiquez se esfuerza en recomponer sus alicaídas líneas. Sin embargo, los generales a cargo de las tropas, sienten el agotamiento de los esbirros. En las huestes de José Antonio Kast, en cambio, todo huele a incienso, nada a pachulí. Incluso el escudo que mostraron el día de la inscripción de su candidato, hacía alarde a la supremacía racial. Algunos, querían ir vestidos como los señores feudales que viajaron a Palestina a defender el Santo Sepulcro en manos de los infieles otomanos, que ahora hacen buenas telenovelas, y mantiene embobada a la familia.

José Antonio Kast, poseedor de ideas ancladas en la Edad Media, se ha convertido en el salvavidas de los infelices. Personaje ideal para servir de portada en diarios, revistas, pendones y destinado a seducir a la oligarquía. Se piensa que Sebastián Sichel es el candidato topo, que ayuda para aglutinar a la derecha variopinta, y a los renovados, donde mandan los pillos. Este fin de semana expresó: “Estoy bien asustado (…) vamos a un choque de trenes entre Kast y Boric que puede ser mortal para el sistema político”. Igual, usted Sichel, se va a quedar en el andén, esperando el tren del olvido.

 

Por Walter Garib

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor

Related Posts

  1. Margarita Labarca Goddard says:

    Las revoluciones no se hacen con una Constitución. La Asamblea Constituyente nunca se hizo, sólo quedó en Convención Constitucional. No le pidamos peras al olmo por favor, ¿Cuándo y dónde se ha hecho una revolución con un lápiz? Estos artículos contribuyen a despolitizar al pueblo. Se le están creando falsas ilusiones. Se pueden hacer constituciones revolucionarias cuando el pueblo está en el poder, pero no al revés.

    • El problema es que nuestro Pueblo no esta politizado; muchos decidieron “no votar” para no sentirse parte de la destrucción de nuestro país.
      La derecha se nutre de la desinformacion del pueblo. Los cambios en Educación que fueron “recomendados” por EE UU, sumado a un “voto no obligatorio”. ha resultado con una derecha que domina en el Parlamento y que ha tratado de representarse asi misma como la “ganadora” cuando en realidad le ha ido mal. Cual es la herramienta que la Derecha esgrime hoy: MENTIR Y DENIGRAR AL OPONENTE.
      Dile a un pinochetista que su “heroe” no fue sino: un traidor, un mentiroso y LADRON, y veras la respuesta.

  2. Kast es un nazi retrógrado, pero bien parecido. Un pobre diablo
    que desea perpetuar el pinochetismo para figurar en diarios
    extranjeros. Carece por completo de vocación social. Lo demás sobra…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software