Medio Ambiente Nacional

El desierto de Atacama convertido en un basural

En Chile tenemos uno de los desiertos más  grandes y más áridos del planeta: el desierto de Atacama, ubicado en la región de Antofagasta. Tiene más de cien mil kilómetros cuadrados,  más grande que Portugal, más grande que Austria, el doble que Suiza.

A pesar de ser un desierto, tiene infinidad de colores: oscuras montañas quebradas, dunas de arena muy clara, lagunas celestes de agua salada. Y animales: vicuñas, llamas, guanacos y algunos pájaros. No hay camellos, aunque deberían haberlos traído porque son muy buenos para el desierto, pues en sus jorobas almacenan grasa, que se puede convertir en agua en caso de necesidad.

A veces, cada cierto número de años, quien sabe por qué capricho de la naturaleza, caen allí  unas  pocas gotas de lluvia. Entonces el desierto súbitamente  estalla  y se cubre de flores multicolores de una belleza frenética. Porque las semillas estaban allí, enterradas, esperando el momento prodigioso de volver a la vida. El desierto se convierte de pronto en un jardín de fábula.

 Esto todos lo sabemos, y si no hemos estado allí, hemos visto las fotos. Aquí les pongo una.

También el desierto es uno de los mejores lugares del planeta para observar el firmamento y para el desarrollo de la astronomía, por lo límpido de su cielo. Importantes observatorios astronómicos se han ubicado allí.

Advertisement

La minería tiene una gran importancia en la región, pues allí se encuentra la mayoría del cobre, el oro y ahora el litio, que es el mineral del siglo XXI y puede hacer de  Chile en un  país próspero para todo su pueblo, no para unos pocos empresarios especuladores. Por eso estos bienes públicos y estratégicos deberán ser recuperados  por el próximo gobierno, para beneficio de todos los habitantes del país.

Las minas, especialmente las de litio, necesitan ocupar grandes cantidades de agua y privan de ella a la gente. Bombean agua con  máquinas del subsuelo, aunque sea un agua no potable, les quitan a las personas  el poquito de agua que se consigue.

Siempre ha habido minas, pero antes eran menos o usaban menos agua o no se sabía de este abuso. Este problema ha sido muy estudiado  por los científicos, entre ellos por la constituyente doctora Cristina  Dorador, quien al respecto ha expresado que se debe garantizar:

“El reconocimiento y garantía del derecho humano al agua, su justa distribución, con preferencia para consumo de las personas y un acceso efectivo al agua potable. La recuperación de los recursos naturales estratégicos a beneficio del país, su industrialización sustentable y la diversificación de la matriz productiva”.

Por lo tanto, el nuevo gobierno del compañero Boric, deberá estudiar cuidadosamente, junto con los científicos especializados, la manera de  distribuir equitativamente el derecho al agua, entre los emprendimientos mineros necesarios para el desarrollo de Chile y los seres humanos y otros seres vivos.

Advertisement

Pues bien, ahora están ocurriendo cosas muy raras en el desierto de Atacama, que al parecer pocos conocen.

¿De qué se  trata? Pues simplemente, que nuestro hermoso desierto está  siendo convertido en un basural internacional.   

Cada año llegan a Chile  sesenta mil toneladas de ropa-basura. ¿Se dan cuenta de lo que son 60.000 toneladas?

La mayoría de la ropa que se almacena allí,  proviene de China o de Bangladesh, pasa a Europa, a Estados Unidos y de ahí la mandan a Chile,

La mayoría es ropa nueva, excedentes de las fábricas que no se ha vendido, y en el desierto de Atacama forman verdaderas  montañas  de desperdicios que convierten a Chile en una pocilga. La ropa se demora 200 años en degradarse, contiene productos tóxicos y al rayo del sol despide un humo malsano que contribuye a viciar una atmósfera que era transparente. Además, envenena las aguas del subsuelo y mata a las  semillas que pudiera haber allí.

Advertisement

Algunas personas muy pobres de Alto  Hospicio rebuscan en esas rumas de desperdicios  y al mismo tiempo que consiguen una camiseta o un par de zapatos, logran  contaminarse ellos mismos.

Este fenómenos no sólo es dañino para la salud de personas y animales, sino que constituye una ofensa para nuestro país.

Ha llegado el momento de plantearse varias preguntas:

1.¿Cómo arriban  estos cargamentos a Chile?

Llegan en barcos que descargan  en Iquique.

Advertisement

2. ¿Quién es responsable de esta barbaridad?

El gobierno de  Piñera, que controla todos los puertos y el tráfico marítimo. Ninguna autoridad regional, local ni menos una empresa particular podría hacerlo sin autorización.

3 ¿Se les cobra a los dueños de la basura algún impuesto, contribución o servicio?

Francamente  diré que no lo sé, pero creo que en todo caso no  debe ser una contribución legal. Ilegal  quizás, pero en beneficio de las más altas autoridades del país. Habría que averiguarlo.

4. ¿Cómo se transporta esta basura desde Iquique hasta el desierto?

Advertisement

En camiones-contenedores,  que cualquiera puede ver pasar en su recorrido.

4. ¿Y por qué las fábricas de ropa propietarias de esos productos, no los regalan a gente pobre en sus países o en otros, ya  que en el mundo hay muchas personas necesitadas, incluyendo niños, que sólo se visten con harapos y andan “a pata pelá”, como se dice en Chile?

Pues porque los mercados prohíben que se regale cualquier  cosa,  porque eso  arruina el negocio.

5, Y para terminar: ¿Cómo es que este escándalo no se sabe, no se discute, no se evita, no se fincan responsabilidades?  Parece que nadie lo ha visto, nadie sabe nada y nadie hace nada.

 

Advertisement

Margarita Labarca Goddard 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Y los residentes del “nuevo basural” no han reclamado ó venden algunas cosas por aquí y por allá? Las autoridades , siempre ciegas a bultos gigantes que pasan delante sus ojos , no saben ,no vieron , no comprendieron? Chile parece cada vez más un país de inútiles pasivos ,sin cerebro, simplemente “estando”? La nueva gobernación debe asumir su responsabilidad en este “sucio” caso del basural sudamericano, ya que nadie lo hizo antes.

  2. Mónica Fernández says:

    Muy interesante el artículo, con importante información, se lo haré llegar a mis nietxs. Porque además todxs tenemos que saber que nuestro país y muchos otros países subdesarrollados o en desarrollo, son utilizados como basurales, en este caso, basural de ropa. Desde luego y obvio, que se trata de un negocio, a alguien del aparato público le pagan esas empresas para que puedan ingresar al país con esos cargamentos de desperdicios. Las aduanas no están pintadas, existen de verdad.

  3. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopothologist. says:

    Piñera es responsable que esta basural de ropa haya crecido tanto; en sus dos periodos tiene que haber recibido buenos sobornos por este desastre, Ahora, antes de dejar el poder, tiene que devolver esta ropa a los paises de donde vino. No es posible que mi Chile haya servido para recibir miles de toneladas, de algo que se considera basura. Por que este asunto no se saco a relucir antes, como es posible que esto haya sucedido y las autoridades hayan tomado conciencia de este asunto….que verguenza por lo que pasa Chile, y seguramente, muchos se estan beneficiando de esto. Por favor, aplicar el maximo rigor de la ley, por esta contaminacion tan grave….que esto no quede impune!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software