Opinión política Portada

El gabinete de la incertidumbre para el pueblo, con certezas para la oligarquía empresarial

Advertisement

Más interrogantes políticas que respuestas y certezas genera el gabinete recién nominado del presidente electo Gabriel Boric. Certezas sí, pero para ese ente antropomórfico que son “los mercados” donde se mueven capitales (de bancos, AFP, Isapres, financieras, paraísos fiscales, grandes empresas mineras, de la energía, forestales, pesqueras, exportadoras, etc) al que se le dan atributos humanos como la irritabilidad, el descontento, la capacidad de vivir la incertidumbre; y un poder omnímodo para jugar con el destino de los pueblos. Certezas momentáneas, pero para la oligarquía empresarial, es la evidencia. El puesto clave en los gabinetes de la “transición”, como bien se sabe, es el de ministro de Hacienda. Que con  Gabriel Boric recae en un tecnócrata socialista y neoliberal como Mario Marcel quien fuera hasta ahora la cabeza del Banco Central, figura clave del modelo, guardián de la fe. Signo de los tiempos: se le rinde pleitesía al modelo instaurado a sangre y fuego y se le otorga a la economía neoliberal imbricada a los centros mundiales de poder económico la lógica de sentido común hegemónico desde un conglomerado donde el Frente Amplio y el Partido Comunista se declaran programáticamente “anti-neoliberales”. Pudo ser diferente. Innovar y no repetir.

 

El ministerio de Hacienda entonces, será el eje del Gobierno con predominancia en el gabinete de ministras (14 mujeres y 10 hombres). Marcel será el filtro de todas las políticas públicas sociales y de género importantes y el factótum del viejo consenso concertacionista. En efecto, la falta de conflictos internos será en razón de que este gobierno se habrá sometido a los dictados implacables de la poderosa oligarquía económica y financiera responsable directa de la depredación ambiental, de la degradación del sistema de salud y de educación pública, del endeudamiento del CAE, de pensiones miserables para los adultos mayores. Hacienda será responsable que se desarrolle o no una política fiscal progresiva necesaria para enfrentar los desafíos de la desigualdad social y del enriquecimiento extremo de las grandes fortunas empresariales chilenas, enriquecidas durante la pandemia. Interrogantes serias, acerca de si las grandes reformas impostergables podrán ser llevadas a cabo con una coalición que integra a la vieja política que se reveló impotente en el pasado.

Advertisement

 

Advertisement

Vemos un pacto amplio en acción con fuerzas recompuestas en torno al nuevo gobierno para obtener apoyos en un parlamento que vive aún en medio de la crisis de legitimidad. Es un pacto del PC y el FA con las fuerzas concertacionistas que ya gobernaron, y que lograron durante los gobiernos de Bachelet I y II acumular los agravios, sin resolver problemas y aumentar las frustraciones en el pueblo… y de ahí a Piñera II. De Bachelet II y la Nueva Mayoría, con un ministro de Hacienda también socialista y neoliberal como Gonzalo Arenas no se avanzó de un ápice en la democratización del país y en el bienestar de las clases trabajadoras y populares, sino todo lo contrario, el espectáculo político de las cocinas y de la corrupción contribuyó a consolidar la ruptura de confianza del pueblo con la misma casta política que hoy ocupará ministerios claves en Chile. De ahí, directo, vino el 18/O del 2019 y las demostraciones de fuerza del pueblo y la clase trabajadora. Fue esta ofensiva transformadora a la que respondió el Acuerdo transado el 15 de noviembre del 2019 con la firma de Gabriel Boric que permitió la elección de una CC empoderada. Hasta ahora, por un tiempo, en que asistimos a la actual coyuntura de recomposición de los partidos reformistas del régimen. No hay “generación dorada”, pero sí hubo pueblo rebelde. Que los propagandistas del FA dejen de hacerse pasar por politólogos para escamotear las realidades históricas.

Advertisement

 

Advertisement

Mientras que la derecha chilena clásica demostró estar dispuesta a adoptar posiciones y temas neo fascistas enarbolados por su candidato, el gobierno electo corre el riesgo de ser percibido como el de Bachelet II, que se dio la tarea de “rebajar las expectativas” y renegar de su programa.

 

Advertisement

Es la vieja institucionalidad la que vuelve y se reinstala. En un clima donde producir certezas es una cuestión más subjetiva que objetiva. Son los poderes constituidos de un sistema de dominación que cruje los que buscan consolidarse en medio de una profunda crisis civilizatoria para tranquilidad de los actores del consenso neoliberal. Y cabe constatar, que quien fuera poder constituyente por mandato del 18/O 2019  – la Convención Constitucional – alimentado en sus inicios por la energía popular, luego se enfrió y sometió como Convención Constitucional a los poderes constituidos (Parlamento, corte Suprema), al aceptar las reglas impuestas por el parlamento y la orden de los 2/3 de quórum para aprobar las normas constitucionales. Así fue como la Convención Constitucional se transformó en un corto correr del tiempo en un poder constituido más al negarse a asumirse ella misma como Asamblea Constituyente con mayoría simple (1/2 + 1). Y sin embargo todo puede ser un gran artificio, pues el depositario del poder constituyente sigue siendo el pueblo soberano, que el 19 de diciembre pasado, fue a votar y se sacó de encima el neo fascismo de J.A. Kast, pero no es seguro que haya sido para volver atrás; para ser nuevamente espectador y cruzarse de brazos.

Advertisement

 

Advertisement

Por Leopoldo Lavín Mujica

Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Las críticas de los «periodistas empoderados» por el movimiento O-18 ,aunque ellos no fueron parte , es feroz y nostálgica contra Boric, aunque aún no ha tomado posesión del cargo. Será que Marcel es el presidente y no nos habíamos percatado? Una pléyade de ministras/ministros jóvenes, YA no sirven, YA no hicieron nada……A BORIC Y SU GABINETE, BUENA SUERTE QUE SERÁ BUENA SUERTE PARA CHILE.

  2. Felipe+Portales says:

    Señor Vallega: No se puede desconocer la importancia del principal ministro del área económica que se supone que se busca transformar profundamente. Por tanto, la orientación neoliberal reconocida que tiene dicho ministro constituye una señal crucial de lo que se propondrá hacer el futuro gobierno en esta área. Y por esto mismo se entienden las declaraciones de satisfacción con dicho nombramiento efectuadas por los principales exponentes de los grandes empresarios beneficiarios del tremendamente injusto sistema económico imperante. Tan simple y claro como eso que acertadamente analiza Leopoldo Lavín.

  3. Landy Aurelio Grandon says:

    ¿Porqué se habla de «gabinete» para referirse al conjunto de ministros nombrados por el presidente? Al menos, en Chile tal cuerpo institucional no existe en forma ni práctica gubernamental. Cada ministro — o mejor dicho secretario de estado– responde directamente al presidente y ninguno colectiva o individualmente pertenece a tal gabinete.
    Como tampoco el Ministro del Interior es el «Jefe del Gabinete». No manda a ningún otro ministro.
    Sería hora de cambiar algunas prácticas ahora que habrá un gobierno que consideramos de «nuevo tipo» que desde ya es objeto de suspicacia por el que será ministro de Hacienda.

  4. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopothologist. says:

    Entiendo perfectamente bien la exposicion de Leopoldo Lavin Mujica, tambien como las opiniones de Aurelioi Landy Grandon, Felipe Portales, pero no entiendo lo que dice Gino Villega….en su comentario dice: Las criticas de los periodistas empoderados por el movimiento 0-18, aunque ellos no fueron parte. Esto, y todo lo sigue diciendo, no tiene ni pies ni cabaza, no tiene ningun sentido logicoa a la realidad, y se nota una gran diferencia en su cultura politica con el resto de los que opinaron sobre este tema. Por signidad propia, creo que no deberia volver a opinar, no se lo merece.

  5. Con el Ministro de Hacienda se puede apreciar que los cambios importantes para resolver las desigualdades de la población seguirá el mismo camino de Bachelet 2.
    Sigo pensando, y esto nunca ha cambiado, desde cuando Boris gano la FECH y luego del; abrazo con la derecha le salvaron la renuncia y expulsion de Piñera, que el color amarillo ira cambiando poco a poco haste verse de rosa mexicano.
    Seguiré mirando desde el balcón, porque no tengo ora opción, como se vera con el tiempo el programa inicial y creo también que el PS acostumbrado a jugar a dos bandas, perdió pero gano con tres carambolas mas una del PPD, partido por el dinero.
    En fin, mi pesimismo y melancolía empezó en el lejano año de 1973.

  6. Un gobierno más de la desConcertación(o nueva pilleria)…………!?!?
    En Chile no va a cambiar nada y va a seguir todo igual. A no ser que sea el pueblo el que haga las transformaciones en forma directa.
    Sigamos esperando al igual que hace treinta y más años!!!!????

  7. Ejercicio de falsificación por parte de Portales, Serendero, Renato Álvaro Vidal, Leopoldo Lavín Mujica. Ustedes llamaron a votar por Boric, a sabiendas del apoyo que le habían entregado todos los pesos pesados de la concerta. Incluso algunos de sus seguidores reclamaban histéricamente “contra la ultra que se niega a votar por Boric” (en específico, Lavín Mujica crítico a Rafael Agacino en este punto)

    Es de un cinismo profundo lo de ustedes, tienen responsabilidad política por lo que hace y hará el gobierno de Boric.

    A quienes hacen la política de la patronal,

    Ni olvido ni perdón político.

  8. Leopoldo+Lavín+Mujica says:

    Llamé a votar contra Kast. Hay matices que hacer. Un gobierno de Boric no será nunca como un Gobierno ultraderechista de Kast. La crítica no es sinónimo ni de complacencia ni de oscurantismo.

  9. Leopoldo+Lavín+Mujica says:

    » […] pues el depositario del poder constituyente sigue siendo el pueblo soberano, que el 19 de diciembre pasado, fue a votar y se sacó de encima el neo fascismo de J.A. Kast, pero no es seguro que haya sido para volver atrás; para ser nuevamente espectador y cruzarse de brazos.»
    Más claro que el agua de los glaciares que aún quedan…

  10. Felipe+Portales says:

    Señor Guille: No entendió bien. Yo llamé a votar en segunda vuelta por Boric explicitando claramente que no había motivos para ilusionarse con un gobierno de él, dada su postura entreguista (¡e innecesaria porque las dos derechas tenían demás el quórum en el Congreso!) del 15 de noviembre de 2019 en favor de los dos tercios. Pero que era un imperativo ético hacer todo lo posible para impedir que llegara a la presidencia un pinochetista que además estaba acompañado de esperpentos con una misoginia inaudita; y que iba a liberar a todos los condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos en dictadura. No hay ninguna contradicción lógica, ni política, ni moral en ello. ¡Ponga más atención cuando lea!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software