Mundo Portada

El ejército ruso  y la ocupación de Ucrania. ¿Y las consecuencias en el plano geopolítico?

Tucídides, (460-396 A.C.), en su historia La guerra del Poloponeso, la primera obra en utilizar métodos científicos en la historiografía, en este caso para explicar la guerra en la época antigua, aporta algunas claves para entender los conflictos actuales. La trampa de Tucídides – muy usada actualmente para explicar el conflicto chino-norteamericano  -consiste en que entre una potencia secundaria, (en el caso  de las ciudades estado griegas y Esparta amenazando a Atenas y, en la actualidad, China amenaza a Estados Unidos). El diálogo de los Melios se considera una pieza maestra del derecho a ser respetada la neutralidad, así como el atropello de los atenienses que contaban la con la fuerza militar para obligar a rendirse (la razón y la fuerza en la guerra.

La Guerra del Peloponeso duró 27 años, y el peligro para el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, es que el reciente ataque a Ucrania, (como es lógico, debido a la asimetría entre los dos ejércitos que es enorme), hasta ahora ha asegurado la ocupación de la capital de Ucrania, Kiev. El dominar a un pueblo que resiste a la potencia rusa, amenaza con prolongar la permanencia, en este caso  del ejército soviético, incluso, durante un largo tiempo. La historia de las dos potencias, (Rusia y Estados Unidos), viene a confirmar que nunca han salido indemnes en la ocupación de otros países, (baste recordar, como ejemplo, Afganistán, el “cementerio de soviéticos y norteamericanos”).

El fin de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, (URSS), constituyó una enorme humillación para Rusia y las demás Repúblicas Soviéticas. El mismo Presidente, V. Putin, ha caracterizado esta situación como la más humillante de la historia rusa.

Los países que se autodenominan “occidentales”, en vez de abrirse a la nueva situación de Rusia aliados en el Pacto de Varsovia, mantuvieron y acrecentaron el poder de la OTAN, (NATO), atrayendo a los ex países del bloque soviético y aceptándolos como nuevos miembros de la OTAN. Hoy esta Alianza cuenta con la membresía de 30 países, entre ellas, tres Repúblicas ex soviéticas, (Estonia, Letonia y Lituania), además de Polonia, Eslovaquia, Rumania, Hungría y Bulgaria, (estos últimos países, firmantes del Pacto de Varsovia).

Putin no ha disimulado nunca su deseo de volver a entregar a Rusia el orgullo perdido con motivo del derrumbe de la URSS y de sus países aliados que, en la actualidad, se han trasformado en gobiernos ultraderechistas, (Putin llama “nazis y fascistas”, aprovechando para celebrar los aniversarios de la gran guerra patria: el triunfo del ejército soviético en contra de los nazis, que terminó con la ocupación de Berlín.

Advertisement

Vladimir Putin no se conforma solamente con mantener como aliadas a las ex Repúblicas Soviéticas y su bases en Crimea y el Mar Negro, sino que también ha rememorado el imperio zarista, sobre todo, en sus etapas más gloriosas, (en algunas declaraciones no ha dejado de criticar a las ex Repúblicas  soviéticas, al entregar su soberanía). Esta vez, en el caso actual, Putin no podía aceptar que Ucrania postule a ser miembro de  la OTAN   y amigo de los  países occidentales, rompiendo “el círculo rojo”, que consiste en mantener como aliadas, (incluso supeditadas), a las tres Repúblicas soviéticas que colindan con países de la OTAN, (en el caso de Ucrania con Polonia, Eslovaquia, Rumania, Hungría).

En el caso de Crimea, Rusia hábilmente logró forzar un plebiscito en que más del 90% de los votantes se pronunció por ser parte de la Federación rusa; posteriormente, los habitantes pro-rusos de la región de Donbas fundaron dos Repúblicas populares: Donetsk y Luhansk, ejércitos de estos países que luchan contra el ejército ucraniano.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea aislando económicamente la Rusia de Putin, sólo terminará por atentar contra el plurilateralismo reafirmando  el aislacionismo y el proteccionismo  que únicamente servirán para adelantar una recesión que se veía venir, además de una inflación marcada por el alto precio del petróleo y del alza de las materias primas y, sobre todo, la carencia de alimentos, (históricamente, Ucrania ha sido el granero de Europa, lo que permite adelantar un alto precio en la harina, por ejemplo, que en muchos países es uno de los alimentos básicos de la población.

A partir del derrumbe de la URSS en la economía se hace visible una asimetría entre el poder de sus Fuerzas Armadas, las más modernas y con más poder de fuego en el mundo, frente a una economía mediocre, (hoy Rusia ocupa el  décimo  lugar en el PIB  mundial), por consiguiente, el aislamiento con el cual amenazan la Unión Europea y Estados Unidos podría causar más daño a la economía rusa del que sufre actualmente.

El ejemplo de la invasión a Ucrania puede inspirar a China, (segunda potencia mundial), en su conflicto con Hong Kong y Taiwán. Hasta ahora, China ha mantenido una prudente lejanía frente al conflicto ucraniano. No cabe duda de que una alianza entre China y Rusia permitirían la existencia de un poderoso bloque euro-asiático. Tanto China como Rusia han penetrado económicamente en América Latina y África. Por el momento, el apoyo a Rusia por parte de Venezuela, Nicaragua y Cuba, no inciden,  en forma importante, en el conflicto ruso-ucraniano.

Advertisement

De todas maneras, el ejemplo de la Guerra del Peloponeso, relatada por Tucídides, Esparta derrotó militarmente a Atenas, a pesar de su  inferioridad en el campo de las ciencias y las artes, respecto a   Atenas. La guerra siempre aporta sorpresas, y no sería raro que China terminara por derrotar, más temprano que tarde, a  Occidente.

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

25/02/2022

 

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

  1. Muchas citas antiguas, pero nada interesante, G: Viejo.
    Las noticias abultadas de El País español y otros diaruchos
    que ya no se venden en Europa no son exactas y abultan
    hechos para llamar la atención…

  2. Putin tenia que actuar y hizo lo que el brillante plan geoextorsionario/geoexistencial USA en curso lo obligaba.  Este plan preveía:  

    1) obligar a la UE a comprar armas USA por cientos de miles de millones de dólares (1a. tasa-robo USA a la UE) y al mismo tiempo
    2) crear un pretexto para obligar a la UE a dejar de comprar gas ruso y así obligar a la UE a comprar el gas 3x mas caro que vende… USA (2a.tasa-robo USA a la UE); para esto el plan incluía
    3) amenazar a rusia continuando la acumulación por USA (la NATO es un disfraz) de ABMs y armas de primer golpe nuclear desarmante en las fronteras rusas que inició george W bush cuando renegó del tratado ABM de 1972, una acumulación que está por poner a USA en posición de extorsionar a rusia (y a CN) con… un primer golpe nuclear desarmante.

    Así que putin tenía la espalda contra la pared:

    Si actuaba contra el armamento USA en sus fronteras, USA lo habría usado como pretexto para atracar a la UE 2x (y al mundo con papel verde y bonos USA adquiridos “voluntariamente” por sátrapas locales), y rusia habría perdido las docenas de billones de euros del gas que exporta a la UE.  

    Si putin en cambio no actuaba, mas temprano que tarde rusia se habría visto extorsionada por USA con una amenaza de primer golpe nuclear.

    Estamos viendo en estos días lo que putin tuvo que elegir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software