Opinión política

En el entierro de Piñera

Advertisement

Será el peor gobierno de la historia de Chile desde 1990.

El recorrido como político es bastante precario. Pasó de ser un pinochetista a golpear como un mendicante las puertas del Partido Demócrata Cristiano, PDC, donde le dijeron que hiciera fila. Posiblemente recordaron que su padre luego de haber firmado la declaración de los trece, pidió que fuera borrado de la lista. Esa declaración de trece militantes del PDC lo hicieron a manera de gesto personal.

Nunca representó al PDC en general.

Advertisement

Algunos años después ante la constatación de los crímenes cometidos por las fuerzas armadas y por vergüenza al haber generado la crisis y apoyado el golpe intentaron hasta hoy se cuelgan de esos trece militantes para expiar sus culpas y responsabilidades.

Advertisement

Piñera Echeñique genera su fortuna no en un tránsito limpio. Posiblemente eso venga del día que celebró con champaña el golpe militar en la Universidad donde estaba estudiando. Tanto dinero generado bajo el imperio de la dictadura donde todo era oscuro, un limbo sólo conocido por los que tenían los planes para instalar un modelo excluyente e indigno que fue traído para beneficios de un pequeño grupo donde estaba Piñera Echeñique.

Advertisement

De esto han pasado más de treinta años.

Advertisement

“Abandonó el domicilio y ni siquiera se despidió de mi”, dijo una acongojada y desolada Cecilia Morel cuando llegó la policía para detener a su esposo. La orden provenía del juez del Segundo Juzgado del Crimen de Santiago, Luís Correa Bulo, que ordenó la aprehensión de Miguel Juan Sebastián Piñera Echeñique.

La orden  era capturar bajo apercibimiento de arresto. Esta medida se pretendía que respondiera a las infracciones a la Ley General de Bancos, además de la defraudación del Banco de Talca. Lo salvó de la cárcel quien ese momento era la ministra de justicia, Mónica Madariaga.

Advertisement

Piñera Echeñique no es capaz de sostener una idea, es cambiante, pero él no se da cuenta. Cansador debe ser ir zigzagueando por la vida. Buscando algún lugar donde ahuecar el ala y quedarse pensando una defensa que no lo es pero que sí ha sido para él.

Advertisement

Cuando dijo que el plebiscito de No + AFP estaba ya instalado en alguna nube, que lo habían llevado los duendes. Comparó la consulta con los plebiscitos que se hacen los hermanos Castro en Cuba. Mal argumento, débil intento para debilitar el más serio intento para hacer cambiar el futuro de las pensiones de millones de chilenos a cuya miseria hace responsable justamente a su hermano, José Piñera.

Advertisement

Alberto Mayol en su libro PIÑERA PORNO describe en sus primeras páginas a esta persona que ya quedándole algunos días para que abandone la casa de los Presidentes, dejando sumidos en una alegría sin parangón a millones de chilenos que cansados, aburridos, maltratados, segregados, dignamente apuestan a un cambio sustantivo y fundamental en la política chilena

“He aquí un país, un pueblo, Sebastián, obligado a luchar contra tus demonios, que reconstruye los tejidos rotos que dejaste y afronta el dolor de esos cuerpos donde se vengó tu dolor infame. Buscaste amor, Sebastián, encontraste dinero. Buscaste amor, Sebastián, encontraste votos. Buscarte amor, Sebastián, pero nunca lo encontraste. Y sólo te quedó la pornografía” Alberto Mayol. Piñera porno.

Advertisement
Advertisement

Piñera cree que los chilenos no tienen memoria. Recordaremos aquel día sábado cuando en un llamado al borde de las lágrimas, pedía al mundo hacer muchos esfuerzos para combatir el cambio climático. Miguel Juan Sebastián dijo de manera categórica que en la COP25 poner el corazón en la toma de decisiones.

No firmó el Tratado de Escazú. No se realizó la COP25 en Chile. Siguen los recursos naturales en manos de los grandes grupos económicos. Realmente todo son fuegos artificiales. Noticias rimbombantes que es también agredir la dignidad de millones que se esfuerzan para dejar algo no tan maltratado al planeta.

Piñera fue un mal pastor, se les arrancaron las ovejas. Aquella noche cuando ya se conocían los resultados de la primera vuelta electoral y su candidato se miraba en el espejo y encontrarse con su mirada desencajada mientras se preguntaba que había hecho para merecerse aquello, en bandada corrían los de RN/UDI/EVOPOLI/PRI a saludar al chileno ario. Finalmente las ovejas también enojadas lo llevaron a la hoguera.

Advertisement
Advertisement

Esa distancia entre lo real y la ficción que lleva como si se tratara de una gargantilla de oro, lo llevó a un éxtasis con graves consecuencias “Mi mandato será tan exitoso que Chile Vamos seguirá gobernando hasta el 2026. Este sueño lo contó en febrero del 2019. A estas horas todas las gavetas de los escritorios en La Moneda y los ministerios están vacías. Y como si de una película se tratara saldrán fotos con autógrafos, algunos libros en cajas de algún detergente.

Advertisement

Los Papeles de Pandora, se convirtieron en el puñal que se clava por expresa orden personal en él mismo, como si se tratara de un suicida que muere pensando en volver y ya pagó su pena.

Esa apasionada relación del dinero es la que lo llevó a firmar contratos en paraísos fiscales. Cuesta encontrarlos en los mapas, no conocemos como son sus plazas y si hay viejos dándole de comer a las palomas. Piñera si las conoce y todas. Habla con sus banqueros transparentes, asexuados mientras en la otra punta de la mesa está su amigo y vecino Delano, el mismo que colocaba dinero sin mirar el bolsillo del agraciado, pensando que hacía el bien para que la democracia que a él interesaba y no fuera cambiada. Piñera no quiere pagar impuestos en el país que radica, es por aquello que arranca de la legalidad que nunca le ha interesado. Piñera es Piñera no más y nadie más.

Advertisement

Antes de que abandones La Moneda ya te enterraron Catrillanca, Gustavo Gatica y Fabiola Campillay, hoy una digna senadora. Te enterraron los miles y miles de chilenos y chilenas que sin miedo iluminaron la noche en algunos lugares de Santiago muy justamente. Te enterraron el más de millón de mujeres, que te dijeron que eras un rey desnudo.

Miguel Juan Sebastián Piñera Echeñique estás ya enterrado

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Pablo Varas

 

 

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Pablo Varas Pérez, Don, entiendo la rabia en contra del susodicho, ¿pero este gallo era un desconocido cuando se presentó como candidato a la presidencia en su primera elección? Primeramente, era un derechista, segundo un casi delincuente salvado por la campana tocada por la pinochetista monica madariaga, pero igual, de la mitad de los chilenos que votaron del total de la lista electoral, un poquito más de un cuarto votaron por este gallo y fué elegido al «prestigioso y democratico cargo» de la presidencia de Chile. Es decir, ya había mostrado su hilacha pero igual los muchachos y muchachas chilenos lo elevaron al cargo de conductor, líder de nuestra nación. Pero como los chilenos reaccionamos con los golpes del momento, el caballero solamente duró un termino presidencial y los chilenos casi en masa se tiraron hacia un movimiento que los llamaba con el canto de sirena de una supuesta izquierda y pa’llá nos tiramos creyendo a pie juntillas que aquí si que le ibamos a achuntar para el presente y nuestro futuro, y a pesar de algunos hoyitos tapados del sistema que nos gobierna, no nos sentimos satisfechos y cuando ese gobierno terminó, en masa buscamos de nuevo la respuesta en el mismo gallo que nos había huaneado la primera vez, ¿Y…? Aquí estamos, pu’ don Pablo, tirandole caquita al que se va por segunda vez ( ¿culpa de quien? y confiando que esta vez el JOVEN elegido al cargo de presidente y su gente realmente nos haga sentir de nuevo que nosotros, el pueblo que lo votó, podemos equivocarnos un montón de veces, pero que finalmente le achuntamos a la fama justo en el centro, pero si no resulta, ya que queremos que todo se haga en el menor tiempo posible, yo estoy completamente seguro que después del gobierno de este joven, capacito que volvamos a traer de vuelta al mismo que ahora le estamos tirando caca, o a cualquiera del pequeño grupo de los dueños de Chilito. Asi somos, pero, ¿podremos cambiar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software