Mundo

ONU: ¡Que Estados Unidos cierre Guantánamo!

Advertisement

Durante la 49ª sesión del Consejo de Derechos Humanos, Fionnuala Ní Aoláin, Relatora Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, pidió a los Estados que se aseguren de que el legado de detenciones secretas, entregas y torturas posterior al 11 de septiembre no se olvide y que sus consecuencias actuales se aborden de frente. Entre todos los pedidos estaba también el cierre de Guantánamo.

 

En 2010, cuatro mandatos de procedimientos especiales produjeron un estudio conjunto único sobre las prácticas mundiales en relación con la detención secreta en el contexto de la lucha contra el terrorismo.

Advertisement

El Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, el Relator Especial sobre la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, el GT sobre la detención arbitraria y el GT sobre las desapariciones forzadas o involuntarias habían sido acusados ​​respectivamente por el Consejo de Derechos Humanos para abordar las diversas dimensiones de la detención secreta que entraban dentro del ámbito de sus mandatos.

Advertisement

En un informe al Consejo de Derechos Humanos, Fionnuala Ní Aoláin, Relatora Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, explicitó una evaluación de los 20 años de violencia, separación, detención y trauma sufridos por cientos de hombres detenidos después de la “guerra contra el terror”, y abordó el fracaso de los Estados para implementar las recomendaciones del estudio conjunto de 2010.

Advertisement

En particular modo, la relatora destacó las experiencias de los que fueron llevados al sitio de detención en la Bahía de Guantánamo, Cuba, y enfatizó que 39 hombres musulmanes continúan detenidos en este sitio en condiciones que cumplen con el umbral legal de tortura, trato cruel, inhumano y degradante según el derecho internacional.

Advertisement

La inhumanidad de Guantánamo tiene la firma de Estados Unidos

39 hombres musulmanes permanecen detenidos en el centro de detención, a un costo estimado de $540 millones por año, $13 millones por detenido. Muchos de estos hombres están entrando en su vigésimo año bajo la custodia de los Estados Unidos. Muchos de los hombres son sobrevivientes de torturas. Doce de ellos han sido acusados ​​de delitos relacionados con el terrorismo y están siendo procesados ​​por el sistema de comisiones militares, que, a juicio de la Relatora Especial, puede no cumplir los requisitos de juicio y procedimiento justos exigidos por el derecho internacional.

Advertisement

Además, la detención continua e indefinida de ciertos detenidos sin cargos ni juicio contraviene claramente la garantía mínima de un juicio sin demoras indebidas.

Advertisement

La Relatora Especial sobre tortura, apoyada por este mandato, ha determinado que las condiciones existentes en la Bahía de Guantánamo constituyen circunstancias que alcanzan el umbral de tortura, trato cruel, inhumano y degradante según el derecho internacional.

Advertisement

Estos hombres viven con el profundo trauma psicológico y físico de la tortura. No se les ha puesto a disposición ningún programa adecuado de rehabilitación por tortura, y la continuación de su detención en el lugar donde sufrieron violaciones tan profundas constituye una violación implacable de sus derechos humanos fundamentales e inderogables.

Estos hombres están envejeciendo rápidamente y tienen condiciones médicas cada vez más complejas, que incluyen enfermedad vascular coronaria grave, trastorno de estrés postraumático complejo y lesión cerebral traumática. Los recursos necesarios para atender sus necesidades médicas y psicosociales no están disponibles en el centro de detención.

Advertisement
Advertisement

Su detención continuada en este centro es incompatible con las obligaciones de derecho internacional de los Estados Unidos.

“Reconociendo que el Congreso de los Estados Unidos ha actuado para frustrar la transferencia de estas personas al territorio continental de los Estados Unidos y a ciertos países extranjeros enumerados, se debe activar toda la gama de opciones disponibles para el ejecutivo de los Estados Unidos para garantizar la resolución de su detención, incluida la liberación, el traslado con garantías adecuadas de derechos humanos, reparaciones por daños y monitoreo continuo de los derechos humanos en países de nacionalidad o terceros países seguros si las preocupaciones de no devolución significan reasentamiento en otro lugar”, pidió la Relatora Especial en su informe.

Ní Aoláin también pidió el cierre inmediato del centro militar de detención en la Bahía de Guantánamo, Cuba, y los centros de detención masiva en Xinjiang, China. Instó al regreso y repatriación inmediatos de los nacionales detenidos en el noreste de Siria, guiados por el principio de no devolución, así como la protección inmediata de los niños detenidos en estas instalaciones.

Advertisement
Advertisement

“La magnitud de las violaciones de los derechos humanos implicadas por el uso sistemático y legalizado de la detención secreta y la tortura después de los eventos del 11 de septiembre exigen responsabilidades individuales, estatales e interestatales específicas”, dijo la experta de la ONU. “Es imperativo responsabilizar a las personas, instituciones y Estados no solo para evitar la impunidad sino también como un aspecto esencial de la garantía de no repetición”.

Advertisement

 

Elena Rusca, Ginebra, 15.03.2022

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Las cataratas de informaciones politico-bioecológicas-pandémicas-ambientales-contra los DDHH-científicas y pseudo científicas…….que nos muestran que el mundo está LOCO y en KAOS y que no se ve remedio ni a corto ni a largo plazo, desinfla la rueda del ánimo y leer otro gran resumen de la miseria que nos envuelve,
    ya no nos conmueve. Estamos vacunados y viene esta nueva guerra, entre muchas otras de las que ya no nos informan, que tras «15 minutos de gloria» ha pasado a la historia con otro pueblo destruído por los mismos de siempre……. ya no es novedad. Hemos banalizado el mal que sólo es un paso más del diario vivir. Mala suerte , comadre,compadre….mala suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software