¿Sabía doctora Izkia Siches, que apenas usted asumió como Ministra del Interior, se elaboró una perversa estrategia para destruirla? Perdone si no rebelo mis fuentes de información. He adquirido el compromiso de respetar la identidad de quien me proporcionó los antecedentes. Resultó de una conversación entre colegas en un café de Viña del Mar, donde suelo concurrir los jueves y se habla de literatura y también, surgen los temas vinculados a la política. Meses antes de que usted comenzara a figurar como una eventual candidata a asumir un ministerio, empezó a trabajar en las sombras, esta comisión que se hace llamar “Desestabilizadora”. No olvide que usted permanecía desde hacía tiempo en la mira y los primeros ataques en su contra, surgieron cuando trató de infelices a los del gobierno de Piñera. ¿Recuerda esa instancia? En esa oportunidad, Ministra, usted fue generosa y no quiso acusarlos de sinvergüenzas. Habría sido lo justo. Su sinceridad y honestidad al pensar y actuar, encendió las alarmas en varios partidos políticos de la derecha. Se agigantó doctora, su figura y presencia política, convirtiéndose a partir de ese instante, en quien no tiene pelos en la lengua y habla con la verdad por encima de sus creencias. En esa oportunidad, esa oligarquía saqueadora, designó a tres de sus miembros y le exigió que se disculpara. Usted, como es una mujer honesta y nada sabe de las manipulaciones políticas de los sinvergüenzas, pidió las disculpas. Una debilidad suya, no forzada, que aguardaban sus acusadores, lo cual les permitió aquilatar su carácter.

Ha de saber estimada doctora Izkia, que esas personas son las mismas que montaron al principio, falacias en contra del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue. Lo acusaron de terrorista, enemigo de la democracia y después, se lanzaron como perros de presa, en contra de Gabriel Boric. Jauría de mastines al servicio del poder, donde hay senadores, diputados y bufones, contratados para realizar este tipo de actividades. Son, además, quienes inventaron a los amarillos, organización bufonesca, destinada a crear confusión. A servir de caballo de Troya en sus afanes de desprestigiar a las personas, que no comulgan con sus ideas. Basta leer la prensa amarilla de la derecha y se conocerá el calibre de tantas infamias.

Cuando no ven cómo ensuciar los nombres de las honestas personas, recurren a las falacias y provistos de unas cuantas hipocresías, elaboran sus estrategias. Como el poder, el amor al dinero y a las prebendas se han convertido en sus objetivos de vida, nada los detiene. Tenga la certeza, señora Ministra que en su contra, poco a poco, van escalar sus ataques. Semana a semana desmenuzarán frase a frase de cuanto usted dice o escribe, para encontrar la mínima expresión de dónde colgarse y lanzar sus agresiones. Si usted, apreciada doctora Siches, les sigue la corriente y se embarca en sus embustes y trampas, corre el riesgo de enredarse en intrascendentes discusiones, que sólo la van a desgastar. Evite el enfrentamiento. Le lanzarán pullas, dardos envenenados, falaces acusaciones, pues entre los amarillos hay escribidores, porque los conozco, dispuestos a escribir panfletos difamatorios para enlodarla. No le tema a cambio, a la crítica honesta, al lenguaje lúcido, a ese lenguaje que ansía escuchar el pueblo, aunque sea crudo y duela. Donde la verdad esté por encima de nuestros intereses. Y si tanto majaderean esos lacayos de la oligarquía, contratados al quedar cesantes a principios de marzo, pregúnteles si pagaron sus impuestos, las imposiciones a sus trabajadores y las pensiones de alimentos a sus hijos. Que, si son acusados de evadir impuestos y de haber metido las manos al bolsillo del pueblo, no pidan a cambio de ir a la cárcel, asistir a clase de ética, en una universidad privada.

 

Por Walter Garib

Advertisement

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Tomaron el nombre del color “amarillo”, con todos sus signoificados, en forma reciente, pero son personajes adiestrados en la mentira y el fomento de la cizaña y el odio…..porque son conocidos xenófobos, sufren de aporofobia y tienen ingentes entrada$
    jugando a la discriminación. Las personas de buena FE tienen pocas posibilidades de defenderse exitosamente de sus ataques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software