Debate

El rechazo derechista en el plebiscito del 4 de septiembre

Todas las Constituciones chilenas han sido impuestas por  comisiones en que participan los oligarcas y  la espada y la bota militar: la de 1833 fue producto del triunfo de la guerra civil por parte de los conservadores, dirigidos por el entonces Presidente de la República, Joaquín Prieto, e inspirada por Mariano Egaña, (ultrarreaccionario, hijo de don Juan, redactor de una Constitución moralista). El amo absoluto de esa época, Diego Portales, despreciaba las Constituciones y las Leyes, que debían ser violadas pues, por lo regular, favorecían a los malos, (los pipiolos), y a don Mariano Egaña lo llamaba “lord callampa”, y se reía de él por su apego a los análisis jurídicos, (al consultarlo sobre el hábeas corpus, le envió un verdadero tratado sobre el tema).

La Constitución de 1925 fue el producto de la Comisión “chica”, compuesta por políticos oligarcas, amigos del Presidente, don Arturo Alessandri Palma. Cuando incluso estos “amigos serviles” se negaron a apoyar el texto de la Constitución, redactado por el “el León de Tarapacá” y su amigo y ministro José Maza, el inspector general del ejército amenazó con un tercer golpe de Estado, (el primero, el 11 de septiembre de 1924, y el segundo, en enero de 1925), si se mantenía el corrupto régimen parlamentario.

El plebiscito de 1925 fue enteramente fraudulento, pues los votos, blanco, azul y rojo, correspondían a los colores de la bandera nacional, (el rojo representaba el fin de la Constitución; el azul, la mantención del parlamentarismo reformado; el blanco, la mantención del statu quo). La abstención fue muy superior al número de sufragios y, como es lógico, con tanta trampa, la Constitución ganó por “amplia mayoría, (cerca al 90% de los votos). Los partidos políticos eran partidarios de la permanencia del régimen parlamentario  reformado, salvo los Demócratas y una fracción del Partido Liberal. La Constitución de 1925, y producto de las amenazas golpistas del inspector general del ejército, Mariano Navarrete, demoró  7 años  en su implementación, (1932). La primera Comisión, “la grande”, (incluía, incluso, a los comunistas, liderados por Hidalgo), estuvo presidida por el conservador Ricardo Lyon  y solamente se reunió un vez.

En la Constitución de 1980, el dictador del golpe de Estado de 1973, Augusto Pinochet, nombró como constituyentes a los cuatro miembros de la Junta de Gobierno, cuyos decretos-leyes pasaban a ser reformas de la Constitución de 1925. La Comisión Ortúzar, (ex jefe de campaña de Jorge Alessandri Rodríguez), demoró siete años en su redacción, (1973-1980). En su articulado predominaban los cerrojos y las trampas, (el senado, por ejemplo, estaba compuesto, además de los elegidos, por senadores designados, la Constitución era prácticamente irreformable dado su carácter pétreo, pues las leyes orgánicas constitucionales exigían un quorum de 2/3 de ambas Cámaras; los generales en jefe de las fuerzas armadas no podían ser removidos por el Presidente de la República; la democracia era tutelada por el Consejo de Seguridad Nacional, institución en que predominaban los comandantes en jefe de las fuerzas armadas, y otras trampas difíciles de eliminar.

La derecha chilena ha aprovechado la herencia de la Constitución de Pinochet para mantener la democracia protegida, así como la consagración del sistema económico-político del sistema neoliberal. Hasta la reforma constitucional de 2005, del Presidente Ricardo Lagos, los senadores designados le permitían a la derecha mantener su predominio legislativo, aun cuando perdiera las elecciones presidenciales y la Cámara de Diputados; a su vez, el sistema binominal le garantizaba el empate en la mayoría de los distritos electorales. La derecha sólo aceptaba las reformas constitucionales que le aseguraban su predominio, (por ejemplo, cuando estuvo a punto de perder la mayoría de los senadores designados, no tuvo ningún problema en apoyar las tibias reformas a la Constitución del Presidente Lagos).

Advertisement

Las doscientas reformas a la Constitución ilegítima de 1980 han sido apenas cosméticas, pues han mantenido la médula y el corazón de la Constitución legada  por el dictador.

En el plebiscito de entrada para aprobar o rechazar la redacción de una nueva Constitución, en que gran parte de la derecha se pronunció por la mantención de la Constitución de 1980, favoreció en un 80% a los partidarios de la proposición de una nueva Constitución.

En el plebiscito de octubre de 2020 la derecha no logró, ni siquiera, el tercio necesario para paralizar los artículos propuestos por el sector progresista, condenada a ser una minoría, hecho que la imposibilitaba a mantener artículos de la actual Constitución espuria.

La derecha política no ha podido disimular su encono, pues no ha podido lograr su objetivo de mantener la Constitución de 1980  y sólo acepta algunos cambios cosméticos.

Es evidente que la Constitución dictatorial está muerta, por consiguiente, la derecha oligárquica no podrá resucitarla, (incluso, la derecha más reaccionaria, retrógrada y hasta cavernaria, con el apoyo del grupo llamado “los amarillos”, que se presentan como progresistas pero, en el fondo, no son más que la otra cara de la derecha).

Advertisement

La última encuesta CEP arroja como resultado un empate técnico entre las opciones APRUEBO y RECHAZO, (25% y 27%), sin embargo, la mayoría de los encuestados se pronuncia en contra de la continuación de la Constitución  vigente, en consecuencia, la misma derecha, que en el fondo de su alma y de su mente desea mantenerla, está buscando una “tercera vía” para evitar la segura derrota del rechazo, (así, aun cuando “la mono se vista de seda”, derecha reaccionaria se queda).

Chile no puede darse el lujo de seguir manteniendo una Constitución ilegítima y dictatorial, por consiguiente, votar por el rechazo solamente asegura el predominio de la plutocracia, dueña del poder.

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

10/06/2022

 

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Lo que se sabe de la NC, muestra la desesperación de la DERÉ que pierde sus magníficas y generosas “exquisiteces” que les proporciona la actual constitución. A votar APRUEBO y tirarle la cadena a la plutocracia dueña del poder.

    • Serafín Rodríguez says:

      Ojalá fuera así de simple! Una cosa es la Constitución escrita y otra muy distinta y muy diferente, los factores reales de poder que rigen en la sociedad. “Elemental, Carlitos! Elemental…” —dicen que le dijo su amigo Fritz por allá a mediados de los 1850.

  2. Felipe+Portales says:

    El “pequeño” problema es que la mayoría de los convencionales ya han acordado que el Senado actual seguirá -sí o sí- hasta 2026. Esto será grotesco e inédito a nivel mundial, ya que ningún proceso constituyente hasta ahora le ha conferido la facultad futura de aprobar las leyes que apliquen una nueva Constitución a los órganos legislativos de la vieja. Y significará en la práctica que NINGUNA de esas leyes podrá aprobarse sin el consentimiento de la derecha tradicional que tiene el poder de bloqueo en el Senado con su 50% (25) de senadores. Así que, desgraciadamente, dará lo mismo que gane el Apruebo o el Rechazo.

    • Serafín Rodríguez says:

      Entonces, vendrán las negociaciones… Yo te apruebo esto o lo otro si tú me apruebas esto otro y si no, te vas la porra!

  3. Germán F. Westphal says:

    Lo que está claro de la encuesta CEP es que la mayoría de los ciudadanos consultados está en contra de la Constitución vigente independientemente de que la propuesta de nueva Constitución se apruebe o se rechace, algo que por lo demás la voluntad del pueblo soberano resolvió con su voto mayoritario de un 78.28% en el plebiscito de octubre del año 2020. Tal como dice el artículo, “la Constitución dictatorial está muerta, por consiguiente, la derecha oligárquica no podrá resucitarla”. Lo único que resta es decidir si se aprueba o se rechaza la propuesta de nueva Constitución de la CC, en la certeza de que sea cual sea dicha decisión, la Constitución actual tiene que ser remplazada.

  4. Felipe+Portales says:

    El punto no está tanto en la Constitución en sí misma como texto teórico; sino en si el sistema legislativo permitirá efectivamente su aplicación. Y, desgraciadamente, en el caso chileno no será así, puesto que el Congreso seguirá hasta 2026 dominado por la derecha más tradicional, gracias a la virtual rendición de la mayoría de la Convención, al entregarle -“graciosa” y de forma inédita a nivel mundial- al Congreso de la “vieja” Constitución la implementación de la “nueva”. Congreso en el el cual el Senado está integrado por un 50% (25) de miembros de la derecha más tradicional, lo que tendrán un poder TOTAL de bloqueo por el cual NINGUNA ley podrá ser aprobada sin su consentimiento. Y esto sin contar además con los senadores de la derecha concertacionista, los que sumados ¡tienen más de dos tercios! (¡lo mismo en la Cámara!) con lo que también podrán ¡desmantelar la nueva Constitución en los aspectos fundamentales que deseen, ya que para ello no se requerirá referendum, una vez obtenidos los dos tercios…

    • Serafín Rodríguez says:

      Sea cual sea la opción que gane el 4 de septiembre, el hecho es que la propuesta de nueva Constitución de la CC tiene pronóstico terminal ya sea ese mismo día o en el lapso de los tres años siguientes. Como dijo don Ramón mientras degustaba su rico sándwich de churrasco con queso caliente en pan marraqueta, “No hay sino dos clases de problemas en política, los que se resuelven solos y los que no tienen solución”, de lo cual se sigue que no hay que preocuparse por ninguno de ellos, sólo esperar y ver qué pasa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software