Opinión Política

La sombra del Caudillo (por la Gracia de Dios), deambuló por los pasillos del ex Congreso y penetró las entrañas de la casta política (*)

Advertisement

Estimados lectores, la verdad es que me da mucha lata volver a publicar algunas columnas escritas ya hace algunos años. Pero, ¡por la cresta!, es que nos damos vuelta sobre las mismas cuestiones desde el término de la dictadura. Además, creyendo que vivimos en un Estado de Derecho y en democracia.

En este caso, les copio parte de una nota publicada en Clarín, el 22 de septiembre de 2009. He subrayado el párrafo más atingente a la actualidad, con el objeto de apreciar que, lejos de progresar, este país cada día avanza, a pasos agigantados, hacia la decadencia total. Va la nota:

 

Advertisement

¿QUÉ ES UNA CONSTITUCIÓN POLÍTICA?                

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

De acuerdo con la Enciclopedia de política (1) “Es el conjunto sistemático de normas jurídicas fundamentales que rigen la organización y funcionamiento de un Estado y que señalan los derechos y garantías de sus miembros”. También ha sido contemplada desde otros ángulos: como “la suma de los factores reales de poder de una comunidad; como las decisiones jurídico-políticas fundamentales; como el encuadramiento jurídico de los fenómenos políticos y como el conjunto de instituciones a través de las cuales los hombres organizan políticamente su existencia.

Advertisement

 

Se suponía que a estas alturas todo mundo debería saber o tener una noción vaga de lo que es una Constitución Política, sin embargo –por esto la definición- ni siquiera algunos candidatos al sillón presidencial (siendo parlamentarios) logran percibir el alcance de tan importante cuerpo jurídico-político.

Advertisement

 

Advertisement

Ahora bien, una Constitución Política, como su nombre lo indica, (incluso la de Pinochet se llama Constitución Política de la República de Chile), es un instrumento ideológico, por lo tanto, no es neutro, ergo, no puede ser producto de una comisión de “expertos” o “tecnócratas”.

Advertisement

 

En este sentido, y siguiendo con la Enciclopedia de política, de acuerdo a su origen, pueden distinguirse tres tipos de Constituciones: otorgadas, pactadas y democráticas.

Advertisement
Advertisement

“Las Constituciones otorgadas, -llamadas también cartas– resultan de una concesión graciosa del monarca en respuesta a las peticiones de los súbditos. Hoy tienen un valor exclusivamente histórico. Forman parte de los antecedentes del constitucionalismo. El Fuero de los Españoles, dictado por el Generalísimo Francisco Franco el 17 de julio de 1945 es, entre otros, un ejemplo de un estatuto constitucional otorgado dadivosa y unilateralmente por el gobernante a los súbditos, a través del cual, según dijo en su oportunidad Esteban Bilbao, presidente de la Cortes de España, ‘la voz

tranquila y generosa de nuestro Caudillo ofrece las libertades a todos los españoles, amigos y enemigos, siempre que sean hombres de buena voluntad’.

 

Advertisement
Advertisement

“Llámanse Constituciones pactadas a las que nacen de un convenio entre el gobernante y el pueblo, como resultado de la concurrencia de dos voluntades equivalentes. Son ejemplo de este tipo de Constituciones las leyes fundamentales de España de 1808, 1845 y 1875 y la Constitución francesa de 1830.

Advertisement

 

“Son Constituciones democráticas las que expide la comunidad política mediante sus representantes reunidos en asamblea constituyente o directamente por medio de un referéndum. Ellas son fruto de la voluntad unilateral de los gobernados y corresponden a la consagración del principio de la soberanía popular”. (Los subrayados son nuestros).

Advertisement

 

La Constitución plasma la historia de los pueblos y su lucha por alcanzar la libertad y la dignidad. La Constitución es la manera de ser y cómo debe ser el cauce por el cual corre la realidad y la vida. (La columna de marras es bastante más extensa, pero esta parte es la que me interesaba destacar).

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Entonces, si en el párrafo destacado, referido a las Constituciones “otorgadas”, cambiamos la frase “dictado por el Generalísimo Francisco Franco”, por “dictada por la casta política”, tenemos una hermosa Constitución otorgada “dadivosa y unilateralmente por los que gobiernan (presidente, parlamentarios, partidos políticos y, especialmente los dueños de Chile), a los súbditos, a través de la cual, la voz cínica e hipócrita de los filibusteros de la política, nos ofrece este engendro a todos los chilenos de buena voluntad”.

 

Pero es tanto el descaro de estos corruptos mercaderes de la política que, además, quieren que se lo agradezcamos por el esfuerzo empeñado durante tantos meses de “arduo trabajo”. Deben pensar que es un hermoso regalo de Navidad para aquel 62% que votó rechazo; está por verse si se lo agradecen.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

¡Ah!, antes que se me olvide: quiero agradecer, con toda sinceridad, al señor presidente del Senado, don Álvaro Elizalde, el haberle solicitado al prestigiado poeta y experto conocedor de la política de la Copia Feliz, don Cristián Warnken, que concurriera en persona, a estampar su firma en el certificado de defunción del adefesio titulado “Acuerdo por Chile”.

 

Advertisement

Debo confesar que me llené de regocijo y me dio un gusto enorme, observar al susodicho, en un acto del mayor simbolismo republicano y democrático. Muy agradecido.

Advertisement

 

*Post Scriptum: La sombra del caudillo, es el título de una novela del escritor mexicano Martín Luis Guzmán, escrita en 1927 durante su exilio en España. Trata de los avatares post Revolución de 1910. Al caudillo que se refiere, es Álvaro Obregón, quien manifiesta que los políticos mexicanos roban a manos llenas. A renglón seguido explica: ustedes comprenderán que yo sólo robo la mitad. Recordar que Obregón era manco.

Advertisement
Advertisement

A partir de esta novela, se escribió un texto dialogado para lo que se llamó una representación teatral de un acto, misma que tuvo mucho éxito a finales de los años ‘70 y principios de los ’80. Me voy a permitir reproducir uno de los parlamentos de la obra:

 

Advertisement

Mientras en el escenario hacía uso de la palabra el diputado Ricalde, desde la platea, otro actor camuflado, le grita: “¡Ricalde, chinga tu madre! Ante tamaño insulto, el ofendido, después de un momento de silencio, explica: “nosotros, los hombres públicos, tenemos dos madres: una, es la madre pública la que está dispuesta a recibir todos los insultos; sin embargo, la verdadera madre, la llevamos en el corazón, muy al interior de nuestra alma, como en un nicho”. Replica el de la platea: “¡Ricalde, chinga tu madre, la del nicho!”  

Advertisement

 

Aclaración: mientras escribía el párrafo anterior, me percaté que el apellido del señor presidente del Senado, don Álvaro Elizalde, rima con el del diputado Ricalde.

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Ni modo, como dicen los mexicanos, es pura coincidencia.

 

 

Advertisement

(1) Rodrigo Borja, Enciclopedia de la política, FCE, México, 1997

Advertisement
Advertisement

 

Por Hugo Murialdo

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Periodista, escritor, magíster en Ciencias de la Comunicación y magíster en Filosofía Política   

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    La única Constitución que cuenta es la «Constitución real», la suma de los poderes reales y efectivos que rigen la sociedad. Ver al respecto la conferencia del jurista socialista alemán Fernado Lasalle «¿Qué es una Constitución?» (1862):

    https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/5/2284/5.pdf

    El texto de hace 160 años es de apenas 40 páginas en letra grande, se lee rápido y a medida que su lectura avanza, se ve retratada la realidad de nuestro país, guardadas —por supuesto— las debidas distancias de tiempo y lugar. Si hasta el quórum de 2/3 se menciona!

    «Gutes Lesen!» como decimos los alemanes…

    • Serafín Rodríguez says:

      El siguiente enlace, además de la conferencia «Qué es una Constitución» de Fernando Lasalle (págs. 30-65, también incluye su segunda conferencia sobre temas constitucionales «¿Y ahora?» (págs. 66-101) y sus respuestas a una crítica al periódico «Volkische Zeitung» (págs. 102-115), además de una interesante introducción escrita el año 1903 por el periodista e historiador socialista Franz Mehring:

      https://norcolombia.ucoz.com/libros/Lassalle_Ferdinand-Que_Es_Una_Constitucion.pdf

      Incluyo este segundo enlace para beneficio de quienes quieran profundizar en el pensamiento de Lasalle.

  2. A los eruditos les falta mostrarnos la definición de «Constitución», de los fabricantes de humo, Elizalde, Warnken,laraña Rincón, los cangaceirosWalker, el inefable almirante del aire Lagos, los ladrones»chilevamosrobando»y su escondido jefe Piñera, lamadre de todos los shilenosla virgen Bachelet….que no dice quenoquenodicequesiqueloleyóenlaprensa…….PASO?
    Boric ha pasado a la historia triste de este Chile que ya no tiene lágrimas reales para llorar, pero si lágrimas de cocodrilos políticos para engañar la perdiz!
    Quel fin de la democracia nos pille confesados!

    • Serafín Rodríguez says:

      Fabricantes de humo para consumo ciudadano pero en los hechos, nos guste o no nos guste, parte y representantes de los poderes reales y efectivos que rigen materialmente al país, ente los cuales el ejercicio del voto electoral por la ciudadanía es sólo uno y no necesariamente determinante.

  3. Felipe Portales says:

    Muchas gracias Serafín, por darnos la posibilidad de leer el brillante trabajo de Ferdinand Lasalle, un socialista del siglo XIX que desgraciadamente falleció muy joven.

    • Serafín Rodríguez says:

      Lasalle se carteaba con Marx. Por lo visto era un romántico apasionado que se batió a duelo por una damisela, resultó herido y falleció. Tenía 39 años.

  4. Serafín: muchas gracias por el enlace. Yo conocía muy someramente a Lasalle, pues en una de las columnas sobre la Constitución, especialmente sobre su historia, tomo algunos fragmentos de al obra de Karl Loewenstein, «Teoría de la Constitución» (la biblia de las Constituciones), en la que cita a Lasalle en su conferencia de 1862. Ahora bien, a leer la conferencia de Lasalle, me llamó la atención su concepción sobre la «suma de los poderes reales y efectivos que rigen la sociedad», y su cercanía con el pensamiento de Marx, especialmente expuesto en el método de la economía política: en síntesis, el referente empírico. Bueno, no es extraño si, como dices tú, se carteaba con Marx.
    Nuevamente, muchas gracias.
    Hugo Murialdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software