Mundo

Irán: La rebelión contra la teocracia de los Ayatola

Advertisement

Irán, la antigua Persia, es una de las potencias más importantes del Medio Oriente, y la mayoría de sus habitantes es chiita que, a partir de 1979, ha adoptado un régimen político teocrático: los Ayatolas están en la cumbre del poder político-religioso, por consiguiente, la jefatura política está supeditada al Ayatola.

La revolución de 1979, en que cayó el Sha, Mohammad  Reza Pahleví, aliado de Estados Unidos, había occidentalizado al Irán, durante un régimen férreo con atropello evidente a los derechos humanos.

El Ayatola Jomeni, a su vuelta del exilio, reafirmó el poder político de la autoridad religiosa formando la guardia republicana, mucho más poderosa que el ejército regular.

Advertisement

El actual Ayatola, Alí Jamenei, funciona de común acuerdo con el Primer Ministro, Ebrahim Raisi, aplicando políticas extremas de conservadurismo chiita.

Advertisement
Advertisement

El régimen iraní se declara enemigo, principalmente, de Israel y de Estados Unidos. Durante el gobierno de Donald Trump se aplicó a Irán un bloqueo económico, acusándolo de intento de sostener una política nuclear de carácter ofensivo.

Advertisement

La sociedad iraní se caracteriza por su alto nivel educacional, detentando un récord, por ejemplo, en los avances de la tecnología en  comunicación.

Advertisement

Recientemente, el asesinato por parte de la “policía de la moral” de la joven, de origen kurdo, Mahsa Amini, arrestada y torturada por no usar su hiyab correctamente, provocó una poderosa rebelión que se mantiene hasta hoy, reportando  varios heridos y muertos. Las manifestaciones en contra  de la “policía moral” y el velo se han radicalizado hasta el extremo de pedir el fin de la teocracia de los Ayatolas.

A raíz de la intensidad de las manifestaciones, el gobierno iraní ha prometido poner fin a “la policía moral”, pero los ciudadanos ya no creen en las medidas tendientes a limitar la represión en contra del pueblo por parte de los fanáticos religiosos.

Advertisement

Los movimientos feministas del mundo han respondido a la represión de varias maneras, por ejemplo, cortándose  el cabello en signo de protesta y en solidaridad con la joven kurda, de 20 años, torturada y asesinada en un cuartel policial.

Advertisement

El drama del pueblo kurdo, (una nación sin Estado), en las noticias internacionales ha revivido no sólo por el asesinato de la joven iraní, sino también la muerte, en París, de tres personas de origen kurdo en manos de un fanático terrorista racista.

Advertisement

Los kurdos, un pueblo indo-europeo, descienden de los medos, (pueblo cercano a los persas), y su población es de 40 a 50 millones de habitantes, que están distribuidos en Irán, Irak, Turquía, Siria y Armenia. La mayoría de los kurdos se encuentran en Turquía, cuyo gobierno de Recep Tayyip Erdogan los ha declarado como terroristas; por su parte, en Irak, fueron perseguidos durante el gobierno sunita de Saddam Hussein. En la actualidad, el territorio kurdo se ha convertido en una provincia autónoma de Irak muy próspera, pues posee gran parte de la riqueza petrolera de ese país. En el norte de Siria los kurdos, aliados a los norteamericanos, derrocaron las milicias del Estado Islámico, a su vez, en el norte de Siria, los turcos han perseguido a los kurdos. Por otra parte, Estados Unidos – malagradecido – ha abandonado a su suerte a sus aliados kurdos. En el norte de Irán los kurdos son atacados por el Estado persa.

Después de haber sido conquistado por varios imperios, al fin de la Primera Guerra Mundial, (trajo consigo el imperio turco-otomano), los Acuerdos para el reparto del imperio turco permitieron el surgimiento de Kurdistán, y el Acuerdo Sykes Picot y, posteriormente, el de Sevres, dieron lugar a la existencia, (en el mapa), del país de Kurdistán. Pero la ofensiva de Mustafa Kemal Atatürk, a fin de formar la República de Turquía, terminó por apropiarse del territorio de Kurdistán, que fue ratificado mediante el Tratado de Lausana.

Advertisement
Advertisement

El Movimiento de Mujeres Vida y Libertad si bien ha logrado movilizar a una mayoría de los iraníes en contra del desprestigiado régimen teocrático, aún  está muy lejos de lograr el fin de la tiranía de los Ayatolas.

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

28/12/2022

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software