Opinión e identidades Poder y Política Política Global

El imperio norteamericano en la trampa de Tucídides

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 18 segundos

La decadencia del imperio norteamericano y el derrumbe de su moneda, el dólar, se puede explicar sobre la base de teorías históricas y geopolíticas, a partir del fin de la Primera Guerra Mundial, (1918). Oswald Spengler, impresionado por la derrota alemana, publicó su obra maestra, La decadencia de Occidente, donde sostiene que las civilizaciones – igual que la vida humana – tienen un ciclo biológico de nacimiento, juventud, vejez y muerte, como también de verano, primavera, otoño e invierno,  es decir, Occidente estaría en la época de la senectud, a punto de fenecer.

Adolf Hitler intentó atraer al nazismo a este filósofo de la historia, (antes lo había hecho con la hermana de Friedrich Nietzsche que, falsamente, relacionaba la noción del superhombre con el antisemitismo), pero Spengler se negó siempre a adherir al nazismo.

En esa misma época el geógrafo Hartford John Mc Kínder, (1861-1947), padre de la geopolítica, desarrolló su tesis de Hartando, (la geografía del pivote euroasiático), y según este pensador, la isla central del mundo se ubicaría en la región de Euro-Asia, (incluye la actual Rusia y China), y debería responder al desafío del creciente interior y el exterior. Un siglo antes, este geógrafo británico había anunciado el predominio de Rusia y China sobre el imperio norteamericano.

En el siglo XXI, el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Harvard, Graham Allison, desarrolló la teoría de la Trampa de Tucídides, basada en la obra del historiador ateniense, tratada en  La guerra del Peloponeso, que tuvo lugar entre Esparta y Atenas, entre las Ligas de Delfos y del Peloponeso. Atenas era una potencia naval, denominada por el historiador, Talasocracia, y Esparta, por el contrario, se caracterizaba por ser una potencia terrestre. Atenas era apenas una democracia y Esparta un gobierno tiránico. En la obra de Tucídides  los dioses no juegan papel alguno, pues los hombres son los actores principales, responsables del triunfo o de la derrota. Este historiador analiza y relata hechos de su época.




Tucídides, (450-396 A.C.) fue exiliado al ser derrotado en una de las batallas. Su relato incluye tres grandes discursos: el primero, de Pericles, en honor de los muertos en la Guerra del Peloponeso, en el cual alaba la democracia ateniense como forma de vida; el segundo, relato de la peste que azotó a Atenas, que llevó a la muerte entre otros muchos a Pericles, y el propio historiador se vio afectado por este pandemia, pero se recuperó; el tercero, el Diálogo de Nicea, por el cual describe la defensa de la neutralidad por parte de los habitantes de esta Isla ante la presión, por parte de Atenas, para lograr integrar a los ciudadanos a la guerra. El historiador sostiene que el débil debe someterse al razonamiento del cuerpo, diálogo que da inicio al realismo  en el análisis de las relaciones internacionales.

La Guerra del Peloponeso se divide en tres fases: la primera, Esparta y sus aliados, aprovechando el predominio de la Infantería, intentan conquistar Atenas, pero las murallas de la Ciudad-Estado les impide un desastre; la segunda, Atenas ataca a Sicilia, (en ese tiempo, llamada la “Magna Grecia”), el líder ateniense, Alcibíades, previendo la inminente derrota, se alía a los espartanos; la tercera, Esparta se alía a los persas. En la Guerra del Peloponeso, tanto espartanos como atenienses fueron derrotados mutuamente. Después de la decadencia del siglo V, Atenas  y Esparta fueron dominados por los líderes de Macedonia, Filipo y Alejandro Magno.

La Trampa de Tucídides consiste en una potencia hegemónica en decadencia (en este caso, Esparta), ante otra otra potencia cuyo crecimiento y desarrollo pone en riesgo la hegemonía de la primera, (en este caso, Atenas).

El historiador Allison traspone esta tesis de Tucídides a la actualidad: el conflicto de Estados Unidos contra China, en que el imperio norteamericano, hegemónico a partir del favorable resultado de las dos guerras mundiales, ve con terror el crecimiento y desarrollo de China, por consiguiente, ambas potencias caerán en la famosa “trampa de Tucídides”. Allison analizó 16 situaciones en que se dio la “trampa de Tucídides”, en las cuales sólo en unas de ellas no hubo guerra: 1) España y Portugal, (en el siglo XV, resuelto con la mediación del Papa, en el Tratado de Torrecillas); 2) el imperio británico y Estados Unidos; 3) la “Guerra Fría”, resuelto por el derrumbe de la URSS.

El politólogo Samuel Huntington desarrolla la teoría del “choque de civilizaciones”, en que mezcla factores religiosos y culturales, y destaca 1) la civilización occidental, que abarca Estados Unidos, Canadá, Europa y Oceanía; 2) la ortodoxa rusa; 3) la sudamericana; 4) la confuciana; 5) la cínica; 6) la japonesa; 7) la hindú; 8) la budista.

El defecto principal de la teoría del “choque de civilizaciones” es su carácter arbitrario, pues la mezcla de factores lingüísticos, religiosos, culturales y políticos no siempre corresponde a la división del mapa de civilizaciones, propuesto por el pensador norteamericano.

El nuevo mundo multipolar viene a dar razón de la inevitable derrota del imperio norteamericano, como efecto del triunfo aliado en la Segunda Guerra Mundial, que instauró la hegemonía del dólar, como moneda de intercambio comercial y, posteriormente, el fin del padrón oro, durante el gobierno del Presidente Richard Nixon. En la actualidad bastaría que China coloque en el mercado las reservas en dólares norteamericanos, y que los países del BRICS y del tercer mundo acuerden el pago de los intercambios comerciales en sus respectivas monedas nacionales, o bien, se decida por una nueva moneda común para el intercambio comercial entre países asiáticos, africanos y sudamericanos.

Más temprano que tarde el imperio norteamericano va a caer, como ha ocurrido en la historia con los demás imperios.

Rafael Luis Gumucio Rivas (el Viejo)

21/04/2023

Bibliografía

WERNER JAEGER

PAIDEIA

LOS IDEALES DE LA CULTURA GRIEGA

FONDO DE CULTURA ECONOMICA

TUCPIDIDES

HISTORIA DE LA GUERRA DEL PELOPONESO

LETRAS  UNIVERSALES

HALFORD JOHN MACKINDER

HEART

SAMUEL HUNTINGTONG

EL CHOQUE DE CIVILISACIONES

GRAHAM T  ALLISON

LA TRAMPA  DE TUCIDIDES

HACIA LA GUERRA USA Y CHINA

 

 

 

 

 

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Historiador y cronista

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Las derechas rabiosas, sin candidatos populares, se acercan al facismo para sobrevivir : los republicanos en USA no tienen otro líder que el prestado Trump; los demócratas guerreros, no tienen líderes que entusiasmen (Biden está hace más de 30 años en la primera línea, pero no entusiasma; en Chile, el pueblo neofacista escoge como su favorito, según las encuestas, a Kast) Sin duda que el abuso del capitalismo lo lleva a la tumba, pero lentamente y diremos con Gramsci, que «no termina de morir, porque lo nuevo no termina de nacer». Los pueblos, en su supervivencia más allá de un sistema político, apoyarán, en su momento, lo que les parezca más cercano a sus intereses y tomarán o botarán sistemas políticos sin remordimiento y sin mirar a la cara a los politólogos.

  2. Patricio Serendero says:

    Torrecillas= Tordesillas??
    Si don Rafael se refiere al Tratado de Tordesillas (1494) como prueba de un pacífico arreglo entre potencias, habría eso sí que decir que durante décadas España y anteriormente los reinos españoles, principalmente Castilla, intentaron anexar Portugal en combates y batallas violentas y no en acuerdos pacíficos. Cito solo una como ejemplo por ser la decisiva, la batalla de Aljubarrota en 1385. Los castellanos y sus aliados (Aragón entre otros) fueron derrotados por los portugueses, significando esta batalla el fin de los intentos españoles de agregar Portugal a sus reinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *