Opinión política

“El que venga a ti con una propuesta de acuerdo o reunión, ése es el traidor”.

Con fecha 27 de octubre de 2016, se publicó en este medio, un artículo con el título  “De cómo un Estado fallido, ilegal e ilegítimo, deviene en un Estado mafioso”. Copio sólo el primer y el segundo párrafos de este artículo:

Al mejor estilo de Al Capone, el Estado chileno se las arregla para no cumplir con sus obligaciones a las que está obligado tanto por las leyes nacionales como internacionales: haciendo uso del cohecho a jueces que pertenecen a un prestigioso estudio  de abogados  en Inglaterra.

Al caso que me refiero, obviamente, es al dictamen del laudo arbitral sobre la indemnización que debe pagar el Estado de Chile a Víctor Pey,  propietario del diario Clarín, y a la Fundación Presidente Allende de España, por la confiscación de los bienes  por parte de la dictadura cívico-militar luego del golpe de 1973. Los antecedentes se pueden encontrar en este mismo medio en sendos artículos sobre el tema. Los cohechados son nada menos que los miembros del Essex Court Chambers, Sir Frank Berman, QC y V.V. Veeder, QC., es decir, Consejeros Legales de la Reina, que es el rango más alto de un abogado  en el Reino Unido. Surge aquí la pregunta de rigor: ¿cómo es posible que un Estado pequeño como el de Chile pueda comprarse a unos jueces internacionales de tan alta alcurnia profesional y social? La respuesta no puede ser otra que sí, pues no debemos olvidar que estamos hablando del Reino Unido, país en que en el siglo XVI,  la reina Isabel I le otorgaba a los piratas el título de Sir (caballero), por los servicios otorgados a la corona inglesa; estos servicios no eran otros que la entrega a la corona de los cargamentos de los tesoros saqueados en puertos de España y de sus colonias.

Estos dos párrafos son sólo una muestra de lo que se expresa en el artículo de marras, pues hace  referencia a todas las demás actuaciones mafiosas del Estado chileno (autorización para el vertimiento de 9 millones de kilos de salmones descompuestos en los mares del sur; financiamiento corrupto de la política;  acoso y vigilancia permanentes que  hacían los fiscales, carabineros y la PDI, contra los abogados defensores de los mapuche, etc.), con estos antecedentes,  he considerado nada más apropiado que recurrir a las palabras que Don Corleone le expresa a Michel, para el titular de esta nota.  Si bien el que convoca para un acuerdo o reunión, era Don Barzini,  capo de otra familia de mafiosos, “el que viene a ti (Michel) con la propuesta  de un acuerdo o de una reunión”, es Sal Tassio, el verdadero traidor.

Advertisement

Ahora, si nos adentramos en las intrincadas sendas de la política en la Copia Feliz, nos encontraremos que en ellas nos toparemos no con un traidor, sino con muchos Tassios: nada menos que los líderes de la llamada oposición,  es  decir, con los que conformaron la antigua Concertación (hay que recordar que no es la primera traición, ni será la última).  Éstos, ante el llamado del jefe máximo, corrieron raudos y presurosos a ponerse a sus órdenes para no quedarse fuera de tan magno acontecimiento ni, por supuesto, de la foto. Aunque hubo un pionero, el que pavimentó el camino, el Tassio mayor, un gordito que oficia de senador por un distrito del extremo norte del país.

Pero veamos en qué consiste el llamado a este importante acuerdo:

El lunes 25 de mayo, Piñera se manda esta  hermosa pieza discursiva, ejemplo de hipocresía, mentiras y cinismo:

“Nuestro gobierno ha estado, está, y va a estar siempre con la mejor actitud y con la mejor disposición para el diálogo, la colaboración, para la búsqueda de acuerdos, porque creemos en el diálogo, la colaboración y la búsqueda de acuerdos como el mejor camino para cumplir nuestro deber que es ayudar a nuestro compatriotas a tener una vida de mejor calidad. Quiero hacer un llamado a todos los sectores, muchos de ellos han planteado sus ideas y sus propuestas, y las hemos escuchado con mucha atención. Un llamado a todos los sectores que quieran dialogar, colaborar y que quieran buscar acuerdos que nos permitan avanzar con mayor rapidez, con mayor seguridad, con mayor resistencia y con mayor responsabilidad en desafíos tan grandes como por ejemplo el combate contra la epidemia del coronavirus; tienen que ponerse dentro de un marco, dentro de la responsabilidad fiscal y presupuestos fiscales que nos permita enfrentar con mucha sensibilidad las necesidades y responsabilidad los desafíos del futuro”.

Advertisement

¿Entenderá de lo que habla el presidente Piñera? Según estudios internacionales el 57% de los adultos en Chile, no entienden lo que leen, pero que un adulto, además presidente de la República no entienda ni lo que él mismo dice, y que además no le importa, o está totalmente desquiciado o es un mentiroso redomado.

Señor Piñera: pregúntele a la Asociación de  Alcaldes,  si consideran que han sido escuchados; al Colegio Médico, que no sólo no lo han escuchado, sino que han denostado a su presidenta y no han aceptado sus propuestas, que si le hubiesen hecho caso, no estaríamos en la situación catastrófica en que nos encontramos hoy; al grupo de Medición de Datos (que se retiró de la mesa debido a las mentiras de la información sobre contagiados y fallecidos); a los integrantes de Espacio Público, que han querido colaborar y tampoco le han hecho caso; a los científicos que le han reiterado que la gestión de la pandemia ha sido pésima y que debería hacerse de otra manera, etc. etc.

Me explayo en estas consideraciones, porque no logro entender la actitud de los traidores de la “oposición”, de querer llegar a un acuerdo para salvar, nuevamente, a un gobierno que está a punto de sucumbir y que miente sin ninguna vergüenza, incluso en la misma convocatoria. No se dan cuenta que Piñera lo único que quiere, es que la oposición se haga solidaria y, por tanto corresponsable ante la debacle sanitaria y económica a la que nos está llevando este gobierno. No queda duda, eso sí, que si se hubiesen restado, Piñera los habría chantajeado, como es su estilo, de que por culpa de la oposición, que no quiso llegar a un acuerdo, no se pudo dar, por parte del gobierno, una pronta solución a los problemas que aquejan, especialmente a los más “vulnerables”. En síntesis, ¡No hay gobierno!

Días después de la perorata que reprodujimos textualmente, el mismo Piñera explicó en qué consiste su plan,  que se traduce  en tres aspectos:

Advertisement

+ Combate contra la epidemia desde un punto de vista sanitario;

+ Plan de protección social para ayudar a los trabajadores que han perdido sus empleos o han visto reducidas sus jornadas de trabajo, con apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas;

+ Proteger la economía, específicamente un plan de reactivación que permita recuperar la capacidad de crear empleos, mejorar los salarios, los ingresos. Plan Fiscal.

Con respecto al primer punto, ¿de qué otra forma se puede combatir la epidemia si no es desde un punto de vista sanitario? Con los militares en las calles no lo va a lograr, por mucho empeño que le pongan. Es cosa de tomar las propuestas de los científicos, médicos expertos en inmunología, rectores de las universidades, los mismos alcaldes, los profesionales de la primera línea, los profesionales de la atención primaria, etc. etc. etc.

Advertisement

Respecto de los otros dos puntos, que se refieren especialmente a la economía, no necesita ningún acuerdo con la oposición, basta con lo que le han dicho varias organizaciones sociales, académicos y, especialmente, el grupo de economistas convocados por la presidenta del Colegio Médico ¡qué horror!, cuyo vocero ha sido José de Gregorio, quienes han redactado un proyecto de “Política Fiscal y Apoyo a las Familias en la Pandemia”: propuestas para evitar una catástrofe por Covid 19”. Para esto no se necesita acuerdo, sólo que el gobierno lo acepte y que se ponga a trabajar y no ha discursear estulticias.

No veo de qué forma puede, la élite política, agrupada en la ex Concertación, ayudar, colaborar y aportar en la solución de algunos de estos tres temas planteados por Piñera, si hasta ahora, han permanecido en la inopia absoluta y no han aportado absolutamente nada de nada; obvio, si están más preocupados de su reelección. Ahora bien, si es para dialogar, en lo que también “ha estado con la mejor disposición” según Piñera, es para lo único que podrían juntarse; pueden  aprovechar de jugar a la payaya.

Todos estos acuerdos entre cúpulas o élites políticas, no son otra cosa  que la representación fiel de la práctica de onanismo intelectual a la que nos tiene acostumbrados esta élite desde hace 30 años, ante su impotencia de realizar el acto de pensar. Esto provoca en los actores, una pasmosa esterilidad para crear o producir en su atrofiado aparato reproductor de ideas.

¿Por otra parte, a qué acuerdo se puede llegar con un gobierno que, como lo reconoció el propio general de la batalla por Santiago, ni siquiera conoce el territorio en el que supuestamente tiene el deber de gobernar? La verdad es que los únicos que podrían prestar un apoyo en este sentido, serían los alcaldes, que son los que conocen el territorio de sus comunas y, sobre todo, las necesidades y precariedades de sus habitantes.

Advertisement

Ahora, para rematar las actuaciones de este desgobierno, Tatán anuncia, con bombos, platillos, trompetas y trombón, que repartirá 2 millones y medio de canastas con alimentos a las familias más vulnerables (después se dijo que era para el 70% del 40% o el 40% del 70%), sin siquiera haber pensado con qué las iba a llenar y a quién le iba a comprar la dichosas canastas, que después resultaron no ser canastas sino cajas. El primer día de reparto, después de 5 días del anuncio, se habían repartido alrededor de 7.800 cajas, lo que fue anunciado como todo un logro. Todos los cálculos que han hecho varios columnistas (Miguel Lawner en este mismo medio), especifican que se tardarían por lo menos un mes en repartir las dichosas cajitas; por lo visto, se han quedado cortos.

“El lamentable show mediático en provecho de su propia ineficiencia”  que se ha hecho en la entrega de las cajas, ha sido duramente criticado por Fuad Chaín, presidente de la DC, quien incluso pidió “un poco de pudor por favor”; Álvaro Elizalde, presidente del PS; Carlos Maldonado, presidente del PRSD y por, piérdete una, Heraldo Muñoz, presidente del PPD. Esto sería de aplaudir, si no fuera porque esta cáfila de traidores, es la misma que concurrió, sin pensarlo dos veces (le doy el beneficio de la duda lo de pensar), al llamado del acuerdo o reunión con el que cree que todavía gobierna.

Hace pocos días, el que cree que gobierna, ante las críticas por el retraso del reparto de las cajas, explicó que era muy complejo repartir 2 millones y medio de éstas; ¿por qué no lo pensó antes? Lo que pasa, estimado Tatán ( lo de estimado es sólo un formalismo, no se lo vaya a creer), que coordinar una logística para trasladar 2 millones y medio de cajas, para usted es mucho más difícil  que sentarse frente a un terminal de Bloomberg y trasladar 2 millones y medio de dólares de su capital, a alguno de los paraísos fiscales,  con sólo apretar una tecla, que es para lo único que sirven sus dedos, porque dedos para el piano no tiene y,  de esto, sería bueno que, de una buena vez, se fuera dando cuenta.

Por Hugo Murialdo

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Tatán , al igual que los dictadores Batista y Somoza , tiene sus dineros a buen recaudo en paraísos fiscales , su helicóptero en el patio de los naranjos y sus aviones en un aeropuerto del barrio alto , por si el acuerdo con los serviles de la concerta se va a las pailas y hay que apretar cachete.Sebastián no es el capitán del Titanic (tiene su bote listo) pero los del acuerdo son los músicos de la orquesta que se hundirán diciendo que están a flote.Piñera es un pillo redomado y su labia tiene subyugados a los traidores mayores que gustan de las trece monedas ofrecidas por el delincuente presidente.Lástima por el país que sumido en la desesperación de la pandemia y el impacto social no tiene como expresarse contra tal ralea de sinvergüenzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *