El Juzgado de Garantía de Rancagua condenó al ex sargento de Carabineros: Juan Gabriel Maulén Báez por homicidio frustrado. Es el responsable de dispararle por la espalda -a ocho metros de distancia- una bomba lacrimógena a Esteban Carter el 13 de diciembre pasado, cuando caminaba en Alameda con Freire (Rancagua). Dejándolo 17 días en el hospital y cinco en la UCI, quedó con una parte de su cerebro muerta y depresión.

La defensa de Maulén decidió aceptar las reglas de un procedimiento abreviado, lo que significó una “suerte” de declaración de aceptar la responsabilidad en los hechos, por lo que se dictó sentencia por el delito de homicidio frustrado. Fue condenado a cumplir una pena de cinco años que se cumplen en un régimen de libertad vigilada intensiva. El abogado de la víctima, Matías Kunsenmuller, indica para Ilustrado que la rebaja de un grado de la pena es una regla general de cómo se aplican las penas en el ordenamiento jurídico chileno para penas menores a cinco años que cumplan ciertas atenuantes; en este caso: irreprochable conducta anterior y la ‘suerte’ de declaración de culpabilidad.

Kunsenmuller señala que se llegó a una pena que “a todos nos parece razonable” y que se corría un riesgo en el juicio oral, ya que tribunal podía calificar el ‘homicidio frustrado’ a “cuasidelito de lesiones en el contexto de un actuar negligente, no doloso, con una pena de 300 ó 540 días”.

 


Con esta condena se abre la puerta para intentar perseguir las responsabilidades civiles derivadas del fisco, porque aquí hay una sentencia que establece que un funcionario público, un agente del Estado, intentó asesinar por la espalda a una persona en el marco de una protesta. Lo que está acreditado por la sentencia del tribunal penal, la cual permitirá demandar al fisco en un juzgado civil para que se indemnice los perjuicios generados por los delitos del funcionario público.

Advertisement

Matías Kunsenmuller valoró el trabajo de la Fiscalía, especialmente la labor hecha por el fiscal Nicolás Nuñez, y del Instituto de Derechos Humanos. El abogado señala que Esteban Carter, informado previamente de todos los alcances del proceso, se tomó bien la resolución, lo aceptó formalmente. Kunsenmuller recalca: “Lo que conseguimos fue que finalmente tenemos a un carabinero condenado -no por negligencia- sino que por un delito de homicidio frustrado, eso no se nos puede olvidar. No creo que haya otras condenas por delitos de esta gravedad en el último tiempo, por lo tanto yo creo que este fallo es muy importante”, expresó en conversación en exclusiva con Ilustrado.

Esteban Carter en entrevista para Ilustrado comentó que el homicida frustrado no le pidió disculpas,que el único “desorden” que estaba causando en la calle era aplaudir. También señaló que el violento comportamiento de carabineros de Fuerzas Especiales se acentúa, ya que muchos consumen “esta droga que le dicen ‘mentholatum’”.

 

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20