Sería interesante escuchar de la señora Carmen Frei las razones por las cuales cree que el alcalde Jadue no podría ser un buen presidente.

 

Podría, en el mismo envión, decir en qué momento de la historia de Chile el Partido Comunista o alguno de sus dirigentes, ha tenido una conducta reñida con la democracia y si alguna vez ha promovido, financiado, alentado o trabajado con alguna dictadura de las que ha habido.

 

Es una desfachatez que la señora Frei, sin siquiera exponer un argumento serio que no sea su genético anticomunismo, rechace a priori una candidatura del alcalde.

 

¿Tiene peste el alcalde?

 

Si se tratara de concebir, propiciar y apoyar una dictadura como la que asesinó a su padre, sería mejor que la señora Frei calle la boca.

 

Presa de su convulsivo y añejo anticomunismo, Carmen Frei se alista en la fila de quienes creen que un buen comunista es el que está muerto.

 

Nada dice la señora Frei de otro posible candidato.

 

Joaquín Lavín tuvo un activo e innegable rol en la dictadura que mató e hizo desaparecer y torturó a centenares de miles de chilenos, entre ellos al ex presidente Frei.

 

¿Él sí puede ser candidato?

 

La señora Frei, nublada por su anticomunismo menopáusico, debiera recordar que por esas mismas razones fantasmales que esgrime en contra del alcalde Jadue, fueron asesinados innumerables militantes comunistas

Advertisement

 

Resulta curioso que políticos revenidos y despreciados por la gente y pasados de moda, se atrevan a dar instrucciones respecto de quien puede o no ser candidato. Más aún, luego que el más grande de los estallidos sociales, dejó bien claro el rechazo a un sistema que se desfonda, al cual pertenece la señora Frei y toda su familia.

 

Jadue, al contrario y quizás por lo mismo que regaña la señora Frei, es un buen candidato. La militancia del alcalde no prueba sino su compromiso con los más desposeídos, más allá de los aciertos y errores de su partido.

 

Y debiera tomar nota la señora Frei, que el único político que se atrevió a ir a la plaza Dignidad y que no fue expulsado por la gente, fue precisamente el alcalde Jadue.

 

Por Ricardo Candia Cares

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20