Cultura

La primavera porteña comienza a florecer como una mariposa rebelde

La rebeldía popular irrumpió nuevamente en las calles de Valparaíso al cumplirse un año desde aquel 14 de octubre, en donde el salto de los torniquetes fue la ola que remeció el “oasis” chileno, dejando al desnudo el espejismo consumista  e iluminando el rostro oscuro del modelo neoliberal, con el fuego de la rabia contenida por decenios de abusos e injusticias.

La expresión de arte popular callejera  “Fuego, Acciones en Cemento”, agrupación que reúne a diferentes Colectivxs de Arte de Valparaíso, realizó numerosas intervenciones durante todo el proceso de desarrollo de la rebelión del año pasado y principios del 2020, antes que comenzara el estado de emergencia sanitaria, que dejó en pausa las movilizaciones.

Ahora nuevamente se ha retomado este accionar de arte rebelde en los espacios públicos del Puerto, reinaugurando simbólicamente ayer la Plaza Aníbal Pinto con el nombre de “Plaza de la Resistencia”, reponiendo en el monumento a Carlos Condell el afiche con el que se bautizó  este sector el pasado 31 de diciembre del 2019.

Advertisement

 “Fuego, Acciones en Cemento” con sus intervenciones interrumpe por algunos minutos el tránsito vehicular para realizar su presentación, mediante “barricadas artísticas” de variadas temáticas. Fue precisamente en este espacio de arte popular callejero en donde el Colectivo Lastesis, el año pasado, dio a conocer su potente trabajo artístico feminista, el que se propagó como un relámpago a nivel mundial.

 

Hoy jueves 15 de octubre la intervención de arte popular en dicho lugar comenzó a las 13 horas y estuvo a cargo del “Colectivo Magia y Pueblo”, que realizó la performance titulada “Conjuro para Transmutar”.

Advertisement

Lxs artistxs llegaron hasta la “Plaza de la Resistencia” desplazándose al ritmo de tambores por calle Esmeralda y portando, al estilo de una danza coreográfica oriental, una oruga multicolor que recorrió el sector, mientras otrxs integrantes danzaban y realizaban hermosas figuras plásticas, representando de esa manera la explosión libertaria de la transmutación de orugas en mariposas rebeldes , mostrando con esta acción que la primavera porteña comienza de nuevo a florecer, mientas a coro exclamaban: “ ¡El fuego de la rabia no se consume, el fuego de la rabia se transforma en libertad!”

 

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 15 octubre 220

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *