Debate Portada

El volador de luces de la lista única de oposición

Luego de la euforia inicial y el desdibujamiento del espejismo triunfal del Apruebo en el Plebiscito, la clase política institucional no pudo seguir tapando con el dedo las triquiñuelas y trampas escritas en “letra grande” en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, como el asunto del quórum de los 2/3, el sistema de elección a través de las listas de los partidos políticos y las dificultades existentes para la inscripción de las candidaturas realmente independientes, entre otras cosas. Pero con la astucia y la hipocresía que la caracteriza sacó un nuevo as mediático de la manga para clamar por la concreción de una “lista única de la oposición”, aunando los esfuerzos para elegir una cantidad “abrumadora” de convencionales que permita superar la barrera de los 2/3. Como hay muchos sectores en nuestro país que no solo tienen mala memoria, sino que todavía se impresionan con la propaganda y la publicidad, sumado a las ganas de lograr la meta anhelada, levantaron nuevamente con energía las banderas de la lucha electoral aceptando el nuevo espectáculo de ilusionismo montado por las elites y la clase política institucional.

Esta mala memoria enunciada en el párrafo anterior borra de un plumazo los comportamientos y posiciones políticas que han tenido durante más de treinta años la gran mayoría de los militantes y simpatizantes de los partidos políticos de la Ex Concertación , quienes no solo profundizaron y consolidaron el sistema capitalista neoliberal plasmado en la Constitución del 80, sino que además se acomodaron y aprovecharon las “bondades” económicas ofrecidas tanto en los  cargos políticos y parlamentarios , como  en las asesorías y los innumerables puestos de trabajo institucionales de dirección e intermedios que, bien repartidos entre sus adherentes, transformaron al Estado y al gobierno de turno en una verdadera sociedad anónima distribuidora de empleos con “sueldos reguleques”.

Con respecto al quórum, aún cuando con este mecanismo electoral la oposición en su conjunto obtuviera el número de convencionales que se publicita, se deja de lado lo anteriormente manifestado, pensando ilusamente que de la noche a la mañana, por un acto de iluminación popular, los “señores políticos” fueran a actuar en contra de sus propios intereses de clase y sus privilegios, estando dispuestos a desmantelar el modelo económico, político y social que tantas satisfacciones personales les ha brindado, olvidando los abusos y desigualdades generados por este sistema.

 

Advertisement

 

Este nuevo “volador de luces” de la lista única es el “parche antes de la herida” que servirá para argumentar, junto al alto quórum de los 2/3, de la necesidad de los consensos y la imposibilidad de desmantelar el modelo neoliberal, por lo que la “nueva Constitución” será – gracias a la “sabiduría” de la política en la “medida de lo posible”- la misma vieja Constitución remozada y envuelta en un traje de etiqueta adornado con la participación democrática  republicana de “todos” los chilenos y chilenas.

Esta argumentación será levantada con fuerza independientemente del porcentaje de votantes que participe en los eventos electorales del próximo mes de abril y del número de candidatos y candidatas convencionales electas por la oposición, ya que lo importante para las elites, el gobierno y la clase política institucional ha sido legitimar las instituciones rotundamente rechazadas durante las masivas manifestaciones de rebeldía popular ( incluidos naturalmente los partidos políticos) hasta antes de que la pandemia de coronavirus les pusiera freno, ya que para los sectores populares, marginados y desprotegidos del sistema,  el cuidado de la vida y la búsqueda de mecanismos de sobrevivencia pasó a ser su prioridad.

Advertisement

 

 

Ya se cumplió con la etapa de inscripción de las candidaturas estipulada en el proceso constituyente institucional en curso  y el total de candidatos inscritos es de alrededor de 3.500 para disputar los 155 cargos de Convencionales, los que están actualmente siendo sometidos a verificación y ratificación en el SERVEL.

Advertisement

Esta avalancha de candidatos y candidatas ha provocado una polvareda de alegría en las y los independientes que lograron ser admitidos en cupos “generosamente” cedidos por los partidos políticos o alcanzaron las cifras de patrocinadores necesarios para escribir listas independientes, cubriendo con este polvo multicolor la visión de las alambradas espinudas que delimitan el campo de juego y los mecanismos tramposos estipulados en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución.

 

 

Advertisement

Ahora  vendrá un período en donde se desarrollará una desenfrenada etapa de publicidad y propaganda para las elecciones del 11 de abril, invadiendo los medios de comunicación, las redes sociales y los territorios, para transformar los deseos en promesas  y poder convencer al electorado ávido de soluciones y esperanzas,  pero los ecos de la no concreción de la  lista única de la oposición seguirán retumbando para mantenerse latentes y pronto a ser reflotados como una argumentación más ( junto al quórum de los 2/3 y otras limitaciones) que serán utilizados en el momento necesario para “calmar los ánimos” y justificar lo injustificable cuando los resultados electorales y el proceso constituyente se transformen, una vez más, en una bofetada que despertará de golpe a muchos y muchas adormecidas por la borrachera electoral en curso. La “política de lo posible y los consensos”, capitaneada por los propios partidos institucionales, se transformará en  la “idea fuerza” preponderante en este proceso  constituyente institucional.

 

A los sectores populares rebeldes que no participan de este proceso constituyente les será muy difícil movilizarse y ocupar nuevamente las calles, ya que esta verdadera “dictadura sanitaria” implementada como consecuencia de la pandemia seguirá siendo un freno fundamental en ese aspecto.

Las limitaciones y restricciones necesaria para salvaguardar la vida – sobre todo en los sectores más vulnerables y carenciados- más la división que se produjo con aquellos sectores rebeldes que decidieron participar bajo las reglas institucionales impuestas desde el poder, ha quedado de manifiesto en la escasa masividad de  las movilizaciones y protestas callejeras que se han reactivado durante estos últimos meses, en especial exigiendo la libertad de lxs presxs de la revuelta, ya que las convocatorias realizadas en distintos lugares del país han concitado la participación de un reducido número de manifestantes. Lo mismo ha ocurrido con las movilizaciones en contra de la aprobación del TPP 11 y por la aprobación del aborto libre.

Advertisement

Los gritos exigiendo la libertad de lxs presxs de la revuelta flotan y se diluyen en al aire ante la indiferencia del gobierno, las instituciones y la clase política, mientras la prisión preventiva se transforma en un mecanismo de represión y castigo para las chilenas y chilenos rebeldes que se levantaron dignos y resueltos en octubre del 2019 expresando enérgicamente su rabia contenida por años de abusos y desigualdades.

 

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 15 enero 2021

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal Valparaíso

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    No me imagino cuanta gente irá a votar en Abril que creo , es una votación con múltiples elecciones : constituyentes , alcaldes , gobernadores ,etc.
    Pero , si la lista única de la derecha fascista ( con la inclusión de Kast se ganaron en definitiva el nombre) elige a 47 , tienen el 1/3 negacionista.Si la población se organiza para “NO VOTAR POR ESA LISTA” ,capaz que lleguen a 40 y no les va a ser tan fácil adueñarse de la convención.Si la pobla se organiza para votar por independientes no inscritos en “partidos30años” (cabildos ,asambleas , reuniones explicativas y de discusión inclusivista),
    capaz que se llegue a un contingente decente de ciudadanos por el cambio del neoliberalismo.Lo que pienso y tal vez, sueño , ni siquiera Facebook , mi censurador permanente , me lo puede quitar.En El Clarín no me censura pero si en otros e diarios chilenos progresistas.

  2. Felipe Portales says:

    ¡Muy buen análisis de Guillermo Correa! ¡Tenemos que desengañar a la población de este maquiavélico fraude de las dos derechas, cuyo resultado está predeterminado por el antidemocrático y aberrante (iguala 34 con 66) quórum de los dos tercios! Para que así, yendo o no a votar en abril (que no tendrá trascendencia alguna), NO SE HAGA NINGUNA ILUSIÓN, y así no se desanime posteriormente cuando se verifique que la derecha tradicional ha obtenido el tercio que, a su vez, “obligará” a la vergonzante derecha concertacionista a consensuar con la otra derecha (¡como en 2005!) una “nueva” Constitución.
    Claro que esa “nueva” Constitución ya no llevará la firma de Lagos y de todos sus ministros como la actual…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *