Política Portada

El peligro de Kast está bien expresado en su programa: este es un análisis y una advertencia

El siguiente artículo es un análisis sobre el programa presidencial del candidato presidencial del Frente Social Cristiano José Antonio Kast. Por su extensión, ha sido dividido en dos partes. Esta es la primera.

 

———————————-Primera Parte —————————————————-

 

Advertisement

No debería ser necesario analizar el programa presidencial del candidato J. A. Kast para que los electores se formen una opinión sobre sus ideas y  proyectos para Chile. Todos sabemos que este candidato declara abiertamente su admiración más profunda por el Dictador y ladrón Augusto Pinochet que gobernó con toda su secuela de asesinatos, torturas y negación de todas las libertades humanas durante 17 años. Kast lo admira hasta hoy día, transcurridos casi medio siglo después del Golpe de Estado, tiempo suficiente para que cualquier persona mínimamente informada y defensora de los Derechos Humanos hubiese rechazado enérgicamente ese gobierno totalitario y fascista[i].  Kast no lo rechaza. Esto es suficiente para conocer lo que piensa un político.

Sin embargo, consideramos que es preciso también desmontar su programa para mostrar el nivel de fanatismo ideológico, mentiras, falsas premisas, demagogia y populismo que el programa contiene en abundancia. Y todo eso rodeado de un lenguaje destinado a crear miedo suficiente en el electorado para justificar la necesidad de un líder fuerte, al que “no le tiemble la mano” como lo decía en su programa presidencial de 2017 ordenando y pacificando el país.

El documento comienza con un contradictorio comentario inicial del propio candidato:

La polarización, el debilitamiento institucional, el estancamiento económico producto de años de reformas de corte socialista … nos demostraron la fragilidad de fundamentos como la libertad, el orden, el Estado de Derecho, la propiedad privada y la economía de libre mercado”.

Advertisement

El candidato se contradice pocas líneas más abajo: “Hay que detener el avance de la izquierda que amenaza el modelo económico, político y social que ha permitido a Chile alcanzar el umbral del desarrollo y convertirse en el país líder de América Latina en todos los indicadores económicos y sociales

¿En qué quedamos? ¿Hubo “estancamiento” o no?  El “umbral del desarrollo” no podría haberse dado en el gobierno de la Dictadura. Hasta 1982 Chile vivía una crisis económica y social feroz y algunos empresarios como los “Pirañas” se robaban el país. Inflación y desempleo. Por lo tanto, tendría que haber logrado pasar del subdesarrollo al “umbral” en escasos 6 años. O sea, para Kast el crecimiento económico experimentado es solo atribuible al gobierno de Pinochet.

¿Reformas de “corte socialista”?.  ¿Hechas por la Concertación que profundizó el modelo neoliberal?

¿Cual supuesta fragilidad de la propiedad privada y la economía de mercado?. La primera se ha desarrollado al punto que unos pocos chilenos son dueños de casi todo.  Y en cuanto al libre mercado, es verdad que ha sido fragilizado. Es cuestión de ver las colusiones de las empresas chilenas, que de ser consideradas una excepción al comienzo cuando se descubrieron, a la hora actual ya no queda duda que se trata de una norma. No hay libre mercado en Chile.

Advertisement

La mirada internacional también es la ficción de un fanático: “…Chile no está soloincluso Estados Unidos y Europa están viendo sus propios fundamentos republicanos colapsar ante la presión de sectores políticos que buscan cambiar de raíz todos aquellos principios sobre los que se basa la convivencia pacífica, democrática y cooperativa entre los seres humanos.”.

Esto es, para Kast no fueron las hordas desatadas por Trump que atacaron el Parlamento de EEUU para dar un golpe y desconocer los resultados electorales. Para Kast son otros los enemigos de la paz. Y lo dice así tan campante. De la misma manera que en días recientes ha dicho que se quiere estatizar el Metro de Santiago. Es de este tipo de contra[ii]dicciones, ideas y mentiras flagrantes de las que está lleno este programa.

Declarado defensor de un conservantismo a ultranza, Kast encuentra enemigos por todos lados:” …esta deriva totalitaria que mencionamos maquinada y liderada ampliamente por círculos académicos, medios de prensa tradicionales, grandes empresas tecnológicas, organizaciones internacionales, sectores acomodados dentro del aparato burocrático estatal, empresarios favorecidos por la política y partidos políticos tradicionales— se fundamenta en el supuesto avance hacia una igualdad y la eliminación de toda distinción entre las personas, proceso llevado a cabo de una forma radical que va mucho más allá de la igualdad ante la ley ofrecida por el Estado de Derecho”. Esto es, gran parte de la sociedad chilena estaría asociada para destruir el país. Locura paranoica diagnosticaría un psiquiatra.

Y entonces contra todo eso nos dice:

Advertisement

“…lo que yo voy a hacer es dedicarme, en cuerpo y alma, a combatir la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo y a usar todos los recursos disponibles y todas las fortalezas de nuestras fuerzas policiales, para perseguir, juzgar y sancionar estos crímenes y volver a hacer de Chile un lugar tranquilo, pacífico y libre.”;Vamos a: “…quitar las rejas de las casas de los chilenos y las usaremos para construir más cárceles. Son los delincuentes los que tienen que vivir encerrados y no los chilenos honestos que hoy viven con miedo y desesperanza”.

Declarando que su enemigo es la Izquierda y el pueblo Mapuche como veremos más adelante, la solución ofrecida para luchar por la “paz de los chilenos” utiliza el miedo y la represión como solución. Vigilar a todos. Reprimir con fuerza todo aquel que no esté de acuerdo con ellos. Tal cual como en los años bajo la Dictadura.

La Seguridad ciudadana es un tema siempre fundamental en los programas electorales. A todos nos interesa. El Gobierno de Piñera fue un completo fracaso en esta materia. Tal vez por eso este programa tiene más de un cuarto de todas sus medidas dirigidas a ello. Y coherente con su ideología, no busca las causas económicas y sociológicas de la delincuencia. Simplemente se propone aumentar la represión. Para Kast y los ricos la Seguridad no es solo aquella para defendernos de la delincuencia, robos y portonazos. Aquí tiene la connotación de defendernos de los “terroristas” o “narco-terroristas” tanto Mapuches como la gente de las muchas poblaciones pobres de este país. Ahí está el temido enemigo. Son los miembros de la clase social de los pobres y algunas capas de la clase media a quienes se refiere el programa como los enemigos. Reprimir a los “revoltosos”, o “radicales”, “violentos” o “subversivos”, esto es, todos aquellos que reclaman con más o menos violencia la injusticia, la desigualdad, la miseria.

Sobre crecimiento económico, la primera propuesta levanta una bandera querida a las recetas de la Derecha en todo el mundo:  “De forma prioritaria, se busca eliminar todos aquellos impuestos que afectan el patrimonio personal tales como contribuciones, herencias y donaciones.”.

Advertisement

No le interesa a Kast que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y hasta la CEPAL recomienden aumentar los impuestos de los ricos. Ni el hasta ahora candidato oficial de la Derecha S. Sichel se atreve a proponer tamaña brutalidad. Sobretodo como veremos, cuando al mismo tiempo el programa propone más de 58 subsidios diversos y nuevos programas, 20 exenciones tributarias y ayudas de todo tipo. Todo con cargo al Estado. Como se financiaría todo eso es un misterio.

En general siempre la Derecha quiere menos Estado, pero más subsidios de todos tipos colores y tamaños para la empresa privada. Lo que hace siempre poner en duda su eficiencia.

La Subsidariedad del Estado, o sea, el papel que este juega en la economía es el otro pilar esencial del edificio neoliberal que Kast defiende absolutamente. El programa ofrece una solución simple:  profundizar el modelo que tenemos, demostrándose así que para Kast es el mejor modelo de sociedad. El Estado no se debe meter donde puede hacer negocio la empresa privada, nacional o extranjera. Particularmente utilizando los recursos naturales de todos los chilenos. Ahí está gran parte del negocio. Y además, defender el financiamiento barato de la empresa privada con los ahorros previsionales de los pobres. La estructura montada por la Dictadura que 40 años de Derecha y Concertación unidas no tocaron: las AFP. Tampoco lo será el magnífico negocio de los Seguros de Salud ni la Educación. No se tocan las Isapres, las que ahora podrán recibir “población” desde Fonasa y aumentar el negocio. Tampoco la Educación, donde la propia familia Kast tiene intereses directos[iii].  Para Kast no ha habido fracaso alguno del modelo económico. Muy por el contrario. Si no ha funcionado bien es porque no se ha profundizado lo suficiente!!

La lucha del pueblo Mapuche por su emancipación recibe especial atención. Se declara al pueblo Mapuche enemigos de Chile. Por lo tanto guerra total. El pueblo-nación Mapuche no existe como tal. Chile es una sola nación. Arauco necesita solo “desarrollo rural”. Las compras de tierras de los Mapuche por parte del Estado para su devolución se detienen. No habrá devolución para los terroristas. O sea, no habrá devolución de tierras para nadie puesto que es el conjunto del pueblo Mapuche el que lucha por su independencia y a quien se le acusa de terrorista. Para terminar con el programa de devolución de tierras se modifica la ley: “Revisar la Ley Indígena, en aras de alcanzar una mayor precisión en la definición de “indígena” (Título I, párrafo 2) y de “comunidad indígena” (Título I, párrafo 4); mayor precisión en el concepto de “tierras indígenas”; menor discrecionalidad en la asignación de tierras por parte de la CONADI, en particular, revisar el Art. 20 (b) a la luz de la experiencia, no asignando tierras a quienes utilizan la violencia”. Cambiando estos conceptos y aplicados con menos “discrecionalidad” se descubrirá que hay menos “indígenas” y menos “tierras indígenas”. Y por lo tanto, menos tierras o ninguna a devolver. Problema resuelto!

Advertisement

En el caso que alguien reclame por este atropello a los pueblos autóctonos de Chile, y  para no tener problemas con eventuales querellas judiciales, se denuncia el Convenio 169 de la OIT [iv] (1989) el que en su articulo 2 dice: “Los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad”. Es de esto que se trata, de no respetar el derecho del pueblo Mapuche ni de ningún otro pueblo originario que reclame sus derechos ancestrales.  En lo substancial, se trata de la defensa de los intereses de las grandes empresas forestales de propiedad de las familias más ricas de Chile y de muchos grandes propietarios agrícolas y ganaderos, herederos de los colonos iniciales que recibieron las tierras del Gobierno como resultado de la “Pacificación de la Araucanía”. He ahí el meollo de la cuestión. Esta sería así una versión moderna del genocidio y despojo cometido por Chile en la “pacificación de la Araucanía” llevado a cabo a fines del siglo XIX, genocidio nunca reconocido como tal.

Como ningún Pueblo está dispuesto a aceptar esto, y luchará por sus tierras, es necesaria la militarización completa de la Araucanía para terminar de ganar esta guerra. Todo disfrazado de una supuesta guerra contra el “narco-terrorismo”. Catalogando de narcotraficantes al pueblo Mapuche la Derecha busca justificar la masacre.

Se corregirá la Ley Antiterrorista con el objeto de definir con claridad los tipos de delitos susceptibles de ser considerados como tales.”. “Expresa prohibición de adquirir y entregar tierras a todos quienes participen en tomas ilegales y usurpaciones.”, “…impulsar la utilización de “agentes encubiertos, entregas vigiladas y de testigos protegidos

Y a nivel nacional: “Reformular la inteligencia policial: …creación de un Consejo Superior de Inteligencia. Este Consejo tendría la misión de obtener información que ayude al Estado a combatir al crimen en sus distintas formas (espionaje, intervenciones subversivas, otras) y particularmente, el crimen organizado. … reestructuración de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), como el brazo operativo del Consejo Superior de Inteligencia”. La ANI sería así el nuevo nombre que recibiría esta nueva DINA.

Advertisement

Un capítulo entero del documento se llama “Atrévete a vivir en paz”. Para aislar a los buenos de los malos chilenos, nada mejor que construir muros en algunos barrios. No crea. No es ninguna ironía. Lo dicen en serio: “…la lucha contra la delincuencia, por su naturaleza, no pueden circunscribirse a la disuasión y a la sanción penal. Imprescindible resultan las medidas de prevención, sean a través de la intervención urbanística y social de comunidades y barrios, o por medio del aislamiento de grupos vulnerables a la contaminación criminológica.”.

(pag 21) “Instaurar de manera permanente la convocatoria a un Comité de Seguridad Nacional que reemplace el Comité Político semanal en La Moneda y se aborde directamente la lucha contra el Terrorismo, Narcotráfico y la Delincuencia”. La política es así substituída por un comité de guerra permanente.

(pag.27) “31. Más cárceles para Chile y más protección y beneficios a Gendarmes. Miles de delincuentes dejarán las calles y llenarán las cárceles…”;  “…los presos van a trabajar para pagar su gasto en prisión”,  “… Una propuesta interesante es la creación de estímulos tributarios para todas aquellas empresas privadas se instalen en recintos penales para dar trabajo y capacitación productiva efectiva a la población penal que lo desee.” La empresa privada utilizando presos como mano de obra. Imaginamos como sería la discusión salarial con esos patrones.  También para los presos: “...se propone la creación de una oferta programática amplia basada en el tratamiento de adicciones a drogas. Aliados estratégicos en esta labor son instancias de la sociedad civil como las iglesias católicas y evangélicas”. La participación de las Iglesias se propone igualmente en otros capítulos de este programa, como aquel del aprendizaje universal del lenguaje en las escuelas, donde se enseñaría Religión. Como se sabe, un gran apoyo electoral de Kast son las iglesias evangélicas, al igual que aquellas que soportan a su amigo Bolsonaro en Brasil. Bueno sería saber de las Iglesias, que como todos sabemos “no hacen política”, cual es la justificación religiosa para apoyar Kast.

Los “terroristas y delincuentes” no tendrán defensa alguna: “Clausura del actual Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y su reemplazo por una institución transversal dedicada a la defensa efectiva de los Derechos Humanos de todos los ciudadanos”.

Advertisement

La represión se coordinará también con otros gobiernos en una reedición del Plan Cóndor de la Dictadura: “33. Coordinación Internacional Anti-Radicales de Izquierda. …Nos coordinaremos con otros gobiernos latinoamericanos para identificar, detener y juzgar agitadores radicalizados”.

Aquí se llaman las cosas por su nombre. No se trata ni terroristas, ni narco-traficantes. Son radicales de izquierda los que hay que reprimir. Todo en nombre de la paz naturalmente.

40. Aumento de las penas y sanciones a adolescentes entre 14 y 18 años que cometan delitos graves.”. Por lo tanto, “terroristas” de escuelas secundarias, váyanse preparando. Saltarse un torniquete les puede costar un ojo o la vida. La ANI estará vigilante.

(pag. 28)  “46. Ampliación en las atribuciones del Estado de Emergencia. En aras de convertir

Advertisement

este régimen excepcional en una herramienta eficaz de control en casos de grave alteración del orden público o daño a la seguridad de la nación, el Presidente de la República debe tener la facultad, junto con restringir libertades de locomoción y reunión, de interceptar, abrir o registrar documentos, y toda clase de comunicaciones y arrestar a las personas en sus propias moradas o en lugares que no sean cárceles ni estén destinadas a la detención. “. Si usted tenía dudas del tipo de gobierno autoritario y completamente anti-democrático con un Presidente de la República con poderes supremos, este párrafo habrá sido suficientemente explícito. Cuando todo Chile se queja del hiperpresidencialismo actual, Kast se autopropone ser nuestro querido Fuhrer para librarnos del mal. Formidable!

Como nota trágico-cómica digamos que el símbolo del Partido Republicano, ese partido de bolsillo de Kast, es una estrella al interior de un círculo. Idéntica al del Capitán Maravilla de las películas de animación. Un Superman que salva al mundo.

 

Por Patricio Serendero

Advertisement

[i]  Algunos comentaristas y cientistas políticos como Alberto Mayol se han referido a esto recientemente.

[ii]    J.A. Kast ya comienza también a hablar de la posibilidad de fraude electoral en la prima elección presidencial.

[iii] Los Kast son accionistas del Colegio Campanario en Paine, perteneciente a la Fundación Pentecontés (8 colegios en Chile), y a la ultra religiosa organización internacional de Schöensttat. De ahí que este programa inteligentemente proponga eliminar impuestos a las fundaciones. Bien pensado.

[iv]   http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_norm/@normes/documents/publication/wcms_100910.pdf

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Alfredo+Villanueva+Mercado says:

    La lectura de este excelente artículo me trae a la memoria la frase de Ronald Reagan con que encabezaba su primera campaña al gobierno de EEUU: “Los pobres no son lo suficientemente pobres y los ricos no son lo suficientemente ricos”. Habría que agregar algo más…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software