Latinoamérica

La paradoja de un desgobierno devastador

La catastrófica gestión del gobierno Bolsonaro se podría caracterizar por una preocupante paradoja: por una parte, se presenta como una administración incompetente y el Jefe de Estado emerge como una figura totalmente dispensable para dirigir los rumbos del país. De manera aparentemente contradictoria, nunca antes un mandatario había efectuado un daño tan devastador y un desmonte tan feroz de las políticas públicas y las estructuras del Estado brasileño.

En este último caso, la administración de Bolsonaro se podría caracterizar como un desgobierno o un anti-gobierno en la medida que se ha dedicado sistemáticamente a destruir todo aquello que Brasil había venido implementando en términos de políticas públicas en educación, salud, vivienda, medioambiente, transporte, previsión, Derechos Humanos y seguridad, entre otros. Muchos de sus ministros han sido emblemáticos de la desfachatez y la incapacidad de conducir su respectiva pasta.

El daño causado, por ejemplo, en un sector tan sensible y fundamental como educación es incalculable. Hasta la fecha, ya se han rotado cuatro ministros en el puesto y el actual secretario Milton Ribeiro, un pastor evangélico, se encuentra amenazado de ser exonerado, precisamente por haber favorecido a otros dos pastores con recursos para aumentar su influencia local. Estos dos religiosos actuaban como asesores informales del ministro e intermediaban reuniones con gestores municipales para la obtención de recursos a cambio de “propinas” por cada proyecto adjudicado. En una grabación difundida por el diario Folha de Sao Paulo, el ministro también llega a comprometer los recursos de su Ministerio para la construcción de iglesias en algunos municipios donde existen pastores pertenecientes a su iglesia, la Presbiteriana.

El Ministerio de Educación se ha caracterizado por escándalos desde que asumió el presente gobierno en 2019. Por ejemplo, el segundo ministro escogido por Bolsonaro, Abraham Weintraub, emprendió una verdadera cruzada contra la globalización porque, según su opinión, ella formaba parte de una estrategia de dominación del marxismo cultural. Después de insultar a los miembros del Supremo Tribunal de Justicia (los llamó de vagabundos en una reunión de gabinete), el ministro terraplanista acabó completamente aislado y despreciado por los funcionarios de carrera de su propio ministerio.

Podríamos seguir describiendo el desmonte en diversos sectores, como lo que ha sucedido con el boicot a los programas de vacunación que acumulaban una experiencia exitosa de hace décadas y que en este gobierno retardó intencionalmente la aplicación de inmunizantes contra el Covid-19, el cual ya ha cobrado la vida de más de 658 mil personas. Por lo mismo, existe una campaña sostenida en defensa del Sistema Único de Salud (SUS), garantizado por la Constitución de 1988 y una de las mayores conquistas de la población desde la redemocratización del país. La extinción de los programas de control de los principales ecosistemas del país, es otro caso emblemático de las acciones de desconstrucción de las políticas públicas en la esfera medioambiental. Cuestionando la información del organismo encargado de monitorear la región amazónica, que detectó un aumento significativo de la superficie de quemadas y devastación de la floresta, el presidente y su ministro de medioambiente no encontraron mejor solución que cambiar a los científicos encargados de administrarlo. Lo mismo ha sucedido con los programas de vivienda, de combate al hambre y la pobreza, de transporte y movilidad urbana, de financiamiento de la cultura y el arte, de protección del patrimonio histórico y un largo etcétera.

Advertisement

Tal como lo señaló Bolsonaro en su discurso inaugural, su primera tarea sería destruir todo lo que –según él- habían realizado los gobiernos de izquierda. En eso el ex capitán se ha mostrado un eficiente ejecutor en la devastación de las políticas públicas, de la acción política y de las instituciones de la República. El país se mantiene precariamente funcionando debido o ayudado por cierta inercia del aparato gubernamental que no ha sido del todo demolido y a la acción de los contrapesos del sistema político que pueden operar en ciertas ocasiones, especialmente en el caso del Supremo Tribunal Federal y del Ministerio Público. Ya el poder legislativo se encuentra cooptado por las prácticas fisiologistas articuladas por los partidos del llamado “Centrao”, configurándose aquello que tiene de peor el sistema político brasileño, o sea, un modelo que se sustenta por un clientelismo grosero y nefasto.

Si por un lado Bolsonaro es el paladín de la destrucción, por otra parte, se distingue como un gobernante sin cualidades, inculto e irrelevante. Su viaje a Rusia pocos días antes de la invasión a Ucrania tuvo escasa importancia para alterar el curso del conflicto que estaba por desatarse. Adulado por sus fervientes seguidores como el enviado de la paz, pasó completamente desapercibido para la geopolítica mundial, confirmando una vez más la completa intrascendencia que posee actualmente Brasil en materia de relaciones internacionales (La desastrosa geopolítica del gobierno Bolsonaro).

Aunque Bolsonaro puede presionar a la clase política a través de favores para el financiamiento de proyectos y enmiendas parlamentarias, en el plano interno sus opiniones son consideradas bizarras, groseras o anecdóticas, recibiendo en varias ocasiones el apodo de “bufón de la corte”. Por eso no deja de ser una paradoja el hecho de que un presidente tan limitado y carente de calificaciones, mantenga todavía un apoyo incondicional por parte de un cuarto de la población. Este respaldo a su gestión puede parecer débil, pero es ciertamente relevante si pensamos en todo el daño que viene realizando su gobierno en estos poco más de 3 años de mandato.

Contrariamente a lo que se podría esperar, parece haber un desfase entre los desastres cometidos por su administración y la aprobación que aún mantiene por una parte de los electores: economía en recesión, inflación disparada, carestía, desempleo, hambre y miseria, millares de familias viviendo en las calles, creciente criminalidad, violencia e inseguridad ciudadana, son algunos de los problemas que se han agudizado en este periodo. Sin embargo, las movilizaciones se han paralizado hace meses y existe una especie de letargo de los movimientos populares y de las organizaciones sociales. Quizás esta pasividad sea alterada por la contienda electoral que se avecina, pues solo faltan seis meses para que los brasileños y brasileñas escojan un nuevo presidente y un nuevo Congreso Nacional. Con todos los riesgos y amenazas que se vislumbran en este futuro escenario, las elecciones representan una inmejorable oportunidad para destrabar los nudos de este proceso sociopolítico y desenmascarar definitivamente las maniobras y atrocidades del actual desgobierno.

 

Advertisement

Por Fernando de la Cuadra[1]

[1] Doctor en Ciencias Sociales. Editor del Blog Socialismo y Democracia.

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Doctor en Ciencias Sociales. Editor del Blog Socialismo y Democracia.

Related Posts

  1. Felipe+Portales says:

    Un desastre que entiendo pudo haberse evitado (de acuerdo a las encuestas) si el candidato del PT, Haddad, se hubiese retirado en segunda vuelta en favor de Ciro Gomes (que salió tercero), quien, a diferencia del anterior, presentaba grandes posibilidades de derrotar a Bolsonaro en la segunda vuelta…

  2. Felipe+Portales says:

    Que nada puede argumentar el señor Hugo Beal, es algo ya por todos muy conocido. Prácticamente no ha sido capaz de expresar alguna idea seria, propia de una consideración, respecto de ningún tema. Creo que es cruel para con el mismo Beal, el que “El Clarín” le publique sus burdas y permanentes descalificaciones personales y su ausencia total de aportes a los temas en debate…

  3. Brasil esta loco, tiene mas de 40 partidos politicos y todos reciben dinero publico para los fondos de los partidos, que el gobierno de bolsonaro es terrible no hay discusion, ahora mas terrible es que no hay union de todos a favor de un candidato a derrotar bolsonaro, todos quieren presentarse a las elecciones porque están recibiendo dinero del gobierno, al final si ganan las elecciones les va a ir muy bien, tendrán acceso a más dinero y cargos ministeriales, el partido de los trabajadores, idolatrado por la izquierda, tiene gran parte de culpa, si se cree el campeón de la verdad, la corrupción en su gobierno es como si nunca hubiera existido, todas las condenaciones de Lula ante la justicia brasileña desaparecen casi por arte de magia, al final, el partido de los trabajadores es tan culpable de la miseria brasileña como todas los otros 40 partidos brasileños, así de simple.

    • Estimado Betito, le comento que Lula fue exculpado por el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema de Brasil) de todas las acusaciones que pesaban en su contra. Y además el mismo STF confirmó en otra resolución que Sergio Moro actuó sin la imparcialidad debida a un juez de la República. Sergio Moro -como debe saber- después asumió el Ministerio de Justicia del gobierno Bolsonaro y poco después renunció al mismo. En la actualidad se encuentra en plena crisis política, no sabe lo que quiere hacer ni cuenta con los apoyos necesarios para ser un presidenciable. Por el contrario, Lula ha salido en libertad para intentar reconstruir un país devastado, como lo expongo en mi columna. Saludos cordiales.

  4. Felipe+Portales says:

    Más allá de las culpabilidades personales de Lula (bien sabemos los chilenos que los tribunales latinoamericanos son por lo general extremadamente benévolos con la corrupción de los poderosos), es un hecho público y notorio que los gobiernos del PT se vieron muy afectados por grandes escándalos de corrupción, cuyo vector fundamental fue Odebrecht…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software