Política Portada

Reconocimiento de la constitución de Lagos

Pareciera que nuestro país siempre ha sufrido más que otros –porque ciertamente no es “monopolio” chileno- de fuertes dosis de amnesia, engaño y autoengaño histórico. Para circunscribirnos a nuestra historia reciente esto lo podemos ver dramáticamente expresado en el generalizado desconocimiento -producto fundamentalmente de la ocultación de la elite concertacionista- de políticas y medidas cruciales adoptadas por sus gobiernos en desmedro de sus proclamadas posiciones de centro-izquierda. ¿Cuántos nos acordamos –¡o supimos alguna vez!- del regalo a la derecha de la inminente mayoría parlamentaria efectuada por la dirigencia concertacionista, a través de las reformas constitucionales concordadas con Pinochet en 1989?; o ¿cuántos nos acordamos -¡o supimos!- de las “exitosas” políticas de exterminio de la prensa de centro-izquierda, seguidas por los sucesivos gobiernos de la Concertación, que liquidaron “Análisis”, “Apsi”, “Fortín Mapocho”, “La Epoca”, “Hoy”, “Rocinante”, “Plan B” y “Punto Final” -entre muchos otros medios- y que han tenido un impacto devastador ¡hasta el día de hoy!?; o ¿cuántos nos acordamos de la omisión de los gobiernos de Lagos (entre agosto de 2000 y marzo de 2002) y de Bachelet de usar sus respectivas mayorías parlamentarias –finalmente obtenidas- para modificar el modelo económico neoliberal?

 

Pero sin duda que el olvido generalizado más desconcertante (¡porque nadie que tenía uso de razón en su momento puede decir que no lo supo!) es el de que la Constitución chilena actual, si bien fue generada por Pinochet en 1980, fue posteriormente refrendada por Lagos y todos sus ministros en 2005. Usted, estimado lector, lo puede certificar viendo cualquier texto de nuestra Carta fundamental editada con posterioridad a ese año.

 

Por ello es loable el reconocimiento efectuado al respecto por el reciente precandidato presidencial del PR, Carlos Maldonado. Así, él ha dicho en relación al avance del texto de nueva Constitución elaborado por la Convención, que “si no se mejora sustantivamente la línea, los contenidos, la forma, y por tanto no se presenta un texto mucho mejor que el que conocemos hasta ahora, si yo tuviera que votar hoy elijo la Constitución de Lagos” (“El Dinamo”; 20-4-2022). Dado que el “rechazo” significa mantener la actual Constitución, ese voto es el que está anunciando Maldonado.

Advertisement

 

Quien también recientemente se pronunció a favor de la actual Constitución (en rigor, fue producto de una Reforma Constitucional) fue el ex diputado y ministro del PDC, Jorge Burgos, en carta a “El Mercurio”: “En la edición del miércoles, el expresidente del Senado don Sergio Romero recuerda el origen y trámite de la reforma constitucional de 2005. En su recuerdo incorpora un trámite legislativo que no concurrió, la Comisión Mixta. Quizás de haber existido tal comisión, de allí pudo surgir la propuesta de un plebiscito ratificatorio, lo que terminó siendo una omisión lamentable, por cierto de la cual también soy reo” (15-4-2022).

 

Otra distorsión de la memoria histórica utilizada por el concertacionismo –aprovechando nuestra proverbial amnesia- es que dicha Constitución (o Reforma, como quiere que se le llame) habría sido generada como el único avance posible que pudo lograrse en la época dado el poder parlamentario de la derecha. Pero que en ningún caso representaba una Constitución considerada como plenamente democrática. ¡Una mentira más grande que una catedral! Pruebas al canto, el entusiasta y fervoroso discurso de Lagos pronunciado en el acto de refrendación de dicha “nueva” Constitución, el 17 de septiembre de 2005:

 

Advertisement

“Hoy, 17 de septiembre del año 2005, firmamos solemnemente la Constitución democrática de Chile (…) Hoy nos reunimos aquí para celebrar, celebrar solemnemente el reencuentro de Chile con su historia. La Constitución de 1833 le abrió el paso al Chile del siglo XIX; la de 1925 en el siglo XX. Y hoy nos reunimos, inspirados en el mismo espíritu de 1833 y de 1925: darle a Chile y a los chilenos una Constitución que nos abra paso al siglo XXI (…) Chile cuenta desde hoy con una Constitución que ya no nos divide, sino que es un piso institucional compartido, desde el cual podemos continuar avanzando por el camino del perfeccionamiento de nuestra democracia. Nuestra Constitución no es más que un dique en la vida nacional, la vida nacional puede fluir ahora como un río por este cauce institucional” (“Siete”; 18-9-2005).

 

Su entusiasmo fue todavía más allá: “Hoy es un día señero. Iniciamos nuestras celebraciones nacionales con una patria más grande, más unida, más prestigiosa, reconocida en el mundo; una patria que termina de reencontrarse con su tradición histórica, donde todos sus hijos pueden abrazarse, donde todos podemos mirarnos a los ojos con respeto; sin privilegios inaceptables, sin subordinaciones indignas, sin exclusiones vergonzantes. Tener una Constitución que nos refleje a todos era fundamental, fundamental para todas las tareas que los chilenos tenemos por delante, puesto que ello consolida el patrimonio de lo que hemos avanzado en lo económico, en lo social, en lo cultural” (Ibid.).

 

Y culminó en la exaltación: “Este es un momento trascendental para todos los chilenos, pero sobre todo para los jóvenes y niños, porque ellos están llamados también a la tarea de perfeccionar nuestra democracia, ampliar nuestras libertades, elevar los niveles de justicia social, hacer de Chile un país cada vez más grande, como lo soñaron los padres de la Patria, respetado por las virtudes y por la buena vida de sus habitantes. Chilenos y chilenas: Este es un día muy grande para Chile, tenemos razones para celebrar, tenemos hoy, por fin, una Constitución democrática, acorde con el espíritu de Chile, del alma permanente de Chile. Es nuestro mejor homenaje a la Independencia, a las Glorias Patrias, a la gloria y a la fuerza de nuestro entendimiento nacional. Chilenos y chilenas: Hoy, hoy despunta la primavera. Muchas gracias” (Ibid.).

Advertisement

 

Dado todo esto, los reconocimientos de Maldonado y Burgos de que la actual es la Constitución de Lagos tienden a poner, en cierto modo, las cosas en su lugar. Curiosamente, la revuelta social de octubre de 2019 que develó el carácter legitimador del modelo de la dictadura de “los 30 años”, ha continuado hablando de la actual Constitución como del 80, sin resaltar su refrendación por Lagos y la Concertación en 2005. Quizás, como una forma de terminar de “despertar”, sin traumas, a muchas de las bases concertacionistas para que rechacen la actual Constitución en el futuro plebiscito de septiembre. En todo caso, tal predicamento revela, por otro lado, que la “obra” de Lagos y de la Concertación –y particularmente su pretendida Constitución de 2005- no ha sido más que un (afortunadamente) frustrado intento por legitimar, consolidar y “perfeccionar” la proyección política, económica y social de la dictadura.

 

Por Felipe Portales

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y Sociólogo

Related Posts

  1. Hace un tiempo (no menos 2 anhos), Felipe Portales llamaba a recuperar el PS, precisamente citando a Ricardo Lagos como referente. Su argumento era seguir a Lagos sobre todo para que Chile no siguiera siendo la Corea del Norte del neoliberalismo. Felipe Portales, por lo demás, reivindica el programa de fines los 1980s de la Concertación, en especial el programa de pensiones de la DC de principios de los 1980s. Recordemos que el programa de la Concertación de los 1980s fue escrito con un PS ya renovado y la misma Concertación (Alianza Democrática) nace como una respuesta burguesa patronal para controlar y desviar el ascenso de masas de 1983-1987. Felipe Portales, reivindica ese programa durante todo el ascenso de masas de 2019-2020, de nuevo para controlar y desviar la lucha clasista de los explotados (cuyas reivindicaciones fundamentales fueron: a) no son 30 pesos, son 30 anhos; b) es necesario eliminar las AFP (principal foco de acumulación capitalista durante los últimos 30 anhos)).

    Alerto a los incautos sobre F. Portales; podrían terminar de la mano de Ricardo Lagos y el Eduardo Frei de los 1980s.

    • Escribir la verdad no hace danho. El prestigio se lo dejo a los arribistas. No acepto los mejores deseos para mi persona de un boricista-concertacionista.

  2. Serafín Rodríguez says:

    Con o sin nueva Constitución, el modelo económico que introdujo en Chile la dictadura va a persistir con todas sus devastadoras consecuencias sociales a menos que el país recupere la independencia económica que había logrado durante el gobierno de Allende con el consenso de todas as fuerzas políticas de la época.

  3. Margarita Labarca Goddard says:

    Yo siempre le he dicho Constitución de Pinochet, porque si bien Lagos le introdujo algunos cambios secundarios, no la transformó en una Constitución democrática como él pretendió en el ridículo discurso que cita Felipe Portales. Si quieren le podemos decir la Constitución de Pinochet/Lagos, el nombre no importa mucho. El hecho es que ni siquiera es una Constitución, sino un bando dictado por cuatro criminales. Si Lagos la firmó, eso lo desprestigia todavía más. Perdonen, compañeros, pero en Chile la dictadura y la post-dictadura han logrado meterle en la cabeza ideas absurdas a la mayoría de la gente. Por ejemplo, que todo lo actuado por Pinochet es válido, hay que respetarlo y cuesta muchísimo cambiarlo. Lo que habria que decir es que todo lo que hizo la dictadura sangrienta de Pinochet, que no sólo intentó asesinar al Presidente y a su familia, sino que fue un traidor sin honor y sin palabra, todo lo que hizo la dictadura, repito, es nulo.
    LOs actos de los gobiernos de facto son nulos porque el pueblo no eligió a esos gobernantes ni los ratificó jamás.

  4. Margarita Labarca Goddard says:

    SIGO. Esto de la nulidad y el ningún valor de los actos de los gobiernos de facto, no lo digo yo, lo dice ALBERT CONSTANTINEAU, uno de los principales, más bien el principal especialista en esta materia. Si buscan su nombre en internet, encontrarán sus libros.

  5. Gloria Clavero Aranda says:

    La memoria tiene dos compañeros de ruta: el “recuerdo”, y el “olvido”. Los dos son “selectivos”. Las personas que han padecido un “trauma psicológico”, causado por algún episodio nefasto en su vida, suelen refugiarse en el olvido, como una manera de resguardarse del sufrimiento… Sin embargo, si nos referimos a la “Memoria Política”, fundamental, para rescatar y resituar la Historia Constitucional de la “democracia”, en la Vida de chilenas y chilenos, entre el siglo XIX y la actualidad, estamos hablando de “Memoria Histórica”. Si se trata de “recordar”, por ejemplo, los años 1990 en adelante, nuestra memoria, la de las gentes de las generaciones de los 1960, puede, en ciertos casos, a los que hace alusión Felipe Portales, padecer de un tipo de “alzzeimer político”, que trae aparejado una muy conveniente “zona de confort”. Existe una memoria “inconsciente”, hecha a medida para este tipo de personas, basada en lo que dice uno de los hombres sabios del siglo XX: “el inconsciente es la política”…situándome en la profundidad del maestro, me permito traducir, desde mi propio saber pensante, que existen “politicos inconscientes”, que han hecho de la política, su zona de conveniencia y confort, y que no sienten ningún remordimiento por ello… ni siquiera puedo recomendarles que se “analicen”, porque, no sienten “culpa”, porque “olvidaron”, su responsabilidad flagrante, referida, principalmente, a la Constitución del asesino Pinochet… Y si no hay culpa, pues para esta gentuza, no hay responsabilidad… pero, pero, pero…existe un pueblo, quizás muy simple, que si tiene memoria, y recuerda. Ese pueblo, empezó pasando la factura a los Poderosos de Chile, en octubre de 2019… y seguirá haciéndolo en el Parlamebto de las calles del Fin del Mundo…hasta que la verdadera Memoria Histórica, sea restituida

    • Glorita, mija, perdone que sea tan condescendiente, estoy de acuerdo con la mayoría de lo que escribió, pero, ¿de qué Memoria Histórica escribe? El único momento histórico que sobresale en nuestra historia y que “pretendió” cambiar nuestro sistema y de vivir en una nueva sociedad, fué el gobierno de nuestro querido y recordado Chicho, que llegó al poder en forma democrática y usted, si es joven, habrá leído lo que pasó con esa transformación histórica. Para terminar, mija, los políticos no se elijen a si mismos, me imagino que usted sabe esto, y lo que han hecho estos políticos con Chilito es reponsabilidad directa de los que eligieron a estos políticos y después de tantas experiencias con estos políticos, los vuelven a elegir y reelegir. ¿por qué esta gentuza van a sentir remordimientos si son elegidos y reelegidos a sus cargos de conductores de nuestro Chilito, si los chilenos creen fervientemente que lo están haciendo super picho?

  6. Don Guille, Las culebras nunca se desizan en línea recta, pero siempre llegan al camino que se proponen. Tal como lo dije y lo repito, ¿pa’ donde vamos? Pa’ donde se lo propusieron hace ya tiempo atrás, 17 más 30 y tantas vueltas alrededor de nuestra estrella, la minoría, y los desmemoriados ahora se sienten un poquito arrepentidos y niegan sus propios pasados. Bueno, asi será pu’ iñor y esto, la nueva constitución, no va a pasar más allá del canalcito límite impuesto por la fuerza, pero a no olvidarse lo que dicen y repiten muchos, muchos, políticos de todo pelaje, especialmente ese político del bolsillo requete amplio que nos acaba de dejar por segunda vez y por voluntad de la mayoría, que este sistema y constitución impuesta a la fuerza transformó a Chilito en el mejor país de Latino América y en el país que le entrega más beneficios a sus ciudadanos en todo el mundo, asi lo dijo el caballerito en una reunión que tuvo con otros caballeros que se juntaron en cierto país para tratar DE LIBERAR A VENEZUELA. Consecuencia de esto ha tranformado a Chilito en el país de llegada de muchos, muchos, hermanos latino americanos que quieren vivir en libertad y con la guatita llena, bueno, eso es lo que pretenden ellos. Bueno, que diablos, por lo menos hay muchos que están tratando de cambiar el rumbo de Chilito y con todo respeto les deseo el éxito que desean.

  7. Gino Vallega says:

    Memoria : el acotado triunfo de Lagos en la segunda vuelta, gracias al apoyo del pequeño porcentaje del PC , nos dió entusiasmo y gritos de Victoria! al grupo de chilenos reunidos en Boston; al año de gobierno , el grupo ya no existía y sólo quedaban algunos insistiendo y los otros, arrancándonos de aquel nuevo monstruo llamado Lagos, que con insolencia y arrogancia decidía seguir en la “línea triunfadora” de la dictadura.

  8. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopothologist. says:

    Ni para que darle mas vuelta al asunto, nuevamente Gloria Clavero Aranda lo ha dicho todo, en pocas palabras, mustrando un maximo de cultura politica, sin pelos en la lengua, y diciendo la verdad, solamente la re’ purita verdad, sin temos a nada. LAFELICITO NUEVAMENTE GLORIA; ASI COMO USTED, DEBERIA HABER MUCHA GENTE MAS APOYANDOLA EN SU EXPOSICION; ESTO ES LO QUE NECESITA CHILE, GENTE HONRADA COMO USTED, RECONOCIENDO LA VERDAD, Y SE NOTA QUE USTED NO ESTA BAJO EL EFECTO DEL OPIO DE LA POLITICA; LA SUYA ES UNA POLITICA LIMPIA, NO CORRUPTA NI VICIADA. UN ABRAZO!!!!!!

  9. Juan Cordova says:

    Mr. Richard Lakes, también conocido en Shile como Ricardo Lagos, el “hombre del dedo acusador hacia Pinochet”, realizo varias actividades que enriquecieron a muchos y el también.
    Con respecto a la Constitucion, solo hizo un “maquillaje” de ese monstruo creado por Guzman y compañia y pagado por Pinocho.
    No me interesa esta discusion, no vale la pena, debemos olvidarnos de estos “viejos acomodados”, y ojala tengamos los cojones suficientes para indagar, investigar, y posiblemente condenar y castigar a estos vende patria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software