Mundo

ONU: La crisis mundial del costo de vida catalizada por la guerra en Ucrania envía a decenas de millones a la pobreza

Advertisement

71 millones de personas en el mundo en desarrollo han caído en la pobreza en solo tres meses como consecuencia directa del aumento de los precios mundiales de los alimentos y la energía.

 

El impacto en las tasas de pobreza es drásticamente más rápido que el impacto de la pandemia de COVID-19.

Advertisement

Las elevadas tasas de inflación han provocado un aumento de 71 millones en el número de personas pobres en los países en desarrollo en los tres meses transcurridos desde marzo de 2022, alerta el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un informe publicado hoy.

Advertisement

A medida que aumentan las tasas de interés en respuesta a la inflación vertiginosa, existe el riesgo de desencadenar una mayor pobreza inducida por la recesión que exacerbará la crisis aún más, acelerando y profundizando la pobreza en todo el mundo.

Advertisement

Los países en desarrollo, que se enfrentan a reservas fiscales agotadas y altos niveles de deuda soberana, así como al aumento de las tasas de interés en los mercados financieros mundiales, enfrentan desafíos que no pueden resolverse sin la atención urgente de la comunidad mundial.

Advertisement

El análisis de 159 países en desarrollo a nivel mundial indica que los aumentos de precios en productos clave ya están teniendo impactos inmediatos y devastadores en los hogares más pobres, con puntos críticos claros en los Balcanes, los países de la región del Mar Caspio y el África subsahariana (en particular, la región del Sahel), según estimaciones del PNUD.

Este informe se enfoca en las ideas proporcionadas por los dos informes del Grupo de Respuesta a la Crisis Global del Secretario General de la ONU sobre los efectos dominó de la guerra en Ucrania.

Advertisement

“Los aumentos de precios sin precedentes significan que, para muchas personas en todo el mundo, los alimentos que podían permitirse ayer ya no están al alcance de la mano”, dice el administrador del PNUD, Achim Steiner. “Esta crisis del costo de vida está llevando a millones de personas a la pobreza e incluso al hambre a una velocidad vertiginosa y, con eso, la amenaza de un mayor malestar social crece día a día”.

Advertisement

Los formuladores de políticas que responden a la crisis del costo de vida, particularmente en las naciones más pobres, enfrentan decisiones difíciles. El desafío es cómo equilibrar un alivio significativo a corto plazo para los pobres y para los hogares vulnerables, en un momento en que la mayoría de los países en desarrollo luchan contra la reducción del espacio fiscal y el aumento de la deuda.

Advertisement

“Estamos siendo testigos de una alarmante y creciente divergencia en la economía mundial, ya que países en desarrollo enteros enfrentan la amenaza de quedarse atrás mientras luchan para lidiar con la continua pandemia de COVID-19, aplastando los niveles de deuda y ahora acelerando la crisis alimentaria y energética”, dice Steiner. “Sin embargo, los nuevos esfuerzos internacionales pueden acabar con este ciclo económico vicioso, salvando vidas y medios de vida, eso incluye medidas decisivas de alivio de la deuda; mantener abiertas las cadenas de suministro internacionales; y una acción coordinada para garantizar que algunas de las comunidades más marginadas del mundo puedan acceder a alimentos y energía asequibles”.

Los países han tratado de diluir los peores impactos de la crisis actual mediante restricciones comerciales, devoluciones de impuestos, subsidios generales a la energía y transferencias de efectivo específicas. Sin embargo, esas respuestas no parecen muy útil en solucionar el problema.

Advertisement
Advertisement

“Si bien los subsidios generales a la energía pueden ayudar a corto plazo, a largo plazo impulsan la desigualdad, exacerban aún más la crisis climática y no suavizan el golpe inmediato del aumento del costo de vida tanto como lo hacen las transferencias de efectivo específicas”, nos comparte el autor del informe George Gray Molina, Jefe de Compromiso de Políticas Estratégicas del PNUD. “Ofrecen algo de alivio como una curita inmediata, pero corren el riesgo de causar una lesión peor con el tiempo”.

Además, dato alarmante, el informe muestra que los subsidios a la energía benefician de manera desproporcionada a las personas más ricas, con más de la mitad de los beneficios de un subsidio energético universal que favorece al 20% más rico de la población.

“Nuestro modelo muestra que incluso las transferencias de efectivo muy modestas pueden tener efectos dramáticos y desestabilizadores para los más pobres y vulnerables en esta crisis. Y sabemos por las respuestas de COVID-19 que los países en desarrollo deben recibir el apoyo de la comunidad mundial para tener el espacio fiscal para financiar estos esquemas”, sigue Molina.

Advertisement
Advertisement

El Jefe de Compromiso de Políticas Estratégicas del PNUD agregó que para liberar esos fondos necesarios, se debe considerar una moratoria de la deuda oficial durante dos años para ayudar a todos los países en desarrollo, independientemente del PIB per cápita, a recuperarse de estos shocks. Esto se hace eco de los llamamientos recientes de las instituciones financieras internacionales para mejorar la liquidez de los países en desarrollo.

Advertisement

Solo la pandemia de COVID-19 ha llevado la deuda de los países en desarrollo a un máximo de 50 años, equivalente a más de dos veces y medios sus ingresos, según el Banco Mundial.

Los países que enfrentan los impactos más drásticos de la crisis en todas las líneas de pobreza son Armenia y Uzbekistán en Asia Central; Burkina Faso, Ghana, Kenia, Ruanda y Sudán en el África subsahariana; Haití en América Latina; y Pakistán y Sri Lanka en el sur de Asia. En Etiopía, Malí, Nigeria, Sierra Leona, Tanzania y Yemen, los impactos podrían ser particularmente duros en las líneas de pobreza más bajas, mientras que en Albania, República Kirguisa, Moldavia, Mongolia y Tayikistán, los impactos podrían ser más duros.

Advertisement

 

El PNUD

Advertisement
Advertisement

El PNUD es la principal organización de las Naciones Unidas que lucha para poner fin a la injusticia de la pobreza, la desigualdad y el cambio climático. Trabajando con nuestra amplia red de expertos y socios en 170 países, ayudamos a las naciones a construir soluciones integradas y duraderas para las personas y el planeta.

Advertisement

 

Elena Rusca

Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal Ginebra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software