Opinión Política Portada

Héctor Llaitul, detenido mientras la Derecha aplaude

Advertisement

Otra  acción impopular  del gobierno, esta detención de Héctor Llaitul. No  me digan que los que mandan a detener son las fiscalías y el que expide la orden de detención es un juez.  Claro, pero si el gobierno insiste en la querella presentada por Piñera o se desiste de ella, la cosa es muy distinta.

Ahora que por fin se está entendiendo que los mapuche y otras etnias indígenas de  Latinoamérica  tienen una civilización muy antigua, basada en el respeto a la naturaleza, a todos los seres vivos  y una concepción solidaria y generosa de la vida, vienen a detener a un dirigente connotado de los mapuche,  en lugar de meter presos a los dirigentes de las empresas  forestales, que son  las que están arrasando con los árboles  milenarios   de Chile, sus araucarias, alerces y coihues,  y a veces los reemplazan por pinos que crecen rápido y luego se queman y pueden provocar incendios gigantescos, como ha ocurrido  en Chile y en muchos otros países, porque son árboles que contienen aceites súper inflamables.

Estas forestales actúan impunemente, llevan años  robando madera en toda la Araucanía, tienen cientos de  trabajadores,  sierras, camiones en los que acarrean la madera robada y sin embargo  ni las procuradurías  ni los jueces ni el gobierno  han hecho nada  contra  un despojo tan evidente.

Advertisement

Veo que a Héctor Llaitul le atribuyen delitos “relacionados” con la Ley de Seguridad del Estado, pero no dicen cuales. Esa Ley, dictada por Pinochet y a la cual se le ha introducido algunas modificaciones por los gobiernos posteriores, es de todos modos una ley que nació con la dictadura. Por lo demás, sus principales disposiciones se refieren a hacerse cómplice de un gobierno extranjero en contra de Chile  o  ponerse al servicio de una potencia extranjera, como hicieron El Mercurio y Agustín Edwards en tiempos de la Unidad Popular y nunca les pasó nada, al contrario, les fue muy bien después de la dictadura.

Advertisement

Las leyes de la dictadura deben desaparecer por completo y mientras estén vigentes, aplicarlas es  vergonzoso.  ¿Hasta cuándo la dictadura asesina, traidora y cobarde que rigió a Chile hace más de 30  años,  nos va a seguir dominando  por medio de su Constitución y de sus leyes? Y luego de decir que a Héctor Llaitul se le detiene por  “delitos” de la Ley de Seguridad del Estado,  se continúa expresando  que por  “robo de madera”  y que  será formalizado por hurto de madera, usurpación y atentado contra la autoridad.

Advertisement

¿Usurpación de qué? ¿Qué atentado contra la autoridad?

Advertisement

¿Acaso lo que Llaitul haya dicho en una entrevista televisiva es una prueba  de algo?  Claro  que  no, porque ese tipo de declaraciones que no están hechas ante la fiscalía y menos ante  el juez, no prueban nada de nada.

Tales declaraciones no ameritan en forma alguna una detención, como lo sabe cualquier abogado y  también el fiscal.

Advertisement

¿Y los mapuches y la CAM   compran armas?  Quizás lo hacen para defenderse de los milicos, de los terratenientes que los atacan y los desprecian, y de las forestales que siguen robando madera impunemente.

Advertisement

En efecto, los terratenientes que  los atacan con ferocidad y un  racismo  repugnante, cuando los mapuche  son los  habitantes de esas tierras desde hace miles de años y los actuales terratenientes  la mayoría  extranjeros  que a lo más llevan allí un par de generaciones o después que  el gobierno del compañero Salvador Allende  les compró  las tierras  y se las entregó a los indígenas, la dictadura se las quitó nuevamente y se las vendió a huevo a  sus amigos, así como  le regaló la empresa Soquimich  a su yerno.  Y resulta que todos los gobiernos, desde la dictadura  y los posteriores,  mandan tropas bien armadas con fusiles y carros blindados, para atacar a unos  pueblos  nobles que sólo pretenden defenderse y recuperar lo que siempre fue suyo.

Advertisement

Por lo mismo la Coordinadora Arauco Malleco ( CAM)  ha emitido una declaración pública en la que expresa, entre muchas otras cosas, que:

Este gobierno de pseudo izquierda ha dado continuidad a lo que hizo la Concertación. Y ha respaldado la presencia de militares en el Wallmapu y ha permitido operaciones de esta índole (se refiere a la detención de Llaitul) en contra del movimiento mapuche.

Advertisement
Advertisement

Y los que en realidad tenían armas de fuego y las usaron contra la Ministra Izkia Siches, pues la recibieron a tiros, fueron los de Temucuicui.  A ellos no les pasó nada, en cambio ahora detienen al compañero Héctor Llaitul, que estaba tranquilamente en un restaurant.

Todo esto le da una gran satisfacción  a la derecha, porque ellos siempre han querido liquidar al movimiento reivindicativo mapuche. Eso lo han hecho desde la colonia, en que los españoles  inventaron “la pacificación de la Araucanía”, que consistía en matar a la mayor cantidad de indios posible. Asesinaron a miles y les robaron sus tierras, pero felizmente no lograron exterminarlos a todos, porque los  indígenas  mapuche  fueron valiente guerreros que se opusieron siempre a la colonización.  Pero la mentalidad colonizadora subsiste todavía en la derecha chilena al igual que en el rey de España, que cuando fue a la trasmisión del mando  en Colombia, mientras todos los presidentes del mundo allí presentes se ponían de pie para rendir homenaje a Simón Bolívar,  cometió la grosería y el desparpajo de quedarse sentado.

Pues la solución es esta: si el compañero LLaitul les robe madera a las empresas forestales  -lo que no está probado-  se le debe aplica el principio de que el que le roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Advertisement
Advertisement

  Y a última hora un hecho bastante confuso:  el presidente le pidió el 25 de agosto, la renuncia a Jeanette Vega, Ministra de Desarrollo social y militante del PPD.

Advertisement

Esto es lo que se sabe hasta ahora y lo que declaró Gabriel  Boric

El Presidente de la República, Gabriel Boric, anunció la renuncia de la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, luego que este jueves se publicara un contacto telefónico de una asesora de la secretaria de Estado con el vocero del líder de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul.

Advertisement

Desde el norte del país, en Tierra Amarilla, el mandatario afirmó que “he tomado la decisión de aceptar la renuncia de la ministra de Desarrollo Social Jeannette Vega,  porque quiero que sepan que como Presidente de la República debemos ser cuidadosos del fondo y también de la forma y que los que hechos que hemos conocido hacen que corresponda hacer valer la responsabilidad política de la ministra

¿Qué le dijo la Ministra a Héctor Llaitul? Hasta la última hora del jueves, no lo sabemos.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Margarita Labarca Goddard 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    ¡Otra evidencia más para los voluntaristas del «Apruebo»! Apruebo que en caso de «ganar», será frustrado por la propia CC que estipuló en forma inédita -en un proceso constituyente mundial- que sea el Congreso de la Constitución fenecida -¡con mayoría de derecha tradicional!- quien «aplique» legislativamente la nueva Constitución. Es decir, el mismo esquema «consensual» de los últimos 30 años (en rigor, ya 33), en que NADA se ha podido cambiar sin el visto bueno de la derecha. ¡Rico pastel!…

  2. Gino Vallega says:

    Aplaudo sus palabras, abogada Margarita Labarca. Al parecer, Boric se saca la careta y con el «equipo Aleuy» (anti mapuche furibundo) que trabaja «impidiendo» a la ministra Siches, la aventura de las madereras vuelve a ganar y la derecha a sonreír.
    El canto de las sirenas embriagó al gobierno de políticos juveniles que devinieron en políticos jovatos….+ de lo mismo!

  3. Margarita Labarca Goddard says:

    Ahora veo que a la ministra la echaron porque se atrevió a llamar a Héctor Llaitul para tener una conversación con él, aunque no lo logró. Eso fue todo. Boric reaccionó indignado porque para él Llaitul es un revolucionario violento y malvado con el cual ni siquiera se puede conversar. Es una lástima, porque mucha gente había confiado en este nuevo presidente, pero al parecer no merece ninguna confianza. Es la nueva Concertación, pero peor.

  4. Felipe Portales says:

    Lo más lógico es que el gobierno haya querido iniciar conversaciones con el dirigente máximo de la resistencia mapuche (¡algo que todo gobierno hace para los efectos de indagar cuales son las posibilidades de arreglo del problema; sea de derecha, centro o izquierda; y que NO ES NINGÚN «PECADO»!) como se ha hecho en todas partes del mundo (con la ETA en España, con el IRA en Reino Unido; e incluso el gobierno de Piñera con Alfredo Moreno, etc.) El punto es que, en lugar de asumir como el ejercicio de una responsabilidad del cargo el buscar posibilidades de arreglo del conflicto; la actitud atávica de la «centroizquierda» chilena de subordinación a lo que diga la derecha y la ineptitud del gobierno de Boric, hicieron a éste actuar cobardemente, sin poder asumir y explicarle al país lo lógico de la conducta de la ministra Vega que, obviamente, actuó en el ejercicio de sus funciones. Ella es una dirigente política de calidad y experiencia.

  5. Margarita Labarca Goddard says:

    BIEN POR JEANETTE VEGA
    Primera ministra que actúa con dignidad y razón.
    ¿Acaso no se está hablando siempre de resolver las cosas mediante conversaciones y acuerdos y no por la violencia? Pues parece que ahora este gobierno está por la violencia en la Araucanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software