Opinión Política Portada

Un paso en falso

Advertisement

Nada de excusas. Este domingo 4 de septiembre, el rechazo derrotó por paliza al apruebo. Movimiento sísmico devastador que se sintió desde Arica a Magallanes. En una jornada limpia y sin ningún hecho bochornoso, otra vez en nuestra historia, es derrotado el pueblo. Terminó votando en contra de sus intereses de clase. En una mezcla de ignorancia e impresionado por una campaña mentirosa, diseñada por la derecha, finalizó votando con la cabeza gacha. Se dejó seducir y conducir desde las orejas y terminó en la mesa de sufragio, rindiéndole tributo a quienes, por centurias, han abusado de ellos. ¿Ingenuidad? ¿Engañado? ¿Presionado por los desaciertos del gobierno?

Hubo, desde luego, una campaña falsaria, cínica y muy bien montada, donde se hizo aparecer a Chile, como un país entregado a la delincuencia, al narcotráfico, a la violencia en la Araucanía, en las calles y a una desatada inflación. Convertido en un barco sin rumbo, o rumbo a la desintegración. Ni hablar de la cesantía. Todas estas lacras, atribuidas al actual gobierno, incapaz de resolverlas, se convirtió en el único culpable. Entonces, había que castigarlo. Se puede pensar qué, esta mayoría votó en realidad, para rechazar estos vicios sociales. En tal caso, la mayoría, quiso demostrar su desaprobación a tanta violencia, y creyó que, votando por el rechazo, castigaba al gobierno de Gabriel Boric. ¿Cuántos de estas personas, conocen el texto de la propuesta constitucional? Acaso han visto sus tapas en sus celulares y ello satisface su curiosidad. No hay tiempo para leer, menos para pensar o discutir su contenido.

Duele reconocerlo, pero afloró en los nuevos votantes, el espíritu del borrego. Masa adocenada, expuesta al engaño y a seguir creyendo en Santa Claus. En la generosidad del patrón, que les da la mano y pregunta por su familia. Ir a los estadios a ver a sus ídolos y soñar, en alguna oportunidad, tocarlos o besar su camiseta. Por las calles, se ve caminando a las personas, hablando por celular u observando las imágenes que se proyectan en el aparato. Una suerte de idolatría a un artefacto que ha cambiado nuestra vida.

Advertisement

Este nuevo votante, de seguro, inclinó la balanza y destruyó la ilusión de tener una Constitución, de verdad democrática. En los próximos días se va a decantar el proceso, y se sabrá si seguir insistiendo en una nueva constitución o continuar amarrados a las 1980. Chile continúa en pie y protegerlo es labor de todos.

Advertisement

Por Walter Garib

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor

Related Posts

  1. Hablarle al pueblo es como meterse en «pelea de casados» : nadie sabe como van a responder y el que trata idealmente de ayudar, puede recibir insultos y hasta «cachuchazos» de vuelta.
    Votación 1- Se elige un parlamento con 50% de derecha dura (era un tercio, ahora es la mitad). ???
    Votación 2- el 80% vota por cambiar la constitución de pinochet-lagos.
    Votación 3- Se eligen los constituyentes con muchos independientes y poca representación de los partidos30años.
    Votación 4- los mismos de antes, RECHAZAN la nueva propuesta por gran mayoría y se niegan las votaciones 2- y 3-.
    Devuelven a los partidos el poder de decisión y todo vuelve a fojas cero, con la constitución pinochet-lagos en plena
    acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software