Columnistas Poder y Política

La derecha rechazó  un gran  proyecto

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 51 segundos

Los políticos profesionales encabezados por los parlamentarios de derecha han rechazado incluso la idea de someter a discusión un proyecto de ley patrocinado por el gobierno que estaba destinado a mejorar la triste situación de los jubilados más pobres.
 Quienes rechazaron esto se han asignado por sí y antes sí sueldos millonarios con fondos públicos.
La reforma tributaria buscaba restablecer la justicia en materia tributaria.
 En nuestro país los pobres son los que más pagan impuestos. En   efecto, la clase trabajadora que tiene ingresos de menos de 500,000 mensuales destina la mayor parte de esto o todo al consumo.
 Por lo cual debe pagar un 19% de iva es decir gana $500,000 mensuales solo nominalmente, pues en la práctica esto le sirve para comprar por $400,000. Una persona que gana 10 millones de pesos mensuales, como por ejemplo los parlamentarios, si destina el consumo 2 millones de pesos va a estar pagando un 4% de sus ingresos como impuesto.
Chile es un país donde la acumulación de riqueza es grosera. Aquí existen varias personas que tienen patrimonio de miles de millones de dólares; hace algún tiempo en Japón se armó un escándalo porque un empresario que los nipones consideraban ultra millonario pretendía ser Primer Ministro: el postulante tenía un patrimonio de 400 millones de dólares y comparemos la diferencia entre la economía japonesa y la nuestra.
Este acto parlamentario de desprecio por el ser humano que hiere el sentido de patria tiene quizás como única virtud el que muestra a la derecha tal cual es.
Lo lamentable es que se han sumado tres parlamentarias que se supone deberían estar por la justicia social, una de cuyas expresiones es la justicia tributaria. Especialmente cuando la recaudación está destinada a dignificar a los jubilados más pobres del país.
Una parlamentaria que se restó tuvo una discusión con el ministro de Educación quien no se distingue por la fineza de sus formas.  Tiene razón la parlamentaria con estar molesta, tiene razón su partido al expresar públicamente su reclamo.  Pero no tiene razón, ni madurez,  ni  racionalidad el que se tome desquite pequeño negando apoyo al proyecto en circunstancias que los efectos de ese rechazo van a recaer tan negativamente sobre nuestros compatriotas más pobres de la tercera edad.
La otra parlamentaria no la conozco ni tengo referencias de ella.
 La tercera parlamentaria la respeto y la admiro pues Pamela Jiles siempre ha estado en la barricada de la justicia asumiendo toda clase de riesgos y abandonando el camino exitoso de la obsecuencia, es valiente e inteligente. Pamela partió como periodista de la revista Análisis, eso durante la dictadura militar era buscarse problemas en grande El valiente Juan Pablo Cárdenas que era el director de ese medio pagó muchas  veces con cárcel su resistencia de pluma y palabra a la dictadura militar.
 Se puede entender que Pamela tenga una opinión crítica sobre el gobierno actual; no sería la única entre los que votamos por este gobierno. Pero para una persona inteligente como ella no puede pasar desapercibido que la ausencia de su voto perjudicaría a los más pobres y beneficiaría a los ultra ricos de este país.
 El gobierno por su parte tiene sus propias responsabilidades en el fracaso pues tiene, prima face, mayoría en el parlamento, cuenta además con un ministerio, la Secretaría General de la Presidencia, para llevar adelante sus relaciones con el parlamento.
¿Qué hace la ministra Ana Lya Uriarte que expone al gobierno a un fracaso de esta envergadura? Más bien parece no hacer nada si ella con este gobierno que lleva más de un año en ejercicio conversa con el presidente del partido ecologista verde un minuto antes de la votación.  Los votos se buscan, se juntan,  se cuentan. Es posible que la ministra no sepa de estas cosas pues nunca ha ganado una elección y es simplemente una hija del dedazo.
El presidente Boris debería explicarle al país cómo han sido las cosas, quiénes le han entrabado una iniciativa tan noble como favorecer a los jubilados más pobres.
 El ministro Mario  Marcel compareció al canal Mega donde fue entrevistado o interrogado sin concesiones por los periodistas, con serenidad, fundamentos y  sin ninguna estridencia explicó el proyecto y describió como se habían recogido en las indicaciones las propuestas de la oposición y como  este proyecto en un 70% buscaba impedir la elusión tributaria. Fue una intervención muy sólida que dejó bien el gobierno y a la iniciativa por la propuesta pero no era él el llamado a dar explicaciones. Lo hizo muy bien en todo caso.
Un  político de verdad es aquel al que le preocupa la administración  y la proyección del estado y el bienestar de sus ciudadanos.  Debe mirar siempre los efectos de su comportamiento político y no caer en la tentación de cobrar cuentas pequeñas o sentirse llamado a la venganza y el desquite por un agravio personal.
 Max Weber decía que un político se juzga por los resultados. Esto es perfectamente compatible con la tesis de un personaje tan distante como el General José de San Martín que señalaba cuando pido por mi patria no me humillo.
Por Roberto Avila Toledo

 

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20



Related Posts

  1. Patricio Serendero says:

    En materia de plata, la Derecha política nunca se ha confundido. Vota a favor de la mano que le da de comer. Por otro lado, la señora Jiles no es ahora más que una narcisista con proyecto propio. Ni hablar de los ecologistas verdes. Son tan chuecos como sus socios alemanes.

  2. Bueno sabemos que los politicos y parlamentarios de derecha son los perros guardianes del gran capital nacional e internacional, era obvio que los lacayitos y esbirros iban a rechazar, ellos están en el Congreso para cautelar los intereses de sus amos de la patronal empresarial, ojalá este gobierno social demócrata saque lecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *