Chile al Día Columnistas Opinión e identidades

La UDI los quiere a todos pobres

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 33 segundos

El problema del presidente de la UDI está en su casa, no en La Moneda.

Cuando José Piñera diseñó un sistema de ahorro obligatorio que lo vistió de modelo previsional, sabía perfectamente que estaba condenando a millones de personas a vivir en la miseria al llegar a la edad que normalmente se debe jubilar.

Durante décadas millones de personas han tenido que vivir en condiciones paupérrimas para sostener un proyecto que constituye un ataque a la dignidad de los chilenos. Desde la calle de manera constante se denuncia las condiciones de precariedad de personas mayores que entregaron su vida para construir familia, hace sus casas y vivir.

El modelo neoliberal los castiga constantemente. Ese que defiende la derecha y los herederos del pinochetismo, que la concertación y el actual gobierno le está salvando la vida.




Millones transitan con las manos arriba en un asalto permanente que hace a los grupos económicos más ricos de lo que ya son.

No se trató que en los años ochenta la dictadura en un arranque de generosidad se compadeció de la miseria y los pobres que estaban generando. Recordemos que los militares NO fueron incluidos en el sistema de AFP y hasta los tiempos actuales mantienes sus propias cajas previsionales. Con la anuencia de la concertación gozan de privilegios que confirman aquello. Frente a la ley no existe igualdad.

La desigualdad es un ataque a la dignidad. La desigualdad tiene su origen en la pobreza, pero cuidado, la miseria también en su recorrido puede alterar la paz social, asunto que ha marcado hitos históricos hasta hoy recordados.

Precarios son los argumentos de la udi/republicanos para negarse a debatir un nuevo sistema de pensiones. NO les interesa. Su preocupación fundamental es la defensa de la AFP, de sus mecenas, finalmente de la herencia del pinochetismo.

La defensa del sistema es absoluta. Nada puede ser cambiado en favor de los obligados cotizantes, eso posiblemente haría que los pobres en algún detalle alteren su condición de miseria. Es en la pobreza donde se bañan los empresarios, banqueros, grupos económicos y jugadores compulsivos de la bolsa.

La derecha defiende que el 6% vaya a los fondos individuales. No logra comprender que la seguridad social debe considerar a los que por algún motivo, por crisis o pandemia generen lagunas previsionales. Ese es un asunto personal proclaman los mercaderes. Los asuntos son así, esas son las reglas del mercado

La derecha quiere mantener el sistema de AFP y agregarle ese 6% más para aumentar la riqueza de los que administran el modelo. La derecha tiene un doble discurso. Levantan la voz gritando que los fondos son propiedad del ahorrante, pero para hacer uso del 10% hubo que hacer un cambio en la constitución de la dictadura, que se otorgó el privilegio de administrar lo que no es de su propiedad.

Cuando se enferma un hijo es la mujer de la casa la que se queda al cuidado, lo mismo cuando otro integrante del grupo familiar enfrenta algún problema.

Son las Isapres creadas por los alfiles de la dictadura, que se han convertidos en negreros y traficantes de la vida. Allí están los que financian campañas parlamentarias. Todo un andamiaje que atenta e insulta diariamente la dignidad de millones de chilenos.

Todo en la derecha es falso, nada es verdad. Ante que todo están los beneficios, el sometimiento a millones bajo las cadenas de un modelo que apura alterarlo a como de lugar.

Los de arriba no escuchan grita Luis Mesina y es verdad irrefutable.

Años que entre las poltronas se habla de un nuevo sistema de pensiones. Y de tarde en tarde se alcanza una migaja que cae de la mesa del reparto abusivo y misero.

Chile necesita empezar a dar pasos más sustantivos.

Hay que comenzar a sopesar alternativas de presión que obliguen a entregar respuestas no de largo plazo. Las demandas son para ahora, el mañana ya se habrá llevado a los viejos.

La precariedad y miseria de la derecha queda demostrado que NO son capaces de proponer nada que posibilite dar un rostro más humano a millones de personas. Se espera entonces que se forje un golpe de timón, un enojo chiquito aunque sea, una rabieta para colocar en orden el precario y entregado sistema político chileno.

Un asunto no menor es que los ricos, los grupos económicos, los patrones no son patriotas, eso es puras gárgaras. El ranking de Forbes hay varios chilenos entre los más millonarios del planeta. Entonces será interesante conocer cómo se hacen ricos los más ricos, o con empresas o viñedos. Sencillamente debe existir un truco que lo posibilite.

Cuidado, las cartas están lanzadas. No lloren después.

 

Por Pablo Varas

 

 

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Escritor

Related Posts

  1. Buen análisis de cómo son ellos. Parece que nunca se enteraron que el Principe Otto von Bismarck, inagura en Alemania a partir de 1883 las leyes sociales que garantizan salud, previsión, seguro contra accidente, vacaciones pagadas y les parece de lo más moderno que vinieran Friedmann y Hayek a volver a antes de esa fecha. A ellos les parece una cosa de otro planeta que la gente tenga derechos, algo inconveniente, claro que sí para su bolsillo. Felizmente luego se impuso en casi todo el planeta «capitalista» para desgracia de ellos, lo que lograron los alemanes. Pero esta gente pretende dar lecciones de lo que debe ser una sociedad de tiburones y sardinas en pleno siglo XXI, a la vez que por cierto los viejos en este caso no les interesan, ojalá se mueran luego y que darse la AFP con ese dinero, además si mueren, las listas de espera tan molestas en salud, corren. Qué decir de las Isapres, otra manga de tiburones, en las cuales el usuario ve con estupor la subida de planes justo cuando está viejo, cuando va necesitando los servicios. Hasta hoy hay escándalos cada cierto tiempo de las subidas millonarias que hacen al paciente. Por ello, no se puede sino decir que esta gente no son ni patriotas ni compatriotas y no se puede esperar nada de ellos, porque ahí se les olvida su cristianismo cuando se trata del bolsillo que viven llenando a costa de sus negociados. Cuando se menciona que de dónde proviene tanta riqueza, ver la familia Menéndez Braun de Magallanes y Tierra del Fuego, dueñas de 3 millones de ha. A ambos lados y dueñas del Astillero Artaza, gigantesco en Bs. As. Esa tierra se consiguió con la prueba de llevar orejas de los habitantes de esos lados y qué decir de un ex presidente que tuvo que salir del país por un problema del Banco de… ya saben cual. En todo caso no vienen precisamente del sudor de ninguna frente propia, más bien de la frente de millones de otros. Así es que no pedirle peras …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *