Colapsismo Medio Ambiente

El evento climático global más alarmante ocurre en la Antártida

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 35 segundos

En medio de las escenas apocalípticas provocadas por el clima extremo en Europa, Asia y América del Norte, quizás el evento climático global más alarmante ocurre en la Antártida, donde la formación de hielo marino ha llegado a un mínimo histórico. Al continente le falta actualmente un área de hielo más grande que Groenlandia.

No es sólo un récord, es un jonrón, afirmó Caroline Holmes, científica del clima polar del British Antarctic Survey.

Mientras el agotamiento del hielo marino en el hemisferio norte ha sido un marcador preocupante de los impactos humanos en el planeta durante décadas (el nivel más bajo de hielo medido en el Ártico fue en 2012), en la Antártida se ha desarrollado una historia que, pese al aumento de las temperaturas promedio globales, los inviernos antárticos todavía producían cantidades masivas. Sin embargo, en los pasados siete años, ha habido una inversión abrupta en la tendencia.

Si miras un gráfico para un año normal, verías este fuerte aumento en la cantidad de hielo que se forma entre febrero y noviembre, particularmente en esta época del año, agrega.

Si trazas de forma anual, puedes ver un grupo apretado de líneas que muestran cómo crece el hielo marino cada año. Luego, si miraras sólo a 2022, verías que estaba en la parte inferior de esas líneas. No parecía que se destacara, pero era el más bajo de la historia. Si se agrega 2023, se puede ver que está muy por debajo de todo lo que hemos observado desde que comenzamos estas mediciones en 1979.




Las cifras revelan que la extensión del hielo marino en julio fue 15 por ciento inferior al promedio a largo plazo. El año pasado, que ya era un mínimo histórico, estaba aproximadamente 6 por ciento por debajo del promedio a largo plazo. Más de dos millones de kilómetros cuadrados de hielo no se han congelado.

Si se tomara un promedio de la extensión del hielo marino alrededor de la costa, éste se extendería alrededor de mil kilómetros desde la costa, pero este año las grabaciones significan que está unos 100 kilómetros más atrás que en un año normal, sostiene Holmes.

Evento único

Con datos modelados que se remontan a 120 años, mucho antes de la tecnología satelital, todavía no hay precedente de los bajos niveles de hielo que vemos actualmente. Es difícil exagerar la magnitud de la anomalía. La información recopilada desde 1970 indica que la probabilidad de una disminución tan importante sería un evento único en 7.5 millones de años.

Sin embargo, Holmes advierte que los datos actuales aún pueden no estar diciéndonos lo suficiente sobre cómo la extensión del hielo marino puede comportarse de forma natural. Como resultado, los científicos no pueden señalar definitivamente con el dedo el cambio climático provocado por el hombre, a pesar de la fuerte indicación de que esta es una parte importante de la imagen.

El récord de hielo bajo se produce cuando las temperaturas promedio de la superficie del mar permanecen en un récord que comenzó en mayo de este año. El primero de agosto, las temperaturas de la superficie del océano superaron un máximo histórico de 20.96 grados Celsius, muy por encima del promedio para la época del año y más caluroso que el récord anterior establecido en marzo de 2016, según el Servicio de Cambio Climático Copernicus de la Unión Europea.

Una preocupación obvia para los humanos es el aumento del nivel del mar. Si se produce una pauta de fortalecimiento de la pérdida, esto podría tener importantes ramificaciones para miles de millones de personas en el mundo. El hielo marino puede ser una capa relativamente delgada, pero proporciona un considerable efecto de amortiguación en las olas, protegiendo las plataformas heladas de la Antártida de la desintegración y el derretimiento más rápidos en mares agitados.

Extensiones de glaciares

Las plataformas de hielo, que pueden elevarse sobre el mar hasta 600 metros de espesor, son las extensiones flotantes de los glaciares en el continente antártico. El aumento de la exposición a aguas abiertas significa que gruesas capas de hielo podrían romperse más rápidamente.

La Antártida representa grandes cantidades de hielo, alrededor de 90 por ciento de todo ese recurso natural del mundo, con la capacidad final de elevar el nivel del mar en unos 70 metros si todo se derritiera. Sin embargo, la última vez que la Antártida estuvo libre de hielo fue hace al menos 34 millones de años.

La pérdida continua de hielo marino, consideran expertos, también podría causar un empeoramiento del ciclo de retroalimentación, bloqueando un mayor calentamiento global. Esto se debe a que la alta reflectividad de una superficie blanca cubierta de hielo refleja una cantidad considerable de la energía del Sol de vuelta al espacio. Sin el hielo, el océano abierto que absorbe la energía oscura está expuesto directamente a la luz solar, que a su vez calienta el océano, impidiendo aún más la formación de hielo.

La pérdida de hielo marino podría tener impactos devastadores en una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo. Los cambios en su distribución afectarán a las especies marinas al alterar los niveles de luz en el océano, cómo la salinidad y los cambios actuales mueven los nutrientes y también como hábitat por derecho propio. Los pingüinos y las focas dependen de él; además, proporciona cotos de caza para otros animales, como las orcas.

También es un recurso clave para organismos más pequeños, como el plancton y el krill, que desempeñan un papel importante en la cadena alimentaria. Sabemos que las aves marinas, como los albatros y las focas, en particular los lobos marinos, tienen ciclos de población con años buenos y años malos, lo cual está relacionado con la disponibilidad de krill, agrega Katrin Linse, bióloga senior de biodiversidad del British Antarctic Survey.

Las ballenas se alimentan de él y tienes parches con cientos de millones de krill nadando alrededor. La biomasa de éste es sólo un poco menor que la biomasa de los humanos en la Tierra.

Añade: “la biodiversidad (en la Antártida) es compleja. Hablamos de 700 especies pelágicas (las que habitan en el océano abierto), 8 mil 500 bentónicas descritas (fondo marino) y otras 8 mil que viven en el océano Austral.

Harry Cockburn

© The Independent

Traducción: Juan José Olivares

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20



The Independent

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    La época antropocéntrica llama a los especialistas a prevenirnos….pero,,,,,la humanidad no tiene valor para «parar» el desatino del consumismo y la anti solidaridad. Chaíto no más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *