Política Global Opinión e identidades

Y después de condenar, ¿qué?

Tiempo de lectura aprox: 6 minutos, 18 segundos

Lo confieso: he intentado rebelarme contra la unanimidad institucional; me irrita mucho que la hipocresía me dicte, so pena de ostracismo, qué debo condenar y qué no. Pero sucumbo ética y políticamente; y visceralmente. Sin la menor duda o vacilación condeno los asesinatos de civiles, a veces acompañados de ensañamiento y crueldad inhumanos, cometidos por los combatientes de Hamas en la operación llamada, en un eco elocuente de las nomenclaturas israelíes, «Diluvio de Al-Aqsa». Esos asesinatos deben ser condenados por principios (porque condenamos, precisamente, los crímenes de Israel) y enseguida también porque ponen a la población de Gaza, asediada y hambreada desde hace años, a merced de una venganza militar paroxística. Hay, al mismo tiempo, una tercera razón. Hace algunos años, el filósofo francés Etienne Balibar explicaba que a los palestinos se les exige siempre una moral ejemplar y superior, como víctimas que son de la Ocupación y de la musculada propaganda sionista. La asimetría no es únicamente militar. También es, si se quiere, ética: porque ocurre que una respuesta equivalente al terror del victimario convierte a la víctima no en un criminal igual sino en un criminal mayor. Los palestinos sufren, pues, esta doble injusticia: la de vivir bajo una ocupación ilegal y la de tener que ser más justos que sus enemigos y ello en condiciones de presión y humillación constantes: la injusticia, es decir, de no poder ser tan criminales como sus verdugos. No pueden. No deben. Todas las ventajas semióticas (o geoestratégicas) que crean poderse adquirir mediante este tipo de violencia quedan inmediatamente anuladas por la violencia misma, que degrada al que la comete, que oculta la historia de resistencia en la que se inscribe la acción y que justifica a Israel, ahora purificada de sus crímenes y autorizada a cometer otros mayores.

Ahora bien, cuando dirigentes de Israel reaccionan evocando el atentado contra las Torres Gemelas («es nuestro 11-S»), estamos obligados a denunciar una argucia propagandística fraudulenta. Primero, porque con esa referencia se está buscando la empatía más primaria de la población occidental; porque (segundo) esa ecuación anuncia ya medidas militares desproporcionadas e ilegales que a todos deberían preocuparnos (el ministro de Defensa israelí Yoav Galant anunció ayer: «He ordenado un asedio total sobre la Franja de Gaza. No hay electricidad, ni alimentos, ni gas, todo está cerrado. Estamos luchando contra animales humanos y actuamos en consecuencia»); pero sobre todo porque (tercero) identifica la operación «Diluvio de Al-Aqsa» con una acción terrorista, el procedimiento más eficaz para extraerla de todo contexto histórico y, por lo tanto, para eximir a Israel de cualquier forma de responsabilidad. Los atentados del 11S fueron un atentado terrorista; los asesinatos de civiles israelíes por parte de Hamas se producen, en cambio, en el marco de una operación militar contra una fuerza ocupante. Netanyahu, tras conocerse la incursión miliciana en Sderot, habló enseguida de «estado de guerra», «estado» que fue luego declarado formalmente por el Gabinete de Seguridad Interior. Israel, sí, está en guerra contra Palestina desde su fundación, hace ahora setenta y cinco años. Los horrendos crímenes de Hamas contra civiles israelíes constituyen, por tanto, «crímenes de guerra». La diferencia entre un crimen de guerra y una acción terrorista no es cuantitativa y, desde luego, no jerarquiza el dolor de las víctimas y sus familias. Pero la diferencia es importante, porque hablar de «terrorismo» en este caso tiene el efecto de ocultar la guerra desigual entre Israel y Palestina, una guerra asimétrica en la que una potencia Ocupante con recursos militares superiores a los de España, vanguardia de la tecnología armamentística, se enfrenta a grupos armados de fuerza muy limitada, cuando no -como hemos visto en sucesivas Intifadas- a poblaciones enteramente desarmadas. Esta asimetría, por lo demás, se revela en la proporción de víctimas de un lado y de otro en la última década: un muerto israelí por cada veinte palestinos.

¿La solución estaría en reducir esta proporción? Es decir, ¿en aumentar el número de muertos israelíes? Aunque fuera posible, creo que la respuesta es no. Pero es que, además, es imposible. Lo explicaba muy bien Isaac Rosa en un reciente artículo: la asimetría es tan grande, y el carácter mafioso vengativo del Estado israelí tan implacable, que el aumento de las víctimas israelíes no hará sino centuplicar el de las víctimas palestinas. ¿Será la solución, al revés, aumentar la desproporción: cero contra veinte, cero contra cien, cero contra mil? Los palestinos lo han intentado todo en las últimas décadas, incluso convertirse en las víctimas ideales, entregando más territorio en Oslo, pactando la seguridad interior de la Autoridad Palestina, buscando formas alternativas, pacíficas y hasta pacifistas, de resistencia. Nada ha servido. Se les ha respondido siempre con nuevos bombardeos, nuevas colonias, nuevos muros y nuevas anexiones, estrategia premeditada orientada a radicalizar a un enemigo con el que, de ese modo, no habría posibilidad de negociar. Fue Israel quien facilitó el crecimiento de Hamas en los años 80 del siglo pasado para no tener que negociar con Arafat. Netanyahu necesita, como Bashar el-Asad, violencia, terrorismo, yihadismo. La estrategia funciona pero es suicida. No olvidemos la advertencia lúcida este mismo viernes de Ami Ayalon, héroe de guerra y ex-director del Shin Bet, el servicio secreto interior israelí: «tendremos seguridad cuando los palestinos tengan esperanza». Israel ha perdido la batalla de la seguridad porque los palestinos han perdido toda esperanza de alcanzar un acuerdo pacífico con Israel que les permita construir, al menos, un pequeño Estado independiente, incluso sobre una peña, incluso sobre una sábana o un pañuelo, incluso sobre la punta de un alfiler. Es esa radical falta de esperanza la que explota Hamas frente a una Autoridad Palestina irrelevante y represiva que no puede ofrecer ni democracia ni liberación territorial.

Así que Hamas toma la iniciativa en un marco de desesperación geopolítica radical. Cuando el gobierno ultraderechista de Netanyahu emprende políticas de recolonización de Cisjordania que apuntan a una posible anexión territorial, cuando Arabia Saudí, tras Bahrein, Emiratos, Marruecos y Sudán, está a punto de establecer relaciones diplomáticas con Israel, aislando aún más a los palestinos de su contexto natural, y cuando la radicalización de las políticas sionistas no se ha traducido en un distanciamiento por parte de EEUU y la UE, Hamas decide emprender una acción inesperada y espectacular en la que los muertos fungen como «mensajes» simbólicos y psicológicos al margen de una «opinión pública internacional» de la que ningún palestino espera ya nada.  Al iluminar repentinamente la vulnerabilidad de ese enemigo que se creía, y al que todo el mundo creía, omnipotente, Hamas se sacude el aislamiento interpelando a las poblaciones árabes que disienten de las políticas de «normalización» de sus gobiernos y sacude de un modo terrible la desesperanza de los palestinos, que ven de pronto posible infligir una derrota militar a Israel, aunque sea provisional y contraproducente. Es lo que tiene la desesperanza. Los palestinos sobran; les sobran a todo el mundo. Decía Luz García Gómez en un excelente artículo que la acción bélica de Hamas iba a unir a los israelíes, y es verdad; pero también va a unir, al menos un momento, a los palestinos, a los que no se deja más patria común que la muerte. Recuerdo imágenes de los vecinos israelíes de Sderot sacando sus sillas a la calle, con un gin-tonic en la mano, al pie de la frontera, para contemplar arrebatados de felicidad esos bombardeos nocturnos de Gaza de 2014 en los que murieron 2.200 palestinos, 1.563 civiles, 532 niños. ¿Se podrá comprender que, privados de esperanza, los palestinos celebren hoy la repentina vulnerabilidad de su enemigo? Entre la alegría nihilista de un supremacista y la alegría nihilista de un perdedor maltratado sigue habiendo una diferencia, pero este nihilismo, consecuencia de la violencia desigual, es al mismo tiempo un obstáculo para cualquier paz futura. La victoria sobre el nihilismo común no será posible sin la victoria sobre la Ocupación de Israel; y esa victoria depende menos de los palestinos que de los israelíes y sus aliados.




La acción de Hamas, en efecto, unirá a los israelíes, ahora políticamente enfrentados, contra los palestinos. Miles de demócratas israelíes llevan meses manifestándose contra la reforma judicial, puñalada al Estado de Derecho asestada por el gobierno ultraderechista de Netanyahu. Pero la mayor parte de esos demócratas no se han cuestionado nunca ni la Ocupación ni sus políticas y mucho menos lo harán en estos momentos; más bien olvidarán sus litigios para sumarse a las medidas militares más radicales de ese mismo gobierno que describen como «fascista». Lo siento, pero no se puede ser demócrata en Tel Aviv y supremacista colonial en Gaza y Cisjordania. Respecto de la UE y los EEUU cabe un razonamiento similar: lo siento, pero no se puede defender a la víctima en Ucrania y al ocupante en Palestina. No se puede defender el derecho de los ucranianos a combatir la invasión rusa y pasar por alto desde hace décadas la Ocupación israelí, la extensión de las colonias en territorio ocupado, los ataques deliberados a civiles, el asedio inhumano de Gaza. Mientras los israelíes no se vuelvan realmente demócratas y los europeos y estadounidenses no defiendan de verdad los derechos humanos que pomposamente enuncian y las resoluciones de la ONU que ellos mismos firman, mucha gente en el sur global acabará refugiándose en regímenes monstruosos, organizaciones terroristas y alegrías violentas y reaccionarias. Hay que condenar los crímenes de guerra de Hamas, sin vacilación alguna, y con el alma estremecida, pero la misma alma estremecida nos reclama desde hace décadas un poco de empatía con los palestinos y un poco de presión a nuestros gobernantes (que ahora retiran la ayuda humanitaria a esa franja de Gaza sin agua, luz ni pan). Porque nuestra hipocresía, como la barbarie israelí, está alimentando de hecho a Hamas y la Yihad frente a otras alternativas y alejando toda posible solución territorial negociada y democrática. Recomiendo vivamente esta entrevista de la CNN al médico y activista pacifista Mustafa Bargouti, secretario general de Iniciativa Nacional Palestina, el partido que él mismo fundó en 2002 junto al gran intelectual palestino-estadounidense Edward Said. Nadie puede confundir las posiciones de este hombre con las de Hamas, pero por eso mismo nadie debería dejar de escuchar lo que dice sobre la Ocupación israelí y la fatal complicidad occidental. Entre todos estamos construyendo la Palestina desesperada que Israel quiere destruir.

Termino. Dice el periodista israelí Haggai Matar: «El terror que sienten hoy los israelíes, incluido yo mismo, es el mismo que llevan sintiendo los palestinos durante ya demasiado tiempo». Condenemos y persigamos todos los crímenes de guerra, pero no condenemos a los palestinos al olvido, la violencia y la aniquilación, a los israelíes a la repetición del terror del sábado pasado y al mundo a una guerra sin fin en la que la UE y los EEUU solo pueden salir perdiendo. Ya es hora de que comprendamos que ni nuestros valores ni nuestros intereses coinciden en estos momentos con los del Estado sionista de Israel. Y que de nada sirve condenar ahora a Hamas si no condenamos ayer, y hoy, y mañana, la ocupación israelí y todos sus crímenes.

 

Por Santiago Alba Rico

Fuente: Publico

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Santiago Alba Rico es un escritor, ensayista y filósofo español marxista. Ha publicado varios libros de ensayo sobre disciplinas como filosofía, antropología y política.

Related Posts

  1. Verdaderamente tanta palabrería elegante con semántica rebuscada no puede ni debe justificar la entrada de comandos criminales a un país con la misión de asesinar alevosamente a civiles indefensos. Eso es genocidio. Hamás es responsable de esas agresiones criminales y ahora tendrá que enfrentar la furia de un país invadido y con habitantes asesinados, además de la toma de rehenes que amenazan asesinar.

    • VICTOR REYES, usted, con todo respeto, no tiene la más puta idea de lo que pasa en el Medio Oriente, por favor, antes de opinar, edúquese, y cuando empiece a educarse, ahí se va a dar cuenta que no son los Palestinos o Hamas los que están cometiendo un genocidio en esos lugares, y todo esto está pasando con la aprobación de la mayoría de los países del mundo que tienen un terror inimaginable de que los califiquen como ANTISEMITAS. Used verá, Victor Reyes, de que los judíos han perfeccionado absolutamente el actuar com VÍCTIMAS aúnque estén ellos matando Palestinos a vista y paciencia del mundo.

    • VICTOR REYES, responda esto, ¿cuáll es el limite que tiene un ser humano, o una sociedad, para levanartarse en contra de torturadores, asesinos y ladrones de sus poseciones terrenales? Le ruego al sr Reyes que lea el «LEVANTAMIENTO DE VARSOVIA» en contra de los nazis, y ahi va a entender por qué los Palestinos se alzan en contra de los que les han robado el 97% de su territorio y que lo siguen haciendo y además, en ese 3% los judíos han establecido un Apartheid que es único en el mundo actual. ¿qué diría usted, sr Reyes, que un Ministro de Israel difera que los Palestinos son ANIMALES Y COMO ANIMALES HAY QUE TRATARLOS? ¿No aprendieron nada estos judíos con el período Nazi de hitler?

  2. El último párrafo de la opinión del articulista lo dice todo y agregar algo es simplemente redundancia. No hay que olvidar que los los judíos han magistralmente perfeccionado el actuar como víctimas desde el término de la Segunda Guerra Mundial, donde 28 millones de Soviéticos dieron sus vidas para derrotar a los Nazis, otra raza que se consideraba única, como las de las presentes víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *