Portada Textos destacados

La OTAN, brazo armado de EE.UU. en el mundo

Tiempo de lectura aprox: 12 minutos, 57 segundos

La OTAN (o NATO en inglés), la Organización del Tratado del Atlántico Norte sirve a los EEUU junto con sus propias FFAA , para la manutención de su hegemonía mundial.

Creada después de la Segunda Guerra Mundial en  1949 para la defensa de Europa Occidental, sus propósitos eran defenderse de la URSS y sus aliados surgidos de esa guerra que habían formado el llamado comúnmente Pacto de Varsovia.  Además, como lo dice en su página web oficial, se comprometía a «luchar por la libertad individual, la democracia, el respeto por la ley y LA RESOLUCIÓN PACÍFICA DE LOS CONFLICTOS»(las mayúsculas son nuestras)[i]. Se enfatiza que en este pacto el ataque contra uno de sus miembros determina de inmediato el apoyo de los restantes, así como declara la alianza de los miembros europeos con los miembros norteamericanos. De hecho, no sería necesario decirlo. La NATO es creación de EEUU y dirigida por ellos. Tampoco es una creación de los pueblos que forman parte de la Unión Europea. Ninguno de ellos ha votado por la creación de la NATO. Ni los pueblos ni sus Parlamentos. Estos tampoco lo podrían hacer porque la propia Unión Europea, como lo demuestra Giorgio Agamber , no ha surgido del soberano: el Pueblo. «Desde el punto de vista del derecho constitucional, Europa no existe: lo que llamamos «Unión Europea» es técnicamente un pacto entre estados, que sólo afecta al derecho internacional«[ii]. Pero ese es otro tema.

En 1991 fue disuelto el Pacto de Varsovia, la organización montada por la URSS en 1956 con algunos países en su esfera de influencia como contrapeso a la OTAN y como reacción a la incorporación de Alemania Occidental en ella. Esta disolución en teoría suponía que la OTAN perdía en buena medida su razón de ser. Nada de eso. La verdad es que la OTAN no había sido creada con ese solo propósito, tal como lo ha confirmado la historia posterior. Desde entonces su tarea ha sido hacer la guerra en todo el mundo dondequiera EEUU sienta que sus intereses están amenazados por razones de economía y/o geopolíticas.

¿Resolución política de los conflictos como rezan sus principios? Imposible puesto que se trata de una alianza militar. Y ya se sabe que cuando los militares son llamados a actuar, es porque la diplomacia y la «resolución pacífica de los conflictos» ha sido puesta de lado.




El objetivo militar de siempre de la OTAN es y sigue siendo Rusia. Lo demuestra el que algunos países incorporados a ella forman hoy un verdadero cinturón de sitios de lanzamiento de misiles atómicos colocados estratégicamente apuntando a Moscú.

Lo demuestra hoy también donde, contrariando abiertamente sus principios, no ha hecho ninguna propuesta de paz durante todo el conflicto en Ucrania. Ninguna.

Terminada la Segunda Guerra Mundial los EEUU surgían como la potencia dominante del capitalismo mundial. Militar y económicamente. La URSS estaba prácticamente destruida a pesar de haber sido en rigor la fuerza militar que derrotó el nazismo[iii]. Europa, particularmente Alemania e Inglaterra, estaban igualmente en el suelo económicamente. A ese propósito EEUU diseño y financió el conocido Plan Marshall en 1948. Un plan de reconstrucción económica, de viviendas e infraestructuras, industria y agricultura. $13.000 millones de dólares de la época para este objetivo. El dominio imperial americano comenzaba así su período de auge más notable, el que ha durado hasta el fin del siglo XX.

En el imaginario nacional, existe en EEUU la idea de que ellos son un país especial con derechos especiales en el mundo. En varios momentos de su historia vuelven sobre esta idea. Desde la doctrina Monroe en el siglo XIX que establecía la oposición estadounidense al colonialismo europeo defendiendo para si el «área de influencia» de los países americanos que estaban terminando su independencia como colonias de España. Y donde A. Latina sería para EEUU su «esfera de influencia» y cualquier intento en contrario por los países europeos sería visto como una agresión inaceptable.

Luego en el mismo siglo conocimos la doctrina del «destino manifiesto». EEUU estaba destinado a expandirse desde el Atlántico al Pacífico. Los pueblos indígenas norteamericanos exterminados y las anexiones con guerra de por medio de Texas y California que pertenecían a México dan cuenta de ese ideario.

De allí al enunciado posterior de la» excepcionalidad» estadounidense que conocemos hoy, hay una secuencia lógica en el tiempo. Esta última nos dice que EEUU es cualitativamente diferente al resto de las naciones del mundo (léase superior), por razones sociológicas, económicas y políticas. Su origen republicano así lo indicaría, puesto que surgió como nación sin un origen monárquico o de alguna tiranía contrariamente a todas las otras en el mundo. Algo bastante discutible. Desde ya porque los inmigrantes originales que llegaron en el famoso navío Mayflower y otros antes que ellos eran ingleses y respondían a la corona británica que reclamaba las nuevas tierras para si, en lucha contra franceses y españoles presentes también allí como parte del colonialismo europeo. Solo en 1776 después de cruentas batallas contra los ingleses el nuevo país se declaró independiente. De modo que el origen formal de EEUU proviene de su lucha contra una monarquía: la británica. Pero hay más. Dicha excepcionalidad es falsa sobre todo, porque para terminar de crear el país sus sucesivos gobiernos -con guerra civil de por medio – exterminaron prácticamente todos los primeros habitantes originales de América del Norte. Algunos historiadores hablan de genocidio. Otros de limpieza étnica. Cálculos estimativos hablan de 5.000.000 de nativos americanos muertos y despojados de sus tierras en su casi totalidad. Los sobrevivientes y sus descendientes enviados a las llamadas Reservas donde mal viven hasta el día de hoy. En EEUU y en Canadá sea dicho de paso. Un origen histórico que no debería justificar un tal «excepcional» orgullo.

Premunido EEUU de estos dogmas, sus elites concluyeron que el país estaba llamado a dirigir el mundo para la defensa de la democracia y la libertad -tal como ellos la entienden claro -, erigiéndose desde ahí para adelante en su supuesto defensor intransigente. El objetivo central era evidente: supremacía en todos los dominios de la actividad humana en el mundo entero. A ningún país se le permitiría venir a discutir eso. So pena de recibir las consecuencias.

Para asegurarse que eso es y será así EEUU tiene hoy más de 900 bases militares en todo el mundo, las que se pueden perfectamente entender también como una avanzada de la OTAN puesto que su ejército es la base militar y política de esta. La mayor parte de ellas en los países periféricos de sus dos enemigos jurados: Rusia desde siempre, y China desde que ha pasado esta a ser la segunda potencia mundial económica y muy pronto en el futuro la primera. Hay tropas estadounidenses en Alemania, donde un contingente de 30.000 soldados muestran un país objetivamente ocupado. Este el el precio de su derrota. Rumanía, Polonia, los países Bálticos, Irak, Siria, Vietnam, Filipinas, Colombia, etc. Hasta en Chile tienen una pequeña base militar.

Obligar a sus socios de la OTAN a participar en guerras que interesan a EEUU resulta de una mentir, de la que se afirma ser realidad. Se provoca primero a alguien para atacar algún interés norteamericano. Se acciona de inmediato el artículo 5 de la OTAN que obliga a los socios a recurrir en ayuda del atacado. Y listo. La OTAN en pie de guerra nuevamente. Así se hizo después del conocido 11-S americano, cuando fue la destrucción de las torres gemelas de Nueva York por gente de Al Qaeda, o sea, el mismos grupo terrorista que EEUU había creado, financiado y desarrollado antes, durante la invasión rusa de Afganistán para combatir a esta.

Eso sí, la OTAN solo ataca algunos países. Aquellos que según EEUU no respetan la democracia, régimen que todos los pueblos del mundo deberían tener.  Excepto algunos países que siendo autocráticos como Arabia Saudita o Marruecos no se atacan. Son amigos de EEUU. Yugoslavia (hoy Serbia) por ejemplo fue bombardeada por la OTAN en 1999 porque estaba masacrando el pueblo kosovar en una guerra no declarada ni autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Ucrania, que durante ocho años masacraba igualmente sin cesar el pueblo ucraniano-ruso del Donbass no se ataca. Por el contrario, la OTAN apoya hoy al agresor que en guerra con Rusia continúa a bombardear hoy dicha zona, caso alguien dudara de la veracidad de esta matanza a parte de su propio pueblo. Justamente estos días, en una entrevista pública a los jefes de redacción de agencias mundiales del mundo entero, el Presidente Putin ha preguntado si acaso la sangre rusa del Donbass no es igual a la sangre de los kosovares de la antigua Yugoslavia. Para la NATO y su patrón los EEUU por lo visto, no lo es.

Igualmente podríamos preguntarnos porqué la OTAN no ataca hoy Israel, luego de que su venganza en número de muertos fuese multiplicada por 36 aniquilando hasta hoy prácticamente todo un pueblo en lo que además de genocidio es una limpieza étnica. No debería defenderse también Palestina por estas razones?. Pero como se sabe, Israel es la punta de lanza del imperio en el Medio Oriente. No se toca.

Nada tiene que ver tampoco con la defensa del «atlántico norte» como reza el nombre de la OTAN, las invasiones desautorizadas por el Consejo de Seguridad de la ONU que han hecho las legiones de la OTAN en Siria, Libia e Irak. Estos dos últimos por el pecado mortal de haber anunciado que a futuro venderían su petróleo no en dólares sino que en otras monedas. Algo inaceptable para EEUU. Guerra para la OTAN por lo tanto.

Cientos de miles de muertos y muchísimos más mutilados y refugiados de países que luego generan problemas de emigración en los los países de Occidente que participaron en su destrucción. Poblaciones civiles que nada tienen que ver con la guerra. Y todo para quedarse con el petróleo y el dinero de los países atacados en el caso de muchos de ellos, donde reina ahora una anarquía total como en Libia, Irak, Siria o Afganistán.

Con todos los ejemplos anteriores, no sorprende que muchísima gente califique la OTAN apenas como una máquina de guerra en defensa de los intereses de EEUU, lo que nada tiene que ver con la defensa de la democracia, el respeto a las leyes y la resolución pacífica de los conflictos como nos dicen.

El principal soporte financiero y militar de la OTAN es de lejos es el de EEUU. Por lo tanto es quien define su política y programas de agresión. Independientemente que esto favorezca o no los intereses de los otros países de dicha alianza. El ejemplo actual de esto, es el suicidio que cometen los dirigentes europeos hoy con la guerra de Ucrania contra Rusia. Hecho con una disculpa absurda: que los rusos después de Ucrania pretenderían invadir toda Europa. Una mentira grande como aquella de las armas de destrucción masiva de Irak.

El otro argumento de la OTAN para su guerra contra Rusia ha sido una supuesta defensa de la democracia en Ucrania. Argumento que contraría lo que sucedía y sucede hoy en dicho país. El Ejército ucraniano bombardeaba al pueblo ruso-ucraniano del Donbass durante ocho años desde el Golpe de Estado anti-democrático de 2014. (Porque siendo un gobierno pro-ruso el que había, guste o no, había sido elegido democráticamente). Hoy la lengua rusa está prohibida. Los partidos de Oposición ilegalizados. La prensa totalmente silenciada por el Gobierno y muchos periodistas asesinados, como el chileno Enrique Lira. Una ley que prohíbe la negociación con Rusia. Una ley!. Y un país donde nadie controla los millones y millones de dólares en dinero y en armas que les han sido dadas. Dinero que se usa en primer lugar para pagar sueldos de la administración pública pues Ucrania es un país quebrado económicamente. Y donde las armas aparecen ahora en manos de mafias organizadas en varios países, dado el robo masivo que se hace de ellas, en un país conocido como el más corrupto de Europa antes de este conflicto. Y este es el país dicho «democrático» que los europeos quieren incorporar en su unión. El fanatismo ideológico sufre siempre de una supina estupidez.

Y no bien terminadas las guerras actuales en Ucrania y el genocidio de Gaza, ya tiene probablemente EEUU y sus legiones de la OTAN otras guerras en vista: desde luego en Taiwán para continuar presionando a China. En Irán puesto que este se levanta como una potencia regional enemiga que ha demostrado que sus misiles pueden caer directamente en Israel. O en el Sahel africano, teatro de las futuras intervenciones de EEUU utilizando probablemente como cabeza de puente la dictadura de Marruecos, ahora que numerosos países africanos expulsan al colonialismo francés y se abren posibilidades a las compañías multinacionales para ir a medrar sus recursos. Tal como lo hacen hoy en la Argentina bajo Milei.

En ninguna de estas guerras la OTAN utiliza la diplomacia para intentar resolver los conflictos pacíficamente. Esa de la que habla en su definición de principios. De allí que hoy en Europa la diplomacia haya desaparecido. Ningún dirigente europeo, excepto los pocos que son contrarios a la guerra hablan de negociaciones de paz con Rusia. Hubo un intento luego de comenzada la guerra. Las partes estaban de acuerdo. Lo impidieron EEUU y el Reino Unido. Boris Johnson, a la sazón Primer Ministro inglés vino personalmente a Estambul donde se llevaban a cabo las conversaciones para torpedearlo. Con el visto bueno de EEUU. Los restantes países de la Unión Europea no abrieron la boca. Tal es su grado de obediencia a la política exterior de EEUU.

Si la guerra en Ucrania no termina, es porque lo impide la política estratégica definida por EEUU. Aquella de que es imperativo derrotar estratégicamente a Rusia.  Una verdadera obsesión secular, que va aparejada con su posible consecuencia lógica: no permitir la derrota de la OTAN en el campo de batalla ucraniano. De ninguna manera. De allí que con desesperación se envían más equipos militares de todo tipo a costa de los ya escasos inventarios militares de los países de la alianza. Se autoriza a utilizar todas las armas y misiles entregados. Ahora con el agravante que la NATO «autoriza» a Ucrania de atacar con misiles de largo alcance el propio territorio ruso, en una más que peligrosa escalada del conflicto.  Y se habla ya con banalidad del uso de «armas atómicas de baja intensidad», no explicándose nunca a los pueblos que observan ignorantes, desinformados y despreocupados, lo que esto quiere decir.

Hoy llaman a una Conferencia de Paz a realizarse en Suiza en pocos días más, donde no participa Rusia, lo que la descalifica por completo como tal conferencia de paz como es obvio. Tampoco estarán ni China ni EEUU. Porque Joe Biden no irá a dicha conferencia y en su lugar irá su Vice-Presidenta, un personaje siempre menor en los gobiernos norteamericanos. Formalmente la conferencia fue llamada por Zelensky. Pero es la OTAN quien verdaderamente la utiliza como conferencia más de guerra que de paz como dice el comentarista español Lorenzo Ramírez. Conferencia que será una pérdida de tiempo como ha dicho Putin, pero que es otro peldaño en la escalada hacia la guerra. Lo contrario del nombre que la Conferencia ostenta. La mejor demostración de que esta conferencia no es de paz es que la OTAN se reunía el Jueves 13, donde los ministros de Defensa de la UE discutían otros medios para apoyar la guerra. Y menos de 48 después hay una Conferencia de Paz por parte de los mismos actores e invitados procurando apoyos políticos. Qué propósitos verdaderos de Paz tiene esta conferencia!

La guerra contra Rusia en los campos ucranianos no la combate el ejército ucraniano – o lo que resta de el – solamente. Desde el primer minuto han participado allí «asesores» y especialistas militares y de inteligencia de la OTAN. Principalmente estadounidenses, ingleses y franceses. Con  apoyo de satélites, misiles, tanques y toda la parafernalia militar correspondiente. Y con tropas de países de la OTAN discretamente presentes en terreno lo que bien puede suponer un ataque al país de donde vienen. Ni más ni menos.

La OTAN ha venido haciendo cada día que pasa provocaciones más serias dirigidas al Holocausto nuclear. Tal vez la más grave de estas provocaciones, de las que por supuesto la prensa de Occidente no dice una sola palabra, es el ataque contra bases rusas de radares que forman parte del sistema de alerta temprano nuclear. O sea, los sistemas encargados de avisar si están siendo lanzados misiles atómicos en su contra.

En la doctrina miliar rusa, está escrito que ellos nunca serán los primeros en disparar un arma atómica. Pero que si alguien lo hace, responderán automáticamente de la misma manera. Entiéndase bien. Automáticamente. Ya no habrá teléfono rojo en esa fase. Atacar dichas bases de detección, que dejan ángulos ciegos en la observación del espacio aéreo, son una señal que un ataque nuclear es eminente. La doctrina de EEUU al respecto es todo lo contrario de la rusa. Ellos se han reservado siempre el derecho de hacer primeros un ataque nuclear sin previo aviso. Una doctrina que supone un elevadísimo riesgo para toda la Humanidad. Si el lector o lectora cree que estamos exagerando con algún propósito de propaganda se engaña profundamente. El riesgo de guerra nuclear es real. Mayor que nunca antes en la Historia.

Esta nueva provocación de la OTAN ocurre porque su comando militar y el del Pentágono están asustados. Ven que la guerra en Ucrania la están ganando de lejos los rusos, cuyo números en equipos, tanques, aviones, drones y cientos de miles de soldados y ejércitos enteros de reserva todavía sin entrar en combate aventajan a los valerosos soldaos ucranianos que se defienden como pueden pero que se muestran incapaces de contener una avalancha en más de 1000 km de frente de batalla.

El problema es que para EEUU es inaceptable una derrota de su brazo armado, la OTAN. Rusia tiene que ser derrotada estratégicamente. Debe rendirse y retirarse de Ucrania. Los países de la Unión Europea miembro mayoritario de la OTAN acepta dócilmente esta doctrina de muerte. Considerando que la OTAN se ha substituido a la decisión soberana de los países de hacer o no la guerra con otros, sus gobiernos aceptan de buena o mala manera las exigencias de EEUU. Lo cual constituye una ilegalidad. Solo los Parlamentos de los respectivos países pueden tomar la decisión de declarar la guerra. En teoría. Por otra parte, los europeos deben poner mucho más billones de euros a los ya puestos para el esfuerzo de guerra, además de estar obligados e definir toda una nueva política armamentista, para mayor beneficio claro de los poderosos del complejo militar-industrial de EEUU, Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, etc.

En la perspectiva inminente de una guerra formal de la OTAN contra Rusia, los países europeos se preparan para no consultar a sus respectivos pueblos. De la altísima probabilidad de una guerra nuclear prácticamente no se habla en Europa. Tal es la espesa cortina de desinformación reinante. No se habla, porque una buena parte de los pueblos están en contra de sus respectivos gobiernos. Todos estos llaman ciegamente a la guerra, donde se pretenden pelear el primer lugar con la Derecha sobre quien es más belicista que el vecino. Las elecciones europeas de este Domingo 9 de Junio han dado algunas derrotas históricas a los partidarios de la guerra, a pesar que la Derecha que la impulsa obtuvo una mayoría en el Consejo Europeo. Pero en Francia, donde Macron amenazaba Rusia cada día, ha sido derrotado tan estruendosamente que ha debido disolver la Asamblea Nacional y llamar a elecciones para fin de mes. Los ganadores son el Frente Nacional de Marina Le Pen, opuesto en teoría a la guerra de Ucrania. Aunque con los políticos nunca se sabe lo que dicen cuando candidatos y luego cuando son gobierno. Como lo sabemos los chilenos de primera mano.

De que la locura se ha apoderado de las gobernanzas mundiales de Occidente no hay duda. Para muestra este botón. En los escenarios de guerra del Pentágono, conforme denunciado por analistas[iv] de EEUU, se discute lo siguiente. En caso de guerra nuclear, calculan ellos que puede desaparecer el 60% de la civilización en el mundo. De lo que se trata  es que los sobrevivientes del 40% restantes sean los estadounidenses. Es decir, que sean ellos la única civilización que sobrevive, cumpliendo con esto con su estrategia de la singularidad americana de que ellos deben dirigir el mundo. Puede parecer al lector muy loco y siniestro este análisis. Puede tener la certeza que esto se discute hoy mismo entre los más fanáticos partidarios de la guerra en el Pentágono, que no son pocos.

Lo repetimos, la posibilidad de una guerra atómica es muy real. Guerra atómica que dada la cantidad y el poder de destrucción de estas armas asegura la destrucción de prácticamente toda la Humanidad. Una probabilidad de guerra en la que el resto de los países del mundo moriremos sin haber tenido nada que ver con ellas. Una responsabilidad que recae enteramente en EEUU puesto que una pura decisión de su gobierno terminaría de inmediato con esta amenaza mortal.

Nos corresponde a todos movilizarnos para detener esta locura.

 

Patricio Serendero

 

Apéndice

Qué tiene que hacer en esta mal llamada Conferencia de Paz de Suiza el Presidente Boric? Como es posible tamaña y peligrosa estupidez e irresponsabilidad dadas sus posibles futuras consecuencias, de comprometer a Chile entero frente al mundo en una guerra donde no tenemos arte ni parte? Porque seguro que en dicha Conferencia se firmará un documento oficial de apoyo a Ucrania. Y la firma de Boric seguramente estará allí. Contra viento y marea, total el se manda solo al parecer. Lo hace solo por su alineación con EEUU y por lo tanto con Zelensky? Le irá a dar dinero como apoyo, o solo un saludo fraternal para conseguir salir en la foto? Lo más estúpido de todo, es que el Presidente Boric dice estar contra la guerra, asistiendo a una conferencia donde sus objetivos no son para la Paz sino para seguir haciendo la guerra contra Rusia.

[i]       Vale la pena entrar y escuchar el relato oficial de NATO de sus logros históricos. Por ejemplo nos dicen que intervinieron en Libia para proteger los civiles de la dictadura de Kadhafi.

[ii]      Europa una impostura, Giorgio Agamben, El Ciudadano, 26/5/2024.

[iii] Este 6 de Junio como cada año, se noas cuenta que el desembarco de Normandía por parte de los Aliados fue el comienzo de la derrota de la Alemania nazi. Esto es una falsificación de la Historia. Sin la destrucción del frente oriental de lucha contra los alemanes que llevó a cabo Rusia derrotando estos, dicho desembarco no habría sido posible al menos en dicha fecha.

[iv]    Denunciado por el crítico analista estadounidense Scott Ritter, auien ha sido detenido recientemente por las autoridades de EEUU impidiéndole de asistir a una conferencia en San Petersburgo. Esa es la libertad de prensa que se pregona.

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20



Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    ¡Pero eso es muy triste Serafín! Es una demostración más de que hay que «echar por la borda» otra nueva ilusión: La del Frente Amplio. Y para qué hablar del increíble rol de un PC que, aunque a regañadientes, ¡integra un gobierno que -junto con el de Milei- se ha transformado en el más pro OTAN-Zelensky de América Latina! ¡Y el que más se ha opuesto a Lula en su proyecto de reflotar Unasur!…

  2. Felipe Portales says:

    Lástima que el gobierno de Boric no se haya «dado cuenta» de esto y se haya convertido en el mayor promotor en América Latina de la guerra provocada por la OTAN contra Rusia, vía Ucrania. ¡Incluso ha criticado públicamente a los demás gobiernos latinoamericanos -y más de una vez- por no plegarse a las posiciones promovidas por la OTAN! Como palmaria demostración de ello están los reconocimientos hechos por Ursula Merkel y líderes franceses de que los Acuerdos de Paz de Minsk de 2014 -suscritos entre Rusia, Ucrania, Francia y Alemania- fueron hechos por parte de estos últimos para que Ucrania «ganara tiempo»…

    • Serafín Rodríguez says:

      Ninguna «lástima», profe! El ex niño terrible sabe perfectamente lo que hace como el servil y genuflexo lacayo del Norte Global en que se ha convertido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *