Nacional

Porteñazo popular: Un Valparaíso movilizado que no da tregua

Foto: Guillermo Correa Camiroaga

El llamado a huelga general se convirtió en la región en Valparaíso en un verdadero “Porteñazo”, ya que desde tempranas horas de la mañana en los distintos sectores, localidades y cerros de la región, las porteños y porteñas comenzaron a realizar cortes de ruta, barricadas y otras acciones directas, que obligaron a un pequeño porcentaje de la movilización colectiva que en esos momentos circulaba a parar sus recorridos, lo que sumado a la determinación de los sindicatos del metro de Valparaíso de adherir a la convocatoria nacional, se tradujo en una paralización total de la locomoción colectiva. Lo mismo sucedió con el comercio porteño, los servicios públicos e instituciones privadas. Daba la impresión, al recorrer la ciudad, de que fuera uno de esos días de feriado no renunciable. El Congreso Nacional, aislado y resguardado en forma exagerada por las Fuerzas represivas, tampoco sesionó, ya que el temor de los legisladores a la rebeldía popular los llevó a paralizar sus actividades.

 

 

Advertisement

 

 

 

Advertisement

 

 

Mientras tanto, desde distintos puntos de la región, miles de porteñas y porteños se desplazaron a pie o transportados solidariamente por automovilistas hacia la Plaza Sotomayor, desde donde poco después de las 11 de la mañana, iniciaron una multitudinaria marcha – que en un número superior a las cincuenta mil personas – se desplazó copando las calles de Valparaíso, para dirigirse hacia el Co

 

Advertisement

 

 

 

Distintos grupos de artistas populares, insertos en la movilización, realizaron impactantes performances para mostrar la brutal represión con la que ha actuado el gobierno de Sebastián Piñera en contra de quienes hacen uso del legítimo derecho a la libre expresión y a la rebelión, lo que se ha traducido en miles de personas detenidas y torturadas, decenas de ellas abusadas sexualmente, un número similar han sido asesinadas  y cerca de doscientas han sufrido  daño ocular severo, con estallidos y pérdidas de globos oculares. 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

En las escalinatas de edificio del diario El Mercurio de Valparaíso, dos mujeres, mediante una expresión de teatro popular callejero, lavaba dicho lugar como una forma de limpiar la complicidad que tienen los medios de comunicación tradicional con las elites y el poder, minimizando las atrocidades cometidas en contra del pueblo, manipulando y tergiversando la forma en cómo entregan la información de acuerdo con los intereses de las clases dominantes, mientras las y los manifestantes que pasaban por allí coreaban la consigna “¡Ahora y siempre, El Mercurio Miente!”.  

 

 

Advertisement

 

 

La creatividad expresada en las distintas pancartas, consignas y lienzos, reiteraba y resaltaba los puntos principales que motivan esta rebelión popular, exigiendo en primer lugar la renuncia de Piñera y la realización de una asamblea Constituyente con participación y protagonismo popular para elaborar una Nueva Constitución, junto a las numerosas demandas levantadas por los distintos sectores de trabajadores, profesores,  estudiantes, organizaciones feministas, ambientales, por la diversidad sexual, de derechos humanos, de pobladores, de pueblos originarios, etcétera, para termina con más de cuarenta años de abusos y desigualdades.

 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

Al momento de actuar las fuerzas represivas en contra de las y los manifestantes para impedir que se acercaran al Congreso Nacional, un gran número de ellos se enfrentó resueltamente y sin miedo alguno con ellas, en una actitud digna de autodefensa, mientras otros se desplazaron a diferentes sectores de la ciudad para continuar con la movilización. El ruido ensordecedor de cacerolas, pitos y consignas inundó una vez más las calles de Valparaíso y la convocatoria a Huelga General resultó totalmente exitosa paralizando el quehacer cotidiano de la ciudad de Valparaíso.

 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

La multitudinaria movilización se transformó además en una activa Jornada de Protesta, en donde mediante el uso de las más variadas formas de lucha, las porteñas y porteñas hicieron sentir con este enérgico “porteñazo popular”, su decisión de seguir adelante sin claudicar en el camino por conquistar sus derechos como pueblo digno y rebelde.

Advertisement

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 12 de noviembre de 2019

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Muy divertido Correa C. Para reír con gran entusiasmo. La verdadera razón de vivir de
    don Correa que, si no llora, lamenta con muchas y sentidas garrapateaduras sus admirables
    principios de “pensador” muy actual.
    El vive y palpita con el mar y el aire del puerto. Pero es muy ventilado de testa .. Pobrecito…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *