Medio Ambiente

OMM y cambio climático: “El COVID-19 es un desafío adicional”.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) está preocupada por el impacto de la pandemia COVID-19 en la cantidad y calidad de las observaciones y pronósticos meteorológicos, así como el monitoreo atmosférico y climático en relación a los recursos puestos para enfrentar al cambio climático.

 

El Sistema de Observación Global de la OMM sirve como columna vertebral para todos los servicios y productos climáticos proporcionados por los 193 estados y territorios miembros de la OMM a sus ciudadanos. Proporciona observaciones sobre el estado de la atmósfera y la superficie del océano a partir de instrumentos terrestres, marinos y espaciales. Estos datos se utilizan para la preparación de análisis meteorológicos, pronósticos, avisos y advertencias.

“Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales continúan desempeñando sus funciones esenciales las 24 horas, los 7 días de la semana, a pesar de los graves desafíos que plantea la pandemia de Coronavirus”, dijo la Secretaria General de la OMM, Petteri Taalas. “Saludamos su dedicación a la protección de vidas y propiedades, pero somos conscientes de las crecientes limitaciones de capacidad y recursos”.

Advertisement

“Continúan los impactos del cambio climático y la creciente cantidad de desastres relacionados con el clima. La pandemia de COVID-19 plantea un desafío adicional y puede exacerbar los riesgos de múltiples riesgos a nivel de un solo país. Por lo tanto, es esencial que los gobiernos presten atención a sus capacidades nacionales de alerta temprana y observación del clima a pesar de la crisis COVID-19 ”, dijo el Sr. Taalas.

La pandemia es vista como peligro en la salvaguardia del clima, porque nos desconcentra del problema en relación a los daños ambientales.

Gran parte del sistema de observación, por ejemplo, sus componentes satelitales y muchas redes de observación terrestres, están parcial o totalmente automatizadas. Por lo tanto, se espera que continúen funcionando sin degradación significativa durante varias semanas, en algunos casos incluso más. Pero si la pandemia dura más de unas pocas semanas, la falta de reparación, mantenimiento y trabajo de suministro, y las reubicaciones faltantes serán motivo de creciente preocupación.

Algunas partes del sistema de observación ya están afectadas. En particular, la disminución significativa en el tráfico aéreo ha tenido un claro impacto. Las mediciones en vuelo de la temperatura ambiente y la velocidad y dirección del viento son una fuente muy importante de información tanto para la predicción del clima como para el monitoreo del clima.

Advertisement

La mayoría de la opinión pública cree que la pandemia pueda, de una cierta forma, resolver el tema de los daños ambientales. Sin embargo, la mayoría de las grandes empresas no han parado, y son ellas, y no los individuos, a impactar de manera importante el clima.

Este paro “humano”, no va contribuir a un “paro de los daños ambientales”. Las mayorías de las empresas siguen produciendo, y es por eso que un monitoreo meteorológico sigue fundamental.

 

Datos meteorológicos de aeronaves

Advertisement

 

Los aviones comerciales contribuyen al programa de retransmisión de datos meteorológicos de aeronaves (AMDAR), que utiliza sensores, computadoras y sistemas de comunicaciones a bordo para recopilar, procesar, formatear y transmitir observaciones meteorológicas a estaciones terrestres a través de enlaces satelitales o de radio.

En algunas partes del mundo, en particular en Europa, la disminución en el número de mediciones en las últimas semanas ha sido dramática (ver el cuadro a continuación proporcionado por EUMETNET). Los países afiliados a EUMETNET, una colaboración entre los 31 servicios meteorológicos nacionales en Europa, están discutiendo formas de aumentar las capacidades a corto plazo de otras partes de sus redes de observación para mitigar en parte esta pérdida de observaciones de aeronaves.

El sistema de observación AMDAR ha producido tradicionalmente más de 700 000 observaciones de alta calidad por día de la temperatura del aire y la velocidad y dirección del viento, junto con la información posicional y temporal requerida, y con un número creciente de mediciones de humedad y turbulencia.

Advertisement

 

 

 

Observaciones basadas en superficie

Advertisement

En la mayoría de los países desarrollados, las observaciones meteorológicas basadas en la superficie ahora están casi completamente automatizadas.

Sin embargo, en muchos países en desarrollo, la transición a las observaciones automatizadas todavía está en progreso, y la comunidad meteorológica todavía depende de las observaciones tomadas manualmente por observadores meteorológicos y transmitidas a las redes internacionales para su uso en modelos meteorológicos y climáticos globales.

La OMM ha visto una disminución significativa en la disponibilidad de este tipo de observaciones manuales durante las últimas dos semanas. Algo de esto puede ser atribuible a la situación actual del coronavirus, pero aún no está claro si otros factores también pueden desempeñar un papel. La OMM está investigando esto actualmente.

“En la actualidad, aún se espera que el impacto adverso de la pérdida de observaciones sobre la calidad de los productos de pronóstico del tiempo sea relativamente modesto. Sin embargo, a medida que la disminución en la disponibilidad de observaciones meteorológicas de las aeronaves continúa y se expande, podemos esperar una disminución gradual en la confiabilidad de los pronósticos “, dijo Lars Peter Riishojgaard, Director, Rama del Sistema Terrestre en el Departamento de Infraestructura de la OMM.

Advertisement

“Lo mismo es cierto si la disminución de las observaciones meteorológicas basadas en la superficie continúa, en particular si el brote de COVID-19 comienza a afectar más ampliamente la capacidad de los observadores para hacer su trabajo en grandes partes del mundo en desarrollo”. La OMM continuará monitoreando la situación, y la organización está trabajando con sus Miembros para mitigar el impacto tanto como sea posible “, dijo.

Actualmente, hay 16 satélites meteorológicos y 50 satélites de investigación, más de 10 000 estaciones meteorológicas de superficie tripuladas y automáticas, 1 000 estaciones aéreas superiores, 7 000 barcos, 100 boyas amarradas y 1 000 a la deriva, cientos de radares meteorológicos y 3 000 comerciales especialmente equipados. Los aviones miden parámetros clave de la atmósfera, la tierra y la superficie del océano todos los días.

 

Advertisement

*(Mapa proporcionado por la OMM; los países en colores más oscuros proporcionaron menos observaciones durante la última semana que el promedio del mes de enero de 2020 (anterior a COVID-19); los países en negro no están enviando datos dato).

 

Elena Rusca (en Ginebra)

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software