Mundo

Estallan protestas en Jalisco, México, por la violencia policial

Guadalajara. La violencia empezó el pasado 19 de abril, no el 5 de mayo, cuando entregaron a Giovanni López muerto a sus familiares luego de estar bajo la custodia de policías de Ixtlahuacán de los Membrillos. Tampoco este 4 de junio, cuando indignados por el brutal suceso cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron y causaron destrozos en el palacio de gobierno, en el centro de esta ciudad.

Comenzó el 19 de abril, cuando el gobernador Enrique Alfaro publicó el acuerdo de tolerancia cero en el periódico oficial El Estado de Jalisco, en el cual anunció que el uso de cubrebocas era obligatorio en cualquier espacio público, que las autoridades municipales serían responsables de verificar su cumplimiento y que el ciudadano que no acatara sería arrestado y multado.

Con esa luz verde, a partir de entonces ocurrieron diversos abusos de distintas policías municipales con el pretexto de la pandemia y la falta de cubrebocas, con casos como la golpiza –a principios de mayo– al director de la preparatoria de Chapala, Juan Ramón Álvarez López, quien incluso perdió el conocimiento por los golpes recibidos, según denunció la Universidad de Guadalajara.

 

Advertisement

Guillermo del Toro reprocha que aún no haya detenidos

Desde el acuerdo publicado por Alfaro, perteneciente al partido Movimiento Ciudadano, al menos 200 personas han sido detenidas en diferentes municipios por no usar cubrebocas, sobre todo en Tlaquepaque, pero hasta ahora ninguna había resultado muerta.

El miércoles anterior, familiares de Giovanni dieron a conocer un video en el que se ve cómo el joven de 30 años, de oficio albañil, es subido a la fuerza a una patrulla el 4 de mayo por agentes de Ixtlahuacán de los Membrillos, al parecer por no usar cubrebocas, como aseguraron sus familiares. Al día siguiente, cuando fueron a pedir su liberación, recibieron sólo su cuerpo, después de haber fallecido por los golpes que recibió, según informaron autoridades estatales y según consta en el acta de defunción.

Al difundir el video y convertirse en tendencia en redes sociales, hubo una cascada de comentarios de desaprobación, entre ellos uno del cineasta tapatío Guillermo del Toro, quien publicó un tuit criticando que había pasado un mes del crimen y no había detenidos.

Advertisement

Enrique Alfaro; el fiscal general, Gerardo Octavio Solís, y el coordinador de Seguridad, Macedonio Tamez, trataron de deslindar al gobierno estatal con el argumento de que la muerte ocurrió en Ixtlahuacán, aunque evitaron responder por qué después de un mes aún no había un solo detenido por el caso.

Cuando llegaron los manifestantes al palacio de gobierno comenzaron los disturbios. Decenas de jóvenes, al grito de ¡fuera Alfaro, fuera, Alfaro!, realizaron pintas en el edificio con leyendas contra los policías y contra el mandatario, empujaron y golperon las puertas del inmueble en sus cuatro costados y rompieron los vidrios a pedradas.

En el ala norte del edificio, tres patrullas de la policía estatal fueron vandalizadas y luego quemadas. Adentro de las patrullas había cartuchos que comenzaron a explotar con el fuego, según confirmaron elementos de Protección Civil.

Advertisement

Los destrozos continuaron en todo el perímetro del inmueble –que ocupa una manzana–, mientras en el interior cientos de uniformados trataban de impedir el ingreso de la turba. Fue cuando una parte del grupo de manifestantes perforó la puerta del ala sur de palacio e ingresó; en ese momento se dio luz verde a los policías para salir, lo que desató un enfrentamiento en el que llovieron piedras, botellas y palos de un lado y otro, lo que dejó descalabrados en ambos bandos.

En su huida, los inconformes rompieron todos los vidrios de la Recaudadora Estatal, en una tienda departamental y en el mobiliario urbano.

Tras casi una hora de refriega, los agentes desalojaron del centro a los manifestantes y comenzaron a realizar razias indiscriminadas en las que aprehendían a cualquiera que bajo su criterio hubiera participado en los desmanes.

Incluso, el corresponsal de La Jornada estuvo a punto de ser detenido por los uniformados alterados, uno de los cuales amenazó con romperle el celular por estar grabando video.

Advertisement

 

Son infiltrados del gobierno federal: Alfaro

El gobernador Alfaro aseguró que son infiltrados que representan intereses construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder, quienes están detrás de los actos violentos en la manifestación por el crimen de Giovanni López.

En un video difundido por la noche, exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador que diga a su gente y a su partido que ojalá y estén midiendo lo que están haciendo, el daño que están generando al país con este ambiente de confrontación.

Advertisement

Detrás de esta historia hay muchas mentiras que irán cayendo poco a poco, así como otras intenciones que quedarán en evidencia, pues muchos de los manifestantes no son de Jalisco.

Informó que los disturbios dejaron seis policías heridos, tres patrullas incendiadas y 26 detenidos, incluidas dos mujeres.

 

Fuente: La Jornada

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *