Economía

El lado oscuro de Latam: en busca de la impunidad

El miércoles Latam anunció que termina sus actividades en Argentina. Sus empleados se enteraron por los diarios. Se presentó pedido de Procedimiento preventivo de crisis (PPC) ante el ministerio de Trabajo. El Estado deberá actuar y actuará para impedir que LATAM deje un tendal sin hacerse cargo. La tradición laboral peronista, acentuada por el presidente Alberto Fernández en meses recientes, impone una intervención activa, con sesgo pro operario. En Estados Unidos despedir es gratis. No así en estas pampas.

Latam pretende dejar en la calle a más de 1700 trabajadores muchos altamente calificados y especializados. Huir pagando migajas no será tan sencillo. Según la normativa actual los despidos están prohibidos. Posiblemente, de facto (no por pura legalidad) los trabajadores estarán impedidos de conseguir reincorporaciones de una aerolínea que cerró sus puertas. Tienen derecho a reclamar doble indemnización lo que, considerando los buenos sueldos del sector, puede llegar a cifras importantes. Ese resarcimiento puede funcionar como piso si los trabajadores resuelven reclamar ante los tribunales daño moral u otros perjuicios consecuencia del despido ilícito y abrupto.

Latam moverá cielo y tierra para no cumplir con la ley y sus obligaciones. Cuenta con apoyo del establishment local y de los medios dominantes, por razones ideológicas y porque solía gastar fortunas en publicidad.

 

Advertisement

Las lecturas parroquiales, auto centradas, están de moda. Vale la pena desafiarlas, hablar del contexto nacional e internacional.

La aerolínea atraviesa problemas serios en todo el mundo. desde hace años. Tan grandes son que…

* …está en quiebra, que tramita ante los tribunales de Nueva York. La legislación chilena permite ese periplo.

* Latam argentina no está incluida en aquel expediente de bancarrota, porque es una sociedad constituida conforme las leyes nacionales y sujetas a jurisdicción local.

Advertisement

* Latam arrojaba pérdidas colosales en Argentina en la pre pandemia. Según sus voceros corporativos y mediáticos perdió 260 millones de dólares entre 2018 y 2019 durante el mandato de la gestión del presidente Mauricio Macri, corpos extranjeras friendly. Con viento a favor, pongalé. El transporte de cargas le dejaba ganancias. El de pasajeros, el más expandido y costoso, enorme déficit.

* En este año Latam propuso a los sindicatos del sector reducción de salarios. Pagar el cincuenta por ciento para los más altos, onda 75 por ciento para los más bajos. Se realizaron numerosas audiencias ante el Ministerio de Trabajo. Los gremios se opusieron, la cartera laboral ordenó que pagaran los sueldos en su totalidad.

* Para mantener las fuentes de trabajo, el Estado concedió a la línea aérea los ATP subsidios que ayudan a sufragar los sueldos de los laburantes,

**

Advertisement

El PPC es una herramienta concebida pensada para frenar decisiones empresarias inconsultas, obligatoria en caso de despido de más de 50 trabajadores… Latam no lo articula por buena onda.

La norma dispone que antes de poner multitudes de patitas en la calle, la empresa “debe explicitar las medidas para superar la crisis o atenuar sus efectos”. En los gobiernos kirchneristas, su ministro de Trabajo Carlos Tomada impulsó PPC en todo el país para atender situaciones que pudieran afectar el nivel de actividad y de ocupación. El diálogo social, con Estado presente y no disfrazado de falsa neutralidad, mitigó los efectos de la crisis mundial de 2008-2009.

El macrismo inclinó la cancha en sentido opuesto. Grandes y medianas empresas se valieron del PPC y del favoritismo oficial para sustraerse a sus obligaciones, Demasiados casos para abordar en esta reseña. Un botón de muestra, Carrefour (no exactamente una PyME) consiguió que se le dejaran de cobrar cargas sociales para afrontar supuestas zozobras financieras.

**

Advertisement

Las secuelas económicas de la pandemia se expanden geográfica y sectorialmente. Impactan distinto en diferentes ramas de actividad. Las ligadas al transporte internacional, la hotelería y el turismo están entre las más castigadas. En Economía, ojímetro en mano, estiman que explican el 7 por ciento del Producto Bruto Interno.

Las consultas cotidianas y francas entre distintos gobiernos, constituyen una novedosa consecuencia de la crisis. Mientras el presidente Fernández se comunica con sus pares, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) fomenta diálogos entre el ministerio local y sus homólogos de Europa. En especial los de Italia, Francia, España y Gran Bretaña. El movimiento obrero del Viejo Mundo no es lo que fue entre la posguerra y las décadas del 80 u 90. Pero cenizas quedan: conserva presencia y poderío.

Los interlocutores de ultramar vaticinan que la desoladora coyuntura de la aeronáutica comercial se prolongará por lo menos tres años, en la hipótesis más optimista. Lo comentan en charlas informales, lo traducen en medidas concretas. El vicecanciller y ministro Federal de Finanzas alemán, Olaf Scholz, anuncia que el Estado comenzaría a recuperar la millonada de euros del salvataje de Lufthansa en 2023. Comenzaría, se subraya el potencial. En el ínterin, será imposible que la línea se sostenga con sus ingresos.

La CEO de la filial argentina de Latam, Rosario Altgelt, emitió ayer un comunicado, todo un autorretrato. Contiene tramos que mezclan recursos de los libros de autoayuda con trazos de psicópata. Procura empatizar con las víctimas de su decisión que, dramatiza, jamás hubiera querido tomar.

Advertisement

Añade luego acusaciones a los presuntos culpables. La empresa, se ufana, buscó soluciones eficaces pero “cada iniciativa fue consistentemente resistida” (por los sindicatos). Falta en esa narrativa explicar lo sucedido a nivel mundial. Tal vez la intransigencia de los trabajadores argentinos, la odiosa rigidez de las leyes, perjudicaron a Latam. Los tribunales neoyorquinos tendrán la última palabra al respecto.

El gobierno de Alberto Fernández topa con un tremendo caso testigo. Indeseable, dañino. El desafío es poner en juego todos los medios legales, renovar mejor la tradición laboral argentina en una circunstancia cruel. También activar organismos de fiscalización y control para investigar (in)conductas empresarias.

La multinacionales saben desenganchar a las filiales argentinas de las casas matrices. En 2001 y años siguientes eso les sirvió a los grandes bancos para sustraerse a sus responsabilidades con los ahorristas locales. Habrá que ver cómo funciona el mecanismo ahora con Latam matriz en bancarrota mientras los CEOS y responsables argentinos están sometidos al peso de la ley de Quiebras, a investigaciones. A que que por una vez se hagan cumplir las responsabilidades de las patronales que hacen de la fuga un arte y un rebusque.

 

Advertisement

mwainfeld@pagina12.com.ar

Fuente: Página12

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *