Miguel Ángel Pellao (tenor pehuenche), Pablo Cerda, Tata Barahona, Hugo Pirovic y Pancho Sazo (Grupo Congreso), Grupo Kalfu, los y las académicas Elisa Loncon (USACH), Pedro Mege (Centro de Estudios Interculturales e Indígenas), Mabel Urrutia (Universidad de Concepción), Paula Miranda (Universidad Católica de Chile), María Emilia Tijoux (U. de Chile), Roberto Bravo y María Paz Santibáñez (pianistas), las actrices Roxana Campos y Gloria Lazo, son algunos de los artistas y académicos que apoyan la postulación de Elicura Chihuilaf al Premio Nacional de Literatura.

El documento señala que “sus libros y su activismo cultural y a favor de la biodiversidad, abren cada día caminos y posibilidades para otras formas de imaginar nuestras vidas, en una época de profunda crisis civilizatoria”.

Creado en 1942, el Premio Nacional de Literatura es el máximo galardón del ámbito de las letras chilenas y su importancia, moviliza a académicos, artistas y escritores para dar luces de quiénes deberían entrar en carrera, para obtener este reconocimiento.

Este año, uno de ellos es el escritor, poeta y oralitor bilingüe, Elicura Chihuailaf, quien tiene méritos contundentes, para ser reconocido como uno de los autores nacionales más valiosos del último tiempo.

Así lo acredita la calidad de su poesía, que ha recibido los premios más importantes a nivel nacional y un amplio reconocimiento internacional.

Según la carta de los adherentes “lo que se reconocería con este Premio, no solo una obra magnifica, sostenida y múltiple, única en su género, si se piensa solo en dos de sus libros más imprescindibles (De Sueños Azules y contrasueños y Recado confidencial a los chilenos), sino que, un proyecto nacional e intercultural, de diálogo y reconocimiento entre dos pueblos y lenguas y también, con otras culturas en América, Europa, Oceanía y Asia. Un proyecto que se mantendrá́ vivo para siempre, tanto en Chile como en el resto del mundo”.

A este documento, también se suman otros textos profundos y personales como el de Raúl Zurita, quien, a través de un escrito de 2016, señala 3 razones por las que Elicura Chihuailaf debe ganar el Premio Nacional de Literatura.

En la primera de ellas, indica que “Elicura Chihuailaf no solamente es uno de los más extraordinarios poetas contemporáneos, sino que su poesía trasciende los límites de las creaciones individuales, para ser la expresión del pueblo mapuche; de su cosmovisión, de su profunda relación con la naturaleza y con su entorno, de su espiritualidad valores cruciales que la institucionalidad de Chile, se ha empeñado en ignorar, en discriminar, en agredir, introduciendo la violencia donde no la había.

El resultado ha sido solo empobrecernos, privarnos como país de una de las cosmovisiones más luminosas del planeta, desconocer nuestras raíces y empequeñecer nuestra propia historia”,

“Premiar a Elicura Chihuailaf es un acto de justicia literaria pues es el mejor entre sus pares, pero también es un acto de resarcimiento que abre, y esta vez sí, un verdadero diálogo”, señala Zurita.

También aporta su visión la académica Paula Miranda, de la Facultad de Letras de la Universidad Católica, señalando que “cada vez más lugares en el mundo se dan cuenta que frente a la crisis civilizatoria actual, las culturas indígenas tienen respuestas integrales y sustentables y todo eso, está en su poesía.

Una poesía que es memoria y sueño a la vez, conectada con sus antepasados, la naturaleza y la ternura de su lof mapuche; pero atenta a los “contrasueños” del mundo actual; de ahí su impacto mundial (ha sido ya traducido a veinte idiomas).

Asimismo, el director del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas, Pedro Mege Rosso, elevó personalmente una carta señalando que otorgarle el Premio a Elicura Chihuailaf “implicará reconocerle como país, su imprescindible aporte a nuestra cultura y educación y asumir la responsabilidad histórica, que representa este Premio en este momento y cumplir así con el objetivo fundamental del mismo: reconocer una vida consagrada al ejercicio de las letras y el impacto nacional que ha tenido su obra, reconocido por la opinión pública ampliamente”.

Advertisement

Elicura Chihuailaf Nahuelpán, nacido en la comunidad de Quechurewe, Provincia de Cautín (región de La Araucanía), en 1952.

Escritor, poeta y oralitor bilingüe, posee una obra ampliamente premiada, cultivada desde 1977 con su primer poemario El invierno y su imagen y que se ha mantenido vigente hasta hoy, con la publicación de sus últimos libros La vida es una nube azul (Memorias) (2016) y su libro más reciente, publicado en Barcelona, El azul del tiempo que nos sueña, sobre problemas astronómicos y medio-ambientales (2020).

Ha publicado quince obras literarias de autoría individual y otros en co-autoría.

Su obra ha sido traducida al guaraní, euskera, creole, holandés, portugués, francés, inglés, griego, italiano, alemán, húngaro, catalán, finés, sueco, gallego, ruso, estonio, árabe, bable, chino mandarín y también ha traducido y colaborado en la traducción al mapuzugun de importantes autores y autoras de Chile.

El carácter fundacional de su obra abrió las puertas para la eclosión de la poesía mapuche, la que cuenta hoy con cientos de exponentes.

A lo largo de cuarenta años, ha publicado quince obras literarias de autoría individual y ha sido incluido en cincuenta antologías en todo el mundo.

En el ámbito académico, ha participado en más de 36 textos escolares, ha recorrido decenas de universidades e instituciones en 4 continentes y su obra ha sido traducida a veinte idiomas.

Desde ahí su poesía además ha sido fuente de inspiración para otras disciplinas artísticas: existen 12 piezas audiovisuales, entre ellas documentales, cortometrajes y especiales televisivos, más de 20 producciones musicales, 6 exposiciones de artes visuales, y 5 obras de danza y teatro, basadas en sus escritos.

Por último, la carta firmada por los artistas apunta que “sería una oportunidad histórica que Elicura Chihuailaf, se convirtiese en el primer poeta mapuche en recibir el Premio más importante de nuestras letras, pues nunca antes, en su ya larga historia, este galardón (ni ningún otro Premio nacional en ninguna otra disciplina) ha recaído en un representante de alguno de nuestros nueve pueblos originarios, pese a que nuestro Estado se reconoce como pluricultural y multiétnico.

En este sentido, al día siguiente de esta premiación a Elicura Chihuailaf, Chile sería un país un poco más justo y digno”.

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20