Debate Política

Un antipirético para el voluntarismo y triunfalismo post plebiscito

En el balotaje de la última elección presidencial, 3.796.918 ciudadanos votaron por Piñera.

En el supuesto de que esta cifra se haya mantenido, si 1.634.107 ciudadanos de ultra derecha votaron por el RECHAZO en el plebiscito del domingo último, se seguiría que 2.162.811 ciudadanos de centro-derecha votaron por el APRUEBO. Supongamos que éste es el caso en beneficio del argumento.

Como los votos favorables al APRUEBO fueron 5.886.421, si de esta cifra se descuentan los mencionados 2.162.811 votos de la centro-derecha, los votos atribuibles a la tal llamada “centro-izquierda”, la izquierda o simplemente los ciudadanos sin mayores simpatías políticas pero a favor de una nueva Constitución, sumarían 3.723.610

Lo interesante del caso es que esta cantidad de votos es prácticamente equivalente a los votos con que Piñera se hizo de la Presidencia: 3.723.610 y 3.796.918, respectivamente.

Advertisement

Con todo, lo que es realmente interesante es que la suma de dichos votos, 3.723.610 + 3,796.918 = 7.520.528 es exactamente igual a la suma de los votos válidamente emitidos a favor del APRUEBO y el RECHAZO: 7.520.528.

Por cierto, esto es en el entendido de que los votos de la centro derecha a favor del APRUEBO fueron 2.162.811. Sin embargo, si se los rebaja en una tercera parte, es decir en 720.937, dichos votos serían   1.441.874, los cuales sumados a los 1.634.107 del RECHAZO totalizan 3.075.981 vs. 4.444.547 (3.723.610 + 720.937) de las demás fuerzas políticas.

Según este cálculo, habría una diferencia de 1.368.566 votos entre la ultra derecha más la centro derecha y las otras fuerzas políticas, las cuales por cierto incluyen a la derecha disfrazada de centro-izquierda que políticamente también juega un importante papel en la mantención del estatus quo.

En términos porcentuales, según este mismo cálculo, la ultra derecha y la centro-derecha tendrían el 40,9% de los 7.520.528 votos válidamente emitidos a favor del APRUEBO y el RECHAZO, mientras que las demás fuerzas, el 59,1% o para redondear, tres quintos de ls votos.

Advertisement

Por cierto, se puede jugar con estas cifras y rebajar incluso más los votos de la centro-derecha a favor del APRUEBO, pero el hecho de que la derecha reaccionaria tiene a su favor por lo menos el 30% del electorado que votó en el plebiscito está más que claro. Y para qué decir nada de las fuerzas de la pseudo centro-izquierda —la otra derecha del Grito de Aguiló del 2002. Al respecto, basta considerar, por ejemplo, el doble estándar político que ha demostrado tener la Democracia Cristiana cuando ha sido parte de la oposición, como ahora, o del gobierno —algo nada nuevo pues tiene incluso cruentos antecedentes durante el gobierno de Frei Montalva.

El movimiento social definitivamente tiene una dura y larga tarea por delante en su batalla contra las fuerzas políticas que han controlado y manejado al país durante los últimos 30 años.

 

Por Germán Westphal

Advertisement

 

_____________________

 

Fuente de los datos:

Advertisement

 

https://en.wikipedia.org/wiki/2017_Chilean_general_election

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Plebiscito_nacional_de_Chile_de_2020#«¿Quiere_usted_una_Nueva_Constitución?»

Advertisement

 

 

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Así es, dura tarea. Pero parece que no tendremos que preocuparnos mucho más, porque hasta ahora el PS se perfila para las presidenciales con nuestro líder y timonel, ¡José Miguel Insulza! ¡Sí!, el mismo salvador de Pinochet frente a la Justicia internacional, como canciller de Frei Ruiz-Tagle; y salvador del mismo criminal de la Justicia chilena como Ministro del Interior de Lagos…
    En realidad, García Márquez era un cultor del realismo socialista, comparado con lo que vivimos en Chile…

    • Germán Westphal says:

      Eso! En términos políticos, sociales, económicos y culturales, el neoliberalismo socialista chileno sobrepasa con creces todo lo garcíamarquiano y, por supuesto, el surrealismo aparentemente estrambótico de Dalí! Si hasta una Mamá Grande ha tenido el país! Por partida doble, dos veces, no sólo una! La mamá fue tan grande que siguiendo los consejos de Giovannino Guareschi, incorporó a Don Peppone a su servicio, por más que Don Camilo pataleara en la sacristía. Ahora, en la ausencia de la mamita, ambos andan a combos otra vez! Incluso llevó a Peppone a compartir la mesa de Rockefeller! Imagínate! Puro realismo mágico!

  2. Hugo Murialdo says:

    En México existe la opinión generalizada de que si Kafka hubiese nacido en ese país, habría sido un escritor costumbrista. Lo mismo podríamos decir de la Copia Feliz.

  3. Felipe Portales says:

    Pero creo que podemos estar seguros que en lo que nadie nos gana (nosotros, siempre tan obsesionados con triunfos mundiales…) es en mentalidad esquizoide, grave y profundamente disociada. En la distancia entre lo que somos y en lo que creemos que somos. Entre lo que decimos y lo que hacemos.
    Y ¡ay de los que dicen que el Rey está desnudo! Si Andersen hubiese sido chileno, habría “matado” al niño del cuento…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software