Opinión política

Los espectros que rondan por los oscuros pasillos de la Convención Constitucional

La clásica distinción entre izquierda y derecha no está para nada clara en los votos a favor del APRUEBO y del RECHAZO del plebiscito del domingo último pues, en los hechos, hay un sector de ciudadanos de derecha que también votó por el APRUEBO. Por tanto, el porcentaje de votos a favor del RECHAZO no representa necesariamente al conjunto de votos de la derecha, el que tal vez mantiene su piso histórico de al menos un 30%, aunque sea cierto que aumentó la votación de jóvenes y de los sectores populares pues junto a ellos —e incluso entre ellos—, no es del todo descartable que también hayan aumentado los votos de derecha. En este escenario, la derecha bien podría lograr los votos que necesita para elegir los delegados constitucionales que le permitan jugar un papel determinante en los acuerdos de la Convención Constitucional.

Todo lo anterior, por supuesto, no considera el hecho de que la clásica distinción entre izquierda y derecha es sólo cierta hasta cierto punto en los extremos del gran espectro variopinto de la política chilena, el cual no es en nada estático sino que está sujeto a gran movilidad. Esto es especialmente así en el caso de los sub-espectros de “centro derecha” y “centro izquierda” que son, en principio, los más fluctuantes y se desplazan de un lado al otro del fiel de la balanza, inclinándola en un sentido u otro. Esto es válido tanto a nivel del electorado como a nivel de las dirigencias políticas en los votos que emiten y los acuerdos que adoptan. También es especialmente cierto en el caso del sub-espectro conocido como “centro izquierda”, el que históricamente ha demostrado ser el más fluctuante, especialmente a nivel de dirigencias políticas. Para ilustrar esto último, baste recordar —por ejemplo— el papel que han jugado las dirigencias del Partido Demócrata Cristiano en la historia política del país, tanto como partido en el gobierno, de coalición de gobierno o como parte de la oposición durante el gobierno de Salvador Allende o el actual de Sebastián Piñera. De hecho, todos los partidos políticos que desde 1990 se han aliado electoralmente bajo el paraguas del concertacionsmo, con o sin exclusión del Partido Comunista, no lo han hecho mal tampoco. Lo mismo ocurre con el tal llamado Frente Amplio, otro espectro variopinto cuyo comportamiento político en nada difiere del de sus hermanos mayores, especialmente a partir del 15-N.
Estos son los espectros que junto a los de la derecha propiamente tal rondan por los oscuros pasillos del castillo en construcción de la Convención Constitucional y que por el momento permanecen escondidos detrás del portón de los votos del APRUEBO. Todos ellos, por supuesto, con la esperanza de poder usar —solos o en alianza con otros— la mortífera daga de 1/3 de vara más la cacha para mandar a la tumba todo lo que no sea de su gusto en el gran salón de baile de la Convención Constitucional —un castillo en construcción sobre la piedra fundacional del quórum de los 2/3 al más puro estilo del realismo mágico garcíamarquiano.
LOL!
Por German Westphal
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Un razonamiento elegante y posiblemente válido, aunque me queda una gran duda. Personalmente creo que los votos de los momios a favor del APRUEBO fueron muy pocos. Y lo creo porque en los tres municipios de Santiago en los que ganó el RECHAZO la derecha no disminuyó su votación, sino que la mantuvo, lo que confirmaría mi idea de que Lavín y Longueira se quedaron más solos que la una.
    Si la votación de derecha a favor del APRUEBO hubiese sido significativa, eset hecho se reflejaría en la votación en esos municipios.
    Porque resulta absurdo pensar que una gran cantidad de momios votó por el APRUEBO en todo Chile, excepto en los susodichos municipios, en los que casi nadie votó por el APRUEBO.

    • Comunas de clase alta en RM y votación 2017-2020 comparadas:
      [Compararción con la 1era vuelta presidencial]

      I. Las Condes

      Plebiscito 2020

      Rechazo = 55,75% (92.423)
      Participación = 62,15% (166.475)

      Elecciones 2017

      65,4% (Pinhera) 100.375
      8,5% (Kast) 13.032
      7,8% (Carolina Goic) 11.902
      Participación = 62% (155.696)

      Pinhera y Kast = 73,2% (100.407)
      Pinhera, Kast y Goic = 81,7% (125.309)

      Siendo que la participación es la misma en 2017 y 2020:

      a) La derecha de clase alta no se abstuvo
      b) Existe un 17,5% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
      c) Existe un 26,95% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
      [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta y media alta]

      II. Lo Barnechea

      Plebiscito 2020

      Rechazo = 61,63% (33.902)
      Participación = 67,92% (55.257)

      Elecciones 2017

      72,4% (Pinhera) 33.343
      7,9% (Kast) 3.649
      7,8% (Carolina Goic) 2.031
      Participación = 62,9% (46.621)

      Pinhera y Kast = 80,3% (36.992)
      Pinhera, Kast y Goic = 88,1% (39.023)

      Siendo que la participación en 2017 es menor que en 2020:

      a) La derecha de clase alta no se abstuvo
      b) Existe un 18,4% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
      c) Existe un 26,5% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
      [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta]

      III. Vitacura

      Plebiscito 2020

      Rechazo = 66,95% (40.219)
      Participación = 67,98% (60.325)

      Elecciones 2017

      74,1% (Pinhera) 42.997
      7% (Kast) 4.067
      7,6% (Carolina Goic) 4.407
      Participación = 69,1% (58.750)

      Pinhera y Kast = 79,1% (47.064)
      Pinhera, Kast y Goic = 86,5% (51.471)

      Siendo que la participación en 2017 es más o menos la misma que en 2020:

      a) La derecha de clase alta no se abstuvo
      b) Existe un 12,15% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
      c) Existe un 19,45% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
      [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta]

      Fuentes:
      https://www.emol.com/especiales/2017/actualidad/nacional/elecciones/resultados.asp#p132131
      http://www.servelelecciones.cl/

      • Germán Westphal says:

        Muy interesante, Jaime! Ver el comentario de Felipe Portales que sigue. De lo que se trata es ser lo más objetivos posible para no crear falsas expectativas y poder enfrentar seriamente, sin infantilismos, los desafíos que vienen. El voluntarismo y el triunfalismo son los peores enemigos de toda causa.

  2. Felipe Portales says:

    Máximo, tu observación no es válida porque hay que distinguir la derecha más militante y de clases altas, de la derecha menos militante y de sectores populares. La primera, como bien constatas, se manifiesta siempre por las postura más duras como el “Rechazo” y por la mantención total de un modelo que le da tantos beneficios y privilegios. Pero la segunda, y en esto te equivocas, tiene una postura menos ideológica e igual se siente abrumada por las AFP, el sistema de salud público, la poca educación de calidad que obtiene en los “desmantelados” liceos, sus viviendas mínimas, sus carencias de áreas verdes, su “convivencia” mucho mayor con los narcos y las balas locas, etc. De allí la forma distinta de votar en un plebiscito en que, además, perfectamente podían conciliar su derechismo con su insatisfacción social, siguiendo los llamados a votar por el “Apruebo” de los máximos presidenciables de la derecha (Lavín, Ossandón y Felipe Kast); de ministros como Desbordes y Monckeberg; de relevantes personalidades como Longueira y Ubilla; de diputados como Marcela Sabat; y, sobre todo, de alcaldes tan populares como Codina, Delgado y Felipe Alessandri.

  3. Para los constituyentes , la derecha va a elegir sus “acostumbrados pesos pesados” que tienen “pituto” y son regaloneados por todas las autoridades
    y que suman , además , todas las armas de guerra , toda la milicancia , el 90% de “las platas” y fácil un 40 % de la votación popular general.Ante estas circunstancias , el pronóstico es “UTI” para el movimiento popular ó peor , “RIP” si se soliviantan contra los “perros guardianes”.Si se pone en la balanza de poder el 1/3 + las regalías nombradas contra el número de pobla del estallido , el field de la balanza indicará “equilibrio” y se habrán perdido las vidas y sueños del O-18. Hasta aquí , el negacionismo : alguna propuesta distinta para aliviar el machucón ? Serán capaces de repetir el golpe73 ? Atacarán al millón en movimiento ? Lo pueden dejar sin trabajo , SI , sin movilización ,SI , sin dinero ,SI y ellos seguir usufructuando los muchos millones de las AFP’s,SI. Guerra civil ? de donde ! revolución ? cual ? Serán los llamados centro izquierda CAPACES DE ELEGIR , UNIDOS , EL 70% (1/3 es 34 , 70 es + de 2/3) DE LOS CONSTITUYENTES Y MANTENER LA UNIDAD DE CRITERIO EN TEMAS CONSTITUCIONALES ?Tal vez la pregunta se haga agua por el caciquismo y la egolatría común en el “poder político”.SOÑAR NO CUESTA NADA , salvo el aterrizar en dura piedra : Copio a Manuel Lavandera (Brasil) diciendo que : “perdí todas las veces que me uní a los muchos tipos de “discriminados” , pero nunca me uní a quienes me vencieron y ese es mi triunfo”.

  4. Germán Westphal says:

    El Fantasma del Tercio + 1

    Tal vez la siguiente denuncia de El Pueblo Informa ayude a entender lo que implica el tercio más uno, especialmente dado que los delegados constitucionales serán elegidos en virtud del mismo sistema que se usa para elegir a los miembros de la Cámara de Diputados, el cual privilegia a los candidatos de los partidos políticos —mismos que diseñaron y aprobaron la reforma constitucional que rige el proceso constitucional en curso:

    https://www.instagram.com/tv/CG75pxzJIDy/?igshid=mgkeucqxjtns

  5. Epitafio:
    – Las estadísticas de Jaime y otros razonamientos, me dejan claro que, si la derecha-derecha votó por el “apruebo” es
    porque leyó bien el “acuerdo” santificado por los partidos de gobierno y la “oposición”en Noviembre del 2019:
    – No en vano, políticos de la “oposición” saludaron con euforia los resultados de la elección: de 14 millones, la mitad
    votó. De ellos, cerca del 80% de los 7 millones, por el apruebo.
    JAIME: que significa esto, en términos estadísticos?
    Que pasa con los otros 7 millones?
    Tiene interés el SISTEMA en determinar el voto obligatorio sabiendo que la mitad de la población eleccionaria NO quiere nada con ellos?
    De donde viene tanta algarabía.
    Y si el 66% quedó remachado; si los representantes serán nombrados por los partidos repudiados; si los “independientes”
    sin partido no tienen expresión (salvo que se incluyan en las listas de los repudiados), cual será el rersultado del próximo evento eleccionario?
    Fin del epitafio del Chile político-cultural-social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software