Política Portada

Izquierda que se duerme se la lleva la corriente (si no despierta ahora ¿cuándo?)

Los fundadores de la doctrina revolucionaria rayaron la cancha con las condiciones objetivas y subjetivas. La situación ideal para dar un paso al frente es la conjunción de ambas. Pero ningún revolucionario –desde Lenin a Fidel Castro- esperó ese equinoccio de condiciones para iniciar la lucha. Esas reglas, en cambio, se convirtieron en la biblia del reformismo social demócrata, sombra tutelar del capitalismo.

En Chile estamos en presencia de los escombros del Estado oligárquico. Nunca jamás fueron mejores las condiciones objetivas para la insurgencia de una Izquierda socialista. El clamor por una conducción que organice y oriente la lucha social y política, no ha encontrado eco en instancias que podrían tomar iniciativas. Partidos –grandes, medianos y pequeños- y organizaciones sociales -grandes, medianas y pequeñas-, hacen mutis por el foro, de espaldas a la realidad, embebidos en un electoralismo ramplón que promueve un carnaval de candidaturas que atosiga a los ciudadanos.

La situación del país tiene parangón con los años 30 del siglo pasado. La institucionalidad oligárquica estaba en crisis. Un comodoro de la Fuerza Aérea, Marmaduke Grove Vallejo, encabezó el golpe de estado que el 4 de junio de 1932 proclamó la República Socialista. Bastó un empujón para derrocar al presidente Juan Esteban Montero cuya función se limitaba a administrar la crisis. Un general de ejército, Arturo Puga Osorio, encabezó la junta revolucionaria de gobierno. Hasta El Mercurio se declaró socialista y la familia Edwards compartió la propiedad del diario con sus trabajadores. La primera República Socialista de América Latina duró apenas tres meses. Pero en ese breve periodo hizo realidad demandas importantes del pueblo que estaba endeudado hasta la tusa. Los dirigentes del movimiento fueron perseguidos pero de ese grupo audaz nacieron el Partido Socialista e iniciativas que en 1936 cuajaron en el Frente Popular. Dos años más tarde esa coalición ganó las elecciones presidenciales, derrotando al candidato de la derecha, Gustavo Ross, ex ministro de Hacienda. Pedro Aguirre Cerda, líder del ala derecha del Partido Radical, fue el triunfador apoyado por los partidos Comunista, Socialista, Democrático y Radical Socialista. Don Tinto, como lo llamaba el pueblo (Aguirre Cerda era dueño de la Viña Ochagavía), fue derrotado por la tuberculosis tres años más tarde. Sin embargo su gobierno cumplió la promesa de impulsar la industrialización del país. Creó la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), matriz de numerosas industrias nacionales -privatizadas por la dictadura 35 años más tarde-. Asimismo, hizo realidad su consigna “gobernar es educar”, que rescató a millones de chilenos de las tinieblas del analfabetismo.

Por supuesto por el río de la historia corren hoy otras aguas. No obstante, el recuento de nuestro agitado rosario de guerras civiles, golpes de estado, masacres, motines militares, asesinatos políticos, etc., debe servirnos para sacar lecciones. La crisis (ahora irremediable) de la institucionalidad oligárquica tiene símiles en el pasado. En los años 30 Chile afrontaba un periodo de inestabilidad político-social agudizada por la crisis capitalista mundial. Tal como hoy. El fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán amenazaban la democracia liberal europea y al socialismo soviético. En Chile surgió un partido nazi y las milicias pardas asaltaron locales sindicales y atacaron manifestaciones de socialistas y comunistas. Hoy resurgen amenazas de naturaleza fascista. En Estados Unidos casi 75 millones de votos respaldaron una opción violenta y racista. Brigadas armadas aterrorizan a inmigrantes y negros. En Chile renace una extrema derecha que aspira a convertirse en baluarte de una dictadura. El Partido Republicano de José Antonio Kast tiene raíces históricas en el Movimiento Nacional Socialista de Jorge González von Marées de los años 30; en el Partido Acción Nacional y la revista Estanquero de Jorge Prat en los 60; y del Frente Nacionalista Patria y Libertad de Pablo Rodríguez en los 70. Su objetivo es desplazar a la derecha liberal por caduca e incapaz de contener al socialismo. Busca apropiarse del poder –por la razón o la fuerza- y convertir el Estado en santuario de los valores de Patria, Familia y Propiedad, almácigo de delirios políticos regados por el odio.

Advertisement

La crisis política de hoy se acentúa por la dispersión de candidaturas para la Convención Constitucional que amenaza entregar en bandeja la futura Constitución a una minoría disciplinada y unida en defensa de sus intereses de clase. Casi 80 listas de candidatos demuestran la dramática ausencia del eje rector de una alternativa popular y democrática.

La inexistencia de una Izquierda de horizonte socialista y anticapitalista, ha dejado un espacio que rellenan sectores socialdemócratas. Pero sus vínculos con el neoliberalismo son tan evidentes que despiertan enorme rechazo y repugnancia ciudadana.

Bajo la superficie existe, sin embargo, una Izquierda latente. Un vasto sector anhela una democracia participativa que respete la dignidad de las personas. Esa Izquierda en latencia requiere orientación de lucha y organización. Hay que retomar el espíritu combativo y amplio de octubre-noviembre del 2019. Eso permitiría ponerse de pie a la Izquierda socialista, latinoamericanista, feminista y ecologista de estos tiempos.

El complejo de Penélope de los que viven esperando “que se den todas las condiciones”, debe ser derrotado. Las condiciones han madurado y comenzarán a podrirse si no actuamos ya.

Advertisement

 

MANUEL CABIESES DONOSO

29 de enero, 2021

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Fundador de Revista Punto Final

Related Posts

  1. ramon roman says:

    ¿Cuál izquierda? El único partido que se puede decir que es de izquierda en las actuales condiciones políticas y sociales del Chile actual, es el Partido Comunista. Todos los otros representan una sociedad totalmente imbuida en el consumismo. Pedir que, como lo hizo el movimiento de Octubre, se reconozca a una educación pública en el mismo nivel que la privada, que el Sistema de Salud sea un poco más igualitario en el trato de los chilenos enfermos, que el Sistema de prevision sea más consciente con los jubilados, etc. ¿es ser de izquierda? La mayoría de los países desarrollados del mundo tienen todos estos beneficios para sus ciudadanos, hasta los EEUU tienen beneficios socialistas para sus pobres, y nadie puede decir que estos países son de izquierda. Ser de izquierda es transformar una sociedad, política y socialmente, en beneficio de todos los ciudadanos, sin distinciones, y que el Estado, elegido y mantenido por la mayoría, dirija los destinos de esa nación. Si la mayoría decide que el Estado es el que maneja los medios de producción, ASI SEA, si decide que tiene que haber una propiedad privada de producción junto con la estatal, ASI SEA, pero es el pueblo el que decide su destino y no un grupito de privilegiados que se consideran dueños de todo y que son dueños hasta de la forma como vivimos. ¿Cuál izquierda? ¿La mayoría de los chilenos de izquierda? Quítenle los juguetitos de consumo y ahí verán una verdadera revolución. LO ÚNICO QUE LOS CHILENOS QUIEREN SON PARCHES EN EL SISTEMA QUE LES PERMITA RESPIRAR UN POQUITO, ESO ES TODO, ¿PERO CAMBIO DE SISTEMA?

  2. Felipe Portales says:

    Señor Román: Desgraciadamente, el PC, Comunes y los demás partidos de izquierda están legitimando también el fraude constituyente actual, al no cuestionar como antidemocrático e inaceptable el tristemente célebre quórum de los dos tercios que “obligará” a las dos derechas a consensuar una “nueva” Constitución, como ya lo hicieron en 2005 con la actual Constitución suscrita por Lagos y todos sus ministros de la época.

    • ramon roman says:

      Don Felipe Portales, pareciera que mi forma de escribir para expresar mis ideas, conceptos o lo que fuera, no es muy buena, y por esto pido disculpas. Como usted debiera dares cuenta, mi opinion no va a una cuestión específica acerca de lo que pasa en Chile, como usted lo hace, sino a lo general, que es lo que el escritor del Artículo, es sr Cabieses, lo hace. Es decir, tratar de diferenciar las ideologías políticas de los titantos partidos que pululan Chile, no es un trabajo muy dificil, ya que si de ideología se trata, todos los partidos politicos, a excepción de uno, tienen una misma finalidad social y política con algunas desviaciones que no son “estructurales”, si usted me entiende, y además esto va tambien para la mayoría de los chilenos. Seguir, como usted lo hace, tratando de hacer esta diferencia en el actuar politico de los partidos politicos es una pérdida de su tiempo, ya que usted y muchos van a seguir sacando a la palestra los mismos politicos que usted sitúa a la izquierda y que dejaron este sistema bien asentadito y que por más que traten de cambiarlo, NO LO VAN A LOGRAR, ya que la revuelta democratica de los chilenos en Octubre pasado ya ha sido tomada por los mismos politicos que estaban en contra de ella, y como usted puede ver, estos huevones y huevonas se llegan a pelear para ser parte de escribir la nueva Constitución. ¿Cuál es el Chile que va a formar la nueva Constitución? EL MISMO ANTIGUO, PERO POR LA CRESTA, LLENO DE PARCHES QUE VA A DEJAR A MOROS Y CRISTIANOS UN POQUITO SATISFECHOS HASTA QUE LLEGUE LA NUEVA REVUELTA, ¿por qué esta nueva revuelta ?, simplemente porque los mismos de siempre van a seguir sutilmente en el poder, y si usted quiere tomarle el gustito a esto ultimo que escribí, solamente vea como ciertos politicos de ambas derechas se llegan tambien a pelear para tirarse como candidatos presidenciales, ya que saben totalmente que el chileno actual NO TIENE IDEOLOGÍAS, SINO VIVIR EL MOMENTO LO MEJOR QUE PUEDA. ¿El futuro? Ahh, esa ue á queda para las nuevas generaciones.

  3. Gino Vallega says:

    El “vivir bien” como propuesta de mejorar las condiciones generales de vida de la población , ya no parece sea una proposición de izquierda , sino más
    bien , de lógica contemporánea al consumismo e información masiva e instantánea de otros lugares más afortunados en el reparto.El socialismo y comunismo tradicionales ,con su meta de gobiernos populares como “cielo” a alcanzar , aunque haya que “pisar fuerte” , ya no es posible (El mito de Sísifo/El Hombre Rebelde.Albert Camus) y emparentó el “socialismo” a una religión con sus cielos finales. Socialismo como una sociedad igualitaria en bondades , repartos , inclusividad , educación , salud , pensiones , ecológica , en connivencia con la naturaleza…..se va pareciendo más a las estructuras indígenas originarias y al socialismo siglo XXI que a las propuestas de mitad del siglo XX.En mi opinión , no hay izquierda tradicional en Chile y SÍ un ideal reformista , al menos , del neoliberalismo salvaje Piñerista.La presencia de un fascismo fuerte ya lo vimos en el golpe de 1973 y su resurrección en el presente marca la angustia de la derecha para mantener sus privilegios.Este es un buen tema para transformarlo en dialéctica amistosa (tesis ,antítesis y
    proposición “universal” ?)

  4. Felipe Portales says:

    Señor Román: No me entendió. Tengo muy claro lo que están haciendo desde hace treinta años las dos derechas: consolidar el modelo neoliberal. Y el diseño neutralizador de la revuelta popular hecho el 15 de noviembre de 2019 (con el quórum fraudulento de los dos tercios) se entiende muy bien en ese contexto. Lo que no queda claro para nada es porqué ¡de una buena vez!, la izquierda chilena (o la centroizquierda o como se llame), partiendo por su partido más histórico, el PC, “no se pone las pilas”; y no convoca a la población a votar por ella en la perspectiva de ganar un tercio de los convencionales y con ello poder frustrar el maquiavélico designio de consensuar nuevamente -como en 2005 con LA ACTUAL CONSTITUCIÓN- una “nueva” Constitución.

    • Felipe Portales: Sr Portales, pareciera que usted no vive en Chile y no se ha dado cuenta que ese partido politico que usted ha tratado innumerables veces de denostar, solamente tiene el apoyo de entre un 7 y un 10% de los chilenos, un percentage lejos de poder inflenciar a la mayoría de los chilenos. Ahora, este partido ha participado en la mayoría de los gobiernos de la seuda izquierda como una forma de influenciar con su presencia política las reformas que los trabajadores necesitan para poder vivir con un poquito de dignidad, Si este partido hubiera decidido no participar en esos gobiernos, hubiera sido un error garrafal y politico debido a lo que ese partido representa en la historia de la organización de los trabajadores de Chile. Ahora, Sr Portales, cuando un movimiento masivo, como el de Octubre, se levanta exigiendo los cambios que este movimiento exige, yo le aseguro, sr Portales, que la mayoría de los que componen este movimiento se meten en la cue va las reglas impuestas por los politicos de ambas derechas para parar “democráticamente” cualquier exigencia de la mayoría, pero como usted, sr Portales, es un hombre honorable y respetuoso de la reglas políticas impuestas por 17 años de dictadura con su constitución, más las leyes enactadas por los politicos de las dos derechas en sus gobiernos, luego sigue insistiendo que hay que respetar estas reglas impuestas. Si el movimiento es genuino y masivo, es decir, de la mayoría de los chilenos cansados de este sistema, luego, nada los detendrá y conseguirán lo que se propusieron, con reglas o sin reglas, pero, sr Portales, mi pesimismo me hace dudar de esto, ya que como usted y todos, todos, los chilenos se habrán dado cuenta, los mismos que estaban en contra de una nueva constitución, están ocupando la mayoría de los puestos para enactarla, si no fuera trágica toda esta ue á, sería para la risa, pero nada es para la risa cuando en este movimiento masivo para conseguir una nueva constitución enactada por la mayoría de los Chilenos no hubiera quedado nuevamente el suelo chileno con muertos, torturados y dejados ciegos por los perros cuidadores del Sistema, PACOS Y MILICOS, otra barrera más, sr Portales, para cambiar este chilito. Para, terminar, sr Portales, todo lo que he escrito y tiene referencia a usted, he tratado de hacerlo con mucho, mucho respeto.

  5. Felipe Portales says:

    Estamos en un diálogo respetuoso y eso es muy bueno y, desgraciadamente, no muy común hoy en nuestro país. Entrando en materia, usted se pone el parche antes de la herida al referirse al gobierno de la Nueva Mayoría. Efectivamente creo que fue, en la práctica, otra farsa concertacionista en que el PC fue ingenuamente engañado. Pero ese no es el tema de hoy. El tema es que, como insisto, ¡¡no se puede entender la suerte de “respeto reverencial” que conservan el PC y otras fuerzas de izquierda para evitar referirse a la ex Concertación como nueva derecha!! y a oponerse con todo -PACÍFICAMENTE Y DEMOCRÁTICAMENTE- a ella, convocando al pueblo a oponerse al fraude constituyente sumándose a los esfuerzos para obtener un tercio de los convencionales con el objetivo de frustrar la mayoría de dos tercios que muy probablemente obtendrán las dos derechas para imponer una “nueva” Constitución que les permita continuar -de manera maquillada-con el modelo neoliberal vigente. ¡Es lo que reconoce, por lo demás, el propio programa constitucional elaborado por la “Unidad Constituyente”!…

    • ramon roman says:

      Felipe Portales: don, no hayo que hacer para hacerme entender con usted. Usted verá, don, que el movimiento de Octubre no fué un movimiento que estaba en los planes de los politicos que nos han gobernado en Chile, es decir, fué un movimientto de cansancio, de hartazgo de las mismas acciones de un sistema que se repite año trás año y que los politicos le daban cualquier explicación pero no una solución. Todos los gobiernos se dedicaban a parchar pero no a solucionar, y estaban seguros que los parchecitos iban a calmar a los que clamaban por algo, algo que hiciera la vida más llevadera. Ahora que pareciera que la mayoría tiene la sartén por el mango, salen personas como usted y muchos, respetuosos de las leyes y la constitución, que con un discurso circular tratan de ponerle frenos a este movimiento diciendo que hay que respetar el quorum y no sé que otras ue ás más que fueron enactadas precisamente para frenar cualquier demanda del pueblo que estuviera al márgen de la bendita constitución pinochetista y las leyes enactadas bajo la sombra de esta constitución para darle un respiro de oasis a los que reclamaban. ¿Me entiende ahora por qué le llamo a su discurso un discurso circular? Para terminar, don Felipe, si el movimiento de Octubre, y esto es lo que quiero que entienda, es respetuoso de las leyes que usted expone, esto quiere decir que simplemente no va a haber una solución al problema del sistema neoliberal que rige a Chile. Con todo respeto.

  6. Felipe Portales says:

    A ver. Yo nunca he dicho que el movimiento de octubre de 2019 haya sido hecho por “los políticos” o que haya estado en los planes de ellos. Lo que es un hecho es que “los políticos” de las dos derechas hicieron un magistral ardid el 15 de noviembre de ese año con el fin de NEUTRALIZAR LA REBELIÓN; y ¡lo consiguieron! (por supuesto temporalmente;…todo en la historia es finalmente temporal) ayudados también por la pandemia. Tanto nos engañaron que le han hecho creer a la mayoría de la población que el plebiscito del 25 de octubre fue un triunfo de ellos; cuando, en rigor, significó que el 80% votara (la gran mayoría sin saberlo) por efectuar una Convención Constitucional que estará impedida de aprobar democráticamente (esto es, por mayoría) una nueva Constitución. Lo que me asombra es que la “izquierda” o -para no confundirnos con la semántica- quienes no se sumaron a dicho ardid (PC, parte del FA y otros grupos menores) estén participando del proceso sin cuestionar completamente su carácter antidemocrático. Y para esto, lo más práctico, es convocar a la población a que les de -CON SUS VOTOS- más de un tercio de los convencionales para frustrar el ardid. Dicho de otra manera, que no nos dejemos engañar nuevamente creyendo que la Convención programada será una entidad democrática que hará -valga la redundancia- una Constitución democrática. Y que, por lo tanto, si no obtienen el tercio, igual no se presten a legitimar con su presencia la culminación de dicho fraude antidemocrático.

    • ramon roman says:

      Sr Portales, definitivamente usted no me entiende o simplemente no quiere entender lo que he tratado de decir después de tanta escritura. Escribí: “…. el movimiento de Octubre no fué un movimiento que estaba en los planes de los politicos…”. ¿en que parte de lo que escribí yo expresé que usted dijo que este movimiento fué hecho por los politicos? Por favor, no ponga hechos o ideas, o inventos en lo que escribo. Todo lo que usted describe nada tiene que ver con lo que yo trato de expresar. Lo que trato de expresar para terminar con esta conversación es que si un movimiento mayoritario del pueblo es firme y sin conciliaciones, nada lo puede parar, nada, y todo lo que usted describe es solamente algo que está en la periferia de este movimiento y es parte de lo que este movimiento, asi lo creo, quiere cambiar en nuestro chilito, pero si este movimiento toma en cuenta todos los frenos legales que usted describe, luego, este movimiento no tendrá frutos y está condenado al fracaso. Este movimiento, a mi entender, no tiene ideología, sino que es el alzamiento puro de un pueblo cansado de abusos, pero lamentablemente, los mismos que han causado este abuso por años, ahora se han tomado la dirección de este movimiento y esto se expresa en la forma como los politicos se han tomado los puestos para enactar esta nueva constitución. Lo repito, la derecha, que rechazó el referendum, y los politicos de la seuda izquierda se llegan a pelear para ser parte de enactar la “nueva constitución”. ¿me entiendo ahora?

  7. Felipe Portales says:

    Lo que pasa es que estamos manejándonos con conceptos distintos. Según entiendo como sociólogo, el “estallido”, “rebelión” o “revuelta” social de octubre de 2019, desgraciadamente nunca ha llegado a tener el carácter de “movimiento”, pues éste requiere en la denominación de tradicional de orgánica, propuestas concretas y líderes reconocidos. Y ninguno de estos elementos los llegó a tener. Por ello que -más allá de la capacidad maquiavélica demostrada una vez más por las dos derechas con el astuto ardid del 15 de noviembre de 2019- les fue relativamente fácil para ellas neutralizar la revuelta. Así, han generado una verdadera farsa constituyente pudiendo engañar a la gran mayoría de la población con un plebiscito como el del 25 de octubre en que ciertamente la genté votó (¡sin saberlo!) en favor de una “Convención Constitucional” que no podrá aprobar democráticamente una nueva Constitución; y se apronta a participar confiadamente en las elecciones para dicha Convención. Es cierto que una vez que finalice todo este gran engaño (lo que no será muy luego, porque vendrá un largo proceso de trabajo de la Convención y posteriormente un plebiscito final; y luego tendrá que haber un período de evaluación de que es lo que resultó de todo eso) muy probablemente se producirá un gran desengaño que, esperemos, genere un movimiento amplio por una auténtica Asamblea Constituyente y no quede solo en un nuevo “estallido” o “revuelta”. Pero más allá de nuestras diferencias analíticas compartimos en lo grueso los mismos objetivos democráticos. Bien por ello.

    • ramon roman says:

      Don Felipe, acepto su definición, como todas las definiciones, que especifíca cosas puntuales, pero que no tienen una explicación para definir un estallido espontáneo ( el estallido es espontáneo) que fué generado por rabias acumuladas que se aunaron. Ahora, don Felipe, no sigamos pateando diferentes perras (ya me puse roteque, lo cual soy) y aúnemonos en patear en conjunto a la canina y después que acabemos con una, nos dedicamos a la otra. YO LO ÚNICO QUE DESEO ANTES DE PARAR LAS CHALUPAS ES VER A LA MAYORÍA DE LOS CHILENOS LLENÁNDO LAS ALAMEDAS, CON ALEGRÍA Y SONRISAS DE HABER CONSEGUIDO ALGO CONCRETO PARA LAS FUTURAS GENERACIONES, ESO ES TODO, Y CON LO QUE PASÓ EN OCTUBRE ME HIZO VIBRAR NUEVAMENTE, DE LA MISMA MANERA QUE VIBRÉ EL 70 CON MI GOBIERNO, EL GOBIERNO DE LA MAYORÍA DE LOS TRABAJADORES. HASTA SIEMPRE Y A NO ABANDONAR LA TRINCHERA, LA CUAL ESCOGIMOS PARA NUESTRA LUCHA Y SI HAY QUE PONERLE EL PECHO, NO VOY A VACILAR, POR MÁS LEJOS QUE ESTÉ.

  8. Patricio Serendero says:

    Concuerdo con Manuel Cavieses respecto de criticar a aquellos que esperan que las condiciones (objetivas y subjetivas) estén dadas para luchar ahora por un horizonte socialista. Pareciera que para algunos las condiciones subjetivas están dadas si es su partido o movimiento quien dirigirá las operaciones y será vanguardia. Caso contrario esperemos otra vuelta del reloj. Para justificar esto, hoy se generaliza groseramente diciendo que todos quienes están en el Parlamento son corruptos. Y a estos se les agregan los candidatos a la AC. O son militantes de partidos corruptos – por lo tanto corruptos ellos mismos – o son independientes que, o bien son operadores disfrazados de los partidos o bien se trata de personas de “buenas intenciones”. En otras palabras, pareciera que medio Chile es corrupto, excepto claro aquellos que serán la vanguardia, esa que nunca llega.
    No. No todos los parlamentarios son corruptos. Y no todos los candidatos a la AC tienen propósitos perversos. Pienso por ejemplo en Antonia Orellana que compite en el distrito 10 si no me engaño. Y sí, hay que seguir luchando para que exista una coordenación que precisarán los(las) elegidos(as) a la AC para, obligando a descubrir el juego de cada uno(a), rayar la cancha con algunos principios básicos que definan de que lado se pone cada cual: participación activa del Estado en la economía en los sectores declarados como estratégicos terminando con el sacrosanto principio de subsidariedad del Estado; Establecer el que la Constitución declara como prioritario en derecho los principios allí estipulados, por sobre lo establecido en cualquier tratado internacional existente o futuro donde Chile es firmante; Responsabilidad social y económica del Estado en Salud, Educación y Pensiones; convertirnos en un Estado plurinacional con todo lo que eso conlleva de respeto a derechos de los pueblos originarios; seremos un Estado feminista, y toda la legislación pertinente debe tener ese sello; el respeto por el Medio Ambiente debe una prioridad como palanca del desarrollo con programas, metas y plazos perentorios para adoptar toda la legislación y fiscalización necesarias para ese efecto.
    Es posible – no sabemos que tan probable – que en ese proceso, y con la siempre y necesaria lucha popular en la calle, los cabildos, las asambleas, los sindicatos alentando los cambios con las más variadas formas de lucha, se puedan ganar representantes de la AC que concuerden con una base de principios como los enumerados. La lucha deberá continuar después del Plebiscito de salida para pelear por modificaciones a la Constitución en aquellas materias que los objetivos de cambio no se hayan conseguido. Y esto, porque esta Constitución no será la última que tengamos y no está escrito en piedra que tengamos que esperar 40 o 50 años como nos preparan ya el ánimo.

  9. ramon roman says:

    Sr Serendero, solamente basta una chispa para que el fuego se prenda y luego se extienda, pero se necesita la chispa y esa chispa se encendió ese bandito Octubre, ahora es cosa que el pueblo consciente que puso la chispa, todo el pueblo mantenga el fuego y que se extienda para que de las cenizas del neoliberalismo brote el Chile que todos anhelamos. Pero, sr Serendero, a nuestro pueblo lo han dividido tanto que hasta este movimiento de Octubre ya se nota quebrado por los politicos de siempre.

  10. Felipe Portales says:

    Patricio: El gran problema que omites en tu análisis es que el funesto acuerdo impuesto el 15 de noviembre de 2019 por las dos derechas está hecho por los mismos que estaban felices con la Constitución suscrita por Lagos y todos sus ministros en 2005 (“El Clarín” nos aportó la prueba más contundente al publicar el texto completo del jubiloso discurso de Lagos del 17 de septiembre de 2005 al suscribir el nuevo texto constitucional) ¡hasta el 18 de octubre de 2019!… Entonces recurrieron al maquiavélico ardid de hacer creer a la mayoría de que estaban planteando un efectivo “proceso constituyente”, el que con el antidemocrático quórum de los dos tercios se transforma en un fraude constituyente que ha logrado engañar a la generalidad de la población (como en 1989 y 2005) que NO SABÏA que en el plebiscito de octubre estaba ratificando dicha farsa de “Convención Constitucional” (¡NO CONSTITUYENTE!) Pero su engaño será de corta vida. Cuando esa mayoría se dé cuenta del “nuevo” engendro de las dos derechas que saldrá de la antidemocrática convención, la repulsa ciudadana será mucho mayor que la de octubre de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software