Latinoamérica

Del otro lado de la mirilla: la memoria como antídoto a la injusticia

El libro “Del otro lado de la mirilla”, testimonio colectivo de expresos políticos de la prisión argentina de Coronda vio la luz veinte años después de que estos mismos presos salieron de esta cárcel. Hoy sus historias, traducidas ya al francés y muy pronto al italiano, quieren ser un antídoto para evitar la repetición de hechos brutales como lo fue la dictadura en Argentina.

Más de 30 000 fueron las victimas (detenidos, torturados, asesinados o desaparecidos). La experiencia de la dictadura argentina fue una de las más sistemáticas en torturas y desapariciones rápidas: la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) decidía ya en el viaje que llevaba las victimas hacia los centros de detenciones (oficiales o no), si valía la pena torturar a esas personas o hacerlas desaparecer durante el viaje en auto.

Fue Néstor Kirchner, que gobernó Argentina entre 2003 y 2007, quien pidió perdón por primera vez al pueblo argentino por las brutalidades cometidas por el Estado argentino en los tiempos de la dictadura. Un dato fundamental que aún hace falta en un país como Italia, España y en el mismo Chile, donde ningún gobierno reconoció todavía las brutalidades del Estado al tiempo del fascismo, del franquismo o del pinochetismo.

Advertisement

La memoria como antídoto a la injusticia

Entre 1974 y el mes de mayo de 1979, 1153 prisioneros políticos pasaron por la cárcel de Coronda, Provincia de Santa Fe, Argentina. Tuvieron que pasar 20 años antes que 150 de estos ex prisioneros decidieran reunirse para colectar sus testimonios y realizar este libro, el primer libro que relata, de forma colectiva, la vida cotidiana durante la detención.

Una satisfacción aún más grande que la publicación de ese relato colectivo: 40 años más tarde de los hechos allí relatados, Adolfo Kushidonshi y Juan Angel Domínguez, dos de los directores de la cárcel de Coronda, fueron juzgados y condenados por las barbaries cometidas en Coronda, también gracias a los testimonios de los autores de “Del otro lado de la mirilla”, los cuales participaron activamente en el juicio.

Advertisement

“Si ustedes saldrán de acá, serán locos o muertos”. Así Adolfo Kushidonshi hablaba a los detenidos de Coronda, resumiendo allí en sus palabras los objetivos de la operación psicológica secreta destinada a quebrar, psicológicamente y físicamente, a los prisioneros políticos.

La decisión de contar los hechos ocurridos en la cárcel de Coronda por los expresos políticos no es fácil de tomar, y tiene que pasar por un proceso de elaboración de cada uno de sus propias historias. Eso, porque demasiadas fueron las emociones vividas, y muchas las culpabilidades: la de haber sido exiliado, y no detenido; la de haber sido detenido, y no desaparecido… La de haber sobrevivido, cuando otros han muerto.

 

Advertisement

El primer relato de detención en dictadura de forma colectiva…

“Hay varios elementos muy importante en “Del otro lado de la mirilla”: primero, el libro es colectivo y anónimo. Además, el cotidiano no es horroroso en el libro. Quisiéramos buscar el humor que teníamos en la época. Nosotros éramos jóvenes, y los jóvenes tienen un humor natural, que no perdimos entrando en la cárcel”, nos cuenta Sergio Ferrari, periodista argentino y uno de los coautores del libro.

Buen ejemplo de este humor negro, los parágrafos alrededor del humor del “negro Tenemo”, que llevó a la corriente aparentemente bien conocida en el pabellón 5, lo de los “irrecuperables”: “la cárcel o la muerte, perderemos”, tal vez fue la máxima la más famosa del “tenemismo”[1]. “Era un humor muy espontaneo, un maestro, humilde, porque las enseñanza no la hacen solo los intelectuales”, nos acuerda Sergio Ferrari.

Advertisement

El Colectivo “El Periscopio[2]”, que reúne los expresos políticos que escribieron “Del otro lado de la mirilla” logró describir un cotidiano de resistencia, que, cierto, fue horroroso, por las torturas y las muertes. Sin embargo, no fue el caso que hizo que algunos lograron salvarse, sino la resistencia interna y la organización política de los detenidos, las comunicaciones entre los presos políticos y los presos comunes, y las comunicaciones con los familiares, que transmitían las informaciones del exterior de la cárcel, durante las visitas, aunque escasas, y que, organizados también entre ellos, han favorecidos un apoyo enorme a los presos.

¿Qué sentido de publicar “Del otro lado de la mirilla” en otros idiomas?

“Cuando salió la posibilidad de publicar el libro en francés, emergió en nosotros esta reflexión: ¿qué sentido de publicar estos relatos, tan conectados a la historia local de un país tan lejano a la realidad de los jóvenes franceses, suizos, canadienses, italiano?”, nos comparte Sergio Ferrari.

Advertisement

Y la sola posible respuesta: la memoria es algo colectivo, cada realidad se refleja en su misma, y transporta su reflejo hacia otra. Lo que pasó en Argentina no es distinto de lo que pasó en Italia con el fascismo, en España con el franquismo, y hoy en Francia y otros países durante las brutales represiones de las manifestaciones de quien quiere más equidad de género, más ecología… de los que quieren un mundo mejor.

 

Tal vez la memoria de “Del otro lado de la mirilla” podrá evitar la repetición derechos brutales como los ocurridos en Argentina, tal vez podrá ser un antídoto en contra de la ignorancia, de la injusticia, para que la verdad emerja siempre, imprescindible a sí misma, y no sea solo el reflejo lejano de la realidad.

[1] Frase derivada de la más famosa: “patria o muerte, venceremos”.

Advertisement

[2] Instrumento óptico para observar, generalmente desde una posición oculta o protegida, un objeto situado por encima de un obstáculo que impide la visión directa; consiste en un sistema de espejos o prismas montados en un tubo colocado en vertical, que puede subir, bajar y girar en todas las direcciones. Fue construido y utilizado en la cárcel de Coronda para observar los movimientos externos a las celdas y favorecer “el funcionamiento” de la vida cotidiana, las comunicaciones de los presos del pabellón 5.

 

Elena Rusca, Ginebra, 17.07.2021

CREDITOS DIBUJOS: Raúl Viso (ex- corondino)
FOTOS CARCEL CORONDA Y JUICIO FINAL DE KUSHIDONSHI: El Periscopio

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software